Posts Tagged ‘ zapatero

Confesionalidad, aconfesionalidad, laicidad, laicismo

Estos días, se ha vuelto a hablar del tema de la separación Iglesia-Estado por el tema de la manida asignatura, «Educación para la Ciudadania». Asignatura que a mí me parece muy bien, siempre que los valores, temario, etcétera, sean transversales y consensuados, y no dichos sólo por una parte del espectro político.

Antes de entrar en materia, quizá deberíamos recordar algunas cosas:

España, pasó de un Estado Confesional (era la religión del Estado, y todo español, a priori, era Católico) a Aconfesional (no hay religión del Estado, pero el Estado tendrá relaciones con la Iglesia Católica, y «demás confesiones»). El siguiente paso lógico, como en Francia, sería el Estado laico; la laicidad; no hay relación entre Estado y Religiones; son dos esferas distintas; como la materia y la antimateria.

Hay doctrinas que dentro de la laicidad hablan de dos posibilidades: «laicidad en sentido positivo», y «laicidad en sentido negativo, o laicismo».

La laicidad en sentido positivo, implicaría un «Estado con una neutralidad religiosa positiva» (El Estado reconoce el derecho a la libertad religiosa de los ciudadanos y favorece su ejercicio, sin hacer suya ninguna religión en concreto ni discriminar a ningún grupo por razones religiosas)

La laicidad en sentido negativo, implicaria un «Estado con una neutralidad religiosa negativa» (El Estado considera las religiones más bien como una actividad peligrosa para la convivencia, que debe por tanto ser ignorada, marginada y aun políticamente reprimida)

El problema, es que estas dos definiciones muchas veces se tocan; y es muy probable que lo que para unos sea laicidad en sentido positivo, sea para otros laicismo, y viceversa.

Pero en cualquier caso, yo, que estoy a favor de un Estado laico, me considero totalmente en contra, y lucharía contra ello, de un Estado que entendiera que el concepto de religión o fe es una actividad que haya de ser considerada peligrosa, o reprimida. Pero estoy en contra igualmente, de que la «laicidad en sentido positivo», implique que el Estado se ha de implicar de cualquier forma, o ha de intervenir de cualquier forma, o ha de poner un solo euro, en cualquier religión o fe.

Todo esto viene a cuento de que en estos días, el Presidente Zapatero, dijo (y con razón), que ninguna fe puede imponerse a la ley. Y a través de Cañizares, La Conferencia Episcopal, ha dicho que «el laicismo no puede estar por encima de la ley». Y también tiene razón; entendiendo laicismo como una cosa distinta de laicidad.

O sea, que ambos tienen razón, porque ambos están hablando de ámbitos competenciales distintos.

La Iglesia no se puede oponer a la aplicación (a la ley si se puede oponer, pero ha de cumplirla), de una ley, le guste más o menos (siempre que sea una Ley que no atente contra la Constitución).
Y el Estado no puede obligar a nadie a que tenga una fe o deje de tenerla, o que para sí mismo, la aplique de una forma u otra (en tanto en cuanto no entre en colisión con la Libertad de los demás, la Seguridad e Igualdad jurídica.)

El Estado no está por encima de la Fe. Ni la Fe por encima dle Estado; son dos cosas totalmente distintas; el Estado sirve para la administración social de una colectividad heterogenea. La Fe tiene otros motivos y otros objetivos; según sea la religión.

Pienso que en España, tenemos el problema de tener una situación, constitucionalmente hablando, «a medias».

