Posts Tagged ‘ usa

Ponga un Obama en España

Barack Obama, le ha hecho recientemente una crítica a Hillary Clinton, diciendo que un Presidente ha de unir a la nación y no dividirla (como ha hecho, a partir de 2003 George W. Bush, o según él, podría hacer Hillary Clinton).

En Estados Unidos, es muy importante la idea de que el Presidente lo ha de ser de todos; de Republicanos, Demócratas, Conservadores, Libertarios, etcétera. Incluso llevando a cabo su política, ha de hacerlo tendiendo la mano a los adversarios, tratando de ser “un Presidente de todos”. Precisamente por ello, en general los Presidentes de Estados Unidos tratan de ser transversales; generalmente tienen valores de uno y de otro lado, o incluso, nombran secretarios del Gabinete del otro partido.

Lo mismo pasa en Francia con Sarkozy.

Y miro a España y me da vergüenza. Me da vergüenza la calaña de políticos que tenemos. Me da vergüenza mi Presidente, porque divide al País entre buenos y malos, y encima va de que no lo hace. Me da vergüenza la Oposición, porque divide al país pidiendo que el Gobierno siga la política que la Oposición dice. Me da vergüenza cómo ambos se dedican a tirar basura a la otra mitad del país…

Me da vergüenza. Me avergüenzo de Rajoy, al que aún no le he escuchado admitir que el Gobierno haya hecho algo bueno. Me avergüenzo de Zapatero, el que dice “que nunca ha aprendido nada de la Derecha”. ¿Y este es el Presidente de todos? Porque aquí esta la doble moral de la Izquierda: El otro día, hablando con cierta persona que tiene cierta influencia en el PSC, me dijo que qué envidia tenía de la Derecha francesa, porque Sarkozy reconocía que había aprendido cosas también de pensadores de la Izquierda, no como la Derecha en España. Le pregunté que qué opinaba entonces de que Zapatero dijera que no había aprendido nada de la Derecha nunca, y dijo que no era lo mismo.

Me da asco la doble moral de todos, de unos y de otros; esa necesidad de no ver lo bueno que tienen los adversarios, el creerse con la razón absoluta (y ahora decidme que eso no vale tanto para unos como para otros).

Se dice que cada país tiene los políticos que se merecen.

Yo creo que no. Que nos merecemos otros políticos, y lo sabemos. Pero no sabemos exactamente la manera de quitarnos a estos de encima.

Así que, sí, tengo envidia de esa busqueda de la “Transversalidad” de los candidatos presidenciales en USA. Quiero un Barack Obama que al menos “intente” unir a este país que, cada día más, deja de ser una España y pasan a ser dos…

Ojalá aprendieran. Zapatero, Rajoy, y la respectiva cohorte de Pepesblancos, Acebes, Sopenas, Losantos, y Gabilondos que tienen detrás suya.

A veces es necesario irse a casa

La vida política es muy curiosa; porque se rige exactamente por el contrario de la vida normal.

En la vida normal uno es inocente hasta que muestre lo contrario. En la vida politica, uno es politicamente culpable hasta que se muestre lo contrario.

Y si alguna vez algo te salpica, poco puedes hacer; los efectos colaterales, en la mayoría de los casos, no te dejarán continuar.

Imaginemos: Eres ministro Portavoz. Y resulta que se dice que tu hermano se ha estado lucrando con unos terrenos, o qué se yo.

El proceso “penal”, sigue su camino, lento y tortuoso…Pero políticamente…¿Qué?. Imaginemos que tú no tenías ni idea del tema, y están investigando si es cierto que no sabías nada…

¿Qué has de hacer?¿Seguir en el cargo como si nada? Aunque lo intentaras; ¿Podrías? Porque ahora la gente te miraría de otra forma, cuando tienes que reunirte con los medios de la Prensa, o con grandes empresarios, o con ministros extranjeros… ¿Harás el trabajo, por el bien de tu país, igual de bien? Y sobre todo. ¿Tendrás la misma credibilidad que antes, mientras se investiga y no? ¿Tendrás el mismo margen de maniobra que antes?

