constitucion

Gabriel Cisneros Laborda, Diputado en casi todas las legislaturas, Padre de la Constitución, Diputado del PP, miembro de la Convención Constitucional Europa, secuestrado por ETA, etcétera, ha muerto.

Cisneros era uno de los siete padres de la Constitución, nombrado por la UCD con Pérez Llorca y Herrero de Miñón. Y buena parte de lo que es hoy en día España, se lo debemos a él.

No ha muerto un Diputado del PP; ni un Diputado; ha muerto uno de los arquitectos de esta España en la que vivimos. Que podría ser mejor, sí. Pero también mucho peor.

Pero para lo bueno y para lo malo, ha llevado a España al lugar en el que está ahora. Y no está nada mal donde está.

Ha muerto uno de los siete padres de la Constitución. Pero su obra le sobrevive. Y ese es, creo yo, el mejor tributo que se le puede hacer.

Si se decía de Zapatero (antes, ya no), que tenía Baraka, ¿Qué decir de Sarkozy?

La Izquierda en Francia, ni está, ni se le espera; sólo algunas personas del socialismo (Bernard Kouchner, Strauss-Kahn, Sególène, y Lang, están haciendo algo interesante); los «rivales» de Sarkozy dentro de la Derecha, Chirac y Villepin, están o imputados, o llamando a la Inmunidad Presidencial por el tema de Clearstream.

Con lo que, efectivamente, tenemos una Hiperpresidencia. El cargo de Primer Ministro, ha quedado puramente ornamental y accesorio; y en esto se presentan una serie de problemas.

Constitucionalmente en Francia, el Presidente de la República, tiene principalmente la función de ser un Poder Armónico, que está por encima de los otros tres poderes, y que personifica la totalidad de la Nación (Por eso, y porque antes el mandato Presidencial era de 7 años, se le llamaba la Monaquía Republicana). Pero no un Poder Armónico puro, en tanto en cuanto tiene enormes competencias en el ámbito del Poder Ejecutivo, e incluso del Legislativo.

Siempre he pensado, que Francia, más que una República Semipresidencialista es una República Casipresidencialista; y que la parte de «Poder armónico», es pequeña (quizá más, en aquellos momentos en los que hay cohabitación).

Jack Lang, uno de los 13 sabios que está en la Comisión para la Reforma de las Instituciones, con buen criterio, creo yo, ha propuesto suprimir la figura del Primer Ministro, para que el Presidente de la República, sea, lo que en esta Presidencia es de facto, Poder Ejecutivo.

Claro que ello implicaría la necesidad de reequilibrar poderes; El Presidente no puede ser Poder Ejecutivo, Poder Armónico, y además con la capacidad de disolver la Asamblea, promover iniciativas legislativas de consulta directa a la Nación, etcétera.

Se dice que los Franceses están hartos de la cohabitación porque provoca parálisis; pero les gusta cambiar con mucha frecuencia de mayoría parlamentaria; es posible que lo mejor para Francia a día de hoy, sea un sistema mixto, a lo americano; un Presidente de Francia con mucho Poder, pero unas cámaras que no se pueden disolver, y con bastantes «check and balances».

En cualquier caso, aunque se siga en la V República, la República desde que está Sarkozy, es algo distinta a la que tuvieron sus predecesores. Ansioso espero a que el Comité presente sus conclusiones.