La Constitución, dice que el Estado es «aconfersional», y «obliga» a tener relaciones con la Iglesia Católica y «demás confesiones», poniendo en un punto preeminente a la Iglesia Católica con respecto a las «demás confesiones». Y aquí es donde veo el error; porque, si son dos esferas distintas; ¿Por qué han de tener terreno común para compartir?
Pienso que la Religión, puede adoctrinar a sus fieles sobre incluso qué votar y qué no votar; pero no puede tratar de imponer sus planteamientos a todo el espectro social; católico o no.
Igualmente pienso que el Estado no puede tratar de «ocupar toda clase de espacios», incluso el moral, y dejar sin espacio a la esfera de la Religión. (y eso se puede hacer de muchas maneras; por ejemplo, no dejando tiempo material a los alumnos para que «fuera de la escuela», fueran a clases de religión, si sus padres así lo deciden. Es decir; que aquí es muy fácil colarse para un lado o para otro.)

Porque, al final, llegamos a un tema: ¿Quiero que con mi dinero se paguen mezquitas?¿Y sacerdotes?¿Mezquitas no pero sacerdotes sí?¿Y cómo lo hacemos para que esto sea igual para todos; tanto para católicos, como musulmanes o ateos? Pues muy sencillo; el Estado no puede intervenir en ese tema; ni con medidas que la fomenten, ni con medidas que las perjudiquen (y eso se hace por medio de la intromisión del Estado en campos que no pertenecen al Estado, como la «moral»)

Quiero una Iglesia que luche por sus ideas como quiera; que trate de llevar la moral de sus fieles para donde quiera; pero no que trate de poner leyes morales a ámbitos que no son de leyes morales.

El Estado nos acoge a todos; creyentes y no; y no puede hacer leyes a favor de los creyentes y en contra de los no creyentes; ni viceversa.

Si quiero dar dinero a la Iglesia, he de hacerlo yo, no el Estado; porque igual que a unos no les gusta que el dinero público vaya a las mezquitas, a otros no le gustara que vayan a iglesias. Y tan legítimo es uno como otro.

Con respecto al tema «separación Iglesia-Estado», digamos que hay dos modelos distintos: el americano y el Francés.

En Francia, se llega al punto de que el Presidente no jura; es nombrado, firma y punto.
En Estados Unidos, no hay religión oficial; pero el «concepto de Dios» está muy metido en todas partes; es un estado absolutamente laico, pero el concepto religioso está muy metido en todas partes.

Un tema interesante, sería preguntarnos, en España, cómo está el tema…¿España hoy en día es (no a nivel jurídico, sino a nivel social) una Sociedad que quiere un Estado Laico, Aconfesional o Confesional?

Turquía, Atatürk y Erdogan

Turquía es un país único: frontera entre Occidente y Oriente, es un país que ha apostado claramente por entrar en la Unión Europea.

Antes de nada, hay que decir que geográficamente, el 95% de Turquía pertenece a Asia, y un 5% a Europa; y la única ciudad comparable al «modus vivendi» europeo clásico, es Estambul.

Turquía es un estado democrático, laico, y prooccidental. Esto es obra de Atartük, fundador de la República actual, en la que obligó a la laicidad del Estado, y la «Europeización» de Turquía; imponiendo el alfabeto cirílico, dando derecho al voto a la mujer, prohibiendo ciertos ropajes religiosos, etcétera.

En suma; trató de crear una república occidental, en un país islámico. Y el problema de hacer ciertas reformas a martillazos, es que se dan situaciones híbridas.

Por ejemplo; es un estado totalmente laico y secular…donde el 85% de la población se declara musulmana.

En Turquia hoy en día, el principal garante de la laicidad del Estado es el ejército, que no ve con buenos ojos ni al Primer Ministro, ni a su Partido.

Y ha sido éste, Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKN), del Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan, el que ha ganado las elecciones, con un casi 47% de los votos; y ha aumentado casi un 15% en votos.

El AKN, es un partido «islamista moderado», y pertenece a lo que podríamos llamar «centro-derecha» (de hecho, tiene status de observador en el Partido Popular Europeo); y su lider y Primer Ministro, Erdogan, ha llevado una política de «modernización», con el objetivo de poder entrar en la Unión Europea, y sus dos medidas más «espectaculares», han sido la prohibición de la pena de muerte, y un paulatino incremento en los derechos de los kurdos.

