Posts Tagged ‘ catalunya

Impresiones sobre la Sanidad en Madrid

SaludMadridEstos días me he tenido que enfrentar por primera vez con la Sanidad Pública madrileña.

La verdad es que he pensado sobre si contaros el absurdo y kafkiano periplo que he tenido que seguir para conseguir un Ventolín (porque al parecer, como aún no estoy empadronado, vivo en un limbo jurídico). Pero prefiero omitir mi historia personal y hacer notar una serie de impresiones personales al respecto.

Ante todo, quiero dejar claro que esto ha sido un primer contacto; que no implica que sea siempre así o que sea para todo el mundo así. Y quiero también dejar claro que son apreciaciones personales; repito; personales.

Pero lo que yo he visto, lo he visto.

En primer lugar, veo que la Sanidad en Madrid funciona peor que en Catalunya o Andalucía. Al menos la pública (repito; lo que me ha pasado ha sido kafkiano, pero no sé hasta qué punto es culpa del Ministerio, de la Consejería, o de todos).

No sé si fue casualidad o qué, pero el centro de Salud estaba peor cuidado que los centros en general, de Catalunya o Andalucía. Más sucios, más papeles por el suelo, etcétera.

Y además, aquí me sentí (y esto sí que es totalmente subjetivo), más un “número” que en las otras partes (y bueno, al final, dio igual, porque después de esperar las horas muertas no conseguí la medicina…)

En fin, que mi impresión (vuelvo a decir, totalmente subjetiva), es que en otras partes se “mima” más a la Sanidad Pública que aquí en la CAM.

He de decir que he tenido a lo largo de bastante tiempo, muchas conversaciones con amigos (de todo color político, ojo), con respecto a la Sanidad en Madrid (reconozco que para mí la Sanidad es un tema fundamental), y mayoritariamente, aplastantemente, la opinión es que la Sanidad en la Comunidad de Madrid es manifiestamente mejorable.

Para mí el tema de la Sanidad sí que es desde una perspectiva político-filosófica un tema en el que no tengo dudas: Pienso que la Sanidad ha de ser pública. Y cuando digo pública lo digo en una doble vertiente: Pública porque ha de ser para todo el mundo gratuítamente, y pública porque ha de ser gestionada, repito, gestionada, por la administración pública. Por que para mí, es aberrante la idea de sacar beneficio de la Sanidad en un hospital público; porque apelando al beneficio, pueden haber gestores privados que digan “hemos de ahorrar”, o “hemos de aumentar el margen de beneficio”; y con el tema de la Sanidad, me da mucho miedo.

Os voy a contar algo que me contó un amigo oncólogo (repito sus palabras; no tienen por qué ser verdad, pero yo, me lo creo): Resulta que me contó que hay muchos médicos que no quieren operar en los hospitales estos públicos de gestión privada de Madrid; pensé que era porque se les pagaba menos o algo así, y me dijo: “te voy a poner un ejemplo: Si para operar te hacen falta 7 tipos de hilos para coser, en esos hospitales hay 2″.

Ese ejemplo, que no sé si es real o es sólo eso, un ejemplo, es una de las razones fundamentales por las que creo que la Sanidad no se toca. Se puede ahorrar mejorando la gestión; recortando en cierto tipo de trámites innecesarios o cosas superfluas (como que cada enfermero/médico tenga su propia bata de médico y poner unas comunales, como hicieron en no recuerdo dónde); pero el llegar al punto en el que se diga; hemos de gastar x por cada paciente y si no se puede se recorta del gasto al paciente, es una idea que filosófica, ideológica y motalmente no puedo compartir.

Hay cosas con las que no se juega; y la Sanidad es una de ellas; por razones sociales, pero también por razones egoístas. Y mi razón egoísta es esta: Que hoy tenga seguro privado (es un decir), no me asegura que mañana lo vaya a poder mantener. Y como ni quiero, ni creo en un modelo asistencial, semiasistencial, o llamémoslo X, quiero una Sanidad Pública, Universal y de Calidad para mí. Ha de haber tambíen una Sanidad Privada, sí, que la haya para el que la quiera y la pueda pagar; pero que la Sanidad Pública, sea pública, y gestionada públicamente.

Los experimentos, con cualquier otra cosa. Con la Sanidad, no.

Catalunya, gràcies

Senyera(En castellano más abajo)

(Perdó pel meu català…)
Fa gairebé 6 anys vaig arribar a Catalunya. Reconec, que, malgrat considerar-me algú amb certa perspectiva de segons quines coses, vaig venir amb por: Uno ha escoltat taaaantes coses sobre Catalunya i els catalans: Que si són antipàtics, que si són agarrats, que si tenen un cercle tancat en el qual mai entrarà un no català, que no pots viure si no saps català i tal i com…

Ja durant la carrera, un dels meus grans amics (i company de pis) va ser el Xavier Cañada, i amb ell vaig tenir milers de discussions sobre el que és i el que no és Espanya, la qual cosa és Catalunya, em vaig llegir La Nacionalitat Catalana, etcètera. O sigui; jo era un tipus amb les idees una mica més obertes que la mitjana, però sense excessos.

