Posts Tagged ‘ 2 0

Desmontando al ‘mal’ Community Manager

(Esta es mi columna de esta semana en Economía Digital)

Si está leyendo estas líneas asumiremos que lleva cierto tiempo navegando en la red o que, como mínimo, tiene un cierto interés por el ámbito, aunque sólo sea para no ir de vacío a las reuniones que los community manager plantean en las empresas cada vez que alguien tose en Internet.

Vamos a asumir también que lee blogs, que ha usado desde hace cierto tiempo alguna herramienta on-line, que tiene dispositivos móviles y que está (o ha estado) en alguna red social, aunque haya recalado allí empujado por las nuevas generaciones y poco convencido. Por último, supongamos que, además, está al cargo de una compañía y que, a pesar de estos conocimientos básicos, una charla con los expertos en social media le produce cierto resquemor. Pero tiene que tomar decisiones.

Gestionar la presencia en este medio ambiente virtual y esquizofrénico es un reto para las marcas, pero sobre todo para quienes deciden cómo y cuánto se invierten en redes, particularmente si la materia les queda lejos. Ya no es sólo una cuestión de ROI, sino también de arriesgarnos a que el desembarco en determinados lugares produzca justamente el efecto contrario al deseado.

Hay muchísimas redes sociales que son, además, tremendamente populares y esto es un arma de doble filo para las firmas que quieran gestionar adecuadamente su personalidad 2.0., pero también el recurso fácil para ciertos asesores. Una mala decisión puede suponer perder tiempo, dinero y la exposición innecesaria a una crisis reputacional. Digan lo que digan algunos community manager, no tenemos que estar en todas las redes sociales, ni siquiera en las que eclosionen en este preciso momento.

El nacimiento de una nueva plataforma suele generar ansiedad y estrategias a toda prisa poco meditadas en aras del correcto posicionamiento. Tómeselo con calma. No es necesario ser el primero y, a veces, esta recomendación delata.

Para desmontar a los comunity manager superlativos sólo hay que recordar, al contrario de lo que todo pueda pensar en base a aquella mínima aproximación que apuntaba al inicio del artículo, que Facebook no vale para todo. Y Twitter, tampoco. Si su empresa tiene un gran público objetivo en Brasil, su opción número 1 ha de ser Orkut (por ahora), y si uno de sus grupos de interés son los jóvenes de hasta 25 años en territorio español, céntrese en Tuenti, es más eficaz que el invento de Mark (Elliot) Zuckerberg. No pierda el tiempo con él.

Si la mayoría de sus clientes, ni están, ni se les espera, no tiene mucho sentido invertir en esos entornos, aunque hoy nos digan que la cuenta de resultados pasa, por ejemplo, por la red de los 140 caracteres. Estos grandes fenómenos del social media son muy válidos para la reputación personal de cada cual, y sí son muy recomendables para los departamentos de recursos humanos para poder evaluar la identidad digital de un candidato más allá de googlearlo (buscar en Google); pero no siempre están alineados con la estrategia de nuestra empresa. Muchas veces es mejor no dejarse llevar y estudiar a fondo la red en cuestión. Sea curioso y explórela sin miedo.

En la próxima reunión de estrategia sobre imagen digital desmonte al community manager y rétele: no acepte estrategias que pasen por las redes sociales más grandes y populares, porque probablemente no son las óptimas para sus objetivos. Sólo las empresas y profesionales de social media deben tener esa cobertura. Pídale fórmulas imaginativas, cómo puede aportar valor nuestra presencia a la empresa y sobre todo, cómo se va a medir. Un buen experto le responderá a estas dudas.

Por cierto, piense también que el mundo del networking no termina en Linkedin y que si tiene un perfil alto, quizá también le conviene aSmallWorld (si es que consigue una invitación).

¿Por qué Pinterest triunfa donde Google fracasó?

(Esta es la primera colaboración que he hecho en Economía Digital)

Internet y el ecosistema 2.0 sufre cada dos o tres meses una especie de histeria colectiva porque unos cuantos gurús han puesto el ojo en una nueva red social, web, servicio, o lo que sea, que, según nos dicen, revolucionará el mundo y nuestra existencia tal y como la conocemos. Allí donde esos visionarios digan, se debe estar sí o sí y encima pronto. Pero suelen equivocarse.

Pasó con Google Wave y más tarde con Quora. Dos enajenaciones del social media impulsadas por los blogs punteros que clamaban que ambos fenómenos condicionarían el futuro para obtener información de una manera relacional. Pero en ambos casos, entramos, vimos y huimos. Después de interactuar un poco, las dejamos apartadas.

