Un Gobierno en funciones no puede aprobar la “ley Sinde”

Ante la previsible aprobación de la polémica “Ley Sinde”, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet seguimos manifestando –como hicimos en el Manifiesto de 2 de Diciembre de 2009- nuestra firme oposición a una norma que incluye modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet.

En principio no parece de recibo que un Gobierno en funciones adopte esta decisión en su último o uno de sus últimos Consejos de Ministros. Sería doblemente grave que se confirmaran las presiones ejercidas por EEUU, a través de su embajada en Madrid, como revelaron los cables de Wikileaks.
En todo caso insistimos en estos razonamientos:

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

El debate de Rubalcaba-Rajoy y la necesaria destrucción creativa

El DebateAyer, como 12 millones de españoles, vi el debate…y lo que percibí (y no solo yo), fue a un señor que quería ser presidente, y otro que quería ser lider de la oposición.

Visto desde otra perspectiva, vi a un presidente, un moderador, y un periodista. O vi a Manolo Campo Vidal, a Mariano Rajoy Brey, y a Ana Pastor disfrazada de Rubalcaba.

En cualquier caso, honradamente, no vi por el lado socialista a un candidato con hambre de poder. Y así estamos.

Conclusión: Creo que Alfredo Perez Rubalcaba quiere ser Ministro de la Oposición. Y a los cuadros del PSOE ya les va bien, porque al final, serán menos, pero serán los de siempre en lo de siempre.

Estamos hablando del Partido Socialista, y su candidato (elegido a dedo(s)), ha hecho un debate no para ganar, sino para perder y poder ser líder de la oposición cómodamente. Qué huevos.

Aquí se han hecho las cosas muy mal. Y no es solo Zapatero. Han sido todos los cuadros del partido. To-dos. Por callarse cuando no estaban de acuerdo con ciertas cosas por no perder el cargo, o el sueldo o ambos. Porque dentro de unos días o meses nos vamos a reír mucho viendo que resulta que en el PSOE nadie era Zapaterista y que simplemente pasaban por ahí.

En fin, sigo con lo mío:

Que Rajoy va a ganar, es algo sabido y aceptado. El tema es el por cuánto, y qué implica.Veamos.

Opciones (realistas) de resultados del 20-N:

1.- El PP gana pero no tiene mayoría absoluta.
2.- El PP gana por mayoría absoluta y el PSOE salva los muebles lo suficiente para que no cambie nada.
3.- El PP gana por mayoría absoluta y el PSOE se da un coscorrón tan importante que empezamos a “repensar” el Partido, los cuadros, los líderes, los procesos, etcétera.

La opción preferida de las dos posibles con respecto a los cuadros socialistas, creo yo, sería la opción 2.

Si el PP no tiene mayoría absoluta, y empieza a pactar con nacionalistas y tal, los cuadros del PSOE se sentirán legitimados para seguir como estaban (el problema ha sido la crisis y Zapatero, pero nosotros somos estupendos y no somos Zapatero, así que no pasa nada), pero el PP mostraría su perfil más pactista con todos los demás, cosa que no vendría demasiado bien, porque históricamente cuando el PP no tiene mayoría absoluta hace legislaturas de libro, que no arreglarán el tema, pero bajarán el paro del 22% (porque de aquí a 4 años, tiene que bajar sí o sí), y con eso y un bizcocho, Rajoy para rato.

Si el PP tiene mayoría absoluta, y el PSOE salva los muebles (120 escaños o más), los cuadros pensarán lo mismo que en el párrafo anterior, pero además tendrán el argumento del rodillo, y leña al mono y así a esperar a que la gente se ponga torera y decir que Rajoy recorta y tal, y que ellos lo habrían hecho de otra forma y tal…total, que en el Partido tendríamos a Rubalcaba o a la Chacón o algo así, gente que al final, de una forma u otra, representa lo de siempre: Los cuadros; los que han vivido toda la vida de esto.

Y luego está la tercera opción. La que menos conviene al PP, la que menos conviene a los cuadros del PSOE, y la que, para mí, conviene más al centro izquierda nacional y a todo el país, a medio plazo: Que el Partido Socialista se dé tal hostia, que no haya forma de que ninguno de los de siempre pueda decir “yo sólo pasaba por aquí”, se haga autocrítica de verdad, y se revise el Partido de arriba a abajo (porque aquí todo el mundo todo el tiempo ha dicho amen a lo dicho por Zapatero, y la gente lo percibe así; no nos equivoquemos…quemado está el Partido, no solo ZP).

