constitucion

De joven era yo especialito. Bastante, bastante especialito. Tan especialito que mi primera Constitución la escribí con 16 años.

Sí, mis primeros años fueron duros xD.

Esa Constitución que hice, que ahora sé que no tenía ni pies ni cabeza, estaba muy centrada en la parte de la organización del Estado. Y todo lo demás, que para mí era paja, lo dejaba porque tampoco entendía muy bien para qué estaba ahí: qué significaba que se enumeraran una serie de cosas que para mí no tenían una función clara. Luego, me puse a estudiar, pasaron años y años, y ahora ya entiendo un poco más la cosa.

En una Constitución cada palabra está elegida, y el orden de las palabras está elegido. Y el orden de los artículos. Y lo que no sale, es porque se ha querido que no salga.

Os voy a poner una serie de ejemplos de estas cosas que a mí me gustan con nuestra Constitución (podría hacerlo también de otras, pero sería puro estupendismo).

La primera frase del artículo 15 dice esto: «Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes».

Fijaos en la primera palabra. No dice todas las personas. No dice todos los nacidos. No dice los nacidos y los no nacidos. Dice «todos». Y, ¿qué significa «todos»? ¿Por qué no dice «todas las personas»?

Otro ejemplo. El artículo siguiente, en el apartado tres dice esto: «Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones».

¿Qué cojones significa esto? ¿Somos un estado laico o no? El que diga «Iglesia Católica y las demás confesiones», ¿implica que hay algo especial con la Iglesia Católica o es irrelevante ponerla o no?

El último ejemplo que os voy a poner (pero hay muchos más) es el que más me gusta y, por lo que he visto, mucha gente no se da cuenta: ¿por qué se dejó fuera del procedimiento agravado de reforma constitucional al propio Título X, que es el que regula el procedimiento para hacer una reforma constitucional?

Estos ejemplos sirven para explicar lo que quería expresar. Todo, to-do, TODO lo que dice una Constitución y lo que no dice, el orden de las palabras, cómo lo dice o cómo decide no decirlo tiene una razón. No hay nada que esté ahí porque weno o porque mola, o que «sea irrelevante».

Y cuando hay dudas, para eso está el Tribunal Constitucional, que hace una cosa que se llama «mutación constitucional». Por decirlo así, es una interpretación de lo que dice la Constitución al albur del tiempo actual (o del tiempo en el que ha de emitir una sentencia).

Sería algo así como: si en ese momento se interpretaba que el derecho a X correspondía a una serie de cosas, ¿qué podemos colegir que diría el Constituyente de verse en la situación actual, con las cosas nuevas que hay?

Por poner otro ejemplo que viene estupendo: el artículo 32 dice que «El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica». La realidad en el mundo es que ahora entramos en el tema de los géneros, personas no binarias y cosas que yo no entiendo muy bien, pero que están ahí.

Teniendo en cuenta ese artículo de la Constitución y entendiendo el mundo de hoy en día, podemos decir que la Constitución impide que las personas de género no binario tengan derecho a casarse? ¿O los gays, que no son parejas formadas por un hombre y una mujer, sino que son dos hombres o dos mujeres?

Hay juristas que dicen que sí y juristas que dicen que no. Y los que deciden son los juristas del Tribunal Constitucional. Y aquí quiero decir una cosa sobre cómo se elige al Constitucional y por qué se elige así. Confiad en mí que todo al final tiene un sentido.

Nuestro TC tiene un cojón de gente. Son 12 personas. Esas doce personas tienen un mandato de 9 años cada uno y se renueva por tercios (4 personas) cada 3 años: 4 el Congreso, 4 el Senado, 2 el Gobierno y 2 el Consejo General del Poder Judicial.

En los Estados Unidos, no tienen Tribunal Constitucional. Tienen un Tribunal Supremo que hace las veces de Tribunal Constitucional, en el que tienen 9 jueces. Esos nueve jueces están ahí de por vida. Y se va renovando cuando uno de ellos se muere.

Fijaos la diferencia: En uno, el cargo se tiene un máximo de 9 años (no renovable en el siguiente plazo) y en el otro es de por vida. En uno, cada 3 años entra «sangre nueva» y en el otro entra «sangre nueva» según se vayan muriendo.

Esto significa que nuestro sistema está pensado (afortunadamente) para que se adapte, para que la mirada que se hace a la Constitución sea actual, no se fosilice: que los que van a decidir las mutaciones constitucionales estén en el «hoy» de la sociedad plural española.

