Estados Unidos mata a sus fantasmas…¿Y España?

Ayer mandé un mail a mi gente de Estados Unidos, en el que les venía a decir algo así como que pueden estar orgullosos de su país, como fuera de él lo estamos en el día de hoy, y que han demostrado, tal y como dice su himno, que, al menos en este caso, son «The land of the Free and the home of the Brave».

Sinceramente pienso (y creo que esto me traerá más de algún problema con alguna amiga mía), que elegir a Obama es una prueba mayor de «Sociedad Avanzada», que elegir a una mujer Presidenta (Pongo Presidenta por no tener problemas, Pero creo que en español el participio presente termina en nte; el amante y la amante; no el amante y la amanta); porque al fín y al cabo, el elegir a una mujer, es cuestión de tiempo natural (A pesar de que quien he apoyado yo desde el principio era a Hillary).

Ésto que estamos viviendo, no lo hemos vivido los de mi generación nunca. Ésto, es otra cosa. Y es otra cosa por dos razones; la primera, ya suficientemente comentada por todos, es porque ésto no es política. (O no es política como la que estamos acostumbrados). Aquí hay…esperanza…Una esperanza global y colectiva, en que se puede mejorar todo esto (Joder, es que…cómo habla…es que de verdad, yo ya estoy muy curtido en escuchar muchos debates y muchos discursos…y algunos de ellos me emocionaron por lo que fueron…éste me emociona por lo que es…porque por primera vez en mi vida, un discurso que me emociona y me llega adentro, lo vivo siendo consciente. (Quiero decir; la Transición fue importantísima y hay discursos estupendos sobre la Libertad; pero yo no era consciente; y además, era algo muy local; para España. Ésto es global)

Aparte de la esperanza que ha desatado a nivel global el Presidente Obama, hay otro tema que me parece muy importante, y es que Estados Unidos ha sido capaz de matar a sus fantasmas.

El gran fantasma dentro de USA es el racismo; el «Efecto Bradley», el segregacionismo, el asesinato de Martin Luther King, Rosa Parks, Malcolm X, Jesse Jackson, el Ku Klux Klan…Y todo eso, la elección del martes, demuestra que, a nivel general, está enterrado; o si no lo está, no es determinante para la vida social del país en general.Porque en un país en el que se elige Presidente a un señor de una raza a la que pertenece (creo) el 17% de la población, no se le puede llamar racista. O si lo es, ha decidido superarlo.

Porque quiero recordar una cosa: El nombre de Barack Hussein Obama, es un nombre tan americano, como lo puede ser español: Quiero decir: Tan raro suena President of the United States Barack Obama como Presidente del Gobierno de la Nación Española Barack Obama.

Y lo curioso es que aquí, que damos lecciones a los demás, no puede haber un Presidente del Gobierno con nombre catalán o vasco…Hasta hace poquísimo se decía que el Ministro de Industria tenía que ser la cuota catalana del Gobierno…

¿Y por qué creo que Obama ha ganado siendo negro? Porque ha dado igual que lo fuera. Es decir; no creo que haya ganado por ser de color. Si fuera eso, quien ganaría sería Jesse Jackson, que es alguien en el que el color de la piel es algo muy importante.

A lo que voy: Obama es la transversalidad. Es negro, vale, pero no ha ejercido de tal. (Y no, no ha ejercido de tal, que seguro que hay algún estupendo por ahí diciendo que sí lo hizo pero en plan que no se notara; porque en el momento en el que hubiera ejercido de tal…se acabó)

Entonces; mi pregunta es…¿Por qué Estados Unidos puede matar a sus fantasmas…y España no?

Decía que Obama es la transversalidad…y aquí no la hay; a día de hoy, no la hay.

¿Sabéis lo que me gustaría de verdad, de corazón? Un Presidente que diga: «Da igual que seas socialista o popular, federalista o nacionalista, de izquierdas o derechas: todos queremos lo mejor para el país.»

Pero aquí no pasa eso. Aquí sacamos para cualquier cosa la guerra Civil. Todos. Todos.

Tengo ganas de que alguna vez un Presidente, lo sea de todos los Españoles; no dependiendo de en qué lado estuvieron sus mayores en la Guerra, o en qué punto geográfico nació, o cómo se escribe su nombre o apellido. Quiero un Presidente que no saque a su abuelo muerto en la Guerra para hacer política, si eso no nos une a todos. Quiero un lider de la Oposición que arrime el hombro al Gobierno cuando sea necesario, porque eso nos une a todos (como ha hecho McCain).