Per aquests avatars de la vida, el primer lloc on vaig viure a Catalunya no va ser a Barcelona; va ser a Manresa; en la Catalunya Central, vagi; en la Catalunya més catalana; d’on van sortir les Bases de Manresa (a mes a mes, vaig viure al barri de les Bases).

Allí vaig començar a entendre el que és Catalunya, la qual cosa són els catalans; el que és Catalunya per a un català de la Catalunya profunda: Vaig començar a entendre, en una paraula el que senten els catalans per la seva terra.

Vaig entendre que Catalunya és una altra cosa; i per favor, no caiguem en els llocs comuns que “tot” és una altra cosa; sabem del que estem parlant. I també vaig viure l’enorme mentida que se’m “va ensenyar” sobre la forma de ser dels catalans.

Jo provinc d’Andalusia, i com tal se suposa que veig les coses d’una altra forma; però en molt poc temps, vaig entendre perfectament les raons per les quals hi ha independentistes a Catalunya (independentment que estigui d’acord o no), les raons per les quals tenen raó quan diuen que hi ha tracte injust (jo m’havia de gastar tots els dies 6 euritos per anar i tornar de Manresa a Barcelona,o agafar la de Martorell que tinc entès que es va fer en temps de Franco i suposaria aixecar-me a les 4 del matí tots els dies), les raons per les quals hi ha una part que se sent discriminada i el fet que tothom d’una forma o una altra, tracta d’arreglar-ho.

Vivint aquí, no només m’ha canviat la meva concepció de Catalunya. També m’ha canviat la meva concepció d’Espanya. I molt. Ara m’adono clarament del parany que és assimilar Espanya amb Castella, perquè Espanya és molt més que Castella, per molt estupenda que sigui (que ho és) Castella. Però bo; no vull centrar-me en això.

Allí a Manresa vaig conèixer per internet a uns fanàtics d’una sèrie una miqueta Friki que era L’Ala Oest de la Casa Blanca, i vaig conèixer a Xavier Tomàs, a Andoni Esteban, i uns quants més amb els quals segueixo tenint tracte, i als quals no perdré. I aquí vivim les MidTerms que li van donar als Democratas i a la Pelosi la Majoria, i ja va anar aquí on vaig conèixer a tota la penya Twittera que som gairebé una família.

Després va venir GSI Commerce, on vaig conèixer a uns quants que són ara grans, grans amics.

Us ho creureu o no, però on més vaig aprendre del que realment és Catalunya va ser allí, totalment fos de l’àmbit polític; amb tots els meus companys d’una empresa de Noves Tecnologies, on vam tenir llargues, llargues, llargues converses de política.

Amb Emili Masnou, Joaquim Llamas, Ramon Arqué, Angel Arcarons, Robert Gil, Hugo Peris, Lourdes Cabornero, Pablo Díaz, Albert Ortíz, Ricard Terré, Ester Martínez, Alfonso Villazala, Miquel Angel Coca, Natxo Cabré, Carlos Fernández, Juan Vicente Matins, Nacho Ruiz, Iván Llorente, Sergio Miguel, Alex Gayan, Sonia Rivera, Alicia Segui, Ángel Rojo, Fernando Guirao i molts altres que se m’escaparan perquè vaig a vuelapluma, vaig aprendre el que és Catalunya en el dia a dia. Vaig entendre la formes de ser catalanes (que són més d’una); les formes de sentir Catalunya (que també són més d’una), i em van buidar moltes llacunes que tenia sobre la seva història. Però a part de la part d’això, ells, sense adonar-se, em van mostrar com era la major fal·làcia aquesta sobre els catalans: Tot el que s’ha dit sobre la seva forma de ser.Que si véns de fora mai et podràs portar bé amb els catalans, que si són molt agarrats, que si van a la seva…però de quin cony estem parlant? Quan he estat amb ells, (Sobretot tres o quatre, ells saben els qui són i estan en aquesta llista), m’han fet sentir en família. Si tenia un problema,es donaven puntades en el cul per tirar-me un cable. Si estava xungo, allí estaven. Si calia treure al nen perquè se sentia malament pel de la ruptura, aquí estaven. 

Que hi ha catalans tocacollons? Per descomptat; i andalusos i danesos. Així que ja n’hi ha prou de generalitzacions absurdes.

Curiosament, també vaig aprendre molt sobre Catalunya, sobre la seva problemàtica, etcètera, amb altres amics i companys que vivien a Catalunya però no havien nascut aquí: Elizabeth Mehr, Edoardo Fiorentini, Craig McCann, Daniel García, Adrian Iliescu, Daria Bernabei, Eber Herrera, Elena Buil (mitjà d’aquí mitjà no) Joe Denny, Ruth Barnett, Maria da Rocha, Minoru Katogi i uns altres que hauran per aquí…Ells em van fer unir el trencaclosques sobre com veien Catalunya des de fora; el tema del català, la immersió lingüística, etcètera.