El Constitucional es así de grande y de «renovado» para asegurarse de que distintas sensibilidades jurídicas están presentes en los debates y que hay una rotación continua de sus miembros. Y hay miembros con una sensibilidad más conservadora y otros con una más progresista. Y luego, en caso de que no haya unanimidad, se vota y se publican las sentencias y los votos particulares.

Y aquí vuelvo al origen de todo: son ellos, son ese cuerpo que se renueva por tercios y que no puede tener ningún miembro más de 9 años (sí puede pero no consecutivamente) el que ha de decidir la interpretación de las palabras de la Constitución. Y es bueno. Porque la mutación constitucional es la que hace que una Constitución sea algo «vivo».

Y ahora vuelvo a los ejemplos que puse al principio.

El «todos tienen derecho a la vida» viene porque el Constituyente, como no se ponía de acuerdo en lo del aborto: lo dejó en «todos», y que fuera el Tribunal Constitucional del futuro (está redactado en 1978) el que decida sobre el derecho al aborto.

El ejemplo del matrimonio gay y la gente binaria es uno de esos ejemplos en los que, probablemente, ni estaba en la cabeza de los Padres Constituyentes. Así que el TC tiene que decidir si lo querían prohibir, en igualdad de circunstancia y pensando que esos señores están en el hoy en día, o no.

El que salga especificamente «la Iglesia Católica y demás confesiones», es obvio, que da una preponderancia constitucional especial a la Iglesia Católica con respecto a todas las «demás confesiones». Que no se declare laico el Estado es porque el Estado no es laico. Y esto es obvio que lo quiso así el Constituyente.

El último ejemplo, es un tema más bonito y que trataré en otro post.

Y, como soy un romántico, sólo quiero deciros que, por todo lo que os he explicado más arriba, toda la Constitución, TODA ELLA, está en el artículo 1.1 de la Constitución, en esas 30 palabras y no otras, y en ese orden y no otro:

«España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.»

El resto de la Constitución, es explicar explicar el cómo proceder a partir de esas 30 palabras.

PD: El proyecto constitucional chileno era infumable. No eran conscientes de lo que estaban escribiendo. No al nivel de la mía de 16 años, pero weno.

Podemos

Vuelvo a este abandonado blog para dar una pincelada sobre eso que la chica nueva en la oficina dice sobre lo que quieren hacer en materia constitucional en España.

Habréis escuchado por aquí y por allá esas expresiones de «abrir el candado del 78», y «abrir un proceso constituyente». Y de eso quiero hablar un poco; pero antes de entrar en materia, vamos a hacer un pequeñísimo repaso a la Constitución Española.

Nuestra vilipendiada Constitución, tiene un Título, el Título X, que se titula «De la Reforma Constitucional». En ese título (por resumir mucho, mucho), se dice que para hacer una reforma normal de nuestra Carta Magna, se requieren 3/5 del Congreso, 3/5 del Senado, y no hace falta un referéndum, salvo que lo pidan 35 diputados.

Luego está la reforma agravada. Esta es más divertida. Básicamente dice que si se quiere una revisión constitucional (profunda, vamos), o que si quieres tocar chicha de lo que es España (Título Preliminar, Derechos Fundamentales, la Corona), requieres 2/3 del Congreso; 2/3 del Senado; Elecciones Generales; 2/3 del nuevo Congreso; 2/3 del nuevo Senado y luego un Referéndum. Total, un drama.

Bien; estas cosas se hacen para asegurarse de que cuando se reforme la Constitución (sobre todo en temas que tocan de lleno la forma política de España), se haga con un muy amplio acuerdo político y social.

Acabado el pequeño repaso al Título X de la Constitución, vamos al tema de «abrir el candado del 78».

Bien; nuestros amigos podemistas, dicen que quieren abrir un «Proceso Constituyente». Para no hacerlo muy árido, os diré que esencialmente la cosa funciona así: El Pueblo es Soberano. No hay nada por encima del Soberano, que para eso tiene la Soberanía. Por ello, el Soberano tiene el Poder Constituyente; que hace y deshace. Como Dios, pero para las cosas políticas, digamos.