¿Por qué Estados Unidos puede enterrar a sus fantasmas, y España no? ¿Para cuándo un lider de todos, que deje a un lado la Guerra Civil, y que no diga que los de Izquierda-Derecha-Nacionalistas-lo que sea, son malos, o tal, o cual, o que su padre fue tal, o que su abuelo fue tal o cual? ¿Para cuándo un lider de todos, que nos una a todos para mirar hacia adelante, y no hacia atrás?

Los Estados Unidos nos han dado una lección.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (4)
  1. Hola Javi.

    La verdad es que me haces plantearme algunas cosas a las que no daba tanta importancia.

    Por ejemplo, el juego de intereses en torno a la restauración de las víctimas del franquismo, entre los dos grandes partidos. Aquí no es que te quite la razón, lo que ocurre es que lo que a mí me ha preocupado siempre ha sido el enfrentamiento ciudadano.

    Cuando el PSOE propone una mejor gestión en lo referente a las fosas comunes, simbología fascista, etc. no pienso: «están haciendo esto para ganar votos»; lo que pienso es: «mucha gente merece esto». No es que confíe en el PSOE (no confío en ninguno de los dos grandes partidos) pero sí sé que eso es correcto. O al menos es correcto en mi opinión, quizá me equivoque.

    En el mismo tema, cuando el PP dice que no se debe desenterrar el pasado, que no se deben reabrir las heridas, yo pienso dos cosas. En primer lugar: creo que no se pueden reabrir las heridas porque muchas aún no se han cerrado, e incluso las hemos heredado y sufrimos personas que nacimos y crecimos en democracia. En segundo lugar: saben, creo que saben perfectamente, que la gente (los ciudadanos) que exigen esto no lo hacen para obtener ningún beneficio, sino por una simple cuestión de humanidad y piedad para los muertos. Y sabiendo esto como lo saben, insisten en mantener una política que se ha seguido durante treinta años: fingir que no ha pasado nada y que las personas afectadas, no están ahí.

    Yo creo que esto es un problema de engaño a los ciudadanos flagrante. Sé que existen infinidad de corrientes y opiniones en cada partido, pero siempre hay una postura oficial dogmática y son los ciudadanos, los culpables de que se mantenga esta postura incluso siendo errónea.

    Me cuesta mucho hablar de este tema sin caer en el tópico, pero no puedo evitar pensar como pienso. Creo que todo viene de un momento en que ocurrió lo siguiente, a grandes rasgos. Un grupo de poder controlaba todo en España, fundamentalmente el dinero. En una ocasión determinada este grupo estuvo a punto de perder su poder, y utilizó a la mitad de la población, a través del miedo, para mantenerlo. Y esta parte de la población se tragó el engaño. Se le dijo: «esto es por España, hazlo». No, no es por España, es por ellos, por sus bolsillos: ¿porqué tanta gente no se da cuenta de que les tomaron el pelo? La gente que no quiso tragar con esta mentira quedó marginada, pero el resto vivió de forma muy cómoda durante muchos años.

    Ahora es diferente porque vino la democracia, ¿y qué ocurrio? A mi modo de verlo que, la misma gente que vivió tan cómoda en el franquismo, aceptó la democracia con naturalidad porque lo único que querían era vivir tranquilos. Hasta ahí bien pero, ¿qué hay más allá? Pues que aquellos mismos que atizaron el miedo hace setenta años, lo han seguido atizando durante estos últimos treinta, porque aunque ahora todo sea distinto, en su base es igual: han tenido durante quinientos años una serie de privilegios (económicos, fundamentalmente) que ahora se resisten a soltar aunque hayan pasado treinta años. Y por ello sigue criminalizándose al que opina lo contrario, y como el miedo es tan sumamente poderoso, mucha gente sigue haciéndoles caso y sosteniéndoles, aunque lo que digan muchas veces no sea la verdad.

    Sé que todo eso suena a película de José Luis Cuerda, pero aunque sea más o menos tópico es lo que pienso.