Al poco, Google + empezó creciendo espectacularmente gracias a quienes dejaban de lado a Facebook. Sí, la red del popular buscador tiene más de 100 millones de usuarios… Pero las estadísticas dicen que sólo la utilizan si no tienen absolutamente nada más que hacer. Como tuiteó alguien: “Estoy tan aburrido que he entrado en Google +”.

De modo que al final, el éxito de una red social no está en el número de usuarios que se den de alta…Eso es relativamente sencillo. El truinfo radica en que sigan usándola día a día y Google parece no convencer; aunque hay quien opina que sí ha logrado sus propósitos y relativizan ese veredicto.

Ahora el invento 2.0 de moda se llama Pinterest, que sí fideliza. Está basado en imágenes compartibles, clasificables, comentables… Puedes hacer un like (me gusta) y volver a compartir (repinear). Pero Pinterest, a diferencia de las redes que mencioné antes, empezó sin el respaldo complaciente de gurús y semigurús. Aunque más tarde se apuntaron al fenómeno. Sin embargo, tiene ya más de 10 millones de usuarios activos (y muy activos), de los cuales el 80% son mujeres. Además, está obligando a que gigantes como Flickr cambien su estética para imitar a la de esta red social.

¿Por qué Pinterest está funcionando? Las razones son varias, aunque aquí mencionaré las principales.

En primer lugar: Pinterest sólo tiene una función, pero la cumple muy bien: Compartir imágenes curiosas y organizarlas por temáticas con sentido (el término de moda: curación de contenidos). No pretende ofrecer 35 posibilidades diferentes. Tiene una única función y está muy pensada.

En segundo lugar: es sencilla de usar. Muy natural. Fácil e intuitiva. No has de ser un usuario avanzado para desarrollarte en Pinterest.

Y en tercer lugar, pero quizá la razón más importante: hay mucho internauta fiel al que la red convenció desde su eclosión. Entrabas y disponías de imágenes interesantes para ver y compartir en las demás redes sociales. Es decir, desde el primer momento la encuentras interesante. Se trata de un elemento fundamental para que una red social funcione: que tengas la motivación necesaria para seguir entrando. En Pinterest siempre encuentras contenido nuevo, directo, visual y compartible fácilmente. Es la diferencia con Google +: engancha y divierte.

En otras palabras: el nuevo fenómeno funciona porque gusta su contenido, que es sencillo de usar y compartir. Pinterest es de uno de los ejemplos más evidentes con los que dejar en mal lugar a los visionarios 2.0: aunque pontifiquen, su beneplácito no es garantía de nada. Habría que recordárselo, porque al final, ni siquiera los gurús pueden hacer que una red social funcione si no es útil para los usuarios.

Todos somos curators de todos

Curating in ProgressMuchos de los que nos iniciamos en este mundo de las (llamadas entonces) Nuevas Tecnologías, allá por el final de los 90, teníamos como referencias de la tecnología en general al “Mundo Digital” de Nicholas Negroponte, y de lo de la web y su uso en particular a Jakob Nielsen y su “Designing Web Usability. (Por cierto, nunca podré agradecer lo suficiente a mi amigo Javier Cañada que me metiera en ese mundo cuando compartíamos piso en Granada).

Bueno; a mí el que más me gustaba era el de Negroponte, por eso de que hablaba de alguna forma de filosofía: hacia qué mundo íbamos, y cómo iba a ser la sociedad y el mundo que vendría por eso de las Nuevas Tecnologías. Acertó en muchísimas cosas, y falló en algunas; pero hay una en la que me quiero centrar; una en la que acertó en el diagnóstico, pero por el devenir de lo 2.0 y tal, para mí, solo vió una parte de la forma en que se resolvería.

Negroponte decía que ibamos a un mundo de desinformación por exceso de información; cosa que es una verdad como un templo: Hay tanta información, de tantas cosas, de tantos temas, que es literalmente imposible abarcarlo, y él confiaba mucho en la tecnología como “filtrador” de aquello que nos interesa y de lo que deberíamos ver.

En el mundo de hoy en día, la información que tenemos sobre cualquier tema (los temas que nos gustan, las noticias, o las chorraditas interesantes de ver), es ingente; inabarcable. Y aquí entra una figura interesante; el curator, o curador. Se supone que (en la acepción que nos interesa), un curador es un especialista en una materia, que se ocupa de estar bastante informado del buzz y de lo que se dice de la misma, y filtra y hace comestible lo interesante, para el resto de los mortales.

