2 millones y medio de funcionarios

Pues sí. Eso es lo que hay en España, incluyendo a todas las administraciones. 2 millones y medio.

Hay más funcionarios en España, que sorianos. O que onubenses, o que granadinos…

Aquí, constitucionalmente, el Gobierno es una cosa distinta a la Administración; digamos que el Gobierno es Poder Ejecutivo (digamos, hasta Secretarios Generales, más o menos), y de ahí para abajo son funcionarios, donde hay desde el «vuelva usted mañana», hasta trabajadores admirables.

Pero no son estos funcionarios de los que quería hablar. (Que se podría decir mucho; si sería mejor tener más funcionarios, menos, si deben ser inamovibles; pero eso lo guardo para un post de unos cuantos días.)

Quiero hablar de unos 4000 funcionarios.

Veréis. Imaginemos. Llega un nuevo Gobierno; de izquierdas o de derechas; con ideas nuevas, con ideas de «vamos a darle la vuelta al País» (Algo así como un Sarkozy, vaya). ¿Y qué pasa? Que llegan los 4000. (Suena a los 4400…¿verdad?)

Son los 4000 altos funcionarios que hay en España, los altos niveles de la Administración, que son funcionarios desde que el Verbo se hizo Carne, y que son siempre los que cortan las veleidades del cambio; son los que «ralentizan» los cambios, o los que convencen al Gobierno de que son irrealizables; porque ya sabemos, las Administraciones, como norma general, tienden a permanecer en su status quo…

En Estados Unidos, tienen un spoil system, que lo que hace es que cada vez que entra un nuevo Presidente, se renueva las capas altas de la Administración federal (unas 25 mil personas). Por eso, en Estados Unidos, no se les llama «El Gobierno Bush», sino que es la «Administración Bush».

Yo creo que en España, la Función Pública debe de quedarse como está, pero que esos 4000 altos funcionarios, pudieran ser cambiados en las elecciones; es decir; dados que son Alta Administración del Estado, el Soberano (usted y yo), tiene derecho a decir algo sobre esos 4000 que tantísimo poder tienen. No deben ser inamovibles.

Porque ellos son, para lo bueno y para lo malo, los que mantienen la inercia y el status quo de las cosas. De las cosas buenas, y de las malas, también.

Por cierto; cuando hablo de Altos Funcionarios, no meto a los Jueces; ese es otro tema.

Los comentarios estan cerrados.