Posts Tagged ‘ ibarretxe

Ya la tenemos liada

Como ya sabréis todos, Ibarretxe ha convocado una hoja de ruta, con tres pasos:

1.- Alcanzar un pacto con el Gobierno Central sobre la Autodeterminación.
2.- Pleno de la cámara para aprobar el pacto.
3.- Si la cámara da su visto bueno, Referendum Vinculante (el propio de una Reforma Estatutaria). Si no da la Cámara el Visto Bueno, se propone a la Cámara una «consulta» (no vinculante, pero en ésto hay tela que cortar), para ver lo que «piensa» el Pueblo Vasco.
4.- Si no se aprueba, elecciones.

Por cierto; la consulta, según la legalidad vigente, es ilegal si no está autorizada por el Gobierno de la Nación.

Entonces; ¿Cuáles son las posibilidades existentes?

a)El Gobierno pacta, y reforma el Estatuto de Gernika.
Depende del color del Gobierno Central tras las Elecciones, la cosa puede ser de una forma u otra muy distinta.

Imaginemos que por cualquier razón, por un pacto del Gobierno con la Lehendakaritza, o lo que sean, pactan un nuevo Estatuto. Entonces, se pasa por la cámara, y el Pueblo vasco vota. Y a ver qué pasa. Y a ver si está o no, y cómo está, lo del «derecho de los vascos».

b) El Lehendakari se echa para atrás y deja todo como está.
Por la razón que sea (tensiones dentro de los Jeltzales, promesas de un nuevo estatuto por parte del Gobierno, amenazas serias de consecuencias, etcétera), este Lehendakari (u otro por un golpe de mano en el PNV), desconvoca el plan de tres puntos, y se quedan así.

c)El Gobierno y el Lehendakari no llegan a un acuerdo de aquí a 2008
Yo creo que está aquí la madre del Cordero. Ibarretxe ha dicho que su plan cuenta conque habrá acuerdo. ¿Y si no hay acuerdo?

Si no hay acuerdo, o propone efectivamente una Consulta sobre «qué quiere hacer el Pueblo Vasco» (no creo que lo haga, porque es echarse al monte definitivamente), o disuelve y se presenta a las elecciones en plan «lo he intentado», y llevandose unos cuantos votos de EA.

d) El Gobierno puede aplicar el 155 de la Constitución.
El Gobierno de la Nación, si efectivamente, no se consigue un pacto y el Lehendakari sigue para adelante, puede hacer uso de la última alternativa que le quedaría:

«Artículo 155.

1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras Leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.»

Apelando al 155, requerir al Lehendakari, y si Ibarretxe se aviene a ceder, pues bueno, el problema se encona a medio plazo. Pero si el Lider Vasco dice que no, entonces, ir al Senado, pedir autorización, e impedir la Consulta. Y entonces sí que la tenemos montada; con dos legitimidades pugnando.

Aparte del problema que es explicar al Mundo que todo esto viene para evitar que se haga una consulta; aunque, al fín y al cabo, el lado Constitucionalista tiene la excusa perfecta ante la Historia…»No hay ausencia de Violencia ni Libertad; ergo, no se puede celebrar; pero es más, la Izquierda Abertzale dice que no hay Libertad en este Estado Policial…entonces; ¿Cómo se va a celebrar?»

En cualquier caso, esto es un marrón impresionante. Y en medio de las elecciones. Porque aquí viene la siguiente pregunta: ¿Ante una situación como ésta, el Pueblo Español a quién prefiere para que la solucione; a Zapatero, o a Rajoy?

Y esta pregunta se responde, según al lado al que te arrimes.

Pero montada, está.

Efectos colaterales de las tormentas Jeltzales

Los partidos políticos son una cosa curiosa; nunca entenderé por qué venden «unidad», cuando en realidad son asociación de miles de personas, cada una con su filosofía política, que «convergen» en lo fundamental.

Pueden haber «corrientes», «movimientos», «grupos», o llamémosles X, pero las diferencias no son fundamentales. El problema viene cuando en un partido hay varias tendencias claramente definidas, y varias de ellas se ven con «fuerza» para obtener el Poder. Entonces hay tema.

«Almas» tienen todos los partidos; en el PSOE hay al menos 4 (centralistas,periféricos,izquierda y centro-izquierda), en el PP hay 3 (Cristianodemócratas, conservadores, y liberales), en Izquierda Unida hay unas 1200, en CiU hay dos grandes almas…etcétera.

En el Partido Nacionalista Vasco, siempre han tenido 2 almas; una más «radical», y otra más «pactista» o posibilista. Y el culmen de la división, se vio hace 4 años, cuando los carteles de las dos almas del Partido, Eguibar e Imaz, se presentaron a la jefatura del Euzkadi Buru Batzar. Ganó Imaz.

Pero daba igual, porque ese poder no es un poder como en el resto de Partidos, que detentas el Poder Total. El extrañisimo reparto de poderes del PNV, que hace que el presidente del PNV no pueda ser candidato a la Lehendakaritza. Y eso, en estas circunstancias, ha producido una bicefalía anómala, en la que el Ibarretxe decía una cosa, e Imaz otra.

Josu Jon Imaz se dedicó a dar una imagen muy pactista, sobre todo con el Presidente Zapatero; además de apoyarle casi acríticamente en el Proceso de haciendo que de facto el PNV perdiera cierto tipo de «centralidad», fue demasiado lejos para una parte de los jeltzales, al decir que incluso no cerraba las puertas a pactar con el PP (esas cosas se piensan, hombre, pero no se dicen).

