Jardines politológicos Montilliles

El President de la Generalitat, José Montilla, se ha metido en un jardín estupendo.

Ha dicho que España es un Estado federal asimétrico imperfecto. ¿Y por qué esto es un jardín? Pues porque no hay consenso sobre cuáles son los límites de Estado Unitario, Federal, Confederación de Estados, Estado Unitario Regionalizable, etcétera.

Veamos. Tal y como me enseñaron en la Facultad, España es un «Estado Unitario Desconcentrado, Descentralizado, Regionalizable Autonómico». Y es Unitario, porque la Soberanía no reside en los Entes Autonómicos, sino que está en la totalidad de España, y porque el ordenamiento de las Comunidades es derivado y no originario.

Claro; (y aquí viene el problema de la Doctrina…)¿Qué pasa con Estados Unidos, país federal pero que, tras la Guerra Civil, el Poder Soberano reside en los Estados Unidos y no en los Estados Federados?.

Por otro lado, ¿Es necesario para ser un estado Federal, que hayan entes anteriores al Estado que decidan unirse, o es posible un Estado Federal proviniente de un Estado Unitario a través de cesión de competencias, pero que, al menos desde una perspectiva teórica, pueden ser recuperadas por el nivel central? (Por eso, el concepto que usa el Lehendakari tantas veces, de «soberanía originaria», es tan importante)

Por este tipo de disquisiciones es un jardín.

Lo que yo opino es que España, antes del Estado Nación, eran una serie de reinos independientes que trataron de caminar juntos, pero el devenir histórico y Felipe V hicieron que todas las partes se uniformizaran en una, y creando un «Estado Unitario y Centralizdo» (forma típica de los Borbones). Y aquí estamos.

Porque además, el tema español tiene otro problema añadido…¿Cómo definimos y cerramos esta forma territorial, cuando las distintas partes se consideran regiones, otras naciones, otras una nación dentro de otra nación, etcétera?

Porque veamos; tal y como lo veo yo, probablemente, España sería la unión de Castilla, Catalunya, Euskadi, Galicia, Andalucía, Valencia, Navarra, e Islas Canarias.

Imaginemos. Cada una tiene un voto. Como grandes nacionalidades históricas dentro de la España Grande.

Pero si ahora partimos Castilla en muchos trocitos, y a cada uno le damos un voto, vemos que el voto de Castilla se multiplica.

Entonces; yo no pienso, como Ortega, que la relación de España y Catalunya se conlleve, sino que es solucionable; pero se ha de solucionar con cesiones por todos lados. Muchas, por el lado castellano. Y algunas, por los lados no castellanos.

Pero para eso hace falta, valentía, ganas de arreglarlo, y mucho, mucho, mucho diálogo.

Debates foreros

Hace unos cuantos días, en un foro de política por internet, estaba debatiendo sobre el manido tema del matrimonio gay con un señor de izquierdas.

Su argumento era el siguiente: Si no estoy a favor del matrimonio es porque me creo menos que una pareja heterosexual o porque creo que no tengo la dignidad suficiente para que mi pareja y yo nos casemos.

En ese mismo foro, otra señora dijo que me he creado una mentira. Esa misma señora dice que el problema es que en realidad no me acepto a mí mismo.

Otro dice, que en realidad mis motivaciones son otras (así, en general).

Otro, dice simplemente, que soy un reaccionario.

Otro dice que en realidad lo que a mí me gustaría es resucitar la Ley de Vagos y Maleantes.

Y el último dice que no me respeto a mí mismo, que mis argumentos son de reaccionario, que no sería un buen padre y que mis opiniones son un disparate y causan hilaridad.

O todo esto es cierto, y yo soy malo, tonto e incoherente, o aquí hay gente que trata de argumentar con dos frases y dos eslóganes, y que no debate porque «para qué; lo que pasa es que eres tonto/incoherente/indigno…»

Y esos son los del lado «tolerante» y con «talante».

“Tranquilo, Jordi, Tranquilo” (Juan Carlos I a Jordi Pujol; 23-II-81)

Acabo de leer una entrevista a Jordi Pujol en la Clave (está en formato PDF), y he de decir, que encuentro todo lo que dice con mucho sentido.

Él es (creo) más cristianodemócrata que yo, que me siento más social-liberal que otra; pero me parece, de verdad, que es alguien que siempre tiene algo que decir, y todo lo que dice, tiene sentido.

(Por cierto; leyendo hoy la prensa online, me encuentro en Elconfidencial una entrevista con Zapatero.

Zapatero en el verano de 2003: ?Hacer negocios sin miedo al intervencionismo obsceno del Gobierno es fundamental para la democracia?

¿Cómo era eso de Donde dije Digo…?

“Hay una izquierda…”

André Glucksmann , uno de los pensadores de mayo del 68, acaba de publicar su autobiografía.

Últimamente está en boca de todos por dar públicamente su apoyo a Sarkozy; el que quiere enterrar Mayo del 68.

Hombre; yo enterrar todo Mayo del 68 no, pero hay ciertas cosas de él que no me gustan nada.

Cierto tipo prepotencia, cierta «autoridad moral»; eso de que «el que no piense esto, o es tonto, o malo o está equivocado»….el «plus de legitimidad» porque sí…

Glucksmann dijo una frase que me parece…¿acertada?

«Hay una izquierda que se cree moralmente infalible y mentalmente intocable».

El Rey se ha colado

El Rey ha dicho lo suficiente para que la gente se ponga a opinar.

Qué significa ésto?

Que ha metido la pata hablando más de la cuenta. Porque

EL REY NO SE PUEDE METER EN POLITICA

Porque entonces, es más de unos que de otros.

Es como con la Guerra de Irak. Si estaba a favor, no lo debía de decir. Si estaba en contra, no lo debía de decir (e hizo bien en no decir nada).

Ahora es un Rey más cercano a uno que a otros.

Este ha sido, probablemente, de los errores más serios de Juan Carlos de Borbón.

Y traerá cola.

Me apuesto a que, o tratará de rectificar, o de matizar.

De todas formas, traerá cola, en un país tan «o conmigo o contra mí» como éste…

Al tiempo.