Jardines politológicos Montilliles

El President de la Generalitat, José Montilla, se ha metido en un jardín estupendo.

Ha dicho que España es un Estado federal asimétrico imperfecto. ¿Y por qué esto es un jardín? Pues porque no hay consenso sobre cuáles son los límites de Estado Unitario, Federal, Confederación de Estados, Estado Unitario Regionalizable, etcétera.

Veamos. Tal y como me enseñaron en la Facultad, España es un «Estado Unitario Desconcentrado, Descentralizado, Regionalizable Autonómico». Y es Unitario, porque la Soberanía no reside en los Entes Autonómicos, sino que está en la totalidad de España, y porque el ordenamiento de las Comunidades es derivado y no originario.

Claro; (y aquí viene el problema de la Doctrina…)¿Qué pasa con Estados Unidos, país federal pero que, tras la Guerra Civil, el Poder Soberano reside en los Estados Unidos y no en los Estados Federados?.

Por otro lado, ¿Es necesario para ser un estado Federal, que hayan entes anteriores al Estado que decidan unirse, o es posible un Estado Federal proviniente de un Estado Unitario a través de cesión de competencias, pero que, al menos desde una perspectiva teórica, pueden ser recuperadas por el nivel central? (Por eso, el concepto que usa el Lehendakari tantas veces, de «soberanía originaria», es tan importante)

Por este tipo de disquisiciones es un jardín.

Lo que yo opino es que España, antes del Estado Nación, eran una serie de reinos independientes que trataron de caminar juntos, pero el devenir histórico y Felipe V hicieron que todas las partes se uniformizaran en una, y creando un «Estado Unitario y Centralizdo» (forma típica de los Borbones). Y aquí estamos.

Porque además, el tema español tiene otro problema añadido…¿Cómo definimos y cerramos esta forma territorial, cuando las distintas partes se consideran regiones, otras naciones, otras una nación dentro de otra nación, etcétera?

Porque veamos; tal y como lo veo yo, probablemente, España sería la unión de Castilla, Catalunya, Euskadi, Galicia, Andalucía, Valencia, Navarra, e Islas Canarias.

Imaginemos. Cada una tiene un voto. Como grandes nacionalidades históricas dentro de la España Grande.

Pero si ahora partimos Castilla en muchos trocitos, y a cada uno le damos un voto, vemos que el voto de Castilla se multiplica.

Entonces; yo no pienso, como Ortega, que la relación de España y Catalunya se conlleve, sino que es solucionable; pero se ha de solucionar con cesiones por todos lados. Muchas, por el lado castellano. Y algunas, por los lados no castellanos.

Pero para eso hace falta, valentía, ganas de arreglarlo, y mucho, mucho, mucho diálogo.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (1)
  1. Pues dos cosas…

    Los unos ya empiezan (-mos) a estar cansardos de ceder (que ya son 300 años) y los otros parece que ni conocen el concepto.

    Ya he dicho muchas veces que, en una españa como la que propones, igual ni yo mismo sería independentista. Habría que verlo.

    Pero creo que el principal problema es el siguiente: cómo convences a la parte que detenta el poder que tiene un problema? pues gracias a ese poder nosotros no somos más que una molestia.

    Así pues, para qué preocuparse en buscarle solución a un problema que, según ellos, no existe?

    En fín,
    Salut i República.

Los comentarios estan cerrados.