[Shortpost] No sé si los blogs se mueren o no…

…pero el hecho es que yo (que he tenido varios blogs durante muchos años) encuentro que cada vez me da más pereza escribir en el blog, pero sin embargo, sí que uso bastante Twitter, Facebook, etcétera.

Lo que es irónico de este país que es España, es que el Blog se está muriendo (según algunos), y en realidad, en los políticos, no terminó de nacer.

Pocos políticos tienen y mantienen (seriamente) sus blogs más allá de las elecciones (por poner un ejemplo paradigmático; el de Manuel Chaves se actualizó hasta el día después de los comicios). Y creo que ellos son los que sí deberían de usarlos más que cualquier otro, porque ellos son los que han de explicar, con sencillas palabras, políticas complejas y decisiones duras, que no caben en los 140 espacios de un Twit, o a sus redes de amigos de Facebook o Tuenti.

Lo que vengo a decir es que, vale que el común de los mortales, dejemos morir los blogs (o no); o que en cualquier caso, no pasa nada porque no lo hagamos una cosa tan «diaria y cotidiana», como debía ser antes (porque hoy en día, los comentarios diarios, los enlaces diarios, el día a día que queremos compartir con el mundo, lo hacemos – al menos yo -, en las redes, Twitters, etcétera; y los Blogs, en todo caso, los usamos para las grandes parrafadas en las que hablamos de política, de tecnologías, de la novia, o del sexo de los ángeles).

Pero en el caso de los políticos es otra cosa; no son el común de los mortales. Son ellos los que se han quejado siempre de que los telediarios sólo te dan acceso a 30 segundos de noticia, que da para una frase, y no pueden transmitir el mensaje y sólo pueden dar el eslogan.

Pues bien; para eso deben usar los Blogs: Para asegurarse de que su mensaje, y no el eslogan, pueda llegar a la gente directamente, sin intermediarios.

Nosotros tenemos derecho a dejar morir a nuestros Blogs. Un político no. El político que de verdad cree en lo que hace, en estos días que nos han tocado vivir, tiene la obligación de tenerlo, y mantenerlo.

Creo.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (3)
  1. Bueno , después de leer tu post , me trajo a pensar , que estas en lo cierto , que los políticos , tienen que ser personas que mantengan sus blogs , yo creo que para tener un contacto , mas humano y expresarles tudas sus ideas ,de las maneras más variopintas. También creo que no lo hacen porque los blogs son armas de doble filo , en las cuales tu puedes acercar a tus votantes como a alejarlos.

  2. Vengo aqui desde el blog de Xavier Peytibí. Como le he dicho a él, buena reflexión sobre el tema. Damos por muertas muchas cosas y muy rápidas sin ir al fondo de la cuestión…

    • Prometeo
    • 21 noviembre 2008 12:50pm

    Hola Javi,

    Acabo de leer tu post quería añadir una pequeña reflexión al tema.
    Estoy totalmente de acuerdo con tu apreciación sobre el escaso entusiasmo de los políticos por dar continuidad a sus blogs, tendencia que se da de forma general y con independencia de la ideología política de cada insigne blogero.
    A mi me parece que los políticos se apuntaron a la moda y quisieron hacer gala de lo metidos que estaban en eso de las nuevas tecnologías, pero al fin y al cabo el blog solo les sirve (salvo honrosas excepciones) para sacar la nariz por Internet cuando llegan las elecciones y después, ahí os quedais!
    Ay, cuantos ejemplos tenemos de políticos que se han gastado una pasta para meter un blog en la red y después ha quedado en nada!
    Antaño este país tuvo grandes oradores en el parlamento y es una gozada repasar viejos diarios de sesiones del Congreso para ver como hablaban los tios, pero ahora vivimos tiempos de slogan o de «minimalismo oratorio» (déjame ser políticamente correcto….) y en realidad a mi me da que si los políticos no escriben será porque, más allá de sus quejas por lo exiguos que son los espacios televisivos para difundir sus mensajes, o bien es porque no saben, porque no quieren o porque no están por la labor de contratar ?negros? que les llenen el blog, que de todo hay, verdad Javi?
    Desgraciadamente vivimos en tiempos donde el impacto del mensaje es lo que vende, pero yo sigo pensando (y se que coincidimos, porque nos conocemos muy bien?) que la brevedad del mensaje (el spot, vaya) quita matices y hurta al elector (al ciudadano) de la substancia necesaria para saber por donde van realmente los tiros de los programas y las ideologías que subyacen detrás del bonito anuncio o del fantástico slogan y votar así en consecuencia.
    El marketing, en política, mata el verdadero significado de la misma y en eso quiero ponerme un poco solemne.
    Los griegos ?inventaron? la política hablando en el Agora y nuestros proceres del viejo parlamentarismo hacian juegos malabares con las palabras.
    Si, el mundo ha cambiado y las técnicas de hacer política también, pero en el fondo la Res Publica no deja de ser lo mismo.
    Creo que si los antiguos griegos, los senadores romanos o los parlamentarios de viejo cuño hubieran tenido a su disposición los medios que tenemos actualmente para comunicar el mensaje y matizar el contenido del mismo, disfrutaríamos leyendo sus blogs, que te aseguro que no dejarían a medias.
    En fin, cuestión de mediocridad. El signo de los tiempos.

    Salud!

Los comentarios estan cerrados.