Esto es una clara muestra, de que Turquía quiere entrar en la Unión Europea, pero que ello no implica renunciar a según qué señas de identidad.

Llegados a este punto, hemos de hacernos unas preguntas, con sinceridad, y respondernoslas según las creencias y las ideas de cada uno:

¿Es condición sine qua non que para ser miembro de la Unión Europea, el país está geográficamente en Europa?
¿Queremos que la UE tenga fronteras con Siria, Armenia, Iran e Irak?¿Aplicaría la «defensa colectiva», en caso de ataque?
¿Hay una serie de valores, que comparten, pongamos, un finlandés y un español, pero que no comparte un turco?
¿Tendrá consecuencias en el tema de la inmigración?
¿Sería la puerta de entrada de musulmanes de terceros países en la UE?
¿Supondrá una avalancha de trabajadores turcos en los otros países de la UE?
¿Tendrá consecuencias económicas?

Decir someramente, que el más interesado en que entre Turquía en la UE es Estados Unidos, por razones geoestratégicas, y para dar «estabilidad» en la zona.

Hay momentos en los que hace falta tomar partido, y este es uno de ellos.

Nicolas Sarkozy, se ha mostrado claramente en contra de la entrada de Turquía en la UE.
Otros, no dicen ni que sí ni que no, sino que todo lo contrario.
Y otros, como el Presidente Zapatero, o Schroeder, o Chirac, se muestran claramente a favor.

Si me preguntaran qué opino del tema, pienso que la entrada de Turquía tendrá más efectos negativos que positivos.

PD: No voy a hablar de la muerte de Jesús de Polanco; de eso ya se está hablando mucho, y cualquier cosa, sería redundar, o en la hagiografía, o en la crítica.

Joaquín Calomarde

Supongo que todos sabéis quién es el Diputado en el Congreso, Joaquín Calomarde Gramage.

Es valenciano, nacido el 30 de noviembre de 1956 está casado y tiene un hijo. Es licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación y catedrático de Enseñanza Secundaria. Ha sido portavoz adjunto de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte y vocal de distintas comisiones (Comisión de Asuntos Exteriores, de Defensa, Educación, Cultura y Deporte, de Régimen de las Administraciones Públicas y de la Comisión Mixta de Relaciones con el Defensor del Pueblo) Y fue elegido por las listas del PP. Dejó el Partido Popular y se pasó al grupo mixto el 17 Abril de 2007, después de militar durante 16 años, ¡16! en el PP.

El Señor Calomarde comienza su carta a Rajoy en la que deja el Partido Popular con estas palabras: «Le escribo esta carta abierta sin el menor resquemor personal , y menos aún político».

¿Eso es cierto? Veámoslo.

Este ex-diputado del PP, que ahora escribe fundamentalmente en elplural.com, Las Provincias y El País, desde que ha dejado el PP, pero no el escaño, se ha caracterizado por frases muy moderadas, «sin resquemor personal, y menos aún político» como las siguientes:

«¿Qué habremos hecho los españoles para padecer esta derecha desnortada, alicorta, roma, alejada de los grandes partidos conservadores de Europa?»

«Rajoy encaja con lo más rancio y reaccionario de la peor tradición española»

En el artículo dice que el discurso de Zapatero sobre el Estado de la Nación, «puede ser asimilado como propio por la mayoría de la nación, por prácticamente la totalidad de los españoles.»

