Posts Tagged ‘ facebook

El problema de Google es el Geekismo (Sobre Google Babble)

GoogleplexEstos días se está hablando bastante de Google (para mal), por el tema de que cierra Google Reader (y los popes de la cosa piensan que están violando nuestros Derechos Fundamentales), y que saca Google Keep (y los popes de la cosa piensan que también están violando Nuestros Derechos Fundamentales por hacer la competencia a Evernote mientras cierran Reader).

Mientras Google no hace más que atentar contra el Derecho Natural, saca una herramienta, Google Babble, que viene a ser (dicho por varios popes de la cosa), que puede ser la competencia de Whatsapp…y yo digo que ya estamos con lo de Wave, Google plus, Quora, y el largo etcétera que le sigue.

Parece que ni Google los popes de la cosa quieren hablar del elefante que está en medio del salón : el problema de Google es el Geekismo. Lanza productos que son buenos, pero después los usuarios que empiezan a socializarlo, son early adopters e influentials con un punto geek bastante grande…y eso te condiciona el recorrido de la aplicación (social) a corto plazo.

Volviendo a Babble, resulta que es el intento de Google de unificar todos sus servicios de chat, Hangouts, etcétera, en uno, y algunos popes han dicho que será (o tratará de ser) la competencia de Whatsapp, y más ahora que éste empieza a ser de minipago y tal…y yo digo que no.

Por centrarme en lo más gordo: la privacidad.

Veréis. El concepto de privacidad que podemos tener nosotros no es el mismo que pueden tener cierto tipo de usuarios de Whatsapp (y numeroso). Para ellos la privacidad consiste en que su novia-novio-padres-amigo-compañero de piso-amante no pueda ver las conversaciones que tiene. El tema de que la seguridad de su protocolo sea cuestionable y en redes abiertas se pueda hackear está muy bien…pero uno no es tan importante…y lógicamente uno le tiene más miedo a la novia que a un hacker etéreo interesado en tus conversaciones. Y cuando tus conversaciones son solo las de Whatsapp y están sólo en tu teléfono, suena bastante más seguro que “todas tus conversaciones juntas de cualquier plataforma Google, que puedes ver desde cualquier ordenador, incluso el que has dejado en casa mientras tu novia está allí y tú estás fuera…

Y sí, seguro que puedes configurar la privacidad ad infinitum…pero después de la experiencia de Facebook y ver que lo de la privacidad es un drama, si podemos evitar problemas…mejor.

Total, que teniendo en cuenta eso, si ese tipo de usuario tiene que elegir entre Line, Whatsapp y Babble, para cierto tipo de conversaciones, no usará Babble…y como es un coñazo (y peligroso desde el punto de vista de la privacidad de las novias), tener una app de chat para el mundo y otra para conversaciones privadas, lo más probable es que prefiera seguir con Whatsapp o ir a Line, y que el Babble esté muy bien, pero no sea una herramienta para hacer vida. En suma, que la privacidad para los popes de la cosa y para la gente normal, no siempre significa lo mismo.

Los productos sociales de Google son de maduración lenta. Aunque entre mucha gente a verlo. El uso real crece lentamente (en comparación a la explosión que tiene los primeros días). Y asumo que Google lo sabe. Por eso, en vista de su historia, no creo que Google piense en serla alternativa a Whatsapp a corto plazo…veremos.

Al final, Zuckerberg tenía razón y Google no

Facebook-GoogleUn par de pensamientos a vuelapluma sobre por qué Google+ no termina de despegar.

Yo reconozco que soy de los que estaba entusiasmado con la idea de Google+. Poder empezar de 0, una red limpia con gente “limpia”, en la que poder segmentar de verdad, y no tener tanto ruido, usable, cómoda, de estética Google (con lo que nos gusta) y todas esas cosas que todos sabemos.

Pues muy bien, ya estamos todos los geeks en Google+, y el hecho es que gracias a Google +, Facebook se ha puesto las pilas, ha empezado a hacer cosas bien, y yo lo uso más que antes (sí, a pesar de que me iba). Y bastante gente que sigo por uno y otro lado (hay gente que ha dado el salto sí o sí, pero es una franca minoría).

