tribunal constitucional

De joven era yo especialito. Bastante, bastante especialito. Tan especialito que mi primera Constitución la escribí con 16 años.

Sí, mis primeros años fueron duros xD.

Esa Constitución que hice, que ahora sé que no tenía ni pies ni cabeza, estaba muy centrada en la parte de la organización del Estado. Y todo lo demás, que para mí era paja, lo dejaba porque tampoco entendía muy bien para qué estaba ahí: qué significaba que se enumeraran una serie de cosas que para mí no tenían una función clara. Luego, me puse a estudiar, pasaron años y años, y ahora ya entiendo un poco más la cosa.

En una Constitución cada palabra está elegida, y el orden de las palabras está elegido. Y el orden de los artículos. Y lo que no sale, es porque se ha querido que no salga.

Os voy a poner una serie de ejemplos de estas cosas que a mí me gustan con nuestra Constitución (podría hacerlo también de otras, pero sería puro estupendismo).

La primera frase del artículo 15 dice esto: «Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes».

Fijaos en la primera palabra. No dice todas las personas. No dice todos los nacidos. No dice los nacidos y los no nacidos. Dice «todos». Y, ¿qué significa «todos»? ¿Por qué no dice «todas las personas»?

Otro ejemplo. El artículo siguiente, en el apartado tres dice esto: «Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones».

¿Qué cojones significa esto? ¿Somos un estado laico o no? El que diga «Iglesia Católica y las demás confesiones», ¿implica que hay algo especial con la Iglesia Católica o es irrelevante ponerla o no?

El último ejemplo que os voy a poner (pero hay muchos más) es el que más me gusta y, por lo que he visto, mucha gente no se da cuenta: ¿por qué se dejó fuera del procedimiento agravado de reforma constitucional al propio Título X, que es el que regula el procedimiento para hacer una reforma constitucional?

Estos ejemplos sirven para explicar lo que quería expresar. Todo, to-do, TODO lo que dice una Constitución y lo que no dice, el orden de las palabras, cómo lo dice o cómo decide no decirlo tiene una razón. No hay nada que esté ahí porque weno o porque mola, o que «sea irrelevante».

Y cuando hay dudas, para eso está el Tribunal Constitucional, que hace una cosa que se llama «mutación constitucional». Por decirlo así, es una interpretación de lo que dice la Constitución al albur del tiempo actual (o del tiempo en el que ha de emitir una sentencia).

Sería algo así como: si en ese momento se interpretaba que el derecho a X correspondía a una serie de cosas, ¿qué podemos colegir que diría el Constituyente de verse en la situación actual, con las cosas nuevas que hay?

Por poner otro ejemplo que viene estupendo: el artículo 32 dice que «El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica». La realidad en el mundo es que ahora entramos en el tema de los géneros, personas no binarias y cosas que yo no entiendo muy bien, pero que están ahí.

Teniendo en cuenta ese artículo de la Constitución y entendiendo el mundo de hoy en día, podemos decir que la Constitución impide que las personas de género no binario tengan derecho a casarse? ¿O los gays, que no son parejas formadas por un hombre y una mujer, sino que son dos hombres o dos mujeres?

Hay juristas que dicen que sí y juristas que dicen que no. Y los que deciden son los juristas del Tribunal Constitucional. Y aquí quiero decir una cosa sobre cómo se elige al Constitucional y por qué se elige así. Confiad en mí que todo al final tiene un sentido.

Nuestro TC tiene un cojón de gente. Son 12 personas. Esas doce personas tienen un mandato de 9 años cada uno y se renueva por tercios (4 personas) cada 3 años: 4 el Congreso, 4 el Senado, 2 el Gobierno y 2 el Consejo General del Poder Judicial.

En los Estados Unidos, no tienen Tribunal Constitucional. Tienen un Tribunal Supremo que hace las veces de Tribunal Constitucional, en el que tienen 9 jueces. Esos nueve jueces están ahí de por vida. Y se va renovando cuando uno de ellos se muere.

Fijaos la diferencia: En uno, el cargo se tiene un máximo de 9 años (no renovable en el siguiente plazo) y en el otro es de por vida. En uno, cada 3 años entra «sangre nueva» y en el otro entra «sangre nueva» según se vayan muriendo.

Esto significa que nuestro sistema está pensado (afortunadamente) para que se adapte, para que la mirada que se hace a la Constitución sea actual, no se fosilice: que los que van a decidir las mutaciones constitucionales estén en el «hoy» de la sociedad plural española.

El Constitucional es así de grande y de «renovado» para asegurarse de que distintas sensibilidades jurídicas están presentes en los debates y que hay una rotación continua de sus miembros. Y hay miembros con una sensibilidad más conservadora y otros con una más progresista. Y luego, en caso de que no haya unanimidad, se vota y se publican las sentencias y los votos particulares.

Y aquí vuelvo al origen de todo: son ellos, son ese cuerpo que se renueva por tercios y que no puede tener ningún miembro más de 9 años (sí puede pero no consecutivamente) el que ha de decidir la interpretación de las palabras de la Constitución. Y es bueno. Porque la mutación constitucional es la que hace que una Constitución sea algo «vivo».