Digo que esta opción es la que menos conviene a los que quieren mantener el sistema tal y como está, por lo siguiente: Si la oposición del PSOE en el Congreso está mermadísima, pasarán dos cosas:

1.- La oposición se empezará a hacer en la calle (y para un Gobierno, con una oposición en las Cortes puede pactar algo; con una oposición en la calle es más complicado.)

2.- El PSOE, por resiliencia pura, y por no ser comido por IUs, upeydés y los que vengan varios, no tendrá más narices que acercarse a los movimientos de la calle, y para hacer eso, con cierta credibilidad, va a tener que cambiar mucho, mucho, mucho por dentro, dejarse de primarias sólo para dirimir conflictos y sólo de militantes que paguen cuota durante más de seis meses, y hacer un partido a la francesa, en el que eligen al candidato del partido varios millones de personas.

Vengo escribiendo desde hace unos cuantos años que el modelo de partido clásico, se muere. Y creo que todo esto que está pasando es una muestra de ello. Y como es lógico, en un partido progresista esos cambios de paradigma deben de aplicarse más rápido que en un partido conservador.

De todas formas, es obvio que los cuadros de los partidos en general, y del PSOE en particular (Michels y su Ley de Hierro de la oligarquía), van a hacer todo lo posible por mantener el status quo y seguir viviendo de la política porque se vive muy bien a cargo del erario público.

Por tanto, puestos a perder (que el PSOE perderá), creo que lo mejor a largo plazo para el partido, para que se oxigene de verdad, y que se acerque a la sociedad de verdad, es que todo se vaya a la mierda, y empezar a refundarse en el nuevo tiempo que nos ha tocado vivir: La destrucción creativa, pero aplicada a un partido, en vez de a la economía

Veréis: Rajoy va a ganar de calle porque la primera opción (PSOE) falló en el nuevo tiempo, y ahora toca probar a los otros. Cuando los otros fallen, que también fallarán, porque esto es sistémico, si alguien piensa que va a volver al PSOE de siempre, con los cuadros de siempre, pero con dos o tres retoques cosméticos, vamos de cráneo.

Lo dicho: Creo que a largo plazo lo mejor para el PSOE es refundarse. Y por gusto, sus cuadros no van a ceder el poder. Por eso, digo, que puestos a elegir entre hostia y gran hostia, me quedo con una gran hostia, porque así podemos empezar reconstruir la casa desde los cimientos, y no solo pintar la fachada.

Probablemente me gane enemistades e incluso un expediente o algo así, pero qué queréis…es lo que pienso.

Carta a José María Aznar

FamaztellaSeñor Presidente,

Me llamo Javier Maján, tengo 34 años, y yo le voté a usted. (De hecho, hasta me afilié por un corto espacio de tiempo en su partido).

Ideológicamente, soy social-liberal, lo que implica que económicamente, creo en el libre mercado, pero en el papel corrector del estado allá donde el mercado sea ineficiente. También creo en una sanidad pública y universal, en una educación esencialmente pública, un sistema de pensiones y de seguro en caso de desempleo…un sistema social normal en el entorno europeo, vaya.

Y yo, supongo que por proceso de socialización, pensé que el partido lógico al que votar con dicha ideología era el Partido Popular, y dado que Josep Piqué, que era el presidente del partido en Catalunya, donde yo vivía, por aquella época, y a él le veía ideológicamente muy cercano a lo que yo pensaba, me afilié…y qué mala suerte la mía; entré por Piqué…y dimitió (dos horas después de que firmara los papeles de afiliación)…por eso, entre otras muchas cosas, entendí que lo del social liberalismo es algo que me equivoqué al buscar en el Partido Popular.

Creo que no dejar caer a los bancos era necesario en algunos casos, y que el Euro a largo plazo nos traerá más beneficios que problemas, entre otras cosas porque nos hace quitarnos el sambenito ese de que “Europa empieza en los Pirineos” Y sí, yo he participado en el 15-M y en el 15-O. Y mucha gente que conozco, también.

Y usted dice que somos de “extrema izquierda margina antisistema.”