Porque aquí viene también el papelón del superior: El Presidente…¿Ha de cesarte o pedirte tu dimisión? Eso implicaría que condena a su colaborador, o que reconoce que es posible que hiciera un nombramiento que no estaba a la altura del cargo; pero por otro lado, si le hace seguir, se puede ver como “que aquí hay algo que no está claro”, que el Presidente está amparando y tapando la corrupción, o qué se yo.

Por eso, en este tipo de temas, cuando la cosa llega a uno, malo.

Supongo que es lo que le tuvo que pasar al Presidente González con Serra con el caso Crillón, al Presidente Aznar con Rato con el HSBC, o al Presidente Zapatero con Magdalena Álvarez (sabe que erró nombrándola Ministra, pero si la cesa deja claro que reconoce que se equivocó al nombrarla).

Pues eso, más o menos, es lo que le ha pasado a Alberto Gonzales, saliente Fiscal General del Estado (O Secretario de Justicia, tanto monta) en Estados Unidos, mano derecha de George W. Bush, justificador legal de Guantánamo, etcétera.

De Alberto Gonzales dicen, que es el latinoamericano que más alto ha llegado en USA (mentira; ¿Qué clase de hispanoamericano es él, si no habla ni una palabra de Castellano?). Y ha sido el primero en caer, por una razón muy sencilla: Porque la mujer del Cesar, no sólo ha de ser virtuosa; sino que además ha de parecerlo. Y Gonzales, no sé si lo ha sido, pero en cualquier caso, no lo ha parecido. Y despidió a 8 fiscales sin la necesaria justificación Presidencial, y parece ser que podrían haber motivos políticos.

Total, que le ha presentado la dimisión a Bush, y se hará efectiva el día 17 de Septiembre. Bush, se ha deshecho en elogios hacia él, sí, pero le ha aceptado la dimisión. Porque, por todo lo que llevaba “encima”, no era, y no podia ser, eficiente en el puesto de Fiscal General.

Para continuar en un cargo público, aspectos legales aparte, hacen falta tres cosas:

1.- Confianza del que te nombra.
2.- Confianza de tus interlocutores habituales por el Cargo. (Por ejemplo; si eres Ministro Portavoz, confianza y fluidez con la Prensa)
3.- Confianza de la gente de la calle; o al menos, que no tengan la sensación de que…”mejor que pongan ya a otro”.

Si falla alguna de las tres, mejor vete a casa.

¿Ocaso del Imperio?

David Walker, es el Director de la Oficina de Contabilidad del Gobierno USA (GAO).

El GAO es lo más parecido a una oficina objetiva que se pueda pedir. Y este buen señor tiene un cargo que es “bipartisan”; es decir, no es republicano ni demócrata, si no que está por encima de la lucha partidista.

Pues bien; Walker ha presentado un informe en el que pinta las cosas muy feas en un escenario a medio-largo plazo para el Estados Unidos; dice que hay un déficit fiscal galopante debido a varios factores: Guerra, Sanidad, Inmigración, amenazas medioambientales, etc.

Con respecto a la la Sanidad y los Servicios Sociales, dice que “con la jubilación inminente de la generación del baby boom, los costes de la asistencia sanitaria creciendo en espiral, las tasas de ahorro cayendo en picado y una creciente dependencia de los prestamos extranjeros nos enfrentamos a riesgos fiscales sin precedentes?.