Y ahora vuelvo a los ejemplos que puse al principio.

El «todos tienen derecho a la vida» viene porque el Constituyente, como no se ponía de acuerdo en lo del aborto: lo dejó en «todos», y que fuera el Tribunal Constitucional del futuro (está redactado en 1978) el que decida sobre el derecho al aborto.

El ejemplo del matrimonio gay y la gente binaria es uno de esos ejemplos en los que, probablemente, ni estaba en la cabeza de los Padres Constituyentes. Así que el TC tiene que decidir si lo querían prohibir, en igualdad de circunstancia y pensando que esos señores están en el hoy en día, o no.

El que salga especificamente «la Iglesia Católica y demás confesiones», es obvio, que da una preponderancia constitucional especial a la Iglesia Católica con respecto a todas las «demás confesiones». Que no se declare laico el Estado es porque el Estado no es laico. Y esto es obvio que lo quiso así el Constituyente.

El último ejemplo, es un tema más bonito y que trataré en otro post.

Y, como soy un romántico, sólo quiero deciros que, por todo lo que os he explicado más arriba, toda la Constitución, TODA ELLA, está en el artículo 1.1 de la Constitución, en esas 30 palabras y no otras, y en ese orden y no otro:

«España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.»

El resto de la Constitución, es explicar explicar el cómo proceder a partir de esas 30 palabras.

PD: El proyecto constitucional chileno era infumable. No eran conscientes de lo que estaban escribiendo. No al nivel de la mía de 16 años, pero weno.

Miquel Roca habla poco. Desde que ha dejado la política, se dedica a su (exitoso) despacho de abogados en Barcelona; un par de veces por semana se da la circunstancia de que paso de casualidad por la puerta de su edificio, y la verdad es que impresiona…

Pues bien: el Padre Autonómico de nuestra Constitución (es uno de los 7 padres y representaba a la minoría vasco-catalana), es como estos abuelos…no abre la boca, pero cuando la abre dice verdades como puños.

Y ésta ha sido una de esas circunstancias en que el Padre espiritual y material de la fallida operación reformista, ha hablado, y ha dicho una cosa:

«Todos los Magistrados del TC deberían de dimitir en Bloque antes de dictar sentencia sobre el Estatut».

Yo llego más lejos: Deberían dimitir en bloque antes de que termine el día de hoy. El espectáculo que están dando esos señores, intérpretes últimos de la Constitución, es deplorable; jugando a política, a unos sí otros no. Los del PSOE piensan que lo comenzó el PP, y los del PP piensan que lo comenzó el PSOE; pero me da igual; la casa está sin barrer. Hay que limpiarla.

Decía el otro día Artur Mas que el TC no está legitimado para hablar sobre el Estatut, y estoy «casi» de acuerdo.

Casi, porque donde él dice «el», yo lo cambio por «este»; es decir, el TC claro que puede hablar de la constitucionalidad o no del Estatut, del Rey, y de Educación para la Ciudadanía. El problema es «este» Tribunal Constitucional; el de ahora; el de la señora Casas, la íntima de la segunda en el Poder Ejecutivo (hasta el punto de que hay imágenes de que la Excelentísima señora Vicepresidenta Primera del Gobierno le está echando una bronca de naricas a la Excelentísima e Ilustrísima Señora Presidenta del Tribunal Constitucional…Viva Montesquieu).

Decía que el problema es este Tribunal Constitucional de sectores, más politizado que nunca, unos del PP, otros del PSOE, y con el cadaver aún caliente, gente festejando su muerte porque ahora tiene mayoría progresista el TC.

Me dan vergüenza todos los Magistrados del TC; los 12 que hay ahora mismo, por haber desprestigiado de esa manera uno de los pilares de la Democracia.

Por el bien de la Democracia, que dimitan todos; y si es antes de que se ponga el sol, mejor.

El día de la Hispanidad, hubo una entretenida conversación entre la Excelentísima Señora Vicepresidenta Primera del Gobierno (Poder Ejecutivo), y la Excelentísima e Ilustrísima Presidenta del Tribunal Constitucional (Poder Judicial).

En esta conversación, celebrada en un momento tan poco solemne como el desfile Militar de la Fiesta Nacional, se ve que la Señora de la Vega, abroncaba a la señora Casas. Y estoy total y absolutamente convencido, de que la bronca versaba sobre algún tema que nada tiene que ver con política.

Porque si personas de dos poderes diferentes, que han de tener total independencia uno de otro, hablasen sobre política, o una le echase la bronca a la otra, por cualquier cuestión que pudiera tener que ver con la política, y uno de ellos es el Presidente del Tribunal Constitucional, sería imperativa la recusación inmediata del Juez con respecto a cualquier caso en el que tenga que ver algo el Poder Ejecutivo, ya que se podría dudar de la imparcialidad del mismo (Bueno, en este caso de la Excelentísima e Ilustrísima misma).

Como no se ha producido la dimisión de nadie, ni la señora Casas se ha autorecusado de nada, asumo que estaban discutiendo sobre «Escenas de Matrimonio», o sobre «Soy más listo que un niño de Primaria».