Posts Tagged ‘ sociedad

Socialismo Abierto o We the People

Socialismo AbiertoComo sabéis, por eso de haber vivido cierto tiempo en Estados Unidos, soy bastante filoyanki. Y por eso el tema de la Revolución Americana y lo que significó y significa, me gusta bastante; al fin y al cabo esa Revolución es corresponsable de que tengamos Democracia tal y como la conocemos, y de una serie de derechos que a día de hoy son compartidos por todo Occidente.

Uno de esos valores fundamentales, sostenía que la gente debía de estar por encima del Gobierno y no viceversa; que el Pueblo, controlara al Gobierno. Por eso, las tres primeras palabras de la Constitución de los Estados Unidos son “We the People“; “Nosotros, el Pueblo”. En palabras de un Presidente de los Estados Unidos en su Discurso de Despedida: “Nosotros, el Pueblo le decimos al Gobierno lo que tiene que hacer”.

Recordad esta frase, porque volveré luego a ella.

Estamos en una Crisis Sistémica. Digan lo que digan en el PP, en el PSOE, el Rey, la prensa tradicional, los sindicatos o Esperanza Aguirre Gil de Biedma, estamos en una crisis del Sistema. El Sistema, parido en la Transición, se muere. Sirvió para lo que sirvió y todo ello fue estupendo; pero ya no da más de sí; estamos en los estertores de su muerte.

Ahora la Sociedad es distinta. Las Nuevas Tecnologías, el uso social de las Nuevas Tecnologías, o si lo preferís las Tecnologías Sociales, lo han cambiado todo: ahora ya no hay monólogos; hay diálogos, la gente habla y habla entre sí; se moviliza, comparte opiniones, se crean sinergias…es una cosa más viva que nunca. Pero el Sistema, la política, no se ha dado cuenta. Siguen con sus monólogos, hablando simplemente entre cuadros, y acordándose de la gente, sólo cuando toca pedir el voto (y no hablo solo de Pueblo Soberano, sino tambien de la gente de los partidos que no son cuadros con responsabilidad).

Y el tema es que se acabó lo que se daba. Este cambio a Zapatero le toca poco, vivirá sólo los inicios; al que le va a estallar del todo en las manos es a Rajoy, si gana en 2012 (o Noviembre de 2011), porque todo este movimiento, va a más (y no a menos, o a mantenerse indefinidamente en estos niveles), por mucho que piensen en el PP que esto no es sistémico y que cuando ZP se vaya y se empiece a crear empleo aquí volveremos a una sociedad anestesiada a lo 96-2000).

Pienso que desde una perspectiva ideológica, el tema de este nuevo mundo que ya está aquí, será distinto en cada uno de los dos lados del río ideológico: me explicaré.

En los partidos de la Derecha el militante/simpatizante no tiene un componente ideológico tan grande como en el lado Progresista, más bien de gestión, quizá excepto en los extremos: neoconservadores y liberalconservadores, que son, al final, neoconservadores. Pero en cualquier caso, como ven al Gobierno como algo pequeño y de gestión de tres o cuatro cosas, y a la Sociedad Civil como principal motor de todo, esto de la Escucha Activa y la Participación de la Sociedad en el Gobierno y la Política, Transparencia, etcétera no tiene ni las mismas connotaciones ni la misma importancia que tiene para el progresismo.

Total, que queda un abanico enorme que va de Social-Liberalismo hasta la Izquierda Socialista (en la Izquierda Real – ya sabéis a lo que me refiero – no entro porque la conozco lo suficiente), con mucha, mucha, mucha gente con ganas de hablar de política, de que las escuchen, y de proponer cosas. Y aquí entra el Socialismo Abierto.

El Socialismo Abierto, digamos que podría ser la versión 2.0 del Progresismo; o si se prefiere, un progresismo con valores de lo 2.0; de escucha, de colaboración, de transparencia; dicho de otra forma, es el romper esa barrera que hay entre política y Sociedad, para hacer un tandem entre la política y la Sociedad.

Es una idea en beta permanente, resiliente; en redefinición y mejora constante; es una idea abierta y debe de ser siempre así; es una reflexión perenne de hacia dónde ha de ir la socialdemocracia, socialismo o progresismo, para el mundo de hoy en día. Es algo (vuelvo a usar la palabra) abierto, para ser construído por todos, y es algo vivo, es algo que va mutando poco a poco, según va mutando la Sociedad.