Total, que gràcies a la gent que vaig conèixer a través dels anys en la meva empresa, vaig aprendre molt, moltíssim, i el meu amor per la terra que m’ha acollit i dau de menjar durant 6 anys, va seguir augmentant.

Gràcies a Facebook (per una rocambolesca casualitat), Angel Arcarons em va posar en contacte amb Marc López Plana, que em va llançar una proposta a la qual algú com jo no pot dir que no; i fins a Nova York i Massachusetts ens vam anar ell, María Jesús Salido, Gemma Urgell, Ricard Espelt i jo…i vam agafar moltes idees, i fonguem NuestraCausa, vam aprendre ho que no està escrit de Participació i Mobilització Ciutadana, de Govern Obert, de com funciona la gent a la Xarxes Socials i com fer que participin més, vam portar a Espanya Mixedink, vam portar a Europa el Personal Democracy Forum, i vam fer molts projectes molt, molt interessants; al final per coses que passen en la vida, em vaig sortir del projecte, i el projecte poc després va quedar en l’èter, però em quedo amb tot el que vaig aprendre, amb tota l’experiència que vaig agafar (molta, moltíssima), i amb una gran amiga, Maria Jesús, a la qual per cert, li dec un gran cafè.

En aquest temps de NuestraCausa, i més endavant, jo ja estava bastant ficat a les Xarxes Socials i per aquestes èpoques vaig desvirtualitzar a gent de les quals vaig aprendre (i segueixo aprenent) moltíssimes coses, i també he fet amics per aquí i per allà: César Calderón (que és el meu pare, encara que vosaltres no ho sapigueu), Verónica Ruíz, Jessica Fillol, Carlos Guadián i Ariadna, Antoni Gutiérrez Rubí, Raquel Querol Bello, José Rodríguez, Xavier Peytibi, Rubén Novoa, Marc Pallarès, Manolo Calleja, Edgar Rovira, Ismael Peña López, a Jordi Sabater (que a més de ser el millor propietari del món i el meu amic està ficat en un projecte interessant que donarà que parlar; apunteu-ho), Albert Arellano i uns quants més que probablement oblit.

Després estan altres amics, que ells saben els qui són, que entre moltes altres coses m’han ensenyat la profunditat de certs valors, com la Fraternitat, la Igualtat de tots els Homes, la Llibertat, la Ciutadania, el Laïcisme, i els segueixo portant dins, i tot el que m’han ensenyat…i em segueixen ensenyant.

Creieu-me el que us dic, perquè us ho dic des del més profund del meu cor: A Catalunya he estat feliç. I m’he sentit català. I m’han fet sentir-me català. És una terra que m’ha integrat, m’ha tractat estupendament, i no m’ha donat més que oportunitats.

I per això, tot el que puc dir és: Gràcies, Catalunya. Em vaig, però tornaré. No puc no tornar.

——-
Hace casi 6 años llegué a Catalunya. Reconozco, que, a pesar de considerarme alguien con cierta perspectiva de según qué cosas, vine con miedo: Uno ha escuchado taaaantas cosas sobre Catalunya y los catalanes: Que si son antipáticos, que si son agarrados, que si tienen un círculo cerrado en el que jamás entrará un no catalán, que no puedes vivir si no sabes catalán y tal y cual…

Ya durante la carrera, uno de mis grandes amigos (y compañero de piso) fue Xavier Cañada, y con él tuve miles de discusiones sobre lo que es y lo que no es España, lo que es Catalunya, me leí La Nacionalitat Catalana, etcétera. O sea; yo era un tipo con las ideas algo más abiertas que la media, pero sin excesos.

Por esos avatares de la vida, el primer sitio donde viví en Catalunya no fue en Barcelona; fue en Manresa; en la Catalunya Central, vaya; en la Catalunya más catalana; de donde salieron las Bases de Manresa (encima, vivía en el barrio de las Bases).

Allí comencé a entender lo que es Catalunya, lo que son los catalanes; lo que es Catalunya para un catalán de la Catalunya profunda: Comencé a entender, en una palabra lo que sienten los catalanes por su tierra.

Entendí que Catalunya es otra cosa; y por favor, no caigamos en los lugares comunes de que “todo” es otra cosa; sabemos de lo que estamos hablando. Y también viví la enorme mentira que se me “enseñó” sobre la forma de ser de los catalanes.

