Una vez fui Treintanyero, pero la edad no perdona.

«Españolito que vienes al mundo te guarde Dios; una de las dos Españas ha de helarte el corazón»
(Antonio Machado)

20120911-153359.jpgSegún la versión de la Wikipedia que uno lea, Catalunya es una cosa distinta. Según la Wikipedia en castellano, «Cataluña (en catalán, Catalunya; en aranés, Catalonha) es una comunidad autónoma española considerada como nacionalidad histórica, situada al nordeste de la Península Ibérica.»

Y según la Wikipedia en catalán, «Catalunya (Catalonha en occità) és un país europeu de la Mediterrània occidental constituït com a comunitat autònoma d’Espanya»

Y ambas son, en su ámbito, correctas. La cuestión es: ¿Cuál de las dos es más correcta?

Mi opinión, después de vivir más de 8 años aquí, es que es más correcta la segunda. Catalunya es un algo con una historia propia bastante antigua que ahora mismo está constituída como Comunidad Autónoma en España. Tiene una lengua lengua original, y el paso del tiempo y la historia ha hecho que tenga dos lenguas, y un crisol de orígenes en su ciudadanía.

Y Catalunya está ahora mismo en una encrucijada, porque las opciones que se le dan desde España son: o seguís así, o seguís así con pequeñísimos retoques. Y ninguna de las dos opciones, son la mayoritaria aquí, a día de hoy.

Llevo 6 años aproximadamente escribiendo muchos posts acerca de lo que creo que es Catalunya, lo que creo que es España, y la interrelación que hay y debe haber entre ellas. Y en 6 años Catalunya y España no han hecho más que separarse. Y cada vez a mayor velocidad.

Yo supongo que estoy en ese grupo de catalanes, preocupado. Preocupado porque no sabe cómo va a seguir esto, ni terminar esto. Preocupado, porque cuando escucha barbaridades de un lado, le hace empatizar con el otro lado, y viceversa. Preocupado porque te duelen los dos lados, y los dos lados no hacen más que hablar idiomas distintos y no son capaces de entenderse.

España no escucha (o si lo preferís, no escucha empáticamente). Catalunya no se siente escuchada. Fuera de Catalunya está la sensación de que los catalanes vivimos en una burbuja y estamos todo el tiempo pidiendo. En Catalunya tenemos la sensación de que todo el tiempo estamos aportando; y cuando ha tocado pedir solidaridad por nuestra deuda y nuestro déficit, el portazo ha sido sonoro.

Yo creo, y sigo creyendo que Catalunya cabe en España. Pero en esta España así, no cabe. Y la cosa va a ir a peor, como ya va a peor; cada día más amigos míos tiran por la vía independentista porque no ven que España esté por la labor de escuchar más allá de pequeñas cositas. Y es una vía que puede gustar más o menos, pero tiene su lógica. Y cada vez tiene más aceptación.

Lo más gracioso, lo más irónico, y a la vez lo más trágico de todo esto, es que la solución al problema catalán por unos cuantos años (25, 30), puede y debe venir por el lado de España.

Si Rajoy se pone en serio a pactar una España plural, donde a Catalunya se la acepta como es de verdad, y no se le obliga a ser otra cosa, donde más visiones de España quepan más allá de la actual, yo creo que se pueden calmar las aguas durante unos años.

Estamos en un fin de ciclo. Esta España se acaba. La cuestión es si vamos a una España plural y plurinacional de verdad, o a una España sin Catalunya. Y desengañaos; no existen más opciones.

En cualquier caso, el «putos catalanes», no ayuda a mantener España unida, y el «putos espanyoles», no ayuda a una Catalunya independiente.

Hoy es el día Nacional de Catalunya. Es un día importante y bonito para Catalunya y para toda España. O debería serlo.

RubalcabaDesde una perspectiva amplia, a pesar de lo poco que se usa, en España tenemos cierta experiencia con respecto a las mociones de censura: Las más famosas son probablemente la de Felipe González en 1980 (que por supuesto, la perdió, pero le vino de fábula), la de Hernández Mancha (que por supuesto perdió y le terminó de destruír), y la del tránsfuga Gomáriz,que dio al PSOE la Comunidad de Aragón.