El mundo de hoy en día, la Sociedad de Hoy en día, no se parece en nada a la que se hizo en la Transición. Y la aproximación de la gente a la política, lo mismo. Quien diga que la gente y la política a día de hoy no van por caminos distintos o es muy militante o es muy miope. Hemos visto como España se ha llenado en el 15-M con un grito común que venía a decir “Que no nos representan”. Pues bien, de eso se trata en parte; no solo se trata de que los políticos ahora sí representen a los ciudadanos, sino que también les escuchen, les den ideas, les corrijan; es acabar con el dualismo Política/Sociedad para hacer una “Política con la Sociedad”.

Un poco más arriba hablé de lo que decían los Padres Fundadores de la Revolución Americana: “Nosotros, el Pueblo, le decimos al Gobierno lo que tenemos que hacer”; pues la versión de hoy en día sería “Nosotros, el Pueblo, le decimos a nuestros representantes lo que tienen que hacer, y ayudamos y fiscalizamos y damos ideas para asegurarnos de que se llega a buen término”.

Es curioso cómo la tecnología ha cambiado los valores de la Sociedad. Los valores del dospuntocerismo y de la cultura hack de alguna forma son los que han transformado a la Sociedad y ahora ya existe verdaderamente una Sociedad Red. Lo vimos hace dos días en Italia: Por primera vez, se ganó un referendum sin la televisión; están las Revoluciones dle Jazmín, la SpanishRevolution, la GreekRevolution… ahora estamos en la cultura del P2P, de la red, de nodos interconectados entre sí, para proponer ideas, formas de debates y acciones, sin liderazgos verticales porque ya no son necesarios (cosa que son incapaces de ver los que viven en el Viejo Paradigma, como la Policía con lo de la cúpula de Anonymous)

El nuevo paradigma es al final como un Tsunami en el que o te adaptas o pasarás a la irrelevancia como organización. Por ello, por esa necesidad de adaptación al Nuevo Mundo (que ya ha llegado) nace el Socialismo Abierto: el primer intento serio de hacer que el lado progresista de la política, se adapte al Nuevo Paradigma.

He visto algo especial en el AIR2010 (II) – Social Confirming es una actitud

Es PosibleYa he dicho un par de veces que nuestras acciones a la hora de ejercer de consumidores valen, y valen mucho (entendidas nuestras acciones como las de cada uno individualmente). Y os lo voy a poner en un ejemplo:

Uno dice que una sola persona no es importante ante esas enormes empresas y tal, ¿no?

¿Habéis visto el coñazo que os dan las empresas telefónicas para que cambiéis de compañía, para que os déis de alta, o el drama que es daros de baja? Ellos sí que valoran tu dinero. Tanto como para darte el coñazo a tí, para que te des de alta, para que mejores las condiciones que tienes a un servicio Premium, o para que te vayas con ellos en vez de a la competencia, (o para que no te vayas con la competencia y te ofrecen mejores precios).

Así que no te equivoques. La muestra de que tú vales mucho, es el coñazo que te dan para que les des tu dinero.

Ese mismo argumento sirve a la inversa: Tú vales mucho, y si no consiguen tu dinero, les duele (como minimo les duele tanto tu dinero como para que te den todo el coñazo que dan porque pagues una factura de 15 euros atrasada, o qué se yo)

Sin embargo, cuando tocan duras (que no te dan el servicio correctamente, que no funciona bien, que se han equivocado en la factura, que los yogures estaban caducados), todas las empresas vienen a decir que “ellos pasaban por aquí”.

Para las empresas, es importante tu cuenta corriente; no tú.

Pues bien; es hora de cambiar las reglas.

Ahora imaginemos que tú, decides que eres mucho más de lo que esa empresa cree que tú eres: Que eres algo más que una cuenta corriente. Imaginemos que te importan una serie de cosas que van más allá de si te ahorras 5 céntimos o de si tienes que andar 50 metros más. Imaginemos que empiezas a valorar a las empresas que no sólo tratan bien a tu cuenta corriente; sino que también te tratan bien a tí, a la gente que está a tu alrededor, a la gente que trabaja en ella, y al entorno en el que se desarrolla.

