Progresía superlativa

Hay análisis que de progres llegan al punto de la tontería.

Resulta que el observatorio sobre la Violencia de Género, afirma que cinco de cada sies agresores de mujeres son extranjeros. Y el muy progresista Rafael Torres, en Diario Directo, viene a decir dos cosas:

1.- El tema de que sean extranjeros no es un detalle analizable, ya que no son extranjeros, sino que son «Hijos de Satanás», (los españoles y los no españoles).

2.- Esa estadística, no hace a los españoles más buenos.

Con el segundo punto, estoy totalmente de acuerdo.

Pero el hecho de que del punto objetivo que el 83% son de origen extranjero, no es una variable observable para él.

Ser progre está muy bien y es muy guay.
Que todos somos ciudadanos del mundo está muy bien también.

Pero si el 83% de los agresores es de origen extranjero, es un tema también a analizar.

Porque ser progre no significa mentirse a uno mismo.

Por cierto; mi madre es de Honduras. Por tanto, yo soy medio sudamericano. Así que espero a algún progre que me diga que lo que pasa es que soy un racista por decir que si el 83% de los agresores por violencia de género son extranjeros es una variable significativa.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (3)
  1. Probablemente.

    Por eso, llego a la conclusión que llegamos cuando lo hablamos:

    1.- Más seguridad y controles.
    2.- Un ejército de mediadores sociales.

    Saludos

    Javi

  2. Tan perversa es un extremo como el otro. Ni todos son malandrines ávidos de nuestra hacienda y honor ni todos son almas cándidas con el lirio en la mano.
    De hecho, ambos extremos alimentan cosa mala a maleantes como los de Plataforma per Catalunya.

    Pero centrémonos en los fallos de la progresía a la hora de afrontar, que es mucho decir, el tema de la convivencia con los inmigrantes más recientes. No se puede ignorar la situación, hacer como que no hay fricciones, por que de esa manera sólo consiguen que la situación se pudra y acaben todos con el voto para-fascista en la mano.

    La solución? hablar, conocerse, ni más ni menos. Aprovechar una figura que ya existe en muchos ámbitos: el mediador cultural. Pongamos uno por barrio como mínimo, de ahí parriba. Así unos verán y se adaptarán de forma amable a los usos y costumbres de aquí y los otros veremos que no son tan de temer.

    Por cierto, recordemos también las diversas maneras que hay de cocinar una estadística ni confundamos correlación con causalidad. Qué dice el estudio según nivel económico? y según origen dentro de España?

    Creo que nos llevaríamos más de una sorpresa.

    • don luis
    • 17 julio 2007 10:34am

    Hola Javi, estoy totalmente de acuerdo contigo, cuando Marvin Harris, uno de los grandes antropólogos del s XX, decide dar el paso y analizar la sociedad moderna norteamericana y sus niveles de violencia no obvia el hecho de que la población negra de las grandes ciudades es la que dispara las estadísticas de atracos y agresiones.
    Él como antropólogo no se deja influir por el lenguaje políticamente correcto de otras materias y busca las razones de esta situación como un científico.
    Solo reconociendo las señales de alarma que nos dan los distintos grupos sociales podremos reconocer los problemas detrás. Harris escribe que el hecho de haberse intentado minimizar la situación intentando ocultar el drama que vive la sociedad negra en USA no ha hecho sino empeorar su situación.

    Por lo tanto no caigamos en la mogigatería y analicemos los datos científicamente y sin caer en juicios de valor, las razones últimas de estas estadísticas no es que los inmigrantes sean muy malos y ya.

Los comentarios estan cerrados.