No de izquierda, “de extrema izquierda”; además “marginal”, ni siquiera la “extrema izquierda no marginal” (si es que la hay), y encima “antisistema”. Vaya vaya…pues hay que ver lo “catch all” que fue su partido, que hasta yo, un radical de extrema izquierda marginal y hasta antisistema,le voté…

Yo no sé (aunque intuyo la respuesta) si usted, Señor Presidente, se paseó para ver qué clase de gente había en el 15M y en el 15O. ¿Había perroflautas antisistema? También. Pero no se equivoque. Ahí en general no había gente malvada que quiere tirar abajo el Estado para colectivizar todo…era mayoritariamenre gente que quiere llegar a fin de mes, y que está un poco harta de que entre políticos y banca la toreen. Si para usted eso es ser antisistema, me remito a la conclusión que expreso en los últimos párrafos.

Me da la impresión, Señor Presidente, de que usted está en el punto en que piensa que el Partido Popular es la casa de todos los españoles. Y hasta tal punto es casa común de los españoles, que el que no está de acuerdo con él, o no es español, o es antisistema o de extrema izquierda o todo junto. Y ese pensamiento es peligroso. O así lo creo yo.

Si efectivamente, toda la gente que está de acuerdo con varias de las propuestas del 15M y 15O es antisistema, entonces el sistema caerá solo, porque no funciona. (Aunque un sistema que permite un 21% de paro no funciona correctamente, para mí.) Pero no es el caso. Mayoritariamente la gente no quería ahí tirar el sistema, sino mejorarlo, hacerlo más cercano a ellos, que el sistema vele por ellos de verdad, vaya, porque sienten que no lo hace.

Verá, Señor Presidente; entre los que salimos ahí había de todo…fíjese hasta que punto, que le voy a contar algo que pasó en Sol el 18 de Mayo (es por todos conocido que usted es el presidente menos monárquico que hemos tenido, pero a pesar de ello, creo que la anécdota ejemplificará bien lo que trato de decir):

En las manifestaciones habían muchas consignas, frases, lemas etcétera, que gritaba la gente, y la cosa era muy democrática: alguien gritaba una frase, y si gustaba, se sumaba más y más gente. Pues bien; entre el “que no, que no, que no nos representan” y tal, un grupo de lo que en lenguaje coloquial podríamos llamar “perroflautas”, (o gente que yo sí calificaría de “Extrema Izquierda Antisistema”…aunque no marginal), empezó a gritar algo contra el Rey o contra los Borbones…¿Y sabe lo que pasó, Señor Presidente? Que la misma gente de Sol los hizo callar con abucheos y tal, porque la cosa no iba de eso…Será porque los del 15M y 15O son de la rama monárquica de la extrema izquierda marginal y antisistema, supongo…

Últimamente me estoy aficionando a una serie de ciencia ficción que se llama Fringe (que le recomiendo, está entretenida). Pues bien; en esa serie se da una situación curiosa de universos paralelos, similares pero distintos, etcétera…Pues desde que escuché lo que dijo sobre lo del 15M y el 15O, no puedo dejar de pensar en usted cada vez que veo un nuevo episodio: específicamente que usted está en otro universo, que se parece a este, pero que no este. Y este José María Aznar no es el que yo voté en 1996…y si es el mismo lo disimuló muy bien.

Pues eso, Señor Presidente; haga el favor de pasarse por este universo, y ver de qué va la cosa, antes de decir barbaridades como la de la extrema izquierda marginal y antisistema…aunque sea por la memoria de lo que fue su Gobierno, su primer Gobierno…el que le dió mayoría absoluta y el que hizo que los españoles, unos por acción, y otros por omisión confiaran en masa en usted.

Atentamente,
Javier Maján
Uno de los que le hizo ser lo que ahora es…y se arrepiente.

PD: Saludos a su señora, que parece ser que va a ser la alcaldesa de la capital del Estado…sin haber sido votada para ello.

Lo que pienso de la reforma constitucional

ConstituciónA mí me han gustado de siempre las Constituciones. Era tan absolutamente friki, que con 16 años escribí una nueva para España (mis cositas). Luego, con el tiempo, aprendes que cosas que te parecen chorradas de la Constitución no lo son, y cosas que pensabas que eran fundamentales, son grandes tonterías de chaval de 16 años preocupado por los vacíos de poder.

