Un examen de amor ante una juez

Llevo casi casi 7 años con este blog hablando de política, tecnología, sociedad, redes sociales, y un poco de la interrelación de todo ellos. Y hoy va a ser el primer día en que no voy a hablar de nada de eso.

Jon y yo llevamos prometidos más de un año, y desde entonces, ha sido un auténtico calvario administrativo: primero meses y meses y meses esperando unos papeles de Venezuela (creedme, la Administración Pública en España es la mismísima Suiza en comparación a la de Venezuela), y una vez conseguidos todos y cada unos de los papeles, y que fueran apostillados por La Haya (otra de esas formalidades necesarias), comenzó el periplo en España.

Partidas de nacimiento, padrones, etcétera. Y todo ello con una antigüedad menor a unos meses, con lo cual había que conseguir todos los papeles en un espacio de tiempo común.

Una vez conseguido todo y entregado todo, nos citaron a los dos y a un testigo que nos conociera a ambos. Firmamos papeles, preguntaron al testigo, etcétera. Y a esperar. Y dos meses después, llegó un papel diciendo que la juez quería hacernos una entrevista “discreta” a ambos, cuatro meses después; es decir: mañana lunes por la mañana.

Todos los que nos conocéis en persona (y los que nos conocéis virtualmente, por cualquiera de las Redes Sociales), habréis visto las miles de fotos merengosas que tenemos él y yo en nuestra casa, por ahí, con la perra que teníamos, poniendo cara de tontos, etcétera.

Pues bien, llega ahora la situación en que nos van a hacer una especie de “examen de amor”, en las cuáles van a preguntar, al parecer, cosas sobre nuestra intimidad, para ver si lo nuestro es cierto o no.

No sé si lo habéis pensado alguna vez, pero esto de que me pregunten sobre mi vida privada, y sobre el amor que le tengo a Jon, o sobre nuestras rutinas en pareja, es horroroso desde una doble perspectiva.

Primero, porque es como si tuviera que desnudar mi alma, nuestra alma, delante de alguien que no conozco que tiene que decidir, según el día que tenga, si termina de creerse o no que nos amamos de verdad.

Segundo, porque creedme que es la cosa más subjetiva del mundo. Os voy a poner un ejemplo: Un día nos pusimos a hacernos preguntas el uno al otro, y una de ellas era sobre de qué color era la habitación. Yo decía que era amarilla más o menos vainilla y él decía que era más o menos beige. O si me preguntan cuál es su película preferida ¿cuál contesto, la que él cree que es su preferida porque siempre ha sido su preferida, o la que hoy en día es su preferida por lo que significa para nosotros?

He escuchado historias de que un juez le preguntó a un marido de qué color llevaba la ropa interior de su mujer. Y yo, que ni sé de qué color son los calzoncillos que llevo ahora mismo, menos voy a saber los que lleva Jon (sí, me los podría aprender de memoria, pero el problema es si preguntan algo en lo que símplemente no me he fijado o me quedo en blanco, o él).

Jon y yo llevamos viviendo juntos en casa casi dos años. Somos una pareja absolutamente real con amor real y pasión real y convivencia real. Los vecinos nos conocen (aunque sean por las broncas deliciosas que tenemos de vez en cuando; ya sabéis, dos tios, mucha testosterona y mucha cabezonería xD). Pero siempre tienes miedo a…qué se yo. Si me preguntan mi película preferída, de siempre ha sido 2001, pero en esta época de mi vida quizá sea 12 Hombres sin Piedad o Vencedores o Vencidos. ¿Y si él dice otra?.

Conocer tantísimo a una persona, es entenderla a tal nivel, con tantos matices, que es difícil responder a cosas que en principio son fáciles, porque tienen muchos matices.