Yo provengo de Andalucía, y como tal se supone que veo las cosas de otra forma; pero en muy poco tiempo, entendí perfectamente las razones por las que hay independentistas en Catalunya (independientemente de que esté de acuerdo o no), las razones por las que tienen razón cuando dicen que hay trato injusto (yo me tenía que gastar todos los días 6 euritos para ir y volver de Manresa a Barcelona,o coger la de Martorell que tengo entendido que se hizo en tiempos de Franco y supondría levantarme a las 4 de la mañana todos los días), las razones por las que hay una parte que se siente discriminada y el hecho de que todo el mundo de una forma u otra, trata de arreglarlo.

Viviendo aquí, no sólo me ha cambiado mi concepción de Catalunya. También me ha cambiado mi concepción de España. Y mucho. Ahora me doy cuenta claramente de la trampa que es asimilar España con Castilla, porque España es mucho más que Castilla, por muy estupenda que sea (que lo es) Castilla. Pero bueno; no quiero centrarme en esto.

Allí en Manresa conocí por internet a unos fanáticos de una serie un tanto Friki que era El Ala Oeste de la Casa Blanca, y conocí a Xavier Tomàs, a Andoni Esteban, y unos cuantos más con los que sigo teniendo trato, y a los que no perderé. Y ahí vivimos las MidTerms que le dieron a los Democratas y a la Pelosi la Mayoría, y ya fue ahí donde conocí a toda la peña Twittera que somos casi una familia.

Luego vino GSI Commerce, donde conocí a unos cuantos que son ahora grandes, grandes amigos.

Os lo creeréis o no, pero donde más aprendí de lo que realmente es Catalunya fue allí, totalmente fuera del ámbito político; con todos mis compañeros de una empresa de Nuevas Tecnologías, donde tuvimos largas, largas, largas conversaciones de política.

Con Emili Masnou, Joaquim Llamas, Ramon Arqué, Angel Arcarons, Robert Gil, Hugo Peris, Lourdes Cabornero, Pablo Díaz, Albert Ortíz, Ricard Terré,  Ester Martínez, Alfonso Villazala, Miquel Angel Coca, Natxo Cabré, Carlos Fernández, Juan Vicente Mañanas, Nacho Ruiz, Iván Llorente, Sergio Miguel, Alex Gayan, Sonia Rivera, Alicia Segui, Ángel Rojo, Fernando Guirao y otros muchos que se me escaparán porque voy a vuelapluma, aprendí lo que es Catalunya en el día a día. Entendí la formas de ser catalanas (que son más de una); las formas de sentir Catalunya (que también son más de una), y me despejaron muchas lagunas que tenía sobre su historia. Pero aparte de la parte de eso, ellos, sin darse cuenta, me mostraron cual era la mayor falacia dicha sobre los catalanes: Todo lo dicho sobre su forma de ser. Que si vienes de fuera nunca te podrás llevar bien con los catalanes, que si son muy agarrados, que si van a lo suyo…pero de qué coño estamos hablando? Cuando he estado con ellos, (Sobre todo tres o cuatro, ellos saben quienes son y están en esa lista), me han hecho sentir en familia. Si tenía un problema,se daban patadas en el culo por echarme un cable. Si estaba chungo, allí estaban. Si había que sacar al niño porque se sentía solo por lo de la ruptura, ahí estaban. 

¿Que hay catalanes gilipollas? Por supuesto; y andaluces y daneses. Así que basta ya de generalizaciones absurdas.

Curiosamente, también aprendí mucho sobre Catalunya, sobre su problemática, etcétera, con otros amigos y compañeros que vivían en Catalunya pero no habían nacido aquí: Elizabeth Mehr, Edoardo Fiorentini, Craig McCann, Daniel García, Adrian Iliescu, Daria Bernabei, Eber Herrera, Elena Buil (medio de aquí medio no) Joe Denny, Ruth Barnett, Maria da Rocha, Minoru Katogi y otros que habrán pr ahí…Ellos me hicieron unir el rompecabezas sobre cómo veían Catalunya desde fuera; el tema del catalán, la inmersión lingüística, etcétera.

Total, que gracias a la gente que conocí a través de los años en mi empresa, aprendí mucho, muchísimo, y mi amor por la tierra que me ha acogido y dado de comer durante 6 años, siguió aumentando.

Gracias a Facebook (por una rocambolesca casualidad), Angel Arcarons me puso en contacto con Marc López Plana, que me lanzó una propuesta a la que alguien como yo no puede decir que no; y hasta Nueva York y Massachusetts nos fuimos él, María Jesús Salido, Gemma Urgell, Ricard Espelt y yo…y cogimos muchas ideas, y fundamos NuestraCausa, aprendimos lo que no está en los escritos de Participación y Movilización Ciudadana, de Gobierno Abierto, de cómo funciona la gente en la Redes Sociales y cómo hacer que participen más, trajimos a España Mixedink, trajimos a Europa el Personal Democracy Forum, e hicimos muchos proyectos muy, muy interesantes; al final por cosas que pasan en la vida, me salí del proyecto, y el proyecto poco después quedó en el éter, pero me quedo con todo lo que aprendí, con toda la experiencia que cogí (mucha, muchísima), y con una gran amiga, Maria Jesús, a la que por cierto, le debo un gran café.

