Posts Tagged ‘ izquierda

Programa de máximos o Gobernar dividiendo

España, en política, es un país curioso. Usamos para la política más las tripas que la cabeza. Y supongo que yo, el primero.

Yo pienso que el Presidente Zapatero, es de las peores cosas que le ha podido pasar a España con respecto a su unión y concordia (sociopolítica, no territorial); porque ha tratado de llevar a cabo su programa de máximos. Y a eso renunciaron-renunciamos todos en la Transición. Y lo ha hecho, aunque el precio de haya sido no contar con la otra mitad del país; lo ha llevado a cabo por el procedimiento de «la mitad más uno».

Ésto, a la hora de gobernar diariamente esta bien; pero en las cosas transversales, esta mal; muy mal, porque creas brechas políticas.

Pero bueno; abstraigamos un momento, las tripas.

Elecciones políticas con las que, objetivamente, el Presidente Zapatero, a pesar de poder no hacerlo, ha dividido el país:

1.- Cambios en el Bloque de Constitucionalidad.

La Doctrina, y el mismo Tribunal Constitucional, dicen que hay una serie de leyes, que con la Constitución, hacen lo que se denomina el «Bloque de Constitucionalidad»; sustancia, vaya; leyes que normalmente se hacen y deshacen, tocan y quitan, con un gran consenso parlamentario, al menos.

Zapatero quiere cambiar una serie de leyes, que cambian la «sustancia» de lo que a día de hoy es España. Y el PP no.

Supongamos que es cierto que el PP esta intratable. Dos opciones; una que no divide, y otra que sí.

a) Como es bloque de constitucionalidad, y con esto no se juega si no hay consenso, así se queda.
b) Apruebo lo que quiero yo con el 55%, a pesar de que sea bloque de constitucionalidad.

De las dos opciones, el Presidente Zapatero, eligió la opción B.

2.- Cambio de la política Antiterrorista.

El Gobierno del Presidente Zapatero, llega al Gobierno con una política antiterrorista con respecto a ETA, avalada por el 80% del Congreso. Decide cambiarla, y en ésta nueva política, obtiene al 55% del Congreso.

Supongamos que es cierto que el PP está intratable. Dos opciones; una que no divide, y otra que sí.

a) Como no hay consenso entre las dos grandes fuerzas, y se viene de un consenso del 80% del Congreso, se mantiene esa política del 80%.
b) Cambio a la política del 55%.

De las dos opciones, el Presidente Zapatero, eligió la opción B.

3.- Gobernador y Subgobernador del Banco de España.

La regla siempre ha sido la misma: Algiuen independiente cercano al Gobierno el Gobernador, y cercano a la Oposición el Subgobernador.

En este caso, el Gobernador es el Secretario de Estado con Zapatero.

En el caso del Subgobernador, PSOE y PP no se pusieron de acuerdo. Supongamos que es por lo que dice el PSOE, que es porque el PP no quiere pactar nada. Vale. ¿Qué opciones tiene el Gobierno? Una que no divide y otra que sí:

a) Elegir a un Subgobernador del Banco de España, independiente pero de cierto «conocido talante» cercano a la Oposición.
b) Elegir a un Subgobernador también, cercano al PSOE.

De las dos opciones, el Presidente Zapatero, eligió la opción B.

Pongamoslo de otra forma.

Yo soy un Partido Político. ¿Qué sería el culmen para mí? Poder aprobar el máximo de mi ideario, sin tener que pactar nada, porque si no pacto nada, no renuncio a nada. ¿Qué opciones tengo?

Supongamos que es cierto que el PP está intratable y que no hay pactos posibles. Dos opciones; una que no divide, y otra que sí.

a) Renunciar a máximos en pos de la concordia, porque no es el momento, o simplemente, «no se puede», por no haber consenso social suficiente.
b) No pactar nada e ir a mi programa de máximos.

De las dos opciones, el Presidente Zapatero, eligió la opción B.

Efectivamente; tripas aparte, el hecho objetivo es que, Zapatero ha tratado de aplicar su programa de máximos. Y a eso renunciaron todos en la Transición.

Por eso, considero al Presidente del Gobierno, de las peores cosas que le pueden pasar a la concordia de la Sociedad Española.

Yo ya he dicho, y reitero, que a este país le hace falta un cambio de arriba abajo, empezando por la territorialidad y terminando por la monarquía. Pero hacerlo sin consenso, nunca, nunca, nunca.

Y menos en un país como éste, donde tenemos los antecedentes históricos que tenemos.

La Doble Moral de PRISA

Como ahora no tengo tiempo para casi nada, cuando pueda, meteré un shortpost, como éste de hoy…

Leyendo El País, me he reafirmado en una idea de cierta característica de PRISA: Cuando el Grupo de Polanco tiene un amigo, lo cuida de verdad.

Como sabréis, se ha destapado judicialmente un tema de corrupción en el Ayuntamiento de Madrid. Pues bien; en el Diario Global en Español, pasan de puntillas sobre Gallardón. De hecho, en el editorial al respecto, ni nombran al Alcalde. ¡Ni lo nombran!

