Posts Tagged ‘ españa

La dignidad de Catalunya (y comentario mío al final)

(Este texto ha sido pactado por 12 periódicos de Catalunya, y está siendo posteado por blogueros en señal de apoyo, incluído yo mismo)

“Después de casi tres años de lenta deliberación y de continuos escarceos tácticos que han dañado su cohesión y han erosionado su prestigio, el Tribunal Constitucional puede estar a punto de emitir sentencia sobre el Estatut de Catalunya, promulgado el 20 de julio del 2006 por el jefe del Estado, rey Juan Carlos, con el siguiente encabezamiento: “Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado, los ciudadanos de Catalunya han ratificado en referéndum y Yo vengo en sancionar la siguiente ley orgánica”. Será la primera vez desde la restauración democrática de 1977 que el Alto Tribunal se pronuncia sobre una ley fundamental refrendada por los electores.

La expectación es alta. La expectación es alta y la inquietud no es escasa ante la evidencia de que el Tribunal Constitucional ha sido empujado por los acontecimientos a actuar como una cuarta cámara, confrontada con el Parlament de Catalunya, las Cortes Generales y la voluntad ciudadana libremente expresada en las urnas. Repetimos, se trata de una situación inédita en democracia. Hay, sin embargo, más motivos de preocupación. De los doce magistrados que componen el tribunal, sólo diez podrán emitir sentencia, ya que uno de ellos (Pablo Pérez Tremps) se halla recusado tras una espesa maniobra claramente orientada a modificar los equilibrios del debate, y otro (Roberto García-Calvo) ha fallecido.

De los diez jueces con derecho a voto, cuatro siguen en el cargo después del vencimiento de su mandato, como consecuencia del sórdido desacuerdo entre el Gobierno y la oposición sobre la renovación de un organismo definido recientemente por José Luis Rodríguez Zapatero como el “corazón de la democracia”. Un corazón con las válvulas obturadas, ya que sólo la mitad de sus integrantes se hallan hoy libres de percance o de prórroga. Esta es la corte de casación que está a punto de decidir sobre el Estatut de Catalunya. Por respeto al tribunal –un respeto sin duda superior al que en diversas ocasiones este se ha mostrado a sí mismo– no haremos mayor alusión a las causas del retraso en la sentencia.

La definición de Catalunya como nación en el preámbulo del Estatut, con la consiguiente emanación de “símbolos nacionales” (¿acaso no reconoce la Constitución, en su artículo 2, una España integrada por regiones y nacionalidades?); el derecho y el deber de conocer la lengua catalana; la articulación del Poder Judicial en Catalunya, y las relaciones entre el Estado y la Generalitat son, entre otros, los puntos de fricción más evidentes del debate, a tenor de las versiones del mismo, toda vez que una parte significativa del tribunal parece estar optando por posiciones irreductibles. Hay quien vuelve a soñar con cirugías de hierro que cercenen de raíz la complejidad española. Esta podría ser, lamentablemente, la piedra de toque de la sentencia.

No nos confundamos, el dilema real es avance o retroceso; aceptación de la madurez democrática de una España plural, o el bloqueo de esta. No sólo están en juego este o aquel artículo, está en juego la propia dinámica constitucional: el espíritu de 1977, que hizo posible la pacífica transición. Hay motivos serios para la preocupación, ya que podría estar madurando una maniobra para transformar la sentencia sobre el Estatut en un verdadero cerrojazo institucional. Un enroque contrario a la virtud máxima de la Constitución, que no es otra que su carácter abierto e integrador.

El Tribunal Constitucional, por consiguiente, no va a decidir únicamente sobre el pleito interpuesto por el Partido Popular contra una ley orgánica del Estado (un PP que ahora se reaproxima a la sociedad catalana con discursos constructivos y actitudes zalameras). El Alto Tribunal va a decidir sobre la dimensión real del marco de convivencia español, es decir, sobre el más importante legado que los ciudadanos que vivieron y protagonizaron el cambio de régimen a finales de los años setenta transmitirán a las jóvenes generaciones, educadas en libertad, plenamente insertas en la compleja supranacionalidad europea y confrontadas a los retos de una globalización que relativiza las costuras más rígidas del viejo Estado nación. Están en juego los pactos profundos que han hecho posible los treinta años más virtuosos de la historia de España. Y llegados a este punto es imprescindible recordar uno de los principios vertebrales de nuestro sistema jurídico, de raíz romana: Pacta sunt servanda. Lo pactado obliga.