    Dices que la izquierda lleva ventaja a la derecha en estos años de democracia. No estoy del todo de acuerdo. Cierto que mediáticamente hay más movimiento de la izquierda, que sociológicamente España se considera de centro izquierda en su mayoría. En esto último estoy de acuerdo: creo que es así desde hace cien años, aunque sólo en los últimos treinta se haya podido decir abiertamente. Pero, ¿porqué veo que esa mayoría está marginada frente a una minoría? Porque no puede actuar con la misma libertad, o al menos yo no lo veo.

    Creo que ya te he dejado un comentario demasiado largo y no quiero abusar de tu tiempo, así que espero con interés tu respuesta para continuar este interesante debate.

    Un saludo.

  2. Hola Javier;

    En primer lugar dejame decirte que me gustan mucho tus comentarios porque, honradamente, aprendo mucho de ellos.

    Estamos de acuerdo en que en Estados Unidos nos llevan unos cuantos años de cultura democrática por delante, sí, pero tampoco estoy de acuerdo conque todos tengamos que cometer los mismos errores y no podamos aprender de los ajenos. Déjame ponertelo en un ejemplo que me puso alguien ayer, con respecto a los países en desarrollo:

    La India, llegará directamente a la internet movil (quiero decir, masivamente), qun tener que pasar por MS-DOS, Windows 95,98, etc. Digamos que los momenots de «prueba error que han tenido otras sociedades, les sirve a ellos para «saltarse» ciertos pasos innecesarios.

    Pues, aunque no sea lo mismo, sí pienso que algo de ello hay. Hace algo más de 30 años que tenemos democracia. Hace algo más de 40 años que ellos aprobaron los derechos civiles a lo grande en la población negra. No tenemos su cultura democrática, pero hicimos una Transición que dejó boquiabierto al Mundo por lo pacífica que fue.

    Hay una frase que dices con la que estoy en parte de acuerdo,y en parte no: «Lo que no puede pretenderse es enterrar los fantasmas de 500 años de historia juntos en apenas 30 años». Estoy de acuerdo en esa frase, si nos referimos al tema de la «fractura territorial» de España. Es poco tiempo. No estoy tan de acuerdo, si nos referimos al tema «derecha-izquierda».

    Dices (y creo que dices bien), que los vecinos tienen derecho a sacar a sus muertos y enterrarlos dignamente (faltaría más). Pero el problema es que también hay políticos de por medio. Y aquí no todo se ha hecho bien en este lado, por niniguno de los lados. Porque hay ciertos temas que se pueden tocar de forma que «vamos a tratar de unir a todos», y «vamos a tratar de sacar votos». Y tú probablemente pensarás que los que trataron de sacar los votos son los que no son de tu color político; yo también pensé lo mismo (invirtiendo los colores)…pero ya no. Ahora me abstraigo de mis «tripas» y trato de ver la cosa por encima: y lo que veo es que los dos son iguales.

    Estoy de acuerdo contigo en que en España hay un problema de cultura democrática: Pero veo este problema en los dos lados: En el PP hay postfranquistas y en el PSOE se aprovechan de ello y encima dan lecciones de democracia cuando no deben hacerlo…porque es muy cómodo y porque da votos. Lo dijo Zapatero muy bien en las elecciones «lo que nos interesa es que haya tensión…este fín de semana voy a dramatizar un poco». Si gana la Derecha en este país es porque la Izquierda no está lo suficientemente movilizada: Y se moviliza muy bien si coges a los más energúmenos de la Derecha, y empiezas a decir que esos son toda la Derecha, y tal y tal.

    Dices que hay que «hacer una restauración y restitución de la dignidad de los marginados (cosa que no se ha hecho en España con el bando…malo). Y yo digo que, no se ha hecho con los muertos en las fosas, porque con todo lo demás: El cine sobre la Guerra Civil y la postguerra solo tiene un color político; los nombres de las calles, ni digamos; en 30 años de Democracia la Izquierda ha gobernado 19 años contra 8 de la Derecha, sociológicamente España dice situarse en el centro izquierda, y tú me dices que en España no se ha hecho con el bando…malo…Hombre; puedo estar de acuerdo en que hacen falta muchas medidas para los muertos en la guerra y en la postguerra. Pero si es cierto lo que dices de que en España todavía hay «bandos», en estos años de Democracia, quien lleva ventaja no es la Derecha.