Además, los nervios; tengo en un rato el examen más importante de mi vida: de esa juez depende que la persona a la que quiero más que a mí mismo y yo nos podamos casar, que es, de verdad, la cosa que más quiero en el mundo. Y me preocupa que me quede en blanco, de verdad. Simplemente. Que no sepa qué contestar. Que no quiera ver las miles de fotos que tenemos en Instagram, o en Facebook o en Twitter, o qué se yo…que ella se levante con un mal día.

Son muchos meses de nervios, y esperando. Y mañana, la prueba final.

De verdad, no le deseo a nadie estos meses que hemos pasado. Pero le pido a Dios, si es que hay uno por ahí arriba, que nos ayude. La madre de Jon y la mía ya han puesto toda clase de velas a toda clase de santos :)

Si queréis reiros un poco con fotos nuestras, aquí tenéis dos años de vida:

Mi instagram
El Instagram de Jon

La muerte de Juan Andrés y ERC

Manifestació contra la impunitat policial d'aquest divendres pels carrers del Raval.Antes de comenzar, una aclaración:

Yo conocí a Juan; no eramos íntimos, pero sí coincidimos varias veces y el hecho de que los dos éramos nacidos en Andalucía, hizo que tuviéramos más de una conversación sobre vivir en Catalunya; y cuando conoces a alguien a quien los Mossos han golpeado hasta la muerte, y lo ves en un video, puede que el post que te salga no sea todo lo analíticamente frío que debiera. Así que aclarado queda: esto es un post de parte.

Voy a omitir que en Catalunya tenemos un problema con los Mossos.
Voy a omitir que la Generalitat siempre que hay un problema con los Mossos (y hay un problema con los Mossos cada dos semanas) niega todo hasta que sale un video, y entonces, cuando hay videos la pelota se ha hecho demasiado grande es cuando empieza a hacer algo que se queda siempre en nada.
Voy a omitir el miedo que puedo sentir a una Catalunya independiente con estos Mossos como la fuerza policial de la República.
Voy a omitir el inaceptable comportamiento del alcalde de Barcelona, Xavier Trías, poniéndose de perfil en este tema.
Voy a omitir, incluso, a CiU y a Mas, que están clamando por el mundo por Democracia y valores democráticos y cuando en casa ha pasado lo de Juan con los Mossos, ni siquiera un Mosso, ni uno, ha sido suspendido.

Me voy a centrar en ERC.

Esquerra lleva un año jugando el papel de niña bonita de Catalunya y adalid de la Democracia. Democracia por aquí, democracia por allá, y buen rollo. La independencia es lo mejor, súmate, la Democracia por encima de todo, derechos colectivos e individuales, para vivir mejor, para una mejor convivencia con España…y luego ha apoyado dejar las cosas como están, con respecto a los Mossos.

Pues sí, resulta que la misma semana que Esquerra va a Argentina a denunciar a España por el asesinato del President Companys, “tapa” la muerte de Juan de manos de “los nuestros”. Per Catalunya.

Creo que ha sido el mayor error que ha podido cometer Esquerra, desde la perspectiva de partido, y también para el Proceso, y me explicaré.

En primer lugar, gente que estabamos ahí ahí, puedo asegurar que hemos dado un frenazo en seco, por miedo. No tanto por miedo a los Mossos (que también) como por miedo a que para quienes están liderando la marcha por la nueva República, por encima de los Derechos Individuales, por encima de investigar ciertas cosas, está el Proceso. Y por ahí algunos no pasamos. Porque entonces esto no es una cuestión de Democracia. Entonces esto se trata de que “mi bandera mola más que la tuya”, y todo esto de la Democracia y de valores democráticos se usa porque interesa, pero no por ADN.