Hay preocupación en Catalunya y es preciso que toda España lo sepa. Hay algo más que preocupación. Hay un creciente hartazgo por tener que soportar la mirada airada de quienes siguen percibiendo la identidad catalana (instituciones, estructura económica, idioma y tradición cultural) como el defecto de fabricación que impide a España alcanzar una soñada e imposible uniformidad. Los catalanes pagan sus impuestos (sin privilegio foral); contribuyen con su esfuerzo a la transferencia de rentas a la España más pobre; afrontan la internacionalización económica sin los cuantiosos beneficios de la capitalidad del Estado; hablan una lengua con mayor fuelle demográfico que el de varios idiomas oficiales en la Unión Europea, una lengua que en vez de ser amada, resulta sometida tantas veces a obsesivo escrutinio por parte del españolismo oficial, y acatan las leyes, por supuesto, sin renunciar a su pacífica y probada capacidad de aguante cívico. Estos días, los catalanes piensan, ante todo, en su dignidad; conviene que se sepa.

Estamos en vísperas de una resolución muy importante. Esperamos que el Tribunal Constitucional decida atendiendo a las circunstancias específicas del asunto que tiene entre manos –que no es otro que la demanda de mejora del autogobierno de un viejo pueblo europeo–, recordando que no existe la justicia absoluta sino sólo la justicia del caso concreto, razón por la que la virtud jurídica por excelencia es la prudencia. Volvemos a recordarlo: el Estatut es fruto de un doble pacto político sometido a referéndum.

Que nadie se confunda, ni malinterprete las inevitables contradicciones de la Catalunya actual. Que nadie yerre el diagnóstico, por muchos que sean los problemas, las desafecciones y los sinsabores. No estamos ante una sociedad débil, postrada y dispuesta a asistir impasible al menoscabo de su dignidad. No deseamos presuponer un desenlace negativo y confiamos en la probidad de los jueces, pero nadie que conozca Catalunya pondrá en duda que el reconocimiento de la identidad, la mejora del autogobierno, la obtención de una financiación justa y un salto cualitativo en la gestión de las infraestructuras son y seguirán siendo reclamaciones tenazmente planteadas con un amplísimo apoyo político y social. Si es necesario, la solidaridad catalana volverá a articular la legítima respuesta de una sociedad responsable.”

Varias cosas:
1.- El problema no es el TC; el problema es la arquitectura jurídica. Esto tenía que pasar al Constitucional ANTES de someterse a Referendum. Porque ahora sería una aberración de legitimidad (aunque puede que no legal) que 12 señores, de los cuales bastantes están cesados-prorrogados, invalidaran algo sometido a Referendum.

2.- El Estatut tuvo poco apoyo popular;vale. Pero creedme;aquí gente que no votó el Estatut lo defenderá con ganas si se recorta por el TC. Porque aquí se ve como una agresión, y con razón. Aquí hay mucho bloguero y gente normal, que no votó el Estatut (yo mismo, vaya), pero que entiendo que una vez nacido el niño, no se puede matar.

3.- Si queremos que Catalunya quiera a España y se sienta cómoda en España, recortae el Estatut no ayuda: crea desafección. Catalunya no será más española a base de palos; a no ser que lo que se quiera es dar palos al catalán aunque el precio sea joder el futuro de la unidad de España.

En suma; para decirlo en un par de palabras; creo por el bien de España,de la España en la que yo creo, y de Catalunya dentro de España, lo que hay que hacer es dejar el Estatut, votado por los catalanes, como está.

Estados Unidos mata a sus fantasmas…¿Y España?

Ayer mandé un mail a mi gente de Estados Unidos, en el que les venía a decir algo así como que pueden estar orgullosos de su país, como fuera de él lo estamos en el día de hoy, y que han demostrado, tal y como dice su himno, que, al menos en este caso, son “The land of the Free and the home of the Brave”.