En ese tiempo de Nuestra Causa, y más adelante, yo ya estaba bastante metidillo en las Redes Sociales y por esas épocas desvirtualicé a gente  de las que aprendí (y sigo aprendiendo) muchísimas cosas, y también he hecho amigos por aquí y por allá: César Calderón (que es mi padre, aunque vosotros no lo sepáis), Verónica Ruíz, Jessica Fillol, Carlos Guadiány Ariadna, Antoni Gutiérrez Rubí, Raquel Querol Bello, José Rodríguez, Xavier Peytibi, Rubén Novoa, Marc Pallarès, Manolo Calleja, Ismael Peña López, a Jordi Sabater (que además de ser el mejor casero del mundo y mi amigo está metido en un proyecto interesante que dará que hablar; apuntadlo), Albert Arellano y unos cuantos más que probablemente olvido.

Luego están otros amigos, que ellos saben quienes son, que entre otras muchas cosas me han enseñado la profundidad de ciertos valores, como la Fraternidad, la Igualdad de todos los Hombres, la Libertad, la Ciudadanía, la Laicidad, y les sigo llevando dentro, y todo lo que me han enseñado…y me siguen enseñando.

Creedme lo que os digo, porque os lo digo desde lo más profundo de mi corazón: En Catalunya he sido feliz. Y me he sentido catalán. Y me han hecho sentirme catalán. Es una tierra que me ha integrado, me ha tratado estupendamente, y no me ha dado más que oportunidades.

Y por eso, todo lo que puedo decir es: Gracias, Catalunya. Me voy, pero volveré. No puedo no volver.

Por qué el PSC se equivocó (y algo del debate de ayer)

Yo llegué a Catalunya ya bajo el Tripartit (llegué con Maragall de President), y una cosa que siempre he escuchado, dentro y fuera de aquí, pero que no viví, es que el Pujolismo tenía una visión ciertamente patrimonialista de Catalunya (Catalunya somos nosotros, vaya)

Personalmente, puedo estar de acuerdo conque Catalunya, fuera de los millones de personas que viven en el Area Metropolitana,  está sociológicamente más cercana a la idiosincrasia de Unió y de Convergencia (según el territorio, supongo); pero en el área metropolitana, amigo, es otro tema.(De hecho, los chicos de Mas han hecho una campaña bien pensada de Juventud para tratar de obtener votos por ese lado (que viene a decir “que no te digan tus padres lo que tienes que votar”), sabiendo que ahí lo tienen bastante regular, para ver si consiguen arañar votos del cinturón rojo)

Pienso que el PSC se equivocó al enfocar la campaña; y un trocito de su electorado se va a ir a Ciutadans, y un importante trozo a la abstención, porque no han cuidado la marca España. Conozco gente, en primera persona, que del PSC va a pasar a Ciutadans porque piensan que el Gobierno Montilla se ha pasado de frenada con la “canya contra Espanya”, ya sea por acción u omisión (y sí, ha sido omisión, porque hay sensación de que se ha dejado hacer a ERC según que cosas que al votante socialista medio de Santa Coloma o Badalona no le ha sentado bien).

Total; la sensación que hay es que Al PSC le da miedo defender la bandera de España públicamente. Con lo que al votante de izquierdas no nacionalista catalán), le queda tragar, abstenerse o votar a otros. 

El problema del PSC es que querían que esta campaña girara en torno a lo social, y con lo de la sentencia del Estatut, estaba cantado que no. Con lo que tenemos a todos los partidos con banderas claras, menos el PSC (lo de ICV va por otro lado de buenrollismo), y hay veces que hay gente que necesita banderas.

El PSC desde hace unos meses tenía que haberse vuelto mas español; desde el verano (sí, ya sé, es que se perderían votos en el territorio…Pero señores! Los votos del Territorio ya están perdidos, pero encima, no han sumado votos en el lado del Area Metropolitana!) , pero optaron por la pirueta de vender los logros sociales del Gobierno, cuando estas elecciones, no van de esto.

Pienso que Collboni y el PSC se equivocaron con el enfoque de la campaña, salvo que, salvo que, la dieran desde el principio por muy perdidas y esto fuera el inicio de un reposicionamiento ideológico de cara a 2016 y más allá…

Sobre el debate de ayer…me lo pasé bien, lo reconozco. Giró en torno a Mas (como era previsible), y aguantó el tipo.

Creo que (y sé que todo el mundo va a estar en contra de lo que digo) quien mejor jugó sus cartas fue el niño, Albert Rivera. Los demás no arriesgaron demasiado y estaban algo más encorsetados y él, interrumpió, fue arisco y todo lo que queráis, pero esa beligerancia con según qué cosas, le hará subir (probablemente en la Catalunya Central no); pero subir, subirá, y creo que lo de ayer fue un empujoncito (quien le vote a él no lo hará para que sea President sino como voto protesta a según qué cosas con las que una parte de Catalunya no comulga).