No voy a ponerme a relataros lo que significa una moción de censura constructiva y sus ventajas e inconvenientes (para eso está el Señor Google); pero sí quiero hablar un poco de las mociones de censura testimoniales, como la que nos ocupa en cuestión.

Una moción de censura que no se puede ganar, parece un brindis al sol. Pero no lo es. Es un arma de artillería pesada, que tiene el inconveniente de que cuando la disparas, no sabes si te hará más daño a tí o al contrario.

Veamoslo un poco con perspectiva: Gracias al amigo Bárcenas, el señor de la peineta, tenemos a un Mariano Rajoy más Rajoy que nunca, que da menos explicaciones y ruedas de prensa que Su Excelencia el Jefe del Estado (bueno, que cualquiera de los dos últimos jefes del Estado), y una sociedad y casta política pidiendo que dé la cara.

Y aquí llega el tema de la moción de censura que puede presentar Rubalcaba (porque la verdad es que nadie más puede, siendo realistas), que tiene partidarios y detractores dentro y fuera del partido, por diferentes razones.

La primera (y no es baladí), es que si la moción de censura te sale bien, te encumbra. Si te sale mal, te destruye. Y en el PSOE ahora mismo no se sabe a ciencia cierta si Rubalcaba quiere o no quiere seguir, pero sí está claro que hay muchos que no quieren que siga. Y Rubalcaba presentando una moción de censura es un peligro, porque es muy buen orador, y puede salirle la cosa de fábula, encumbrarle, hacerle lider de la oposición moral, y adiós a las posibilidades de los Madinas, Chacones, etcétera (y efectos colaterales que pudiera haber en Andalucía, además).

Claro que por otro lado, a Rubalcaba y cercanos les puede dar miedo de que sea el momento de una escisión moral en el partido, que haya gente que se abstenga, etcétera. Y eso queda feo.

Por otro lado, está España. Mejor dicho, la España económica. Todo esto de Bárcenas (y la moción de censura también), tendrá efectos grandes en la economía, en la prima de riesgo, etcétera. En otras palabras: cuanta menos estabilidad, peor para la economía. Es como esa pregunta que nos teníamos que hacer cuando Zapatero fue a China y no habló de los Derechos Humanos: ¿Cuántos puestos de trabajo aquí estamos dispuestos a perder por mentarle a China los Derechos Humanos? Pues lo mismo. No está el horno para bollos, y para mostrar al mundo que el gobierno se puede caer (aunque sea lo mejor desde una perspectiva de calidad democrática).

Pero no sólo de economía vive el hombre, y la moral española necesita ver que alguien hace algo para tratar de mejorar la vida política de España, desde dentro de la política, y Rubalcaba es el único que puede hacer eso. Aunque por otro lado, esto puede tener efectos indeseables: Rajoy no dimite, pero le debilita aún más (y también a la economía), y termina por caer con el tiempo, y ahí están Pedro J y Esperanza para hacer de las suyas (cosa que es de las que me gustan menos en el mundo).

Total, que una moción de censura tiene una particularidad en común con una reforma constitucional: Sabes cómo empieza, pero no sabes como acabará, ni qué efectos tendrá.

En estas circunstancias que tenemos ahora mismo, creo que mejor quedarnos quietecitos, (aunque moralmente sea repugnante), porque podemos estropear aún más el juguete.

Rajoy tipo curioso; es alguien capaz de conseguir el resultado contrario de lo que se supone que se propone, y a pesar de ello, hacer como quien oye llover. Cuando se anuncian más de 6 millones de parados, no aparece; las ruedas de prensa, cuando no puede evitarlas; y cuando las hace, no dice nada…auténticamente loable… Cada vez que pasa algo, ya sea malo o muy malo (lo bueno está por ver), o no aparece nadie, o aparece algún Secretario de Estado al día siguiente para aguantar el chaparrón.