La norma política superior que hay en el Estado, emanada directamente del Poder Constituyente, es la Constitución; hecha por un Poder Constituyente Originario. Y todos estamos sujetos a ella. Todos. Esa Constitución está hecha por una Asamblea Constituyente. Se aprueba la Constitución, y se disuelve esa Asamblea con ese poder (porque esa Asamblea sólo se elige para eso, una sola vez). Y luego, para reformarla o revisarla, está el Poder Constituyente derivado, que por hacerlo breve, es el que hace lo que dice el Título X (Se llama Poder Constituyente-Constituído; el Congreso y Senado por mayorías reforzadas, con o sin referéndum).

Hasta aquí bien, ¿no?

Pues bueno. Como obviamente para reformar la Constitución hacen falta unas mayorías muy amplias y nuestros amigos podemistas previsiblemente no la van a tener ,¿qué se puede hacer? Pues muy fácil. Decir: Como el Pueblo es Soberano y no hay nada por encima de él y además yo no tengo las mayorías para reformar la Constitución siguiendo las reglas que ella dice, pues me la salto a la torera, y digo: «Apelo directamente al Pueblo Soberano, hacemos una nueva Asamblea Constituyente que haga una nueva Constitución desde cero», y así me ahorro el engorro de tener que pactar con el resto la nueva Constitución, y se hace una nueva Carta Magna, con unas mayorías justitas, porque esa Asamblea es soberana, y puede aprobar lo que le dé la gana y con la mayoría que se quiera (incluso simple), y luego se vota.

Eso es lo que se ha hecho en nuestros queridos países hermanos, como Venezuela, Bolivia o Ecuador. Saltarse a la torera la Constitución Vigente; convocar una Asamblea Constituyente y crear una nueva Constitución, la que me mola de verdad, apelando al «Pueblo Soberano». Y así hacemos la Constitución que nos dé la gana, sin tener la incomodidad liberal de hacer una Norma Fundamental para todas las sensibilidades políticas.

Mola, eh?

ConstituciónA mí me han gustado de siempre las Constituciones. Era tan absolutamente friki, que con 16 años escribí una nueva para España (mis cositas). Luego, con el tiempo, aprendes que cosas que te parecen chorradas de la Constitución no lo son, y cosas que pensabas que eran fundamentales, son grandes tonterías de chaval de 16 años preocupado por los vacíos de poder.

Bueno. El caso es que de pronto nos hemos sacado de la manga una reforma constitucional express, que se va a aprobar en 15 días, en la que se mete por calzador los principios de estabilidad presupuestaria, etcétera, etcétera.

Primero voy a hablar un poco del qué, y luego otro poco del cómo (la parte que más me mola).

Esta reforma constitucional es un brindis al sol. Sí, sí; un brindis al sol.

Si sale la reforma que se dice que saldrá, lo que tenemos es que debemos de ir a la estabilidad presupuestaria por ciclos (es decir, aire), y que el tope de déficit debe ser fijado por ley orgánica.

A mí me mola esta forma bastante más que poner un cerrojazo del 0.35 en la Constitución (a la alemana); el problema es que a los mercados no les va a hacer tanta gracia, porque el que lea bien la reforma se dará cuenta que no compromete a nada…Es un poco como lo de la vivienda en la Constitución…un principio de…bueno…se intentará. (No hay controles ni nada por el estilo).

Además el tema de que sea por ley orgánica significa que cualquier gobierno va a poder poner un déficit del 5%, y lo único que necesita es mayoría absoluta (algo bastante plausible si eres Gobierno). Total, que a los mercados no les va a tranquilizar en exceso. (Dicho esto, el tema es que creo que a los mercados no los va a tranquilizar nada, ni si privatizamos todo el estado social; esto es una crisis sistémica y creo que los tiros no van por ahí)

Total, que tenemos una reforma que a los que no somos mercado (entiéndase lo que digo), no nos parece tan excesivamente mal, y a los mercados les va a dar igual, porque operativamente, en el mundo real, no va a implicar nada (quizá algo en el tema de los ayuntamientos), pero no lo suficiente como para tranquilizarlos, y además, da igual, porque a los mercados no los va a tranquilizar nada de nada…

Con respecto a la parte que me mola, que es el cómo, aquí he tenido grandes discusiones al respecto, y aunque lo digamos Llamazares y yo solitos, lo sigo pensando: Esta reforma es un fraude de Ley. Voy a dar mis razones, aunque sé que no vais a estar de acuerdo.