La figura del curator, en el mundo de la Red existe, y es muy útil, pero mi opinión es que en el día a día que usamos todos, más que un curator por cada tema, existe un sistema colectivo (de inteligencia colectiva), que hace que entre todos seamos curators para todos de los temas que nos interesan. Me explicaré con ejemplos del día a día.

Yo por ejemplo, hago vida diaria intensa en 3 zonas (y media): Mi Reader con una serie de blogs. Mi Twitter; mi Facebook y menos, mi Google Plus, Instagram, Flickr, Foursquare, Pinterest (je,je), y adláteres. Y los temas de los que suelo hablar y escuchar, aparte de chorradas, suelen ser redes sociales, política, política-tecnología, y e-commerce.

A lo largo del día, voy poniendo enlaces que leo en blogs, en periódicos o donde sea, que creo que son interesantes; pero la inmensa mayoría de información que yo obtengo, comparto y “proceso internamente”, viene de los otros usuarios de las redes que hablan de los mismos temas que yo, que ponen y comentan, que comparten; todos hacemos un poco de “curators/filtradores” de los temas que nos interesan, y los compartimos para los demás.

Hay veces que compartimos o vemos artículos que al final no valen la pena, o que la gente piensa que no valen la pena…pues bien; esos enlaces, los que al final no son interesantes, salen del buzz por sí solos, porque no se comparten lo suficiente, porque no son interesantes, por lo que sea. Y además, con herramientas tan inmediatas como Twitter, todo es practicamente realtime (y ya no hablo sólo de los temas que me motivan, sino de las noticias en general; cuando una noticia es importante, es trending topic rápidamente en Twitter, luego suele pasar a otras Redes y a las noticias de la tele, radio y tal). Es, resumiendo, un sistema distribuído en el que la inteligencia colectiva hace de curator para los temas que nos interesan, para las noticias que han de ser destacadas, y hasta para lo lúdico (reconozco, que en las Redes Sociales hay muchas y videos graciosos que han de ser vistos, porque de verdad son graciosos, y si no, no los habría visto).

Lo que trato de decir, es que la inteligencia colectiva, como filtrador de aquello que nos interesa, funciona estupendamente bien (hablo en general), y el papel del “gurú-yo lo se todo y escuchadme a mí y sólo a mí y a quien yo diga” es un papel que queda cada vez más inútil, cuanto más conoces la red de gente que se mueve en los temas que te interesan, y más metido estás en ese “sistema integral de conocimiento e información”.

Esto no quiere decir en absoluto que el papel del curator propiamente dicho no sea fundamental: Es, en muchos casos, el starting point de un tema específico que tiene que ser conocido por la comunidad; pero ya no es como hace unos años, la voz del Supremo Hacedor.

Resumiendo; la inteligencia colectiva, en noticias, temas que nos interesan, compras, chorraditas y videos interesantes, y lo que se nos pueda ocurrir, funciona muy bien en general, como esa máquina filtradora que hace que en este mundo de la sobreinformación, no estemos desinformados.

Al final, Zuckerberg tenía razón y Google no

Facebook-GoogleUn par de pensamientos a vuelapluma sobre por qué Google+ no termina de despegar.

Yo reconozco que soy de los que estaba entusiasmado con la idea de Google+. Poder empezar de 0, una red limpia con gente “limpia”, en la que poder segmentar de verdad, y no tener tanto ruido, usable, cómoda, de estética Google (con lo que nos gusta) y todas esas cosas que todos sabemos.

Pues muy bien, ya estamos todos los geeks en Google+, y el hecho es que gracias a Google +, Facebook se ha puesto las pilas, ha empezado a hacer cosas bien, y yo lo uso más que antes (sí, a pesar de que me iba). Y bastante gente que sigo por uno y otro lado (hay gente que ha dado el salto sí o sí, pero es una franca minoría).

Así rapidamente (y sin reflexionar mucho), las razones por las que veo que pasa esto son las siguientes:

La cosa no es tener privacidad. Es poder tener privacidad.
Durante el uso que le he dado a Google+, he puesto a todo el mundo en un círculo determinado, muy bonito y tal…y practicamnte no lo uso nunca. Y ahora que Facebook deja de una forma más normal el segmentar, ya estoy más tranquilo, aunque no lo use practicamente nunca. El 95% de las cosas que pongo son para el resto de los mortales. Y si a alguien no le interesa, no lo lee. Es muy poco, casi insignificante el porcentaje de información que pongo para que lean algunos y otros no, en Google+ o en Facebook. Casi toda es pública.