Esa estrategia, bastante francesa por lo demás, de estar muy por encima del Gobierno para no quemarse, en el caso de nuestro Delegado del Gobierno en el Reino de España, le ha salido al revés: está tan ausente que clama al cielo, y se le culpa de todo. El problema, es que en el modelo francés, el Presidente usa a los ministros como fusibles; pero Rajoy (que recordemos, nunca ha destituído a nadie), los mantiene porque supongo que le sabe mal el dar el mal rato de destituir a alguien…Liderazgo; liderazgo puro; vaya.

En aquellos buenos tiempos en que nos quejábamos de Zapatero (y yo el primero), por su hiperliderazgo, hiperpresidencialismo, hiperexposición, hiperhistrionismo, e hiperetcétera, a él se le hacía responsable de todo, de lo bueno y de lo malo, porque era todo era él.

Con Rajoy, ahora tenemos el mismo efecto (o más), haciendo exactamente lo contrario: No tenemos un Presidente del Gobierno; tenemos a lo sumo un Secretario General Técnico de la Presidencia del Gobierno pro tempore, pero sin el pro-tempore.

Esa estrategia de no aparecer para no quemarse, si vemos el Interbarómetro que ha sacado el Centro Iberoamericano de Pensamiento Público, ha tenido el efecto contrario: Si veis esta gráfica, la figura de Rajoy lidera todas las críticas a todos los temas, excepto Educación, que se lo lleva Wert, y Sanidad y Empleo, que lo comparte con sus ministras.

Evidentemente, la estrategia de Rajoy es contraproducente…la pregunta que me hacía es hasta qué punto influyen las Redes Sociales en que esa política comunicacional sea contraproducente; pero las Redes sólo magnifican lo que hay. Y la sensación de que no se sabe adónde va este Gobierno en lo económico más allá de recortar cuando lo ordena la Gerencia, está por todas partes.

Yo creo que el problema de Rajoy personal, psicológico, le hace tener alguna virtud y muchos defectos para estos tiempos.

La virtud: Aguanta. Aguanta lo que le echen. La Gerencia Alemana puede estar tranquila: terminará su mandato. Eso sabe hacerlo.

Los defectos (entre otros): La falta absoluta de empatía con lo que le pasa a su Pueblo, hasta límites impudorosos (lo que a la Gerencia Alemana le parece muy útil, por lo demás), su incapacidad para destituir a alguien (porque le sabe mal perder el cariño de sus amigos), y su falta absoluta de liderazgo, cuando hace falta que el Presidente sea Presidente y no funcionario gris.

En suma; yo no sé (honradamente) si Rajoy sabe lo que implica ser Presidente del Gobierno. Pero viendo su política de comunicación, veo que entiende la Presidencia como una plaza de Registrador de la Propiedad: una vez conseguida la plaza, a firmar y a dormir.

Dicen que en los peores momentos sacamos lo mejor de nosotros mismos. Rajoy es la muestra de que en los peores momentos sacamos nuestro verdadero carácter; en el caso de Rajoy, esperar a que la cosa se arregle sola, porque su trabajo (llegar a ser Presidente del Gobierno), ya lo ha hecho…

VenezuelaPara entrar a comentar un poco todo lo que está pasando en Venezuela, me gustaría dejar sentadas lo que para mí son una serie de bases para que se comprenda mejor mi razonamiento.

1.- El chavismo era inevitable en Venezuela. Más tarde o más temprano; de la mano de Chávez o del Chavo del 8, era inevitable que en esa caricatura de democracia que había en Venezuela antes del 98, hubiera un movimiento que diera voz y que articulara a las enormes masas de clases populares (muy, muy populares; mucho más de lo que nos podemos imaginar aquí), que estaban de facto, fuera del sistema.

2.- En un principio (y repito; en un principio, en el principio del Chávez Presidente), una parte de las clases media-altas y altas de Venezuela no veían con malos ojos a Chávez, ya que pensaban que podría aliviar una de las mayores lacras de Venezuela para esas clases: la inseguridad.