Sinceramente pienso (y creo que esto me traerá más de algún problema con alguna amiga mía), que elegir a Obama es una prueba mayor de “Sociedad Avanzada”, que elegir a una mujer Presidenta (Pongo Presidenta por no tener problemas, Pero creo que en español el participio presente termina en nte; el amante y la amante; no el amante y la amanta); porque al fín y al cabo, el elegir a una mujer, es cuestión de tiempo natural (A pesar de que quien he apoyado yo desde el principio era a Hillary).

Ésto que estamos viviendo, no lo hemos vivido los de mi generación nunca. Ésto, es otra cosa. Y es otra cosa por dos razones; la primera, ya suficientemente comentada por todos, es porque ésto no es política. (O no es política como la que estamos acostumbrados). Aquí hay…esperanza…Una esperanza global y colectiva, en que se puede mejorar todo esto (Joder, es que…cómo habla…es que de verdad, yo ya estoy muy curtido en escuchar muchos debates y muchos discursos…y algunos de ellos me emocionaron por lo que fueron…éste me emociona por lo que es…porque por primera vez en mi vida, un discurso que me emociona y me llega adentro, lo vivo siendo consciente. (Quiero decir; la Transición fue importantísima y hay discursos estupendos sobre la Libertad; pero yo no era consciente; y además, era algo muy local; para España. Ésto es global)

Aparte de la esperanza que ha desatado a nivel global el Presidente Obama, hay otro tema que me parece muy importante, y es que Estados Unidos ha sido capaz de matar a sus fantasmas.

El gran fantasma dentro de USA es el racismo; el “Efecto Bradley”, el segregacionismo, el asesinato de Martin Luther King, Rosa Parks, Malcolm X, Jesse Jackson, el Ku Klux Klan…Y todo eso, la elección del martes, demuestra que, a nivel general, está enterrado; o si no lo está, no es determinante para la vida social del país en general.Porque en un país en el que se elige Presidente a un señor de una raza a la que pertenece (creo) el 17% de la población, no se le puede llamar racista. O si lo es, ha decidido superarlo.

Porque quiero recordar una cosa: El nombre de Barack Hussein Obama, es un nombre tan americano, como lo puede ser español: Quiero decir: Tan raro suena President of the United States Barack Obama como Presidente del Gobierno de la Nación Española Barack Obama.

Y lo curioso es que aquí, que damos lecciones a los demás, no puede haber un Presidente del Gobierno con nombre catalán o vasco…Hasta hace poquísimo se decía que el Ministro de Industria tenía que ser la cuota catalana del Gobierno…

¿Y por qué creo que Obama ha ganado siendo negro? Porque ha dado igual que lo fuera. Es decir; no creo que haya ganado por ser de color. Si fuera eso, quien ganaría sería Jesse Jackson, que es alguien en el que el color de la piel es algo muy importante.

A lo que voy: Obama es la transversalidad. Es negro, vale, pero no ha ejercido de tal. (Y no, no ha ejercido de tal, que seguro que hay algún estupendo por ahí diciendo que sí lo hizo pero en plan que no se notara; porque en el momento en el que hubiera ejercido de tal…se acabó)

Entonces; mi pregunta es…¿Por qué Estados Unidos puede matar a sus fantasmas…y España no?

Decía que Obama es la transversalidad…y aquí no la hay; a día de hoy, no la hay.

¿Sabéis lo que me gustaría de verdad, de corazón? Un Presidente que diga: “Da igual que seas socialista o popular, federalista o nacionalista, de izquierdas o derechas: todos queremos lo mejor para el país.”

Pero aquí no pasa eso. Aquí sacamos para cualquier cosa la guerra Civil. Todos. Todos.

Tengo ganas de que alguna vez un Presidente, lo sea de todos los Españoles; no dependiendo de en qué lado estuvieron sus mayores en la Guerra, o en qué punto geográfico nació, o cómo se escribe su nombre o apellido. Quiero un Presidente que no saque a su abuelo muerto en la Guerra para hacer política, si eso no nos une a todos. Quiero un lider de la Oposición que arrime el hombro al Gobierno cuando sea necesario, porque eso nos une a todos (como ha hecho McCain).