Pues eso, es el Social Confirming. Coges el poder que tienes, el derecho que tienes, de comprar o no, y lo haces pensando un poco en tu bolsillo, también un poco en las cajeras que sabes que están en negro y que no les dejan ponerse malas, o en esa empresa que sabes que está jodiendo el Amazonas. Y empiezas a gastar tu dinero de acuerdo con tus ideas…Si no te gusta que jodan el Medio Ambiente, ¿Por qué le das tu dinero a una empresa que lo hace?

Hasta ahora, teníamos la excusa de que es que no sabíamos, no tenemos claro si se portan bien o mal, etcétera. Pues bien queridos; eso se acaba.

En la Sociedad Red, nosotros podemos hacer saber al mundo que una empresa que está al lado de tu casa se porta bien con los empleados, y encima tiene un proyecto de ayudar a niños con problemas, o que otra empresa es una negrera y que todo lo que dice de que son muy buenos y verdes y responsables en realidad es mentira y marketing.

Internet, nos da esa posibilidad: Estamos todos conectados. Gracias a la Red, tenemos la posibilidad de actuar conjuntamente más allá de en las elecciones. Dejemos de ser “Nosotros”, sólo en los días en que toca votar y cuando gana nuestro equipo, y empecemos a ser “Nosotros”, también cuando compramos una cerveza; comprando (si quieres), la de los chicos que se portan bien, y no comprando la de los que se portan mal.

Esa es la gracia del Social Confirming; no es solo la acción individual de comprar o no comprar, es también el socializar; el hacer saber quién lo hace bien y quién no; el votar por empresas a favor o en contra; ser un activista; vaya.

Van Jones decía que tenemos que ir hacia empresas que la última linea de la cuenta de resultados sean en vez de una, tres lineas: Una línea de beneficios; otra de Coste Ambiental, y otra de Coste Social: La idea es que las tres lineas tengan valores positivos; que ganen dinero como quieran, pero que lo hagan ayudando Socialmente y Ambientalmente; o al menos no portandose mal, y no teniendo esos dos números en rojo.

Decía Alvaro Bohorquez, @BlogdeBori, que “el Social Confirming es como el viento, tú no lo puedes ver, pero notas sus efectos”. Pues eso; no es sólo una herramienta web en la que socializar qué empresas son socialmente responsables y cuáles no; es una actitud de todos nosotros para, con nuestro bolsillo, con nuestra cesta de la compra, controlar nosotros al mercado, y que el mercado no nos controle a nosotros.

Nosotros somos muchos más que ellos; pero ellos nos ganan (y nos joroban) porque estamos desorganizados. Es hora de organizarnos un poquito.

He visto algo especial en el AIR2010 – (I)

Manolo Recio,en el AIR2010Lo reconozco; el tema del AIR2010, y del Social Confirming, va a darme para más de un post, porque hay mucha, mucha tela donde cortar.

Este post no va a ser reflexivo (como si mis posts lo fueran) y va a ser un poco “desde las tripas”.

Mirad; cuando fuimos los fundadores de la ya extinta NuestraCausa a Estados Unidos (para hablar con gente de la campaña de Obama, para entender cómo hicieron lo que hicieron), sentí mucha, mucha envidia. Mucha envidia porque todo eso, el llevar a ese hombre a la Presidencia no era algo de las élites: era un movimiento de verdad de abajo a arriba, donde un candidato absolutamente improbable (acordaos de lo que decíamos en 2007) va y se convierte en Presidente…una generación echó para abajo una tradición y un modo de hacer política en Estados Unidos…porque lo hicieron juntos: eran un “Nosotros”;era la unión de microacciones coordinadas, que cambiaron el mundo (podemos entrar en un debate sobre si tanto como querríamos o a la velocidad que querríamos; pero eso es otro va para la segunda parte del post).

Como decía: sentía envidia. Porque en alguna parte de mi mente albergaba la duda de si eso era un fenómeno anglosajón,(o aplicable a otros sitios también), pero por la problemática española que nos dijo Ortega (ausencia de los mejores y una Masa que vaya…), aquí no tendría mucha prédica.