Herrera tuvo algunos momentos muy buenos (aunque su tono de voz no le ayude) pero en algún momento se le pilló bien pillado, como cuando se le hablaba del tema de la Seguridad, que lleva Saura, o cuando el niño le habló del afán recaudatorio de lo de los 80kms hora; aunque estuvo muy bien cuando le dio a Mas en el hígado con respecto a los dos modelos de infraestructuras.

La única mujer que había ahí, era la del partido más de derechas (para que luego digan los apologetas del feminismo)… El PPC. Alicia Sanchez Camacho no me gustó, se notó que cambió al castellano porque lo hizo antes el niño, y dio puyas pero no vino a proponer nada…y lo de la inmigración no lo defendió bien, cuando podía haber presentado más guerra ideológica al respecto (en su ideología, vaya)

Puigcercòs estuvo bastante bien. Defendiendo su ideología, poniendo en un apuro a Mas con lo del Concierto, etcétera. Se notaba que estaba siendo más papista que el Papa para tratar de no perder votos por Reagrupaments y Solidaritats varios.

El Molt Honorable estuvo mejor de lo que esperaba. Una corbata horrorosa, pero le dio tres o cuatro ganchos a Mas y a Sanchez Camacho interesantes (además del sopapo que le dio al niño con respecto a que no sabe mantener un grupo de 3 personas); pero estuvo bastante lento cuando le hablaban de la doble moral con respecto a sus hijos en colegios privados y bilingües. Quiero haceros notar que él no defendió su gestión como President, sino la del Tripartit desde Maragall (cuando él aún no era President) a él…tratando de vender política social (cosa que hasta Mas reconoció), y tratando de vender bondades de un Gobierno que ha dicho que no quiere repetir…complicado…pero no tan mal como esperaba; creo que en estos años de President ha mejorado a la hora de debatir.

Y el (probable) próximo President de la Generalitat, pues ejerciendo de Padre de Catalunya, seny y dejar que todo pivote sobre su futurible Presidencia. Lo vi ágil, se llevó unas cuantas hostias bien dadas de todos, pero aguantó, porque no entró al trapo. Él era el que tenía más que perder, y el que menos arriesgó. Se salió muy bien de la trampa Puigcercòs sobre el Concierto y el Referendum, pero creo que la cagó con el comentario de que “Catalunya es tan tolerante que permite que ustedes hablen castellano en TV3″ (creedme, por muy bien que suene a determinados oídos, eso a otros oídos suena mal y da miedo, encima tras declarar que él es independentista y no saber esquivar demasiado bien lo de Felipe Puig). Pero la verdad es que estuvo bastante bien.

El debate fue ágil, hubo momentos en los que se le fue de las manos a Cuní porque hablaban todos a la vez y no se entendía nada, pero me lo pasé bien. Si hubiera estado Piqué se los habría comido a todos con habas, otra vez, pero decidió irse a Vueling…)

Por cierto; según mis cuentas se ofrecieron 449 pactos a razón de unos cuantos por minuto (pactos que ninguno aceptó, por cierto)

Ahora, a esperar el cara a cara entre Montilla y Mas que se celebrará esta semana, para ver si Mas no pierde votos, y si Montilla gana alguno.

Españolismo, Patriotismo, Nacionalismo (y III)

(Por fín va la tercera parte de mi post, éste ya centrado sobre esta Catalunya en la que vivo y curro)

Decíamos ayer (otra vez, homenaje a Fray Luis de León), que el tema de lo de la Copa del Mundo de fútbol había llevado a lo impensable; Banderas de España por doquier. Pero más impensable aún es el hecho de ver MUCHAS banderas de España también en Barcelona (dos incisos; habían más banderas de España los días antes de la Manifestación que el día después, hecho del que hablaré luego). Dijo Puigcercós que por cada bandera de España habían 5 de Catalunya, cosa probablemente cierta; pero es que antes no habían banderas de España, simplemente.

Antes, la Bandera de España en Catalunya perdía por incomparecencia (salvo en los edificios públicos) y en los días en que ganaba la Roja se vieron bastantes. Hubo gente a la que le gustó, a otras les dio igual, y a otros les jorobó un poco (o no poco). Pero bueno; ahí estuvieron. Y también hubo alguna gente que quiso sacar la Bandera, pero que no lo hizo porque le dio vergüenza, o porque pensaban que podrían tener problemas, o porque cambiaron de opinión (y eso lo vi yo en primera persona con dos ejemplos; el bar de enfrente de mi casa, primero la puso y 5 minutos después la quitó, y algún amigo mío que me comentó que quería que ganara España pero que no se lo decía a su colla de amigos porque podría ser que algunos no se lo tomaran bien).