Total; que entre todos la mataron, y ella sola se murió; Imaz tira la toalla (se habla de que el sucesor puede ser Iñigo Urkullu, que es del palo de Imaz pero un pelín menos; pero veremos), y eso viene mal en general, se mire por donde se mire.

Para Euskadi creo que no es bueno, porque un Presidente del PNV más radical va a hacer que en el ámbito «constitucionalista», se pase mucho frío.

Para España no es bueno, porque un PNV radicalizado, puede jugar con fuego y proponer un referendum, y entonces la tenemos montada, y muy montada.

Para el PP, es malo, porque, si gana, no pactará con los Jeltzales ni el saludo.

Pero para Zapatero es una catástrofe. Porque, si gana las elecciones, obviamente, el tema de Euskadi, ETA, etcétera, lo ha de llevar de una manera muy distinta; tendrá un PNV radicalizado, muertos encima de la mesa (previsiblemente), una Lehendakaritza encantada de haberse conocido apostando quien da más, y un Partido escindido del suyo (más o menos), pero con ideas muy distintas a las de «este PSOE de ahora mismo», con respecto al tema de Euskadi.

Obviamente; si tenía algún tipo de pequeña esperanza de aplazar el tema de la negociación con ETA y tal, hasta la siguiente Legislatura, (que no lo sé), esta se acabó.

El Premio Nobel de la Paz que quiere conseguir nuestro Presidente, se aleja. Y con el adios de Imaz, más aún.

Marejada en Euskadi

El Partido Nacionalista Vasco, tiene algunas cosas en común con el Partido Popular; ambos son partidos que van del Centro a la Derecha, y ambos son partidos con más de un «alma».

En el PP, existen 3 almas; la Conservadora, la Cristianodemócrata y la Liberal.

En el PNV, fundamentalmente dos: La «Soberanista», y la «no tan soberanista, autonomista, pactista, posibilista, o llamémosla X».

Digamos que el mayor representante de la línea Pactista es el Presidente del Partido, Josu Jon Imaz, y que el lider de la Soberanista es el Lehendakari, Juan José Ibarretxe.

Con lo cual ya tenemos lío, porque no es que haya una pequeña corriente crítica; sino que los dos cargos más importantes de Euskadi, están copados por las dos «almas» del PNV.

Este es un tema muy complicado para los Jeltzales, ya que ellos sufrieron en sus carnes una escisión, en 1986, cuando Carlos Garaikoetxea decidió fundar Eusko Alkartasuna, con una parte del ala más soberanista del PNV.

Y ahora se ven, otra vez; con esta doble «alma», donde cada uno de los dos líderes del principal Partido de Euskadi, lidera una «corriente» distinta.

Total; que hay un inicio de lío, que veremos en qué termina.

El EBB del PNV acusa a los socios del Tripartito (PNV+EA+EB) de «desleales» por tratar de enfrentar a Ibarretxe e Imaz a cuentas de la «consulta popular». Porque aquí el tema está en que al parecer, en el programa de Gobierno tripartito, se dice que «se hará la consulta en un escenario de ausencia de violencia y sin exclusiones». Y parece que EA y EB están reculando, y que ya no les hace falta esa ausencia de violencia. Pero, hay quien también dice que todo esto es simplemente una maniobra de Ibarretxe para mantener unido el Gobierno…

Arzalluz, dice en una entrevista que no le gusta lo que está haciendo Imaz, que le gusta bastante más Ibarretxe (o sea; se decanta por una de las ramas), pero que no habrá escisión, porque ya la sufrió, y sabe las consecuencias de ello.

Con lo que la situación, tal y como lo veo yo, lleva a las siguientes posibilidades:

1.- Imaz recula y apoya a Ibarretxe con respecto a referendum. Eso implicaría dejar muy tocado a Imaz y a la cúpula del EBB, además de que le vendría fatal a Zapatero, por eso de tratar de tender puentes con el PNV.

2.- Ibarretxe recula y se rompe el Gobierno, cosa que no vendría bien a ninguno; quizá EA podría aumentar algo sus votos.

3.- Ibarretxe recula pero no se rompe el Gobierno. Y tendríamos un tiempo de gobierno débil en Euskadi.

Mientras tanto,Batasuna, obviamente anima a Ibarretxe a apostar fuerte por el referéndum, ya que es lo que le interesa.

Y todo esto, a la espera de las Generales, mientras siguen viendose las consecuencias del baile de pactos postelectorales en las municipales, que hay veces que han hecho pupa; además del tema Navarro en el fondo, que ha puesto el tema más turbio aún…

Por otro lado, el ala «pactista» del PNV admite «sintonía» para aprobar el Presupuesto, y que lo del cupo «va bien»…lo cual podría interpretarse como un espaldarazo a la rama de Imaz, que obtiene resultados, pasito a pasito.

Y mientas, el resto de partidos, recolocándose…

EA, esperando a ver que pasa.
EB, expectante y preocupada porque sabe que no está claro que vaya a tocar moqueta mucho más tiempo.
El PSE, recolocándose tras el problema con el Proceso de Paz, Navarra y encima lo de Ciutadans, que van y se les presentan en Euskadi.
Y el PP, que espera obtener rédito electoral por ser la única marca clara clara, con Ciudatans, que defiende el autonomismo.

Y a la vez, 187 mil votos que no existen.

En suma; todos estos ingredientes, creo que llevan a que habrán movimientos a corto, medio y largo plazo en Euskadi, y movimientos fuertes.

Abróchense los cinturones que vienen curvas.