En otras palabras: De las dos opciones que tenía Esquerra, limpiar o tapar, ha elegido tapar, en beneficio del proceso. Y con eso se han retratado. Pero lo peor de todo ello es que eso ha tenido el efecto contrario: Ahora más gente duda de la sinceridad de sus argumentos, y ahora más gente tiene miedo a una Catalunya independiente con una policía como la que tenemos, y unos políticos que son capaces de tapar las cosas que hace la policía que tenemos “por el bien de la nación”. Además, estamos pidiendo apoyo al mundo para un proceso democrático, y el mundo va a ver que pedimos claridad luz y taquígrafos para España, pero que lo que pasa en Casa nostra es otro tema, eso ya lo limpiamos aquí en silencio si eso…

También ha sido un craso error para Esquerra propiamente dicha, porque sólo hay que ver cómo está la red de simpatizantes de Esquerra decepcionados (que dicen que sólo les queda las CUP), porque resulta que hay una gran cantidad de ellos no están dispuestos a tragar con según qué cosas “per Catalunya”. Y eso me hace enorgullecerme de ellos.

En Twitter Junqueras lleva dos días sin decir ni pio (Actualizo: después de dos días de silencio, ha twitteado hace 3 minutos), el Twitter oficial de ERC habla de todo menos del tema…y estos son los que van de adalides de la Democracia y dando lecciones al mundo.

Esquerra aún puede minimizar los daños (arreglarlo no, porque ya se ha instalado “la duda” sobre sus cantos a la Democracia), pero sí puede salvar el honor dando un giro, y diciendo que para que Catalunya funcione y para tener la República que nos merecemos, hemos de arreglar ciertas cosas en casa y no taparlas; por tanto, que apoyan el cese del Director de los Mossos y ponerse el primero en la fila para pedir toda clase de comisiones de investigación y de estudios sobre los Mossos, en general.

El hecho, al final es el siguiente: La Policía de Catalunya ha golpeado hasta morir a un hombre. Y la Generalitat se ha puesto de perfil. Y Esquerra también. Per Catalunya.

Así no se hacen las cosas. Así no vamos bien. Esto que han hecho no ha sido ni un favor a Catalunya ni un favor al Proceso. Que no se engañen.

Espanya, Cataluña

“Españolito que vienes al mundo te guarde Dios; una de las dos Españas ha de helarte el corazón”
(Antonio Machado)

20120911-153359.jpgSegún la versión de la Wikipedia que uno lea, Catalunya es una cosa distinta. Según la Wikipedia en castellano, “Cataluña (en catalán, Catalunya; en aranés, Catalonha) es una comunidad autónoma española considerada como nacionalidad histórica, situada al nordeste de la Península Ibérica.

Y según la Wikipedia en catalán, “Catalunya (Catalonha en occità) és un país europeu de la Mediterrània occidental constituït com a comunitat autònoma d’Espanya

Y ambas son, en su ámbito, correctas. La cuestión es: ¿Cuál de las dos es más correcta?

Mi opinión, después de vivir más de 8 años aquí, es que es más correcta la segunda. Catalunya es un algo con una historia propia bastante antigua que ahora mismo está constituída como Comunidad Autónoma en España. Tiene una lengua lengua original, y el paso del tiempo y la historia ha hecho que tenga dos lenguas, y un crisol de orígenes en su ciudadanía.

Y Catalunya está ahora mismo en una encrucijada, porque las opciones que se le dan desde España son: o seguís así, o seguís así con pequeñísimos retoques. Y ninguna de las dos opciones, son la mayoritaria aquí, a día de hoy.

Llevo 6 años aproximadamente escribiendo muchos posts acerca de lo que creo que es Catalunya, lo que creo que es España, y la interrelación que hay y debe haber entre ellas. Y en 6 años Catalunya y España no han hecho más que separarse. Y cada vez a mayor velocidad.

Yo supongo que estoy en ese grupo de catalanes, preocupado. Preocupado porque no sabe cómo va a seguir esto, ni terminar esto. Preocupado, porque cuando escucha barbaridades de un lado, le hace empatizar con el otro lado, y viceversa. Preocupado porque te duelen los dos lados, y los dos lados no hacen más que hablar idiomas distintos y no son capaces de entenderse.