3.- Desde una perspectiva de justicia social, los avances de Chávez fueron incuestionables. En cuestiones económicas, de alfabetización, y de dignidad social, el chavismo hizo enormes avances (aquí podemos entrar en disquisiciones macroeconómicas, pero aparte de los números, la autopercepción que tienen esas masas es que ahora están infinitamente mejor)

4.- El rencor de clase existe. Ese clásico «a por ellos», es algo que existe no sólo en las altas capas políticas, sino también en el funcionariado. Probablemente con raíces justificables por años y años de ser ignorados. Pero existe.

5.- Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos; ni un lado, ni en otro. Y hay lobos con piel de cordero en la oposición. Como en el chavismo. Y hay gente con sed de poder en la oposición. Y gente que no quiere pasar sed de poder en el chavismo.

6.- Una institución independiente, puede ser realmente independiente, o puede ser formalmente independiente. En España somos especialistas en ello. El independiente Tribunal Constitucional, por poner un ejemplo.

En Venezuela, el Consejo Nacional Electoral tiene 5 rectores. 4 de tendencia chavista y uno de la oposición. Y los resultados de sus decisiones, ya os podéis imaginar cómo pueden salir (por ejemplo, a la proclamación de resultados, hubo un rector que no fue porque no estaba de acuerdo; ya os podéis imaginar quien fue). Para que no quede duda, aquí copio lo que dice el Centro Carter, sobre el CNE en las elecciones de Julio pasado:

«. Sin embargo, al igual que todas las instituciones venezolanas en la actualidad, el CNE está profundamente afectado por el partidismo. Aunque en teoría los rectores del CNE fueron nombrados por su experiencia profesional, muchos venezolanos los perciben como individuos con fuertes afinidades partidistas. De los cinco rectores actuales, cuatro, incluyendo su presidenta, están vinculados, con distintos niveles de solidaridad, al gobierno de Chávez y uno a la oposición.

Esta politización ayuda a explicar el escaso entusiasmo con el que el CNE abordó algunos de los temas de la campaña (especialmente los vinculados a los reglamentos de la campaña), así como las inconsistencias en las acciones del organismo para hacerlos cumplir.»

(Informe del Centro Carter, sobre la supervisión de las elecciones de Venezuela de 2012, página 6)

Por cierto, sobre los Observadores Internacionales, el mismo centro dice:

«Sin embargo, a partir del año 2007, basándose en argumentos de soberanía nacional, falta de reciprocidad por parte de América del Norte y Europa y aumento de la confianza de los venezolanos en el sistema electoral, el CNE reemplazó la práctica de la observación internacional por la del “acompañamiento internacional”, invitando a individuos u organizaciones a presenciar las actividades correspondientes sólo al día de los comicios. … Este cambio en las reglas transfirió de manera efectiva las responsabilidades de monitoreo a los actores nacionales, tales como las organizaciones domésticas de observación y los partidos políticos.»

Teniendo en cuenta esto, el mismo Centro Carter, ha dicho hace unos días sobre sus informes que «Dado su rol de acompañante, que difiere del de observador electoral, dicho informe no incluirá una evaluación del proceso electoral en su conjunto.»

Sobre el Tribunal Supremo, aprovechando que había gente que debía estar jubilada o a punto de jubilarse, el 6 de Diciembre, la Sala Constitucional destituyó a siete magistrados que estaban a punto de culminar su periodo o habían solicitado su jubilación. Entre ellos estaban los más veteranos e independientes. Y a los nuevos miembros del Tribunal Supremo los elige la Asamblea Nacional (y aquí está lo importante: se eligen por dos tercios, hasta la tercera votación. Si no ha habido mayoría de dos tercios, a la cuarta votación se eligen por mayoría simple…Lo cual hace que para una mayoría sea interesante no pactar y esperar, ya que a la cuarta elige a los que quiera sí o sí. (Parecen españoles, eh?)

Por cierto; hasta el 11 de Marzo pasado, la Procuradora General de la República, quien constitucionalmente «asesora, defiende y representa judicial y extrajudicialmente los intereses patrimoniales de la República, y será consultada para la aprobación de los contratos de interés público nacional» era la la mujer de Nicolás Maduro.