Por lo tanto, creo que la cosa es poder, de vez en cuando, repito, de vez en cuando, segmentar convenientemente la información que quiero publicar o que quiero ver. Pero no es, ni de lejos, la mayoría de las veces.

Estamos dispuestos a renunciar a parte de nuestra privacidad si los otros también lo hacen.
Esto es una especie de sistema integral…Estás ispesto a poner fotos de ese cumpleaños o cuando estabas en la playa o en la montaña, porque los demás también lo hacen. Si fueras el único, otro gallo cantaría…pero como todo el mundo lo hace, pues da un poco igual, y además reconozcámoslo…no está tan mal.

Estamos acostumbrados al ruido.
Seamos sinceros: Hay mucho ruído por ahí, de cosas que no necesitamos saber, pero todo lo que teemos que hacer es darle al scroll para abajo…no me cuesta tanto, y así me aseguro de que si hay algo medianamente interesante, no me lo pierdo.

Además, tenemos ruido por todas partes…en Google, en cualquier web a la que vayamos, etcétera….Es algo consustancial con la Red, y ya estamos bastante acostumbrados a eso…Nos molesta, pero no tanto como para abandonar el mundo para irnos definitivamente a una red nueva, que probablemente terminaría con mucho ruído, también.

No somos tan geeks. Todos somos mucho más normales.
Todos somos muy geeks y 2.0 y todas esas cosas que nos encantan. Pero al final, al final del todo, aunque sea por morbo, sí queremos saber lo que hacen nuestros primos, nuestros excompañeros del pueblo, la gente del pueblo, y la gente que conocemos no tan geek (y además, tenemos la excusa estupenda de que “no, es que yo lo hago por no perder el contacto con la gente normal

Queremos que sepan sobre nosotros los no tan geeks
En todo esto también hay una parte de ego…Nos encanta escuchar nuestra voz, que es muy bonita, y queremos que la gente vea ese video tan curioso de los niños norcoreanos tocando la guitarra, o esas imágenes gloriosas de “humor absurdo” que queremos compartir.

También nos gustan las chorraditas
Es que en Facebook hay cosas muy graciosas, intrascentendes pero muy graciosas que han compartido por ahí y que tú también quieres ver y que probablemente en Google+ no están…

En resumen; nos hemos hecho muchas masturbaciones mentales sobre que Google+ sería para Facebook lo que fue para MySpace (ya sabéis, una segmentación por nivel social, cultural, de avance en uso de la Red o como lo queráis llamar), pero el hecho es que después del boom de Google+, a una mayoría se le ha pasado un poco, las aguas han vuelto a su cauce, y seguimos en Facebook.

Total, que al final el malvado Mark Zuckerberg, tenía bastante razón con respecto a que lo de la privacidad es importante más para poder usarla, que para usarla en sí.

Socialismo Abierto o We the People

Socialismo AbiertoComo sabéis, por eso de haber vivido cierto tiempo en Estados Unidos, soy bastante filoyanki. Y por eso el tema de la Revolución Americana y lo que significó y significa, me gusta bastante; al fin y al cabo esa Revolución es corresponsable de que tengamos Democracia tal y como la conocemos, y de una serie de derechos que a día de hoy son compartidos por todo Occidente.

Uno de esos valores fundamentales, sostenía que la gente debía de estar por encima del Gobierno y no viceversa; que el Pueblo, controlara al Gobierno. Por eso, las tres primeras palabras de la Constitución de los Estados Unidos son “We the People“; “Nosotros, el Pueblo”. En palabras de un Presidente de los Estados Unidos en su Discurso de Despedida: “Nosotros, el Pueblo le decimos al Gobierno lo que tiene que hacer”.

Recordad esta frase, porque volveré luego a ella.

Estamos en una Crisis Sistémica. Digan lo que digan en el PP, en el PSOE, el Rey, la prensa tradicional, los sindicatos o Esperanza Aguirre Gil de Biedma, estamos en una crisis del Sistema. El Sistema, parido en la Transición, se muere. Sirvió para lo que sirvió y todo ello fue estupendo; pero ya no da más de sí; estamos en los estertores de su muerte.

Ahora la Sociedad es distinta. Las Nuevas Tecnologías, el uso social de las Nuevas Tecnologías, o si lo preferís las Tecnologías Sociales, lo han cambiado todo: ahora ya no hay monólogos; hay diálogos, la gente habla y habla entre sí; se moviliza, comparte opiniones, se crean sinergias…es una cosa más viva que nunca. Pero el Sistema, la política, no se ha dado cuenta. Siguen con sus monólogos, hablando simplemente entre cuadros, y acordándose de la gente, sólo cuando toca pedir el voto (y no hablo solo de Pueblo Soberano, sino tambien de la gente de los partidos que no son cuadros con responsabilidad).