    Pero ahí encuentro la mayor perversión de parte de la Izquierda: Yo tengo 31 años y soy más o menos de centro-derecha…a mí nadie me va a venir a llamar franquista o postfranquista, y menos me va a dar carnets de democracia. Yo nací y he sido socializado en Democracia, y para mí el franquismo es como hablarme de Marte…mucha gente de Izquierda que ha luchado en Democracia, no ha sido socializado en ella…y se nota, porque le falta talante a la hora de escuchar las opiniones ajenas, y porque se creen que la Democracia es lo que ellos digan, y que en Democracia entran las opiniones que ellos digan, y las que no digan, no. Y eso no pasa en la Izquierda de otros países.

    Por tanto, en eso sí estoy de acuerdo; falta cultura democrática en este país; pero no sólo en uno de los «lados»;sino en los dos.

    Tengo ganas de transversalidad en este país,y creo que hay mucha gente con ganas;pero para eso tiene que haber un doble pacto: Desenterrar y enterrar dignamente a los muertos que están en fosas comunes, y un pacto de lso dos partidos para no volver a sacar el tema del franquismo para tener votos, porque el franquismo se murió ya, y tampoco es justo que estén pagando justos por pecadores. Ni justo, ni sano para la Democracia.

    Saludos, y gracias por tus interesantísimos comentarios.

    Javi

  3. Estoy básicamente de acuerdo, aunque no comparto en todo tu opinión.

    Creo que EEUU ha enterrado sus fantasmas y España no, como dices, pero no es comparable. El motivo es la ventaja en cultura democrática que EEUU nos lleva por delante.

    Piensa que desde la Independencia americana hasta que los negros pudieron pasar, pasó más de un siglo. Y aún han hecho falta otros cincuenta años para que los negros puedan ser parte activa de la sociedad, incluso de las más altas cotas políticas, y no quedar relegados a ser el «gracioso» en la comedia de turno.

    Creo que, si España sigue por el buen camino, llegará el día en que todo quede enterrado y superado. Lo que no puede pretenderse es enterrar los fantasmas de quinientos años de historia juntos en apenas treinta años, que comparados con todos los anteriores, y fundamentalmente con los últimos cien, no son nada.

    Es importante también pensar que para que haya una superación, cuando un tema es tan reciente, conviene que haya restauración. Los negros se convirtieron en EEUU en ciudadanos de pleno derecho y ya no hay un odio importante contra ellos. Se les concedieron todos los derechos civiles, se marginó a los grupos ultrarracistas (el KKK ya apenas existe) se castigó a los violentos… etc. Cosa que no ha sucedido en España.

    Es fácil decir que los políticos sacan a sus muertos para hacer política. Pero yo no pienso en políticos, sino en vecinos. Y los vecinos no sacan a un muerto para hacer política. Sacan a un muerto porque fue asesinado y ni siquiera se les consiente enterrarlo en un cementerio, sus antepasados son castigados a permanecer en una cuneta y sin haber cometido crimen alguno.

    A esto hay que añadir la falta de restauración a las víctimas españolas. Mientras a los negros se les restituyó por el daño sufrido, convirtiéndolos en ciudadanos de pleno derecho, muchos españoles han debido aguantar el mantenimiento de ciertos agravios. Comprobar cómo criminales comprobados se dedican tranquilamente a la política, y cómo una mitad de la población sigue estando criminalizada, estigmatizada y se la odia, porque gran parte de la otra se niega a asumir ciertos cambios, es duro para ellos.

    Pienso que para enterrar los fantasmas sólo hay dos vias posibles. Uno, restauración y restitución de la dignidad de los marginados (cosa que se ha hecho en EEUU con los negros, no en España con el bando históricamente «malo») o pasar mucho, mucho, muchísimo tiempo. En España será la segunda opción la que habrá que esperar con ilusión ya que la primera hoy es imposible, porque es tarde para aplicarla.

    Muy interesante artículo, un cordial saludo.

  4. Efectivamente, nos han dado una lección. Por cierto, los negros son el 12% de la población americana, no el 17%. Jessie Jackson sí que es un racista y un negro profesional, Obama no. Tal vez lo fuera al principio de su carrera, pero lo dejó atrás, que es lo que importa. (¿Por qué algunos de enorgullecen de haber sido comunistas pero no admiten que otros con un pasado radical cambién también, pero no hacia donde ellos quieren?).
    Ese todos, todos cuando te refieres a la Guerra Civil. ¡Qué hartos estamos TODOS de eso! Pero seguirán con ello.

Los comentarios estan cerrados.