Bueno. El caso es que de pronto nos hemos sacado de la manga una reforma constitucional express, que se va a aprobar en 15 días, en la que se mete por calzador los principios de estabilidad presupuestaria, etcétera, etcétera.

Primero voy a hablar un poco del qué, y luego otro poco del cómo (la parte que más me mola).

Esta reforma constitucional es un brindis al sol. Sí, sí; un brindis al sol.

Si sale la reforma que se dice que saldrá, lo que tenemos es que debemos de ir a la estabilidad presupuestaria por ciclos (es decir, aire), y que el tope de déficit debe ser fijado por ley orgánica.

A mí me mola esta forma bastante más que poner un cerrojazo del 0.35 en la Constitución (a la alemana); el problema es que a los mercados no les va a hacer tanta gracia, porque el que lea bien la reforma se dará cuenta que no compromete a nada…Es un poco como lo de la vivienda en la Constitución…un principio de…bueno…se intentará. (No hay controles ni nada por el estilo).

Además el tema de que sea por ley orgánica significa que cualquier gobierno va a poder poner un déficit del 5%, y lo único que necesita es mayoría absoluta (algo bastante plausible si eres Gobierno). Total, que a los mercados no les va a tranquilizar en exceso. (Dicho esto, el tema es que creo que a los mercados no los va a tranquilizar nada, ni si privatizamos todo el estado social; esto es una crisis sistémica y creo que los tiros no van por ahí)

Total, que tenemos una reforma que a los que no somos mercado (entiéndase lo que digo), no nos parece tan excesivamente mal, y a los mercados les va a dar igual, porque operativamente, en el mundo real, no va a implicar nada (quizá algo en el tema de los ayuntamientos), pero no lo suficiente como para tranquilizarlos, y además, da igual, porque a los mercados no los va a tranquilizar nada de nada…

Con respecto a la parte que me mola, que es el cómo, aquí he tenido grandes discusiones al respecto, y aunque lo digamos Llamazares y yo solitos, lo sigo pensando: Esta reforma es un fraude de Ley. Voy a dar mis razones, aunque sé que no vais a estar de acuerdo.

Para dar mis razones, me tengo que ir unos años para atrás, a 4º de carrera. Allí dábamos Derecho Constitucional, ya mí que siempre me han gustado estas cosas (y que además soy un poco tocapelotas), se me metió en la cabeza que, dado que el Título X (referido a la reforma constitucional), quedaba fuera del procedimiento reforzado, nada impedía que por 3/5 se reformara el título X, eliminas el procedimiento reforzado, y luego un mes después cambias la Constitución como te dé la gana. Todo muy legal; todo dentro del procedimiento. Con 3/5 modificas el Título X, eliminas el procedimiento reforzado para (por ejemplo) el Título II y el preliminar, y 15 días después, por 3/5 modificas esos títulos y ya tenemos una República (más o menos; sé que no es tan sencillo, pero quiero que entendáis lo que quiero decir).

Pues mi profesor decía que no, que era un fraude de Ley. Y era un fraude de Ley porque aún atendiendo a la letra de lo que decía la Constitución, era violentar el espíritu de la reforma constitucional, y que había que entenderlo como un todo y tal.

Bueno; pues al principio no estaba de acuerdo (yo pensaba que era una puerta de atrás dejada voluntariamente por lo que pudiera pasar); pero con el paso del tiempo, reconozco que mi opinión cambió y ahora entiendo las razones que daba mi profesor: Eso es pervertir la esencia de la reforma constitucional.

Volvemos a hoy en día.

Tenemos:

1.- Unas Cortes fuera del período de sesiones ordinario.
2.- Un anuncio del Presidente del Gobierno de que las elecciones serían en 3 meses.
3.- Una reforma express ejecutada en 15 días y a toda prisa.
4.- Un cambio constitucional que (según la forma en que se haga), modifica más la vida de los españoles que si ponemos monarquía o república.
5.- Un cambio constitucional que según como se haga podría modificar la capacidad de la política económica de gobiernos venideros (es decir, cierras el abanico ideológico de políticas económicas via Constitución).

Dice la doctrina que las constituciones las crean los poderes constituyentes, organos que vienen directamente del soberano y que tienen como función única el crear una constitución; tienen poder de hacer y deshacer.