Sobre el terreno militar, dice que el descenso de las cifras de alistamiento es preocupante, hasta el punto que muchos soldados tienen que ir varias veces a Irak, o pasar 12 meses en casa, y 15 en el Frente. (De hecho, se ha empezado a comentar por fuentes cercanas a la Casa Blanca, que es una posibilidad el restablecimiento del reclutamiento militar obligatorio). Y aparte, está el problema económico: el dinero en guerras es “excesivisimo”….con tantos frentes abiertos (Irak y Afganistan, como mínimo, y Guerras por venir y mantener la Defensa)…

Total; que el cuadro que ha presentado es feo, muy feo. Habla de que lo que puede pasar a medio-largo plazo, es que en USA se encuentren con subidas enormes de impuestos, reducción bárbara de los servicios sociales, y venta de deuda publica americana por parte de gobiernos extranjeros (recordemos el otro dia a China, diciendole a USA que no se pusiera tonta, que si no vendía 900 mil millones de bonos USA, y hundía el dolar…) En suma; el Señor Walker viene a decir que USA va hacia una explosión de la Deuda.

La conclusión final que saca, es que la situación general Americana, se parece a la del Imperio Romano, cuando se acercaba su ocaso. Entre otras, ?la declinación de los valores morales y de la civilidad política en el país, y la presencia militar excesivamente extendida y confiada en países extranjeros, así como la irresponsabilidad fiscal del gobierno central?. Casi nada.

Este señor me recuerda un poco a mí a José Barea, que fue Director de la Oficina Económica de la Moncloa con Aznar, que tenía también ese toque “agorero” a largo plazo…

De todas formas, Walker también habló de lo que hay que hacer para evitar todo esto: Más infraestructura física. Miles de millones de dólares para modernizarlo todo; autopistas, alcantarillado, aeropuertos, etcétera. Pero el problema (para él), es que esos miles de millones, se usan en guerras, llevando a que las “infraestructuras y servicios público”, cada vez sean peores y tengan menos calidad, lo que llevaría a que la “construcción Imperial” se derrumbe por su propio peso.

Personalmente no estoy totalmente de acuerdo con ese análisis; porque creo que hace falta algo más que 8 años de Bush para que USA deje de ser el Imperio…

Hace unos años, con Clinton, la Pax Americana estaba en el Mundo, había un superavit, y America era la única Potencia.

Un ocaso de un Imperio, no viene de un día para otro (creo yo).

De todas formas, han sonado otras alarmas. El Banco Internacional de Pagos, que reúne a los bancos más importantes del planeta, habló de los posibles problemas mundiales con los que nos podemos encontrar. Por ejemplo, una ola inflacionaria general, o más desequilibrios en el comercio internacional, o el descenso del PIB del mundo.

Todo viene a colación, al final, del tema de las Guerras, y si la Guerra contra el Terrorismo, tal y como está enfocada, se puede pagar, o no. USA ha tenido otras guerras, pero económicamente, las guerras y las posguerras las manejan mejor los Presidentes demócratas que los republicanos, simplemente porque a los demócratas se les subleva la población “trabajadora”, menos. Y esto, creo yo, es fundamental. Porque en una guerra y una posguerra, o tienes a la masa social contenta, o mal, muy mal…

De todas formas, si he de elegir entre que el Imperio sea USA, o sea China, de calle, me quedo con USA.

A vueltas con el espionaje ruso

Está en boca de todos el tema del agente doble, Roberto Flórez García, que ha estado vendiendo secretos a Rusia de 2001 a 2004.

Antes de entrar en harina, comentar someramente el hecho de que en este tema, la actuación del Secretario de Estado Director del Centro Nacional de Inteligencia, Alberto Saiz, está siendo “extraña”.

Ha hecho una rueda de prensa para hablar del tema, cuando eso jamás se hace ni se debe de hacer (Se dice, que porque no tenía más remedio). En cualquier caso, craso error, y debería de dimitir o ser cesado. (De hecho, hay runrun de que este hombre no está a la altura; se dice que su número 3 se ha ido por desaveniencias con respecto al trato del tema del País Vasco, etcétera. Pero claro; “se dice”…)

Este tema, nos debe de hacer mirar con un poco más de atención al tema de Rusia, el nuevo/antíguo rol que quiere tomar, y las formas para conseguirlo, tema del que ya hemos hablado. Y entre lo sucedido con el caso Litvinenko en Gran Bretaña, y ahora ésto, podemos hacernos una idea de por dónde irán los tiros.

