Izquierda Abertzale y Representación en el Sistema

(Estoy de vacaciones, y este es el último post hasta la vuelta. Lo prometo.)

¿Es bueno dejar sin representación a la Izquierda Abertzale que no condena la violencia? Esto es una pregunta grave, y no tiene respuesta sencilla.

Digamos que ante tal interrogante, son dos las posturas:

1.- Para estar en Democracia, se ha de condenar la violencia; por tanto, hasta que no la condenen, ni agua. El estar «fuera» de la Democracia, les terminará pesando, y ese electorado que tiene la Izquierda abertzale que no condena la violencia, terminará votando a formaciones abertzales que sí la condenen, o bien aquellos partidos que no condenan, terminarán condenando.

2.- El camino de dejarlos «fuera» y sin representación institucional, lo que hará será que se radicalicen cada vez más, y que se hagan «cada vez más» una piña, y por tanto lo mejor es «volverlos a meter» en el sistema institucional, para, a traves de él, encauzarlos hasta posiciones de «paz».

Digamos que dependiendo del color político, ideología, circunstancias, etcétera, se escogerá una u otra opción.

Personalmente, creo que la situación real, es un término medio de ambas: Creo que dejándolos fuera y axfixiando económicamente, se exacerba a los fanáticos a corto plazo, pero a medio y a largo plazo, buena parte del apoyo «socio-electoral» de esa Izquierda Abertzale que no condena la violencia, se encaminaría hacia otras fuerzas, abertzales y por la independencia, pero por vías pacíficas.

En cualquiera de los dos casos, se elija la via que se elija, se ha de llevar hasta el final; lo que no se puede hacer es cambiar de política antiterrorista como calcetines. Eso no es de recibo.

Pero en todo esto hay otro tema, del que alguien debería hablar: hay unas 187.000 personas que votan a la Izquierda Abertzale, de la que no condena la violencia. ¿Es que tienen el corazón empozoñado y punto? ¿Son tontos y simples y se dejan manipular? ¿O ahí hay de verdad, aunque no lo queramos mirar, algún tipo de tema?

El terrorismo es una cuestión de orden público. Pero hay 187.000 votos apoyando según que cosas, y eso será bonito o feo, me gustará más o menos; pero esos 187.000 votan algo por algo, y eso no es orden público.

La cuestión es que llevamos 40 años así, y así seguimos. Y proposiciones de soluciones hay como colores; pero mientras tanto, vamos así, conllevandolo, y sin llegar a ningún sitio.

Y esto nos lleva a otro punto: si, en caso de no haber consenso entre Gobierno y Oposición, el Gobierno debe embarcarse o no en un Proceso de Paz; y por otro lado, si efectivamente no hay consenso pero el Gobierno se embarca en el Proceso, hasta qué punto ETA puede dar por bueno lo pactado por un Gobierno, si la Oposición dice que, de llegar al Gobierno, deshará lo andado…

(Lo dicho. Se acabaron los post hasta después de las vacaciones. Sí. Seguro. No lo dudeis. Repito: Se acabaron los posts hasta después de las vacaciones. De verdad. De la buena.)

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (2)
  1. Para dejar a la izquierda abertzale sin representación política, el estado español debería eprmitir una «radicalización» en las posturas del PNV para que se diera una absorción de todo el voto nacionalista bajo unas siglas que garantizaran su control. Pero para ello tendrían que darse una serie de concesiones importantes al PNV en sus reclamaciones territoriales. Habría que escenificar el éxito con resultados de la vía PNV y el fracaso sin resultados de la vía HB.

    Pero no creo que eso entre en los planes de ningún gobierno español, tampoco el actual. Menos ela ctual, diría yo, quien está obsesionado con debilitar a toda costa al PNV para dividir lo más posible el voto nacionalista en Euzkadi y convertir al PSE en un partido con más peso en las decisiones importantes y en los futuros pactos. Así que nada.

    • por favor
    • 9 agosto 2007 11:18am

    Haznos un favor a todos y sigue de vacaciones…

Los comentarios estan cerrados.