7.- Hay una parte del sistema electoral de Venezuela que es de los más avanzados del mundo. Pero hay otra parte que puede ser facilmente manipulable, si tienes los resortes del poder. El sistema de recuento de votos puede ser cristalino; pero para la oposición el problema no está en ese lado, o no tanto en ese lado: Ellos hablan de que la gracia es el acceso al voto y quien vota (el hecho, por ejemplo, de que según dicen hay lugares donde hay más votos que votantes censados, esas fotos que podemos creer o no de personas con varias cédulas (lo que aquí llamamos DNI), rarezas a la hora de cerrar los centros de votación, etcétera.

8.- Hay muchas formas de hacer recuentos y auditorías. Una muy soft, una soft, una hard, y otra muy hard. La oposición quiere el recuento más duro posible, y el CNE (y el chavismo), no está por la labor (aparte de que dicen que es ilegal). Este es un buen momento para poneros un enlace a un video en el que explica el recuento que se hizo en 2004 en el Referéndum Revocatorio.

Y llegamos al día de hoy, del que hablaré en el siguiente post.

GoogleplexEstos días se está hablando bastante de Google (para mal), por el tema de que cierra Google Reader (y los popes de la cosa piensan que están violando nuestros Derechos Fundamentales), y que saca Google Keep (y los popes de la cosa piensan que también están violando Nuestros Derechos Fundamentales por hacer la competencia a Evernote mientras cierran Reader).

Mientras Google no hace más que atentar contra el Derecho Natural, saca una herramienta, Google Babble, que viene a ser (dicho por varios popes de la cosa), que puede ser la competencia de Whatsapp…y yo digo que ya estamos con lo de Wave, Google plus, Quora, y el largo etcétera que le sigue.

Parece que ni Google los popes de la cosa quieren hablar del elefante que está en medio del salón : el problema de Google es el Geekismo. Lanza productos que son buenos, pero después los usuarios que empiezan a socializarlo, son early adopters e influentials con un punto geek bastante grande…y eso te condiciona el recorrido de la aplicación (social) a corto plazo.

Volviendo a Babble, resulta que es el intento de Google de unificar todos sus servicios de chat, Hangouts, etcétera, en uno, y algunos popes han dicho que será (o tratará de ser) la competencia de Whatsapp, y más ahora que éste empieza a ser de minipago y tal…y yo digo que no.

Por centrarme en lo más gordo: la privacidad.

Veréis. El concepto de privacidad que podemos tener nosotros no es el mismo que pueden tener cierto tipo de usuarios de Whatsapp (y numeroso). Para ellos la privacidad consiste en que su novia-novio-padres-amigo-compañero de piso-amante no pueda ver las conversaciones que tiene. El tema de que la seguridad de su protocolo sea cuestionable y en redes abiertas se pueda hackear está muy bien…pero uno no es tan importante…y lógicamente uno le tiene más miedo a la novia que a un hacker etéreo interesado en tus conversaciones. Y cuando tus conversaciones son solo las de Whatsapp y están sólo en tu teléfono, suena bastante más seguro que «todas tus conversaciones juntas de cualquier plataforma Google, que puedes ver desde cualquier ordenador, incluso el que has dejado en casa mientras tu novia está allí y tú estás fuera…

Y sí, seguro que puedes configurar la privacidad ad infinitum…pero después de la experiencia de Facebook y ver que lo de la privacidad es un drama, si podemos evitar problemas…mejor.

Total, que teniendo en cuenta eso, si ese tipo de usuario tiene que elegir entre Line, Whatsapp y Babble, para cierto tipo de conversaciones, no usará Babble…y como es un coñazo (y peligroso desde el punto de vista de la privacidad de las novias), tener una app de chat para el mundo y otra para conversaciones privadas, lo más probable es que prefiera seguir con Whatsapp o ir a Line, y que el Babble esté muy bien, pero no sea una herramienta para hacer vida. En suma, que la privacidad para los popes de la cosa y para la gente normal, no siempre significa lo mismo.

Los productos sociales de Google son de maduración lenta. Aunque entre mucha gente a verlo. El uso real crece lentamente (en comparación a la explosión que tiene los primeros días). Y asumo que Google lo sabe. Por eso, en vista de su historia, no creo que Google piense en serla alternativa a Whatsapp a corto plazo…veremos.