Archive for the ‘   ’ Category

Que no se nos vaya la cabeza con lo de la "Democracia Directa" gracias a Internet

Ultimamente hay mucho debate en internet, (con muchas ideas estupendas y preciosas) sobre la posibilidad de que internet haga que todo el mundo participe, que todo el mundo intervenga en todo, democracia real, felicidad, alegría y flores, etcétera.

Sé que me voy a llevar algún que otro capón por decir esto; pero todo eso es tan estupendo como irrealizable (O realizable pero peligroso). Por poner un ejemplo, la iniciativa del Partido de Internet, me parece una idea de buenos sentimientos pero que a medio plazo, puede traer problemas por razones que explicaré luego.

Vamos a ver algunos hechos que son así y que siempre serán así (si es de otra forma no lo verá esta generación en vida):

No todo el mundo puede participar.
Esto es impepinable. Siempre habrá un numero grande de gente sin la capacidad física de participar en una democracia «directa».

No todo el mundo quiere participar.
Esto es un hecho. No todo el mundo vota siempre. Yo no tengo la obligación de decidir cada cosa.

No todo el mundo tiene toda la información relevante para decidir.
Esto es un tema importante: Votar es muy sencillo, pero saber todas las implicaciones de todas las cosas que votas, suponiendo que se pudieran trocear las cosas, sería otro tema.

No todo el mundo tiene suficiente criterio para tomar tal o cual decisión
Esto es duro decir esto, pero es una verdad como un templo. y yo soy el primero. Yo no me siento capacitado para emitir un juicio de valor sobre muchísimas iniciativas, y si lo hiciera lo haría más por intuición que con conocimiento real.

Y ahora, para mí, la más importante de todas:

Un programa político ha de ser UNO, y coherente.
Si troceamos la Política en muchas políticas inconexas y sin ningún criterio, el resultado es un desastre informe.

Ahí veo el problema: que si partimos un programa político en trocitos variados y que cada persona vote, nos dará un resultado algo así como que paguemos menos impuestos (los de mi % de IRPF para abajo, sea el que sea), que se haga una moratoria de las multas pasadas (si tengo yo multas), que invirtamos más en sanidad y en infraestructuras, y que tengamos menos deficit y menos deuda y más seguridad…Y todo a la vez…nos van a salir unas incoherencias impresionantes.

Una de las cosas buenas que tienen los sistemas políticos con poder ejecutivo, es que «deliberar es de muchos, decidir es de uno» en general; y quizá así deba ser; porque una Política nacional, debe de tener una visión global, unos objetivos a largo plazo, y eso, muchas veces, implica tomar medidas impopulares.

La gente no votará por medidas impopulares, con las que la mayoría no está de acuerdo, pero para llevar a cabo esos objetivos a largo plazo, son necesarias.

Por tanto, por mucho que ayude el 2.0 a la participación etcétera, siempre habrá mandato representativo, o siempre deberá haberlo.

Esto es un poco filosofía barata, pero cuando mandamos a gente al Congreso, les pedimos que se informen ellos por nosotros de la letra pequeña de las cosas, y que, de cumplan con los grandes programas que han prometido, sin darnos mucho la murga.

Por eso creo que no se nos debe de ir la cabeza con esto de la Democracia Directa a través de Internet, porque puede traer más problemas que soluciones, si lo llevamos a extremos. Todo con medida, sin extremismos.

Escuchar también al mundo offline, o Gobierno 2.0 para Ciudadanos 1.0

Estaba leyendo un interesante artículo sobre e-government, y me paré a pensar en la necesidad de que las Administraciones Públicas hagan herramientas 2.0 para que la ciudadanía tenga la oportunidad de opinar como buenamente le plazca y apetezca.

Decimos que esto de lo 2.0 hará que la gente participe más, y que los Gobiernos tendrán que «cambiar el chip» sobre la participación ciudadana, y ser proactivos en este sentido.