¿Por qué Estados Unidos puede enterrar a sus fantasmas, y España no? ¿Para cuándo un lider de todos, que deje a un lado la Guerra Civil, y que no diga que los de Izquierda-Derecha-Nacionalistas-lo que sea, son malos, o tal, o cual, o que su padre fue tal, o que su abuelo fue tal o cual? ¿Para cuándo un lider de todos, que nos una a todos para mirar hacia adelante, y no hacia atrás?

Los Estados Unidos nos han dado una lección.

Primarias Demócratas y Primarias Populares

El día de hoy, va de Primarias; tanto en USA como en España.

En la tierra del Tio Sam, las Primarias de Pennsylvania han demostrado que Hillary sigue viva, y que el Partido Demócrata tiene un pollo montado.

A mí, personalmente, me gusta bastante más Hillary que Obama; a él lo veo muy “insustancial, blandito”; muy Zapatero, vaya; más continente que contenido. Alguien que sin teleprompter se queda en nada. Ella sin embargo, me gusta bastante más; es verdad que tiene un caracter de no te menees y todo eso; pero para los Demócratas la veo con más opciones que Obama; aparte de que al Senador le falta aún un hervor…

Pero todo esto da igual; ganará McCain, que ahora es el que representa la moderación en USA; vendría a ser (salvando mucho las diferencias), un Gallardón en el Partido Republicano.

Aquí, en la Tierra de…de…Aquí en España, resulta que por el lado de la Derecha, parece que empezamos a hacer las cosas bien, y dicen que Esperanza se va a quedar quietecita y a hacerle la ola a Rajoy en el Congreso…a cambio de Primarias Presidenciales para el 2012. Y yo, que no soy Esperancista, ESTOY ABSOLUTA, TOTAL Y RADICALMENTE A FAVOR DE ELLO.

Somos 700 mil militantes que pagamos, y tenemos ciertos derechos. No puede ser que nuestros derechos sean a pagar y a aplaudir, y a presentarte de compromisario a pesar de que te “animan” a que no lo hagas, par que se repartan los puestos los 5 amigos de siempre…No es sano que el ser militante del Partido sea un “paga y calla”.

Yo, si tengo que elegir entre lo que representa Mariano Rajoy y lo que representa Esperanza Aguirre, para mí no hay color. Pero si Esperanza Aguirre llega a la Presidencia democráticamente por el voto de los militantes, entonces lo aplaudiré y la aplaudiré como Presidenta del Partido.

Ojalá que lo hagamos…porque en eso de las (antíguas) Primarias, los socialistas, nos llevan ventaja, aunque las usaran una vez para decidir que no las van a usar más.

Esperanza Aguirre, Margaret Thatcher, y los consensos

Para mí, el consenso parece ser el proceso de abandono de todas las creencias, principios, valores y políticas. O sea que es algo en lo que nadie cree y a lo que nadie pone objecciones.

(Margaret Thatcher)

A Margaret Thatcher, no le gustaban los consensos; venía a decir que consensuar algo era básicamente renunciar a tus creencias, o renunciar a llevar una política a cabo en pos de que no haya problemas.

Es un argumento que es cierto, y no es cierto. Probablemente sea válido para la Gran Bretaña post Callaghan de finales de los setenta; pero no lo es para España.

España es un país complejo, complicado. Dicen por ahí fuera que somos un país en el que en una habitación con dos personas, hay 3 opiniones. Somos un país en el que bastante más de la mitad de la población vivía con Franco. Somos un país que hizo una Transición de consensos para cerrar heridas, y mirar para adelante, entre todos; Izquierdas y Derechas.

Por eso, para mí Zapatero ha sido el peor Presidente de la Democracia: por dividir. Por hacer políticas que dividen el país en dos; por hacer que una mitad de España se sienta apestada y odiada por su Gobierno; por tratar de reabrir heridas, vaya.