Y el tema es que se acabó lo que se daba. Este cambio a Zapatero le toca poco, vivirá sólo los inicios; al que le va a estallar del todo en las manos es a Rajoy, si gana en 2012 (o Noviembre de 2011), porque todo este movimiento, va a más (y no a menos, o a mantenerse indefinidamente en estos niveles), por mucho que piensen en el PP que esto no es sistémico y que cuando ZP se vaya y se empiece a crear empleo aquí volveremos a una sociedad anestesiada a lo 96-2000).

Pienso que desde una perspectiva ideológica, el tema de este nuevo mundo que ya está aquí, será distinto en cada uno de los dos lados del río ideológico: me explicaré.

En los partidos de la Derecha el militante/simpatizante no tiene un componente ideológico tan grande como en el lado Progresista, más bien de gestión, quizá excepto en los extremos: neoconservadores y liberalconservadores, que son, al final, neoconservadores. Pero en cualquier caso, como ven al Gobierno como algo pequeño y de gestión de tres o cuatro cosas, y a la Sociedad Civil como principal motor de todo, esto de la Escucha Activa y la Participación de la Sociedad en el Gobierno y la Política, Transparencia, etcétera no tiene ni las mismas connotaciones ni la misma importancia que tiene para el progresismo.

Total, que queda un abanico enorme que va de Social-Liberalismo hasta la Izquierda Socialista (en la Izquierda Real – ya sabéis a lo que me refiero – no entro porque la conozco lo suficiente), con mucha, mucha, mucha gente con ganas de hablar de política, de que las escuchen, y de proponer cosas. Y aquí entra el Socialismo Abierto.

El Socialismo Abierto, digamos que podría ser la versión 2.0 del Progresismo; o si se prefiere, un progresismo con valores de lo 2.0; de escucha, de colaboración, de transparencia; dicho de otra forma, es el romper esa barrera que hay entre política y Sociedad, para hacer un tandem entre la política y la Sociedad.

Es una idea en beta permanente, resiliente; en redefinición y mejora constante; es una idea abierta y debe de ser siempre así; es una reflexión perenne de hacia dónde ha de ir la socialdemocracia, socialismo o progresismo, para el mundo de hoy en día. Es algo (vuelvo a usar la palabra) abierto, para ser construído por todos, y es algo vivo, es algo que va mutando poco a poco, según va mutando la Sociedad.

El mundo de hoy en día, la Sociedad de Hoy en día, no se parece en nada a la que se hizo en la Transición. Y la aproximación de la gente a la política, lo mismo. Quien diga que la gente y la política a día de hoy no van por caminos distintos o es muy militante o es muy miope. Hemos visto como España se ha llenado en el 15-M con un grito común que venía a decir “Que no nos representan”. Pues bien, de eso se trata en parte; no solo se trata de que los políticos ahora sí representen a los ciudadanos, sino que también les escuchen, les den ideas, les corrijan; es acabar con el dualismo Política/Sociedad para hacer una “Política con la Sociedad”.

Un poco más arriba hablé de lo que decían los Padres Fundadores de la Revolución Americana: “Nosotros, el Pueblo, le decimos al Gobierno lo que tenemos que hacer”; pues la versión de hoy en día sería “Nosotros, el Pueblo, le decimos a nuestros representantes lo que tienen que hacer, y ayudamos y fiscalizamos y damos ideas para asegurarnos de que se llega a buen término”.

Es curioso cómo la tecnología ha cambiado los valores de la Sociedad. Los valores del dospuntocerismo y de la cultura hack de alguna forma son los que han transformado a la Sociedad y ahora ya existe verdaderamente una Sociedad Red. Lo vimos hace dos días en Italia: Por primera vez, se ganó un referendum sin la televisión; están las Revoluciones dle Jazmín, la SpanishRevolution, la GreekRevolution… ahora estamos en la cultura del P2P, de la red, de nodos interconectados entre sí, para proponer ideas, formas de debates y acciones, sin liderazgos verticales porque ya no son necesarios (cosa que son incapaces de ver los que viven en el Viejo Paradigma, como la Policía con lo de la cúpula de Anonymous)

El nuevo paradigma es al final como un Tsunami en el que o te adaptas o pasarás a la irrelevancia como organización. Por ello, por esa necesidad de adaptación al Nuevo Mundo (que ya ha llegado) nace el Socialismo Abierto: el primer intento serio de hacer que el lado progresista de la política, se adapte al Nuevo Paradigma.