Para dar mis razones, me tengo que ir unos años para atrás, a 4º de carrera. Allí dábamos Derecho Constitucional, ya mí que siempre me han gustado estas cosas (y que además soy un poco tocapelotas), se me metió en la cabeza que, dado que el Título X (referido a la reforma constitucional), quedaba fuera del procedimiento reforzado, nada impedía que por 3/5 se reformara el título X, eliminas el procedimiento reforzado, y luego un mes después cambias la Constitución como te dé la gana. Todo muy legal; todo dentro del procedimiento. Con 3/5 modificas el Título X, eliminas el procedimiento reforzado para (por ejemplo) el Título II y el preliminar, y 15 días después, por 3/5 modificas esos títulos y ya tenemos una República (más o menos; sé que no es tan sencillo, pero quiero que entendáis lo que quiero decir).

Pues mi profesor decía que no, que era un fraude de Ley. Y era un fraude de Ley porque aún atendiendo a la letra de lo que decía la Constitución, era violentar el espíritu de la reforma constitucional, y que había que entenderlo como un todo y tal.

Bueno; pues al principio no estaba de acuerdo (yo pensaba que era una puerta de atrás dejada voluntariamente por lo que pudiera pasar); pero con el paso del tiempo, reconozco que mi opinión cambió y ahora entiendo las razones que daba mi profesor: Eso es pervertir la esencia de la reforma constitucional.

Volvemos a hoy en día.

Tenemos:

1.- Unas Cortes fuera del período de sesiones ordinario.
2.- Un anuncio del Presidente del Gobierno de que las elecciones serían en 3 meses.
3.- Una reforma express ejecutada en 15 días y a toda prisa.
4.- Un cambio constitucional que (según la forma en que se haga), modifica más la vida de los españoles que si ponemos monarquía o república.
5.- Un cambio constitucional que según como se haga podría modificar la capacidad de la política económica de gobiernos venideros (es decir, cierras el abanico ideológico de políticas económicas via Constitución).

Dice la doctrina que las constituciones las crean los poderes constituyentes, organos que vienen directamente del soberano y que tienen como función única el crear una constitución; tienen poder de hacer y deshacer.

Luego, para las reformas constitucionales, unas Cortes (que no son poder constituyente, sino poder constituído), se transforman en poder Constituyente-Constituído, para reformar la Carta Magna.

Muy bien. El problema (para mí) es que, estas Cortes no tienen legitimidad para actuar de Constituyente-Constituído. Son Cortes moribundas, a 3 meses de unas elecciones, donde se quiere hacer una reforma que puede tener (en este caso parece que no pero podría ser que sí) calado y se hace con nocturnidad, alevosía y en vacaciones. Eso, por mucho que respete la letra de la ley, sostengo que va absolutamente en contra del espíritu de lo que ha de ser una reforma constitucional.

Las Cortes semi-disueltas, elecciones convocadas de facto a 3 meses vista, fuera del periodo de sesiones ordinario y nos meten una reforma constitucional…eso es una burrada, que si ocurriera en Venezuela, por mucho que respetara la letra de la ley Chavez, diríamos que es una barbaridad y que es violentar el espíritu de la ley.

Por eso, para mí, la única forma de darle legitimidad a este sindios es convocando un Referendum. Ya no sólo por razones puramente jurídicas (porque sí creo que, de acuerdo con el espíritu de la reforma constitucional, esto requeriría un procedimiento reforzado, de 2/3,2/3, elecciones, 2/3,2/3 y Referendum), sino que por razones políticas, estas Cortes no tienen legitimidad (sí, hablo de legitimidad) para actuar de Constituyente-Constituído.

Tengo amigos que dicen que si las Cortes no están disueltas jurídicamente tienen plena legitimidad para hacer una reforma constitucional express fuera del periodo ordinario de sesiones a 3 meses de unas elecciones. Pueden actuar de Constituyente-Constituído. Y yo no estoy de acuerdo. No tienen legitimidad para hacerlo.

La ley, no es sólo la letra. También es el espíritu. Y honradamente pienso, que aquí, siguiendo al pie de la letra la ley, se está violentando su espíritu. Y eso no se puede hacer.

Sé que todo el mundo está en desacuerdo conmigo. Muy bien. Pero es lo que pienso. Esta reforma no es legítima.

Pero nos la comeremos con habas, porque aquí somos así.

España, en política, es un país curioso. Usamos para la política más las tripas que la cabeza. Y supongo que yo, el primero.