Y durante un par de años hemos intentado desde todas partes de España, hacer cosas aquí, y allá para ver si conseguíamos que la gente, o una parte de la gente, tomara conciencia de que son un parte del “Nosotros”, y que somos “Nosotros” los que tenemos que hace algo; pero la verdad es que sin mucho éxito; no nos engañemos.

Y de pronto, ocurre lo inverosímil; algo que (lo reconozco) se salía de mis coordenadas. En Andalucía, precisamente en Andalucía y no en otra parte, la Junta de Andalucía, la denostadísima Junta de Andalucía, está trabajando en serio en una herramienta 2.0 para hacer más “Nosotros”; pero no de aires o de olor de nubes; un intento real, serio, para que la gente empiece a ponerse las pilas sobre lo que están haciendo bien o mal las empresas.

“Bueno, bueno; vamos a tomárnoslo con calma y veremos”; uno, que lleva cierto tiempo viendo cómo va esto del 2.0 trata de tomarselo con buena voluntad pero con distancia…”Bonito intento top-down, para intentar hacer alguna cosita que veremos en qué se traduce”…

Pero lo que yo ví ahí, no me lo esperaba ni de España, ni de Andalucía. Allí había gente, y mucha, en serio, con ganas de hacer cosas. Allí ví gente que estaba trabajando por hacer un “Nosotros”. Allí ví cosas que había visto en Estados Unidos en Enero de 2009 en mi viaje a ver a los Obamistas, y que creía que eran imposibles aquí.

Reconozco que me he equivocado sobre el alma patria: yo pensaba que, bueno, que al final somos como somos, y a pesar de Mundiales de Futbol y tal, (esos son 12 tíos y nosotros nos subimos al carro de lo que han hecho esos 12 que no somos nosotros), somos apáticos y tragamos y tragaremos carros y carretas y no protestamos y vamos haciendo y adaptándonos. Y me he equivocado.

Señores, aquí, hay gente, mucha con ganas de hacer cosas. Que cree que es el momento de que las empresas, los mercados, dejen de reírse en nuestra cara y decirnos que todo va mal mientras obtienen beneficios, que les jode por dentro cuando las grandes empresas hablan de lo santas y buenas y lo Socialmente Responsables que son mientras externalizan y ponen a Subcontratas que creen que el Estatuto de los Trabajadores es algo que no opera en el Reino de España; gente que se cree el poder de las acciones conjuntas, de las microacciones conjuntas, para cambiar las cosas. Pero nos faltaba una chispa que nos encendiera. Pues bien: no sé los demás asistentes, pero yo la encontré en Sevilla esos días, en ese hotel.

En esos dos días se dieron una serie de circunstancias catalizadoras a la vez:

– Un político que de verdad se creía el tema.
– Un equipo de organizadores movilizado como sólo he visto en Estados Unidos para poner al primer Presidente Inverosímil.
– Una idea clara de lo que queremos conseguir.
– Un señor americano que nos galvanizó con su discurso y sus lágrimas.
– Un grupo de twitteros-blogueros que son mejores del País para generar una campaña viral (y no, no me estoy incluyendo a mí en ellos)

y lo más importante:

– Mucha gente con hambre de hacer cosas.

Ese cóctel produjo una sinergia que pocas veces vais a encontrar. Y no es cosa mía. Leed a Adolfo Suárez (@cosechadel66), Alvaro Bohorquez (@BlogdeBori), a Esteban Mucientes (@mediotic), a César Calderón (@netoraton), a cualquiera de los asistentes que tuviera un blog… ahí hubo algo real, de verdad, y está en nuestra mano hacerlo un tangible.

Mirad; en la conferencia escuché a algunos empresarios y representantes de cajas que me pusieron de una mala leche considerable (y sé que no sólo a mí) porque venían a decir que la culpa que tenemos la Sociedad (que es cierta), viene a ser equiparable a la de los bancos (y por ahí no paso), y si veías a la gente había ganas de “hay que hacer algo”. Bien, empezamos a tener herramientas para hacer algo. Nosotros. Tú, yo.