Desde que cayó el Muro de Berlín y el comunismo, (y USA quedó como única Superpotencia), se ha dejado un poco de lado a Rusia, desde un punto de vista no sólo político-económico y geoestratégico, sino que también desde la perspectiva de la atención de la Opinión Pública. Dicho de otra forma; no les hemos prestado la atención debida. Ni a Rusia ni a su problemática.

Y por eso, estamos donde estamos. Una Rusia que quiere volver a ser Superpotencia, pero que no puede aspirar a un liderazgo económico, sólo lo puede hacer desde el lado militar; por tanto, desde esa perspectiva, algún tipo de Guerra Fría II, no le vendría nada mal para sus intereses.

No creo que se llegue al exagerado punto que dice Richard Pipes, reconocido neoconservador, que dice que para Europa Rusia es una amenaza mayor que la islámica , o que “Rusia es más peligrosa que Ben Laden”. Pero que le hemos de prestar más atención a sus movimientos, por supuesto.

Putin se va (en principio) en marzo de 2008, ya que constitucionalmente no se puede presentar más; veremos quien estará en el Kremlin a partir de esa fecha. Se dice que quienes tienen más papeletas, son Dmitry Medvedev (que ya fue Chief of Staff de Putin y ahora está en Gazprom), y el Viceprimer Ministro, Sergei Ivanov.

En cualquier caso, apuesto a que cualquiera que sea el sucesor de Putin, continuará con esta política de “revivir la Guerra Fría”, ya que es la única forma de ser considerada “Superpotencia”.

Y no es una cuestión baladí.

Confesionalidad, aconfesionalidad, laicidad, laicismo

Estos días, se ha vuelto a hablar del tema de la separación Iglesia-Estado por el tema de la manida asignatura, “Educación para la Ciudadania”. Asignatura que a mí me parece muy bien, siempre que los valores, temario, etcétera, sean transversales y consensuados, y no dichos sólo por una parte del espectro político.

Antes de entrar en materia, quizá deberíamos recordar algunas cosas:

España, pasó de un Estado Confesional (era la religión del Estado, y todo español, a priori, era Católico) a Aconfesional (no hay religión del Estado, pero el Estado tendrá relaciones con la Iglesia Católica, y “demás confesiones”). El siguiente paso lógico, como en Francia, sería el Estado laico; la laicidad; no hay relación entre Estado y Religiones; son dos esferas distintas; como la materia y la antimateria.

Hay doctrinas que dentro de la laicidad hablan de dos posibilidades: “laicidad en sentido positivo”, y “laicidad en sentido negativo, o laicismo”.

La laicidad en sentido positivo, implicaría un “Estado con una neutralidad religiosa positiva” (El Estado reconoce el derecho a la libertad religiosa de los ciudadanos y favorece su ejercicio, sin hacer suya ninguna religión en concreto ni discriminar a ningún grupo por razones religiosas)

La laicidad en sentido negativo, implicaria un “Estado con una neutralidad religiosa negativa” (El Estado considera las religiones más bien como una actividad peligrosa para la convivencia, que debe por tanto ser ignorada, marginada y aun políticamente reprimida)

El problema, es que estas dos definiciones muchas veces se tocan; y es muy probable que lo que para unos sea laicidad en sentido positivo, sea para otros laicismo, y viceversa.

Pero en cualquier caso, yo, que estoy a favor de un Estado laico, me considero totalmente en contra, y lucharía contra ello, de un Estado que entendiera que el concepto de religión o fe es una actividad que haya de ser considerada peligrosa, o reprimida. Pero estoy en contra igualmente, de que la “laicidad en sentido positivo”, implique que el Estado se ha de implicar de cualquier forma, o ha de intervenir de cualquier forma, o ha de poner un solo euro, en cualquier religión o fe.