Así rapidamente (y sin reflexionar mucho), las razones por las que veo que pasa esto son las siguientes:

La cosa no es tener privacidad. Es poder tener privacidad.
Durante el uso que le he dado a Google+, he puesto a todo el mundo en un círculo determinado, muy bonito y tal…y practicamnte no lo uso nunca. Y ahora que Facebook deja de una forma más normal el segmentar, ya estoy más tranquilo, aunque no lo use practicamente nunca. El 95% de las cosas que pongo son para el resto de los mortales. Y si a alguien no le interesa, no lo lee. Es muy poco, casi insignificante el porcentaje de información que pongo para que lean algunos y otros no, en Google+ o en Facebook. Casi toda es pública.

Por lo tanto, creo que la cosa es poder, de vez en cuando, repito, de vez en cuando, segmentar convenientemente la información que quiero publicar o que quiero ver. Pero no es, ni de lejos, la mayoría de las veces.

Estamos dispuestos a renunciar a parte de nuestra privacidad si los otros también lo hacen.
Esto es una especie de sistema integral…Estás ispesto a poner fotos de ese cumpleaños o cuando estabas en la playa o en la montaña, porque los demás también lo hacen. Si fueras el único, otro gallo cantaría…pero como todo el mundo lo hace, pues da un poco igual, y además reconozcámoslo…no está tan mal.

Estamos acostumbrados al ruido.
Seamos sinceros: Hay mucho ruído por ahí, de cosas que no necesitamos saber, pero todo lo que teemos que hacer es darle al scroll para abajo…no me cuesta tanto, y así me aseguro de que si hay algo medianamente interesante, no me lo pierdo.

Además, tenemos ruido por todas partes…en Google, en cualquier web a la que vayamos, etcétera….Es algo consustancial con la Red, y ya estamos bastante acostumbrados a eso…Nos molesta, pero no tanto como para abandonar el mundo para irnos definitivamente a una red nueva, que probablemente terminaría con mucho ruído, también.

No somos tan geeks. Todos somos mucho más normales.
Todos somos muy geeks y 2.0 y todas esas cosas que nos encantan. Pero al final, al final del todo, aunque sea por morbo, sí queremos saber lo que hacen nuestros primos, nuestros excompañeros del pueblo, la gente del pueblo, y la gente que conocemos no tan geek (y además, tenemos la excusa estupenda de que “no, es que yo lo hago por no perder el contacto con la gente normal

Queremos que sepan sobre nosotros los no tan geeks
En todo esto también hay una parte de ego…Nos encanta escuchar nuestra voz, que es muy bonita, y queremos que la gente vea ese video tan curioso de los niños norcoreanos tocando la guitarra, o esas imágenes gloriosas de “humor absurdo” que queremos compartir.

También nos gustan las chorraditas
Es que en Facebook hay cosas muy graciosas, intrascentendes pero muy graciosas que han compartido por ahí y que tú también quieres ver y que probablemente en Google+ no están…

En resumen; nos hemos hecho muchas masturbaciones mentales sobre que Google+ sería para Facebook lo que fue para MySpace (ya sabéis, una segmentación por nivel social, cultural, de avance en uso de la Red o como lo queráis llamar), pero el hecho es que después del boom de Google+, a una mayoría se le ha pasado un poco, las aguas han vuelto a su cauce, y seguimos en Facebook.

Total, que al final el malvado Mark Zuckerberg, tenía bastante razón con respecto a que lo de la privacidad es importante más para poder usarla, que para usarla en sí.

Hobbes y las Redes Sociales

Durante la carrera, uno de los libros que más me impactó fue el Leviathan, de Thomas Hobbes. Esta gran obra, uno de los obligados en Políticas tiene una idea que me gustaría destacar ahora: que el estado ha de ser muy fuerte para asegurar la libertad del Hombre para hacer negocios (más o menos). Se le va un poco la cabeza (desde una perspectiva actual) con el poder que ha de tener el Soberano, pero quitando esa parte, digamos que la esencia es esa: Un poder muy fuerte para asegurar la Libertad y Prosperidad Común.