Esto nos tiene que entrar en la cabeza a todos de una vez: No va a venir nadie a arreglarnos la papeleta. Esto o lo arreglamos nosotros o no se arregla. Y tu parte para arreglarlo no es coger un fusil. Tu granito de arena puede ser simplemente comprar el pan en esa empresa que se porta bien, y no en esa que se porta mal, aunque te cueste 5 céntimos más. Tu pequeña acción puede ser utilizar la herramienta que están creando, e informarte de qué compañías lo hacen bien o lo hacen mal; si te enteras de que tu empresa o la de un amigo hace guarradas, decirlo allí, si quieres sin que se vea tu nombre, para que se sepa…hay miles de pequeñas,pequeñísimas cosas que puedes hacer. Ahora vas a tener más información de quién hace las cosas bien, y quien no.

Puedes hacer muchas pequeñas cosas, que no cuestan trabajo, que ayudan a que las empresas se empiecen a portar bien; pero si no las haces, si por los 5 céntimos o por no andar dos calles les das tu dinero a las empresas que son unas cabronas y no premias a las que lo hacen bien, no te quejes de lo mal que está el mundo.

Decía Van Jones en el AIR2010 que el problema de lo de Obama es que la gente se levantó para elegir a Obama, y luego se sentó. El lema no era “Yes, he can”; era “Yes, WE can”. Y si nosotros no empezamos a hacer cosas, mal vamos.

Estos días, en Andalucía, en ese evento, he visto hambre de “Nosotros”.

Social Confirming para Dummies

En el anterior post, hablé de que el tema de Paypal (el hecho de que mucha gente se ha/nos hemos dado de baja de él por su (inaceptable, para mí), comportamiento con WikiLeaks), era un buen ejemplo de Social Confirming (y de que de eso íbamos a ir a hablar al AIR2010 a Sevilla, los próximos 16 y 17 de Diciembre, Pero me da la impresión de que no hablé lo suficiente del concepto en sí, y lo dejé un poco en el aire…

Es un hecho que vamos a tener que tragar carros y carretas en recortes sociales, para calmar a ese ente etéreo que son los mercados, y aprovechando la coyuntura, hay empresas que están portándose bastante mal; pasándose por el arco del triunfo leyes laborales, dejando el concepto de “responsabilidad social” como palabras sin sentido, diciendo tururú a las leyes medioambientales, etcétera.

Pues bien; imaginemos que gracias a la tecnología, y a al granito de arena que pongamos cada uno, tuviéramos un lugar en el que supiéramos, antes de, por ejemplo, abrir una cuenta en una Caja de Ahorros, si esa caja se está portando bien, si suele ser muy cabrona con sus empleados, si invierte en proyectos sociales…si son buenos chicos o no, vaya.

O un ejemplo más cercano: imaginad que tenéis tres o cuatro supermercados más o menos cerca, y gracias a una web os enteráis claramente de que en el supermercado “A” son unos auténticos tiranos con sus empleados y tienen lo más grande en inspecciones y en líos legales por irregularidades; pero en ese otro supermercado “B” que está 20 metros más arriba de la calle, resulta que se portan bien, tratan bien a su gente, cumplen escrupulosamente con las leyes, etc.

Imaginad que tenéis esa información con respecto a las compras diarias que hacéis…ahora podéis decidir si esos chicos malos se merecen vuestro dinero, o se lo merecen más los chicos buenos. Con la información, ya cada uno podrá actuar según su conciencia.

La experiencia dice que cuando una empresa hace las cosas mal, y la gente empieza a saberlo, y hay encima gente que empieza a presionarla para que deje de hacer las cosas mal, porque hay un número interesante de gente que ha decidido comprar en la competencia porque se portan socialmente mejor, la empresa reacciona y empieza a lavar la ropa sucia.

Pues bien, esa es más o menos la idea general del Social Confirming, ideada (recordémoslo una vez más) por el Consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Manolo Recio; una herramienta web en la que tú y yo podemos informarnos y dar información sobre aquellas empresas que son socialmente responsables, y sobre aquellas que no lo son.

Al principio de la Crisis, se decía que íbamos a refundar el Capitalismo…y parece ser que el Capitalismo nos está redundando a nosotros. Acataron, lo acataremos. Pero por lo menos, aprovechemos entre todos, para premiar a los que se portan mejor y no darle nuestro dinero, en la medida de lo posible, a quien no se lo merece.