Yo pienso que el Presidente Zapatero, es de las peores cosas que le ha podido pasar a España con respecto a su unión y concordia (sociopolítica, no territorial); porque ha tratado de llevar a cabo su programa de máximos. Y a eso renunciaron-renunciamos todos en la Transición. Y lo ha hecho, aunque el precio de haya sido no contar con la otra mitad del país; lo ha llevado a cabo por el procedimiento de «la mitad más uno».

Ésto, a la hora de gobernar diariamente esta bien; pero en las cosas transversales, esta mal; muy mal, porque creas brechas políticas.

Pero bueno; abstraigamos un momento, las tripas.

Elecciones políticas con las que, objetivamente, el Presidente Zapatero, a pesar de poder no hacerlo, ha dividido el país:

1.- Cambios en el Bloque de Constitucionalidad.

La Doctrina, y el mismo Tribunal Constitucional, dicen que hay una serie de leyes, que con la Constitución, hacen lo que se denomina el «Bloque de Constitucionalidad»; sustancia, vaya; leyes que normalmente se hacen y deshacen, tocan y quitan, con un gran consenso parlamentario, al menos.

Zapatero quiere cambiar una serie de leyes, que cambian la «sustancia» de lo que a día de hoy es España. Y el PP no.

Supongamos que es cierto que el PP esta intratable. Dos opciones; una que no divide, y otra que sí.

a) Como es bloque de constitucionalidad, y con esto no se juega si no hay consenso, así se queda.
b) Apruebo lo que quiero yo con el 55%, a pesar de que sea bloque de constitucionalidad.

De las dos opciones, el Presidente Zapatero, eligió la opción B.

2.- Cambio de la política Antiterrorista.

El Gobierno del Presidente Zapatero, llega al Gobierno con una política antiterrorista con respecto a ETA, avalada por el 80% del Congreso. Decide cambiarla, y en ésta nueva política, obtiene al 55% del Congreso.

Supongamos que es cierto que el PP está intratable. Dos opciones; una que no divide, y otra que sí.

a) Como no hay consenso entre las dos grandes fuerzas, y se viene de un consenso del 80% del Congreso, se mantiene esa política del 80%.
b) Cambio a la política del 55%.

De las dos opciones, el Presidente Zapatero, eligió la opción B.

3.- Gobernador y Subgobernador del Banco de España.

La regla siempre ha sido la misma: Algiuen independiente cercano al Gobierno el Gobernador, y cercano a la Oposición el Subgobernador.

En este caso, el Gobernador es el Secretario de Estado con Zapatero.

En el caso del Subgobernador, PSOE y PP no se pusieron de acuerdo. Supongamos que es por lo que dice el PSOE, que es porque el PP no quiere pactar nada. Vale. ¿Qué opciones tiene el Gobierno? Una que no divide y otra que sí:

a) Elegir a un Subgobernador del Banco de España, independiente pero de cierto «conocido talante» cercano a la Oposición.
b) Elegir a un Subgobernador también, cercano al PSOE.

De las dos opciones, el Presidente Zapatero, eligió la opción B.

Pongamoslo de otra forma.

Yo soy un Partido Político. ¿Qué sería el culmen para mí? Poder aprobar el máximo de mi ideario, sin tener que pactar nada, porque si no pacto nada, no renuncio a nada. ¿Qué opciones tengo?

Supongamos que es cierto que el PP está intratable y que no hay pactos posibles. Dos opciones; una que no divide, y otra que sí.

a) Renunciar a máximos en pos de la concordia, porque no es el momento, o simplemente, «no se puede», por no haber consenso social suficiente.
b) No pactar nada e ir a mi programa de máximos.

De las dos opciones, el Presidente Zapatero, eligió la opción B.

Efectivamente; tripas aparte, el hecho objetivo es que, Zapatero ha tratado de aplicar su programa de máximos. Y a eso renunciaron todos en la Transición.

Por eso, considero al Presidente del Gobierno, de las peores cosas que le pueden pasar a la concordia de la Sociedad Española.

Yo ya he dicho, y reitero, que a este país le hace falta un cambio de arriba abajo, empezando por la territorialidad y terminando por la monarquía. Pero hacerlo sin consenso, nunca, nunca, nunca.

Y menos en un país como éste, donde tenemos los antecedentes históricos que tenemos.