No me quiero imaginar lo que hubiera dicho el País, si en vez de Gallardón, hubiera sido Aznar, Rajoy, Zaplana, Barberá o Arenas.

Es que PRISA cuida muy bien a sus amigos…

Tendiendo puentes o Grandeza de Ganador

Abro hoy la edición online de El País:

«La mentira, condenada».
«Blanco:»El autor del engaño del 11-M es Aznar»
«Rubalcaba a Rajoy:»Repita conmigo: ETA no fue»
«Una demolición a conciencia»

Pregunto. ¿Diría la Izquierda que eso es «tirar puentes» hacia la Derecha? Que pone las cosas fáciles a la Derecha para recibir y tender otros puentes a la Izquierda?

Ya lo dije una vez. El ganador ha de tener «grandeza de ganador». Si no la tiene, eso traerá problemas. Y no se le puede echar siempre la culpa a los mismos.

Pongamos que es cierto que al final no está ETA, etcétera y que la Derecha ha metido la pata, etcétera.

Bien. ¿Qué es lo mejor para España, para unir a España? ¿Los comentarios de Blanco, Rubalcaba y El País? ¿De verdad piensan, señores progres que eso nos une?

La Tercera España

En primer lugar, pido perdón por actualizar tan poco, pero últimamente el trabajo me pide muchísimo tiempo; así que sólo podré actualizar cada dos días o así, normalmente.

Yendo al tema que nos ocupa (la política), os diré que hoy he estado hojeando el último libro de Josep Antoni Duran Lleida, que se titula Entre una España y la otra: del 11-M al Atentado de Barajas.

En primer lugar, como declaración de intenciones, diré que Durán Lleida me gusta mucho; y que la España plural en la que cree, es la misma (o muy parecida) de la España en la que creo yo.

El libro, dice cosas bastante interesantes; que entre la España de la Derecha, y la de la Izquierda, entre las dos Españas, hay una tercera España; una España nueva, una España sin divisiones, grande, plural, que se parece (si quereis) a la que decia Prat de la Riba en la Nacionalitat Catalana. En una España así, creo yo.

En el libro hay un párrafo que me llamó mucho la atención, porque es un poco lo que yo pienso de el problema que tenemos hoy en día…

Resulta que en ciertos actos institucionales sobre lo del horror de los españoles del Campo de Mauthausen, el Gobierno envió como invitado a Carrillo, y uno de los supervivientes, o hijo de superviviente, venía a decir que si no podrían haber traído a otro…Por lo siguiente: No le gusta Carrillo, pero no por lo que pudiera hacer o no en Paracuellos, sino por las declaraciones del otro día diciendo que Ceaucescu era su amigo y que ahora ganaría en Rumanía. Y lo mismo decía de Fraga, pero no por ser ministro con Franco, sino por las declaraciones del año pasado de Fraga, diciendo que el Franquismo tuvo cosas buenas.

Yo no me siento vinculado ni por uno, ni por otro. Me reconozco de Derechas, pero tan condenable me parecen las burradas de un lado como de otro.

A lo mejor, por eso de ser hijo de la Democracia, nunca sentí lo de «los lados», «las dos Españas», etcétera.

Así que, por favor; no me hagan tratar de sentir una factura que jamás sentí. Ni unos, ni otros.

Un pensamiento que no sé adónde llega

El otro día, en cierta conversación, tuve un pensamiento que me dió un cierto miedo; más que nada, porque no sé dónde puede terminar la argumentación.

Abstraigamos el hecho de Izquierdas y Derechas. Abstraigamos el hecho de que aquí hay mucho repartecarnets de demócratas.

El hecho, es el siguiente:

Hay una generación que ha hecho la Transición; y ahora hay otra, que es la inmediatamente posterior. Bien; ambas generaciones nacieron antes que yo.

Estas dos generaciones (más una que otra, la verdad), lucharon por traer la Democracia a España; y eso es algo por lo que tenemos que estar agradecidos.

Pero ninguna de estas dos generaciones (los que tienen ahora 40-45), se socializaron plenamente en Democracia. Yo sí.

Entonces; mi pregunta es: Son ellos más demócratas que yo, porque lucharon y trajeron la Democrácia, o puedo dar yo verdaderamente lecciones a ellos en tanto en cuanto yo soy hijo de la Democracia pleno, y ellos tuvieron una infancia y una socialización mixta?

¿Puede ser que estas generaciones hayan cogido «tics», (ya sea hacia el franquismo o hacia el antifranquismo, pero en el sentido de ver enemigos por todas partes; de España o la Democracia)?

¿Puede ser que ellos tengan tics, odios, etcétera, que nosotros – los de mi generación en adelante – no tenemos, ni debemos de tener? ¿Entonces eso significa que hemos de olvidar? ¿Hemos de recordar, revivir? ¿Hemos de sangrar por las heridas de nuestros ancestros, que no son las nuestras? ¿Hemos de pasar olímpicamente de ellas como si no fuera la cosa conmigo?

Hablo sólo de mi generación, no de todas las demás.