«El Sr. Zapatero hizo un discurso integrador para el conjunto de la sociedad española; por el contrario, y penosamente, el Sr. Rajoy hizo un discurso para la derecha extrema de su partido»

«Las propuestas de Rajoy no son creíbles por la mayoría»

«El discurso del presidente del Gobierno suena sereno, centrado, en su sitio»

«El votante de centro en nuestro país tiene un perfil claro y determinado: pertenece , en general, a las clases medias profesionales, funcionariales o intelectuales; tiene un determinado estatus académico, es un ser abierto, dialogante, pacífico, estable, a quien gusta poco la novedad por la novedad, progresista, no reaccionario, en modo alguno tradicionalista» (Se ve que este señor confunde el centro con el centro-izquierda)

«Los votantes moderados merecen un respeto por parte del PP que ahora no tienen»

«El discurso de Rajoy encaja con Vázquez de Mella, o la falangista revolución pendiente y responde a lo más rancio y reaccionario de la peor tradición española»

Por cierto…En la última campaña electoral para las elecciones municipales, hizo un artículo de apoyo a Carmen Alborch como alcaldesa de Valencia.

Lo que me extraña es lo siguiente: Vereis…He estado buscando y buscando y buscando, una sola crítica, una sola, a Zapatero o a su Gobierno en cualquier tema desde que ha dejado el PP. ¡En algo! Y no he encontrado nada. Solo alabanzas a Zapatero. Y críticas al PP.

Dijo el Señor Calomarde que ya no militará en ningún partido.

Señor Calomarde…Ya vuelve a militar en un partido, aunque no tenga el carnet.

Y le diré una cosa. Usted, se considerará todo lo «centrista» que quiera. Pero un «centrista» que de diputado al Congreso, no hace ni una sola, ni una crítica a un Gobierno que se dice «El más de Izquierdas de la Democracia», será muchas cosas; pero centrista, no.

Se ve que Zapatero lee este Blog

Pues sí. Parece ser que el Señor Presidente del Gobierno, no solo lee este humilde Blog, sino que encima, le hace caso….o cual está bastante bien, porque ha sido publicar mi lista de Ministros buenos, malos y mediocres, y al día siguiente empieza a cambiarles…¡Y por donde le digo yo que ha de hacerlo!

Bien. Veamos un poco la jugada Presidencial.

Zapatero ha cambiado, acertadamente, a la Ministra de Cultura, la ecléctica Carmen Calvo. (basicamente porque si en vez de a la Señora Calvo, hubiese puesto una lata de atún (Calvo, claro), el resultado en el Ministerio habría sido o parecido, o incluso beneficioso para la gestión del atún). El nuevo ministro, parece un señor preparado.Hay que darle cierto tiempo de gracia. Nos puede dar sospresas positivas.

En Sanidad hemos tenido a la Celia Villalobos del Gobierno Zapatero; una persona muy política en un Ministerio de gestión, y así nos ha ido. La Ministra de Consumo se comió a la de Sanidad. Bernat Soria, es un científico científico. Esperemos que se le dé bien el campo de la gestión, y no sea una idea feliz del Presidente de Gobierno, como fue otra idea feliz el bluff que supuso Jorge Semprún de Ministro de Cultura del Gobierno de Felipe González. Porque una cosa es ser un científico, o un escritor, y otra cosa un Ministro. Pero puede ser que borde el tema. De todas formas, ya viene con polémica, porque se le abrió un expediente informativo por investigar con células madre humanas, cuando no era legal, y se fue al extranjero. Esperemos.

Jordi Sevilla, que es un hombre inteligente en un puesto desagradecido como es el Ministerio de Administraciones Públicas, trató de hacer cosas (meteduras de pata a micrófono abierto aparte); pero cuando tienes un Presidente Dadaísta, es difícil llevar una política clara de Administraciones Públicas. Pero este hombre es, sin duda, un activo del PSOE. Puede hacer mucho bien en la Comunidad Valenciana.

Le sustituye Elena Salgado, en un Ministerio que se le puede dar bien, porque a ella le gusta «hacerse notar», y puede darle un impulso a un Ministerio tan gris.

Y la Ministra para la Vivienda, la señora Trujillo, era la nota de color del Gobierno, por el cual ha pasado sin pena ni gloria. Dicho sea en su favor, un Ministerio nuevo, es siempre difícil (como le pasó a Anna Birulés, siendo la trayectoria de ésta algo mejor que la de la señora Trujillo). Ahora lo coge Carme Chacón, que sin duda es una mujer inteligente, pero que a veces me da la impresión de que le falta un hervor.