En cualquier caso, el hecho es que por primera vez en la Catalunya no institucional, no se ha visto un símbolo; se han visto dos. Y yo pienso que eso supone un nuevo reparto de cartas en lo que a la política nacional de Catalunya se refiere. Me explicaré.

Todos los partidos en Catalunya giran en torno a la Senyera (menos el PP y Ciutadans, que usan ambas y tal); pero los dos grandes partidos catalanes, PSC y CiU, giran en torno a la ella; mucho me sorprendió cuando llegué aquí el hecho de que si a cualquier cosa le ponías una Senyera de por medio, entonces adquiría una importancia vital, fuera lo que fuera. Y la verdad era que a nivel social, la Bandera de Catalunya (estelada o no) la única bandera que había; no veías a gente en general con banderas de España, excepto a 4 “fachillas” por ahí y tal; en otras palabras, había un solo simbolo en Catalunya; el otro, simplemente, no estaba.

Pero ahora ha aparecido la bandera de España; y no sólo en los 4 fachillas de siempre; aquí hubo mucha gente de aquí que no votará en su vida al PP ni nada por el estilo, que ha sacado la bandera de España, con orgullo y sin problemas; en otras palabras; el españolismo no rancio ha perdido cierta vergüenza a salir (por lo menos) en el Area Metropolitana de Barcelona (que incluye a Barcelona en sí). Y esto es algo nuevo de verdad.

Habrá un grupo de gente que dirá que en realidad no habían banderas, o que no habían tantas, o que no es representativo; pero los que tengan algo de sal en la sesera, se pondrán a pensar y a preguntarse si ésto significa algo, si es una reacción a una acción anterior o qué es.

La Bandera de España se ha transversalizado en el cleavage Izquierda-Derecha en Catalunya, e incluso puede que en cierto sector del catalanismo moderado.

Ello tiene una serie de implicaciones para casi todos los partidos; veamos:

Para el PP electoralmente nada. A ellos mayoritariamente no se les ve como representantes de España, sino de cierta España; y muchísima gente que salió con la Bandera, no puede ver al PP ni en pintura; no creo que todo lo que ha pasado les dé un solo voto a ellos, porque el problema del PP en Catalunya es que no tiene espacio, y lo que debería de hacer es desaparecer y hacer una especie de Federación con Unió a lo PSC (cosa que tendría estupendas implicaciones para España, para Catalunya, y para el PP por razones que explicaré en otro post)

Para Ciutadans y uPyD, puede que les venga electoralmente bien, según cómo lo haga el que tiene el mayor marrón en este tema, el Partit dels Socialistes de Catalunya.

Se dice que el PSC siempre ha tenido dos almas; la Catalanista (tipo mi querido vecino y compañero de Gym Antoni Castells, o Maragall; eso del “Socialismo de Sant Gervasi”), y la llamada peyorativamente Xarnega, toda esa generación de Catalanes de primera o segunda generación, hijos de inmigrantes, o incluso nacidos fuera de Catalunya, de los que el President Montilla es representante; lo que es el cinturón rojo, vaya.

Los nuevos catalanes que están cercanos ideológicamente al PSC votan en las Generales, porque eso sí es cosa suya; pero en las autonómicas no (y conozco muchos casos); muchos dicen que no votan “porque no entienden de política”, pero en las Generales sí que votan…(por eso CiU tiene más miedo que al Coco a que se simultaneen Generales y Catalanas, porque como toda esa gente que vota al PSC en las Generales, también echen el voto en las del Parlament, aviados van en el Partido de Pujol; por eso siempre dicen que eso iría contra la Esencia Nacional de Catalunya y tal; es decir; independientemente de que pueda haber verdad en ese argumento, el principal motivo es que no les conviene en absoluto).

Y aquí voy; ahora que la marca España no está mal vista…¿Qué pasará con los “xarnegos”? ¿Seguirán sin votar? ¿Votarán? Qui lo sa? Pero sí hay algo que ha cambiado totalmente: Ahora si se sienten españoles, o si lo pueden decir; lo pueden decir sin tanto pudor como antes; y el PSC tampoco se puede pasar por el lado catalanista porque ahora esa gente sí puede que no lo vea tan claro y vote por opciones tipo Ciutadans y tal, o se abstengan más).

El PSC ha vivido muy bien en esa indefinicion de Catalunya sí y España sí pero otra España (pero al final, sin usar la marca España; recordemos, cuando el lema del PSOE era “España en positivo”, el lema del PSC era “un país en positivo”). Pero ahora que la marca España vende para algunos; si digamos se empieza a agitar por ciertos partidos (UPyD, Ciutadans) la idea de “es que sentirse Español no es malo”, los partidos nacionalistas no tendrán problemas (alguno CiU); pero el PSC si no hila muy fino, puede perder apoyo por un lado o por otro, tanto si dice España como si oculta la palabra España…mala situación para el PSC; o se va a enfadar el lado Castells, o el lado Manuela de Madre; pero tener contenta a ambas almas va a ser más complicado…

CiU tiene menos marrón pero también tiene. Quieren crecer para tener una mayoría cómoda. Y saben que la bolsa de votantes donde pueden rebañar en número interesante, no está ahora en el lado independentista; de ahí no van a rascar más; están cerca del PSC, por tanto veréis como ahora CiU va a estar en plan más posibilista y más sí pero no que nunca; mucho problema con la Constitución pero menos “Independencia” y menos “el problema es España”.