Luego, para las reformas constitucionales, unas Cortes (que no son poder constituyente, sino poder constituído), se transforman en poder Constituyente-Constituído, para reformar la Carta Magna.

Muy bien. El problema (para mí) es que, estas Cortes no tienen legitimidad para actuar de Constituyente-Constituído. Son Cortes moribundas, a 3 meses de unas elecciones, donde se quiere hacer una reforma que puede tener (en este caso parece que no pero podría ser que sí) calado y se hace con nocturnidad, alevosía y en vacaciones. Eso, por mucho que respete la letra de la ley, sostengo que va absolutamente en contra del espíritu de lo que ha de ser una reforma constitucional.

Las Cortes semi-disueltas, elecciones convocadas de facto a 3 meses vista, fuera del periodo de sesiones ordinario y nos meten una reforma constitucional…eso es una burrada, que si ocurriera en Venezuela, por mucho que respetara la letra de la ley Chavez, diríamos que es una barbaridad y que es violentar el espíritu de la ley.

Por eso, para mí, la única forma de darle legitimidad a este sindios es convocando un Referendum. Ya no sólo por razones puramente jurídicas (porque sí creo que, de acuerdo con el espíritu de la reforma constitucional, esto requeriría un procedimiento reforzado, de 2/3,2/3, elecciones, 2/3,2/3 y Referendum), sino que por razones políticas, estas Cortes no tienen legitimidad (sí, hablo de legitimidad) para actuar de Constituyente-Constituído.

Tengo amigos que dicen que si las Cortes no están disueltas jurídicamente tienen plena legitimidad para hacer una reforma constitucional express fuera del periodo ordinario de sesiones a 3 meses de unas elecciones. Pueden actuar de Constituyente-Constituído. Y yo no estoy de acuerdo. No tienen legitimidad para hacerlo.

La ley, no es sólo la letra. También es el espíritu. Y honradamente pienso, que aquí, siguiendo al pie de la letra la ley, se está violentando su espíritu. Y eso no se puede hacer.

Sé que todo el mundo está en desacuerdo conmigo. Muy bien. Pero es lo que pienso. Esta reforma no es legítima.

Pero nos la comeremos con habas, porque aquí somos así.

Socialismo Abierto o We the People

Socialismo AbiertoComo sabéis, por eso de haber vivido cierto tiempo en Estados Unidos, soy bastante filoyanki. Y por eso el tema de la Revolución Americana y lo que significó y significa, me gusta bastante; al fin y al cabo esa Revolución es corresponsable de que tengamos Democracia tal y como la conocemos, y de una serie de derechos que a día de hoy son compartidos por todo Occidente.

Uno de esos valores fundamentales, sostenía que la gente debía de estar por encima del Gobierno y no viceversa; que el Pueblo, controlara al Gobierno. Por eso, las tres primeras palabras de la Constitución de los Estados Unidos son “We the People“; “Nosotros, el Pueblo”. En palabras de un Presidente de los Estados Unidos en su Discurso de Despedida: “Nosotros, el Pueblo le decimos al Gobierno lo que tiene que hacer”.

Recordad esta frase, porque volveré luego a ella.

Estamos en una Crisis Sistémica. Digan lo que digan en el PP, en el PSOE, el Rey, la prensa tradicional, los sindicatos o Esperanza Aguirre Gil de Biedma, estamos en una crisis del Sistema. El Sistema, parido en la Transición, se muere. Sirvió para lo que sirvió y todo ello fue estupendo; pero ya no da más de sí; estamos en los estertores de su muerte.

Ahora la Sociedad es distinta. Las Nuevas Tecnologías, el uso social de las Nuevas Tecnologías, o si lo preferís las Tecnologías Sociales, lo han cambiado todo: ahora ya no hay monólogos; hay diálogos, la gente habla y habla entre sí; se moviliza, comparte opiniones, se crean sinergias…es una cosa más viva que nunca. Pero el Sistema, la política, no se ha dado cuenta. Siguen con sus monólogos, hablando simplemente entre cuadros, y acordándose de la gente, sólo cuando toca pedir el voto (y no hablo solo de Pueblo Soberano, sino tambien de la gente de los partidos que no son cuadros con responsabilidad).