Se nota que Zapatero está intentando arreglarse con Catalunya en general, y con el PSC en particular; ahora hay más ministros catalanes (una pena que sea para el tiempo de descuento); lo cual implica que saben que la cosa no marcha bien, ni a nivel de partido, ni a nivel electoral, ni a nivel de alianzas en Catalunya.

Y dice el Presidente que es para preparar la Próxima Legislatura. A lo mejor esas cosas tendría que callarsela, y dejar que el Soberano, o sea, usted y yo, digamos quien va a ser el próximo Presidente.

¿La paridad? Bien, gracias, aunque ya no haya paridad. Y a mí me parece muy bien; prefiero a una persona preparada antes que a una persona cuota en el Gobierno de la Nación.

Debate sobre el estado de la cuestión

Pues hemos tenido el que – previsiblemente – será el último Debate sobre el Estado de la Nación entre José Luís Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy Brey.

Ha sido un debate duro, durísimo. Son ese tipo de debates, pensados para que se luzca el Presidente del Gobierno, y en esta, él se llevó la lección bien aprendida.

Pienso que ganó Zapatero, que estuvo más agil que Rajoy, y que el pontevedrés, le dejó escapar vivo.

La cosa es que, desde una perspectiva más amplia, no le viene mal al PP que Zapatero salga bien del Debate, porque yo creo que cuanto más tiempo pase de desgaste a Zapatero y de atmósfera irrespirable (además del tema de ETA), mejor electoralmente le vendrá al PP.

Digamos que las próximas elecciones dan solo dos opciones posibles: O gana Zapatero, con menos escaños que ahora (lo cual implicaría un gobierno inestable a muchas bandas, y aparte el tomate del PSC), o gana el PP y se un Gobierno con apoyos de Convergencia y de Coalición Canaria (y sí, puntuales del PNV).

Si Zapatero ganase las elecciones, con menos escaños, el escenario sería el siguiente: PSOE+ERC+IU no sumarán (¿Por qué? porque si Zapatero pierde, que perderá escaños, y ERC pierde, que perderá también escaños, por mucho que suba IU no llegarán a los 176 escaños), Zapatero solo podría pactar con CiU. Y CiU ya ha dejado clarisimo que el precio a pagar es la Generalitat.

Y aquí habría que ver qué dice, en primer lugar, el PSC, y en segundo lugar, ERC. Porque probablemente Montilla, con más razón que un santo, no se querrá ir de la Generalitat. Y si le quitan la Generalitat, habrá una presión fortísima para que el PSC tenga grupo parlamentario propio en el Congreso…y más inestabilidad (aparte de que habría que ver qué hace Esquerra, que a lo mejor lo que hace es dejar caer a Montilla, y pactar con CiU la Generalitat, y que ambos apoyen a Zapatero en Madrid, pero eso implicaría que la tensión PSC-PSOE tendría consecuencias a nivel del Congreso de los Diputados. Total, que no hay solución buena.

Si gana Rajoy, en principio lo tiene más fácil, porque no tiene que jugar con la Generalitat, ni tiene que calmar al PSC ni nada. Simplemente pactar con CiU, y con Coalición Canaria, y a rehacer relaciones también con el PNV, que se reharán.

Pero lo dicho. Zapatero estuvo mejor que Rajoy. Lo que no tengo tan claro es que el que Zapatero salga vivo y acabe la Legislatura, le viene tan mal al PP. Yo creo que, mirandolo con amplitud, es lo mejor que le podía pasar.

Zapatero va a estar cociéndose en su propia salsa durante 9 meses. Y la economía, o seguirá igual, o empeorará, y, aparte de lo de los 2500 ?, no tiene mucho que ganar en lo que queda de Legislatura, y sí mucho que perder, con ETA danzando por ahí y amenzando día sí día no con las Actas.