Ahora que estamos en el proceso de renovación de la Derecha en España, la lideresa Esperanza Aguirre, está mareando la perdiz, en un sí pero no, mientras Pedro J, Losantos, su equipo de Gobierno y bastantes militantes conservadores y liberales conservadores, le hacen la ola.

Yo creo que Esperanza Aguirre, que es una gran política, hubiera sido una gran Margaret Thatcher, salvo por dos razones; que Margaret Thatcher, ya ha habido una, y que para llevar a cabo una política tan dura como la que llevó, tienes que hacerlo en Gran Bretaña en los 80; o al menos, seguro que no en un país en el que una mitad se estaba matando con la otra hace 70 años.

Dice Aguirre que a los socialdemócratas les gusta más Rajoy. Sí. Y a los de Derechas en el 2000 nos gustaba más como lider del PSOE Bono, a pesar de que electoralmente era más peligroso. ¿Qué significa eso? Pues que la Derecha que representa Rajoy no es tan dura como la que representa Aguirre.

A que electoralmente es mejor Aguirre que Rajoy, yo opino lo siguiente: Tururú. Vamos a ver; para que el PP gane las elecciones, necesita alguna de las siguientes opciones:

1.- Participación baja.
2.- Participación alta y más de 11 millones de votos.

Veamos el tema con perspectiva: El PP se ha quedado a 151.205 votos de 2000, que ha sido cuando tuvo mejor resultado electoral, y ha sacado más de 10 millones de votos. ¿Adónde han ido esos votos? Hay 3 opciones; o a la Abstención, o al PSOE o a la Extrema Derecha. No hay más. Personalmente creo que han ido al PSOE, al Partido de Rosa Díez y a la Abstención; conozco personas que en 2000 e incluso 2004 votaron PP y ahora votaron PSOE, simplemente porque no les ha gustado nada el tipo de Oposición que se ha hecho desde la Derecha. No creo que sean muy de Derechas y hayan pensado que la Oposición ha sido floja y se ha ido a la Falange.

Y el PSOE ha sacado 11 millones de votos; es decir; incluso si el PP hubiera mejorado los votos de 2000, seguiría perdiendo; por una razón: Cuanto más dura sea la Oposición, más se moviliza el electorado de Izquierdas a favor del PSOE. Así de sencillo. Voto útil; y el extremo han sido estas elecciones.

Y con Esperanza Aguirre de Lider de la Oposición, tendríamos el mismo escenario; un PSOE ganador en 2012, no sé con qué candidato, siemplemente porque los votantes de Izquierda, sobre todo en Catalunya, votaría a “cualquiera antes que este PP”.

Esperanza Aguirre no desmoviliza a la Izquierda; y para que gane la Derecha, la Izquierda ha estar desmovilizada (como en 2000), o dividida (como en 1996) y ella consigue exactamente lo contrario.

¿Por qué el mejor resultado de diputados que hemos tenido en la Historia ha sido cuando hemos sido un Partido de Gobierno pactando con CiU? Porque éramos un partido sin tantas “aristas”, como hemos tenido en 2004 o 2008. (Que por cierto; se da la feliz coincidencia de que ha sido cuando el señor Losantos se ha metido a político; y desde que este hombre se ha dedicado a hacer Política, y en cierta Derecha se le ha empezado a hacer la Ola, la Derecha no ha vuelto a levantar cabeza.)

Total; que pienso que como candidata, pasaría lo que ha pasado en Catalunya; por cada escaño demás que sacara ella, el PSOE sacaría 2 o 3 más, y eso no es un buen trato.

Pero aparte, creo que su política tampoco me llenaría, en el hipotético caso de que llegara a ser Presidenta del Gobierno, en esencia por el tema de los consensos, que ya dije antes; pienso que si la cosa va de modelo de líderes mujeres de la Derecha, es mejor una Angela Merkel que una Margaret Thatcher, y más para un país como España, en el que después de las barbaridades Zapateriles, tenemos que hacer puentes con la Izquierda (porque la Izquierda es incapaz de hacer puentes).

La Izquierda no tiene grandeza; ni de ganador, ni de perdedor; y es tan soberbia que no es capaz de gobernar a todos, Izquierdas y Derechas, con grandeza y magnanimidad. La Derecha sí. Y debe hacerlo.