«Estamos frente a un adversario que no respeta la democracia»
Hugo Chávez, Presidente de Venezuela

 

En Venezuela, el Presidente de la República, Hugo Chávez, ha propuesto una reforma de la Constitución que se estableció en 1999.

Según tal propuesta, se reformarían 33 artículos, entre lo que se destacaría la ilimitada reelección Presidencial (ojo, sólo la Presidencial, aunque hay grupos prochavistas que quieren que se extiendan a todos los cargos), aumentar el mandato presidencial de seis a siete años, darle rango constitucional al concepto de «bolivariana y antiimperialista» de las Fuerzas Armadas, la eliminación de la autonomía del Banco Central, la aplicación de una reforma a la división político-territorial del país, etc.

Entre las perlas constitucionales, está «la promoción a las empresas que se desarrollen en el marco de la propiedad social y colectiva». La gracia de ésto, es la siguiente: Eso no significa que el Estado ayudará a estas empresas, sino que cualquier acción comercial de otras empresas que afecten a estas empresas, será prohibida…Además, se dejaría la puerta abierta a que el Gobierno decida que el destino de la producción de las empresas privadas (normales) debe favorecer a la economía socialista, en el caso de que las empresas sociales y colectivas sean afectadas por las prácticas de las unidades productivas tradicionales. Toma democracia.

Más…»En general no se permitirán actividades, acuerdos, prácticas, conductas y omisiones de los y las particulares que vulneren los métodos y sistemas de producción social y colectiva con los cuales se afecte la propiedad social y colectiva o impidan o dificulten la justa y equitativa concurrencia de bienes y servicios», dice el artículo 113 de la propuesta. Anda que no es peligroso este párrafo…Porque con la excusa de este artículo se puede prohibir cualquier cosa.

Otra perla más…cuando el Ejecutivo dicte una expropiación, por causa de utilidad pública o interés social, podrá proceder a la ocupación previa, incluso si no se ha pagado la indemnización al dueño original…

Y por cierto; el Petroleo ya será constitucionalmente de titularidad Estatal.

Chavez dijo que, apelando al poder constituyente originario que alumbró la Constitución del 99, se ha de seguir «derrumbando puertas» en el proceso de construcción de la «Venezuela bolivariana y Socialista». (Por cierto; esto está muy bien…porque quiere que un Poder Constituído, la Cámara Legislativa actual, sea ¡Constituyente-Originario! Sí, sí, Constituyente Originario, no Constituyente-Constituído como en los sitios normales…Esto es nuevo en Doctrina Política…)

En fín, este buen señor, que ha pedido a sus seguidores un periodo de intenso debate para profundizar en el «Proceso Revolucionario» de Venezuela, dice que la suya es «una Revolución Pacífica pero armada»..Ruego a algún progre que me explique qué significa eso…

De todas formas, en este tema queda aún tela que cortar, porque según una encuesta de la empresa venezolana Hinterlaces, el 54% de los venezolanos desaprueba de la propuesta de reforma de Chávez, mientras que sólo el 26% la apoya. Y lo más curioso de todo, es que el 48% de los encuestados dijeron ser simpatizantes de Chávez, lo que sugiere que muchos chavistas no aplauden con las orejas el plan de reelección presidencial.

Por lo demás, el señor Chavez, (que en algunas cosas me recuerda a alguno de por aquí), no ha hecho más que atacar a la Oposición, que no está presente en el Parlamento, ya que boicoteó las elecciones por no ser libres…Sí…el 100% de la Asamblea Nacional es prochavista. En-te-ra.

Alguien debería de explicar allí (y aquí), que la Democracia es el Gobierno de la Mayoría, SALVAGUARDANDO los derechos de la Minoría…Supongo que ese día de clase algunos, entre ellos el Señor Chávez, no fueron a clase.

Y mientras, la Directora de nuestra Biblioteca Nacional, la señora Regàs, defendiendole

Si alguien quiere saber más sobre el movimiento prochavista, lo puede leer todo en aporrea.org.

En fín…Estos son nuestros aliados en Política Exterior.

PD: Está muy bonito eso de hacer propaganda en las desgracias…

Estas son las latas de atún que se envían «desde ninguna parte» según el Gobierno Venezolano, a los afectados por el terremoto en Perú, con la foto de Chavez, del perdedor de las elecciones peruanas, Ollanta Humala y el mensaje «Ante los saqueos, desesperación y caos. Solidaridad con nuestros compatriotas»

Lo dicho. Muy bonito.