Conversando con Josh Levy, de change.org

Este texto lo he posteado originariamente en el blog en el que participamos los 5 que viajamos a Nueva York “Nuestra Causa

“Josh Levy sabe mucho sobre esto de la Red 2.0, y se nota; y no sólo por el impresionante curriculum que tiene (ha trabajado en Personal Democracy Forum, Tech President, y sus análisis han sido utilizados por medios como el New York Times, Washington Post…) o porque trabaje como Managing Editor de Change.org.

Lo notas de verdad cuando hablas con él; que tiene experiencia real; que ha probado cosas, unas le han salido bien y otras mal, pero de todas ha aprendido mucho. Y lo que es mejor; a pesar del hecho de que es una institución de lo 2.0, es una persona totalmente afable y sencilla.

Quedamos con él en una cafetería de Brooklyn (cafetería llena de Macs, por cierto), y después de presentarnos, entramos en harina.

Lo primero que Josh nos dijo es que para organizar un movimiento social en la Red, se ha de luchar por una causa “tangible”; dicho de otra forma, un movimiento para que “el mundo sea más feliz” no va a tener tanta gente motivada, implicada y participando activa y con cierta continuidad, como aquellos movimientos que luchan por algo específico (En contra de la Prop 8, para conseguir poner a Barack Obama de Presidente, para que bajen 20 céntimos el precio de algo…)

E incluso si se quiere hacer un movimiento para que el mundo sea mejor, se ha de hacer paso a paso, con “carrots”, objetivos cuantificables y alcanzables, y que pueden ser un éxito “tangible” detrás de otro (Conseguir una Ley para que en los centros de las ciudades no se pueda usar la bocina, luego conseguir que se aumente en un 15% el espacio verde en la ciudad, o que se derogue la ley ambiental tal o cual…). Es importante destacar que estos “carrots” no surgen solos…Hay que idearlos y lanzarlos.

Una vez que se tiene claro el objetivo, viene lo más importante: Se ha de crear una estructura de apoyo a la causa. Y eso no suele pasar por “generación espontánea”; se ha de crear una estructura económicamente viable y estable, que tenga un plan razonable para mantener la causa hasta que se consiga; y además  ha de haber gente detrás organizando el movimiento para que se canalice correctamente. Ésto no implica que la estructura haya de ser vertical y rígida; pero la idea de que la red por si sola se “autoorganiza”, en la mayoría de los casos es más poesía que realidad.

Y esa estructura pasa por tener una serie de personas que actúen como “correas de distribución y de fidelización” con el resto individuos suceptibles de participar en la causa; unos buenos “bloggers” que cumplan una serie de condiciones:

1.- Han de tener un conocimiento amplio de la causa. Si van a escribir sobre una causa y tratar de motivar sobre ella, ha de ser gente que tenga conocimiento sobre ella.
2.- Ha de tener CONSTANCIA. Esto es fundamental. Las causas, para que funcionen, han de tener una continuidad a la hora de motivar
3.- No han de ser imparciales ni objetivos. No van a hacer una columna de opinión; van a motivar; y para motivar has de hacer ruido, ser “excesivo”
4.- Ser muy activo a la hora de interrelacionarse con aquellos que participan en la causa: Ser activos en los blogs y twitters de otras personas, comentar, responder, etc, y en la medida de lo posible, interrelacionarse no solo en el mundo online.

Esos bloggers, son quizá la pieza fundamental de la causa, porque son los que serán capaces de mantener viva la causa y hacerla crecer.

A la hora de formular una causa, es fundamental tener en cuenta el peso de los conceptos de tiempo y de constancia; la constancia y el que pervivan algunas iniciativas en el tiempo, aunque no tengan mucha gente en un momento preciso, es fundamental, por dos razones: 1) se ha de tener olfato a la hora de elegir causas suceptibles de mejorar en un momento dado. (A lo mejor hoy una causa sobre los perros agresivos no tienen muchos apoyos, pero en algún momento la tendrán) 2) Causas llaman a otras causas.

En suma; lo que nos vino a explicar Josh Levy, fue que para que una causa verdaderamente funcione, requiere de un plan de acción claro y “accountable” desde una perspectiva continua; hacen falta carrots que permitan seguir andando, y hacen falta buenos influentials que fidelicen y movilicen a los individuos suceptibles de participar en la causa.

Fue un café de lo más enriquecedor…”