Hoy en día, los conceptos como Libertad, Derechos Individales, Identidad, Intimidad, etcétera, se están reformulando gracias al Internet 2.0. Ahora, todo el mundo genera información, y todos tenemos un “yo digital” inseparable del “yo de carne y hueso”, ya que lo que hacemos en Internet, tiene repercusiones en la vida real.

La Libertad y la accesibilidad que da Internet, hace que se produzca la Larga Cola, y hace (tal y como dicen en la wikipedia), que existan dos mercados: uno centrado en el alto rendimiento de pocos productos y otro, nuevo y todavía no familiar, basado en la suma o acumulación de todas las pequeñas ventas de muchos productos, que puede igualar o superar al primero. Si aplicamos ésto al mundo de las Redes Sociales, el mejor ejemplo lo podemos tener en la Blogosfera: Hay una gran mayoría de blogs que están en los servidores de Blogger o WordPress, y luego hay una cantidad de blogs que están desperdigados por pequeños servidores (como este mío, que lo tengo en uno “propio”).

De todas formas, el tema de la Larga cola no es, (y no puede ser nunca) igual en el Mercado que en las Redes sociales, ya que internet facilita la diversidad en el Mercado (que cada uno pueda vender o comprar lo que quiera, por muy raro que sea), pero con respecto a las Redes Sociales, lo que facilita es la concentración de muchos en un mismo lugar, o bajo una misma herramienta (piénsese Twitter, o Facebook, MySpace, Lindekin, etcétera), para socializarse en común, compartir conversaciones, enlaces, causas políticas, etcétera.

Sería un error, creo yo, aplicar las leyes del Mercado y su “Laissez Faire” a determinadas herramientas sociales ampliamente utilizadas para usos socio-políticos claramente positivos. En román paladino: Twitter hace una función social, igual que la hace Facebook o Linkedin; socializan, comparten, son espacios de Libertad, etcétera. Y creo que deberían de tener un tratamiento especial y una protección especial. Protección especial porque si están temporalmente fuera de servicio, el perjuicio “social” es grande. (recordemos los días del #iranelection y la petición del Gobierno Americano a Twitter para que no cortara el servicio para realizar un “mantenimiento”, o cuando Twitter se cayó por el ataque ruso).

Pienso que esa protección especial debería de venir de algún ente público; no tengo en la cabeza nada específico; no sé si debería de ser el país donde están la mayoría de los servidores de la herramienta, o donde estén la mayoría de usuarios, o alguna institución supranacional creada ad-hoc; pero si pienso que hay ciertas herramientas de internet que deberían de ser especialmente protegidas si se dan 3 condiciones (al menos):

1.- El usuario final, normal, ciudadano lo puede usar totalmente gratis (Si Twitter se vuelve de pago para todos, adiós esa especial protección, ya que adiós a su función social)
2.- La herramienta tiene una función social contrastada (ya sucedida al menos una vez) y no económica principalmente (Amazon, por muy socializado que esté, no tiene una función político-social que sí puede tener Facebook)
3.- Tiene un numero de usuarios importante. (Una red que yo haga sobre e-Government que es gloria bendita pero que tiene 1000 usuarios, no debe tener, en justicia, la misma inversión “pública” en seguridad que my.barackobama.com)

Esto que digo, sé que choca bastante con las teorías de que lo que hay que fomentar es más distribución de la Red, servidores etcétera; y yo digo que sí, que eso está muy bien, pero a día de hoy, lo que yo quiero es la mayor participación posible, y es mucho más fácil que una gran mayoría entre en Twitter, en Facebook o en Blogger, a que utilicen sus propias herramientas cada uno, en servidores muy distribuídos, y que funcione bien la comunicación cross-plataformas. (Sé que además habría que resolver una serie de cosas, como el tema de que hasta qué punto es lícito que esas empresas obtengan beneficio económico si están especialmente protegidas (que sería cuestión de legislar bien, supongo); pero eso es harina de otro costal…)

A lo mejor para garantizar la estabilidad de esas Redes sociales que tanto nos gustan y que nos ayudan a expresarnos, como Facebook, Twitter, etcétera, necesitamos, a lo Hobbes, dar cierto poder alguna institución para que la proteja de aquellos que quieren hackearla, destruírla, etcétera, porque no les gusta que la gente comparta, se movilice y actúe agregada y espontáneamente.