ICV…van a su rollo

Y en el campo independentista, probablemente a ERC no le dará votos y perderá todos los votos que tengan que perder, y puede ser que dé votos a Reagrupament y a partidos independentistas de los de verdad (por cierto; no sé qué pasará con el experimento Laporta…creo que poca cosa, la verdad)

En suma, y finalizando esta lista de posts, con todo ésto, se han vuelto a repartir las cartas sobre lo que es esta cosa en la que vivimos que se llama España.

Participación electoral en 2012 o Catalunya, como España,hasta las pelotas

El otro día tuve una conversación con unos cuantos amigos de mi trabajo (ellos independentistas casi todos, y votantes o ex-votantes de ERC); sobre las elecciones al Parlament de Catalunya en 2006, y me reconocieron que, con diferencia, el mejor candidato, el que les cautivaba, en el que confiaban y el que lo haría mejor de Presidente, era Piqué. Pero que por presentarse por quien se presentaba, no lo votarían jamás. Y que si se hubiera presentado por cualquier otro partido, o incluso solo, otro gallo habría cantado.

Conclusión: Lo que distorsiona el liderazgo en nuestro país son los Partidos Políticos. En otras palabras: Con el sistema partitocrático que tenemos, jamás se formarán líderes reales, y jamás se votarán a los mejores líderes; sino que nos dejamos llevar por el “amén” al Partido.

En Catalunya en las ultimas elecciones al Parlament no votó ni el Tato (soy de Huelva, estoy exagerando). Para ser amigos de la verdad, hubo una abstención del 43.23%, mientras en las Elecciones Generales de 2008 fue del 24,68%; y mucho se escribió en su tiempo sobre por qué pasó ésto (la desafección, si era por falta de liderazgo, por no saber el resultado, etcétera).

Yo siempre pensé habían dos razones fundamentales para que se produjera tal abstención: a) la sensación de que daba igual lo que votaras; luego ellos (los políticos en general, ERC en particular) se lo guisarían y se lo comerían para decidir quien era el President de la Generalitat (cosa que pasó) y b) que ningún candidato de los que tenían posibilidades reales de alcanzar la Generalitat era para tirar cohetes, y más aún poco tiempo después de un monstruo como Pujol, con un liderazgo bárbaro…

Siempre he pensado que la razón a) era la que tenía más peso, y que la b), el liderazgo, tenía una connotación menor en este caso (y para ello me apoyaba en el hecho de que en 2008, con dos lideres malos malos malos malos como eran ZP y Rajoy, votó el 75,3% de los españolitos con derecho a meter el papelito en la urnita, porque el que ganaba las elecciones se llevaba la Presidencia, y además eran unas elecciones muy competitivas, ).

En una de mis masturbaciones mentales clásicas, me puse a pensar sobre qué habría sucedido si uno de los dos grandes partidos hubiera presentado a un candidato bueno de verdad (por ejemplo; si Pujol se hubiese re-presentado, o por el PSC hubiera un candidato estupendo que no fuera Maragall, o que en una carambola cósmica mi admirado Piqué hubiera sido el candidato de CiU), y la verdad, es que no lo tengo nada claro; según el momento del día, unas veces creo que al final la Participación sólo depende de los candidatos en los grandes partidos y de las posibilidades razonables de que lleguen o no a la Presidencia (ya, ya sé que esto está ya sabido), y otras veces pienso que no, que depende sólo de las expectativas reales de que tu voto cuente para que gane un partido u otro.

Volviendo al tema de España, yo creo que hay tantos socialistas hasta las narices de Zapatero como peperos hasta los idem de Rajoy…pero chato, es lo que hay. Y en 2008 se les votó en masa por las expectativas cuasi-reales de competencia real, de que tu voto contaba, y cuando había una gran diferencia programática entre unos y otros.

Yo creo que en 2012, tal y como pasó en Catalunya en 2006, la abstención va a ser bastante mayor; creo que estaremos en el 68% de participación, cosa que para ser unas Generales, es flojillo, porque en todo el país hay olor a que el ciclo ZP está agotado, la gente empieza a estar hasta las pelotas de ZP (y siguen hasta las mismas de Rajoy), pero incluso con Rajoy, España huele a cambio. Cambio pero sin entusiasmo…

Desafección, vaya, cada vez más separación entre política y gente. Total, una mierda.