Pero Esperanza Aguirre no está capacitada para ese cometido. Es lo que pienso.

España no es Madrid.

14 de Abril

Dentro de unas horas, será 14 de Abril, el día de la República. Yo soy de Derecha, Liberal y Republicano. (Y si lo pienso bien, soy republicano porque soy liberal). Por tanto, hoy es un día para mí de Reivindicación.

Para mí, la Libertad, la Igualdad, y la Fraternidad, son los valores fundamentales de nuestra Sociedad. Por tanto, ¿Por qué la Jefatura del Estado ha de estar por encima de eso?

España ha evolucionado muchísimo desde el 22 de Noviembre de 1975. Y una buena parte de ello, ha de apuntarse en el haber del Rey Don Juan Carlos. Él podía haber decidido haber intentado hacer una reforma “light” (aunque habría perdido la Corona). Pero la cosa es que se metió de lleno en la causa democrática. Y es de agradecer.

Y hoy, día de la República, le agradezco de corazón el trabajo hecho; y como pago, se le ha mantenido más de treinta años como Jefe del Estado, se le hizo una Constitución a medida, y se le dejó que manejara sus negocios como él quisiera.

Con lo cual, lo primero que digo, es que, sinceramente, gracias.

Dicho esto, España ha cambiado, y está cambiando. Hoy hemos tenido un Gobierno con más mujeres que hombres, un Ministerio para la Igualdad, y una Ministra de Defensa, y sin embargo, en la Jefatura del Estado sigue primando el varón a la mujer. Pero más aún; yo pago mis impuestos, soy Soberano, pero no tengo derecho a decidir, en uno de mi Soberanía, el titular de la Jefatura del Estado.

No es justo. No es justo que sólo los que tengan 48 años o más hayan podido votar si la Constitución (rey incluído), era válida o no.

A mí el periodo republicano no me hizo mucha gracia, porque los que construyeron la Répública, hicieron una República de Izquierdas, no una República. Y España no estaba preparada para una República; ni de Izquierdas, ni de Derechas, ni de Consenso. Hoy sí.

Siempre se ha dicho que el Rey, era necesario por 3 razones: 1.- Cuestión territorial; 2.- Cleavage Izquierda-Derecha; y 3.- Ejército.

Bien. Eso está superado.

1.- Hoy no es el Rey el que garantiza ni la viabilidad ni la unidad de España. Sólo hay que ver las últimas elecciones en Catalunya y en Euskadi, donde se votaron a un partido de corte nacional. Pero más aún; el Rey, que no dice ni una palabra en los idiomas cooficiales en su discurso de fín de año, ni “gracias”, es más factor disgregador que de unión. De eso estoy convencido.

2.- Las divisiones Izquierda-Derecha, no las resuelve el Rey. Están ahí y entre todos hemos de controlarlas. Y la última Legislatura es prueba de ello. Ha sido la Legislatura con más tensión ideológica desde el 78, y lo hemos superado TODOS, sin el Rey. Si el Rey intentó que las dos posiciones se acercaran, no lo consiguió. De hecho, este Rey ha conseguido que la Izquierda republicana siga siendo republicana; que la Izquierda que no es ni republicana ni no republicana, siga igual, tolerando lo que hay, y que en la Derecha seamos cada vez más los que nos sentimos republicanos.

3.- Y por último; en el Ejército; ¡Por Dios! En un Ejército que está en la OTAN, viajado, democrático, y que lleva con ministros civiles desde el inicio de los 80, ¿Van a dar un Golpe de Estado porque se le haga la pregunta a los españoles de si quieren Monarquía o República? O sea; ¿El Ejército está preparado para tener a una mujer ecosocialista y pacifista como Ministra de Defensa, pero no está preparado para que su Comandante en Jefe sea el Jefe del Estado electo?

Por todo ello, considero que el sistema monárquico tiene fecha de caducidad. Porque España, la Sociedad Española, lo ha adelantado.

Felicidades a todos los Republicanos, a España, y a los Españoles.