Y el tema es que se acabó lo que se daba. Este cambio a Zapatero le toca poco, vivirá sólo los inicios; al que le va a estallar del todo en las manos es a Rajoy, si gana en 2012 (o Noviembre de 2011), porque todo este movimiento, va a más (y no a menos, o a mantenerse indefinidamente en estos niveles), por mucho que piensen en el PP que esto no es sistémico y que cuando ZP se vaya y se empiece a crear empleo aquí volveremos a una sociedad anestesiada a lo 96-2000).

Pienso que desde una perspectiva ideológica, el tema de este nuevo mundo que ya está aquí, será distinto en cada uno de los dos lados del río ideológico: me explicaré.

En los partidos de la Derecha el militante/simpatizante no tiene un componente ideológico tan grande como en el lado Progresista, más bien de gestión, quizá excepto en los extremos: neoconservadores y liberalconservadores, que son, al final, neoconservadores. Pero en cualquier caso, como ven al Gobierno como algo pequeño y de gestión de tres o cuatro cosas, y a la Sociedad Civil como principal motor de todo, esto de la Escucha Activa y la Participación de la Sociedad en el Gobierno y la Política, Transparencia, etcétera no tiene ni las mismas connotaciones ni la misma importancia que tiene para el progresismo.

Total, que queda un abanico enorme que va de Social-Liberalismo hasta la Izquierda Socialista (en la Izquierda Real – ya sabéis a lo que me refiero – no entro porque la conozco lo suficiente), con mucha, mucha, mucha gente con ganas de hablar de política, de que las escuchen, y de proponer cosas. Y aquí entra el Socialismo Abierto.

El Socialismo Abierto, digamos que podría ser la versión 2.0 del Progresismo; o si se prefiere, un progresismo con valores de lo 2.0; de escucha, de colaboración, de transparencia; dicho de otra forma, es el romper esa barrera que hay entre política y Sociedad, para hacer un tandem entre la política y la Sociedad.

Es una idea en beta permanente, resiliente; en redefinición y mejora constante; es una idea abierta y debe de ser siempre así; es una reflexión perenne de hacia dónde ha de ir la socialdemocracia, socialismo o progresismo, para el mundo de hoy en día. Es algo (vuelvo a usar la palabra) abierto, para ser construído por todos, y es algo vivo, es algo que va mutando poco a poco, según va mutando la Sociedad.

El mundo de hoy en día, la Sociedad de Hoy en día, no se parece en nada a la que se hizo en la Transición. Y la aproximación de la gente a la política, lo mismo. Quien diga que la gente y la política a día de hoy no van por caminos distintos o es muy militante o es muy miope. Hemos visto como España se ha llenado en el 15-M con un grito común que venía a decir “Que no nos representan”. Pues bien, de eso se trata en parte; no solo se trata de que los políticos ahora sí representen a los ciudadanos, sino que también les escuchen, les den ideas, les corrijan; es acabar con el dualismo Política/Sociedad para hacer una “Política con la Sociedad”.

Un poco más arriba hablé de lo que decían los Padres Fundadores de la Revolución Americana: “Nosotros, el Pueblo, le decimos al Gobierno lo que tenemos que hacer”; pues la versión de hoy en día sería “Nosotros, el Pueblo, le decimos a nuestros representantes lo que tienen que hacer, y ayudamos y fiscalizamos y damos ideas para asegurarnos de que se llega a buen término”.

Es curioso cómo la tecnología ha cambiado los valores de la Sociedad. Los valores del dospuntocerismo y de la cultura hack de alguna forma son los que han transformado a la Sociedad y ahora ya existe verdaderamente una Sociedad Red. Lo vimos hace dos días en Italia: Por primera vez, se ganó un referendum sin la televisión; están las Revoluciones dle Jazmín, la SpanishRevolution, la GreekRevolution… ahora estamos en la cultura del P2P, de la red, de nodos interconectados entre sí, para proponer ideas, formas de debates y acciones, sin liderazgos verticales porque ya no son necesarios (cosa que son incapaces de ver los que viven en el Viejo Paradigma, como la Policía con lo de la cúpula de Anonymous)

El nuevo paradigma es al final como un Tsunami en el que o te adaptas o pasarás a la irrelevancia como organización. Por ello, por esa necesidad de adaptación al Nuevo Mundo (que ya ha llegado) nace el Socialismo Abierto: el primer intento serio de hacer que el lado progresista de la política, se adapte al Nuevo Paradigma.