Bien; todo esto es estupendo y Gloria Bendita; pero me gustaría que separásemos por un momento los conceptos «Participación ciudadana» y «Gobierno 2.0»

Digamos que lo bueno de lo 2.0 es que ha hecho que los Gobiernos estén empezando a entender la inevitabilidad de la interrelación con la ciudadanía, y la necesidad de escuchar, de verdad, su opinión. Y eso está muy bien.

Pero, queridos todos, la mayoría de la sociedad no es 2.0, no está activamente en la Red, ni entra en disquisiciones filosóficas sobre si un Digg es más participativo que una Wiki: hay una mayoría de personas que no está en la Red, o que no sabrá utilizar la Red para participar. Pero no adelantemos acontecimientos. Sigamos.

Visto desde una perspectiva cronológica digamos que hemos pasado por los siguientes estadios:

1.- Gobiernos que no escuchan a la gente y gente que no tiene medios para hacerse escuchar.
(La democracia de toda la vida, vaya…Campaña electoral, votas cada 4 años y 4 años después volvemos a hablar)

2.- Una parte de la gente tiene medios para hacerse escuchar, pero los Poderes Públicos no escuchan.
En ésto, según a quien le preguntes, estamos o no. Hay una eclosión de blogs políticos, twitters, iniciativas, etcétera, pero el mundo político dice que flowers; no se lo toma en serio.

3.- Gracias a Dean y a Obama, (más o menos), se empiezan a ver intentos serios de Gobiernos de escuchar a esa cierta gente que tiene medios para hacerse escuchar.
Podríamos decir que de alguna forma estamos en esta situación; políticos, Poderes públicos, etcétera, empiezan a tomar conciencia del tema, y empiezan a hacer sus pinitos para escuchar activamente lo que se dice, vía herramientas 2.0.

Y aquí llegamos a mi pregunta: Si los Poderes Públicos, por primera vez en la Historia, se toman en serio el tema de la escucha a la Ciudadanía, sólo han de escuchar a los ciudadanos 2.0? Yo pienso que no.

Creo que esta nueva modalidad de Poderes Públicos que escuchan, tienen que implementar formas de escucha activa (pero de verdad, no un defensor al que poder mandar una carta a no se sabe dónde) también para el mundo offline.

No todo el mundo usa internet, ni todo el mundo una teléfonos móviles para usar SMS; pero sí hay una cosa utilizada por todos: el teléfono.

Creo una gran herramienta para que los gobernantes escuchen a esa gente que no es tecnológica, que también tendrá algo que decir, es el teléfono; Por poner un ejemplo rápido: números de teléfono gratuitos, QUE NO COMUNIQUEN SIEMPRE, bien publicitados, abiertos 24×7 (o que simplemente graben los mensajes y que luego se haga un tracking de ellos via una web pública) que funcionen razonablemente bien, y que esas sugerencias/quejas/propuestas, vayan automáticamente a un lugar público (lo único que se me ocurre en este momento es una página web), donde la ciudadanía, y los Poderes Públicos, puedan saber de verdad, qué tienen que decir los que no tienen blog ni Facebook ni Tuenti.

Es muy bonito eso de pensar que todo el mundo va a entrar en un digg puesto por una Administración Pública gracias a los cursos del Ayuntamiento de acceso a internet para parados o para mayores; pero es muy lento, y a muy largo plazo. Hay que hacer más cosas (además de eso).

Escucha activa es escuchar a todo el mundo. Y en el mundo offline hay mucha gente normal que no le manda un correo al defensor del consumidor,pueblo, etcétera, porque no sabe adonde llamar, o adonde enviar la carta.

Cierto gurú me dijo una vez que hay toda una generación que no será nunca tecnológica. Y yo creo que es cierto.

Pues bien: Unos Poderes Públicos que escuchan, tienen que hacer herramientas para tratar de saber lo que tiene que decir toda esa masa de ciudadanos que no son tecnológicos, ni lo serán.

En definitiva; han de tomarse en serio la escucha; pero no solo deben de crear herramientas 2.0; también han de crear/tomarse en serio/mejorar los canales para que desde el mundo offline también se participe.