Todo esto viene a cuento de que en estos días, el Presidente Zapatero, dijo (y con razón), que ninguna fe puede imponerse a la ley. Y a través de Cañizares, La Conferencia Episcopal, ha dicho que “el laicismo no puede estar por encima de la ley”. Y también tiene razón; entendiendo laicismo como una cosa distinta de laicidad.

O sea, que ambos tienen razón, porque ambos están hablando de ámbitos competenciales distintos.

La Iglesia no se puede oponer a la aplicación (a la ley si se puede oponer, pero ha de cumplirla), de una ley, le guste más o menos (siempre que sea una Ley que no atente contra la Constitución).
Y el Estado no puede obligar a nadie a que tenga una fe o deje de tenerla, o que para sí mismo, la aplique de una forma u otra (en tanto en cuanto no entre en colisión con la Libertad de los demás, la Seguridad e Igualdad jurídica.)

El Estado no está por encima de la Fe. Ni la Fe por encima dle Estado; son dos cosas totalmente distintas; el Estado sirve para la administración social de una colectividad heterogenea. La Fe tiene otros motivos y otros objetivos; según sea la religión.

Pienso que en España, tenemos el problema de tener una situación, constitucionalmente hablando, “a medias”.

La Constitución, dice que el Estado es “aconfersional”, y “obliga” a tener relaciones con la Iglesia Católica y “demás confesiones”, poniendo en un punto preeminente a la Iglesia Católica con respecto a las “demás confesiones”. Y aquí es donde veo el error; porque, si son dos esferas distintas; ¿Por qué han de tener terreno común para compartir?
Pienso que la Religión, puede adoctrinar a sus fieles sobre incluso qué votar y qué no votar; pero no puede tratar de imponer sus planteamientos a todo el espectro social; católico o no.
Igualmente pienso que el Estado no puede tratar de “ocupar toda clase de espacios”, incluso el moral, y dejar sin espacio a la esfera de la Religión. (y eso se puede hacer de muchas maneras; por ejemplo, no dejando tiempo material a los alumnos para que “fuera de la escuela”, fueran a clases de religión, si sus padres así lo deciden. Es decir; que aquí es muy fácil colarse para un lado o para otro.)

Porque, al final, llegamos a un tema: ¿Quiero que con mi dinero se paguen mezquitas?¿Y sacerdotes?¿Mezquitas no pero sacerdotes sí?¿Y cómo lo hacemos para que esto sea igual para todos; tanto para católicos, como musulmanes o ateos? Pues muy sencillo; el Estado no puede intervenir en ese tema; ni con medidas que la fomenten, ni con medidas que las perjudiquen (y eso se hace por medio de la intromisión del Estado en campos que no pertenecen al Estado, como la “moral”)

Quiero una Iglesia que luche por sus ideas como quiera; que trate de llevar la moral de sus fieles para donde quiera; pero no que trate de poner leyes morales a ámbitos que no son de leyes morales.

El Estado nos acoge a todos; creyentes y no; y no puede hacer leyes a favor de los creyentes y en contra de los no creyentes; ni viceversa.

Si quiero dar dinero a la Iglesia, he de hacerlo yo, no el Estado; porque igual que a unos no les gusta que el dinero público vaya a las mezquitas, a otros no le gustara que vayan a iglesias. Y tan legítimo es uno como otro.

Con respecto al tema “separación Iglesia-Estado”, digamos que hay dos modelos distintos: el americano y el Francés.

En Francia, se llega al punto de que el Presidente no jura; es nombrado, firma y punto.
En Estados Unidos, no hay religión oficial; pero el “concepto de Dios” está muy metido en todas partes; es un estado absolutamente laico, pero el concepto religioso está muy metido en todas partes.

Un tema interesante, sería preguntarnos, en España, cómo está el tema…¿España hoy en día es (no a nivel jurídico, sino a nivel social) una Sociedad que quiere un Estado Laico, Aconfesional o Confesional?