España no escucha (o si lo preferís, no escucha empáticamente). Catalunya no se siente escuchada. Fuera de Catalunya está la sensación de que los catalanes vivimos en una burbuja y estamos todo el tiempo pidiendo. En Catalunya tenemos la sensación de que todo el tiempo estamos aportando; y cuando ha tocado pedir solidaridad por nuestra deuda y nuestro déficit, el portazo ha sido sonoro.

Yo creo, y sigo creyendo que Catalunya cabe en España. Pero en esta España así, no cabe. Y la cosa va a ir a peor, como ya va a peor; cada día más amigos míos tiran por la vía independentista porque no ven que España esté por la labor de escuchar más allá de pequeñas cositas. Y es una vía que puede gustar más o menos, pero tiene su lógica. Y cada vez tiene más aceptación.

Lo más gracioso, lo más irónico, y a la vez lo más trágico de todo esto, es que la solución al problema catalán por unos cuantos años (25, 30), puede y debe venir por el lado de España.

Si Rajoy se pone en serio a pactar una España plural, donde a Catalunya se la acepta como es de verdad, y no se le obliga a ser otra cosa, donde más visiones de España quepan más allá de la actual, yo creo que se pueden calmar las aguas durante unos años.

Estamos en un fin de ciclo. Esta España se acaba. La cuestión es si vamos a una España plural y plurinacional de verdad, o a una España sin Catalunya. Y desengañaos; no existen más opciones.

En cualquier caso, el “putos catalanes”, no ayuda a mantener España unida, y el “putos espanyoles”, no ayuda a una Catalunya independiente.

Hoy es el día Nacional de Catalunya. Es un día importante y bonito para Catalunya y para toda España. O debería serlo.

¿Debe presentar Rubalcaba una moción de censura?

RubalcabaDesde una perspectiva amplia, a pesar de lo poco que se usa, en España tenemos cierta experiencia con respecto a las mociones de censura: Las más famosas son probablemente la de Felipe González en 1980 (que por supuesto, la perdió, pero le vino de fábula), la de Hernández Mancha (que por supuesto perdió y le terminó de destruír), y la del tránsfuga Gomáriz,que dio al PSOE la Comunidad de Aragón.

No voy a ponerme a relataros lo que significa una moción de censura constructiva y sus ventajas e inconvenientes (para eso está el Señor Google); pero sí quiero hablar un poco de las mociones de censura testimoniales, como la que nos ocupa en cuestión.

Una moción de censura que no se puede ganar, parece un brindis al sol. Pero no lo es. Es un arma de artillería pesada, que tiene el inconveniente de que cuando la disparas, no sabes si te hará más daño a tí o al contrario.

Veamoslo un poco con perspectiva: Gracias al amigo Bárcenas, el señor de la peineta, tenemos a un Mariano Rajoy más Rajoy que nunca, que da menos explicaciones y ruedas de prensa que Su Excelencia el Jefe del Estado (bueno, que cualquiera de los dos últimos jefes del Estado), y una sociedad y casta política pidiendo que dé la cara.

Y aquí llega el tema de la moción de censura que puede presentar Rubalcaba (porque la verdad es que nadie más puede, siendo realistas), que tiene partidarios y detractores dentro y fuera del partido, por diferentes razones.

La primera (y no es baladí), es que si la moción de censura te sale bien, te encumbra. Si te sale mal, te destruye. Y en el PSOE ahora mismo no se sabe a ciencia cierta si Rubalcaba quiere o no quiere seguir, pero sí está claro que hay muchos que no quieren que siga. Y Rubalcaba presentando una moción de censura es un peligro, porque es muy buen orador, y puede salirle la cosa de fábula, encumbrarle, hacerle lider de la oposición moral, y adiós a las posibilidades de los Madinas, Chacones, etcétera (y efectos colaterales que pudiera haber en Andalucía, además).

Claro que por otro lado, a Rubalcaba y cercanos les puede dar miedo de que sea el momento de una escisión moral en el partido, que haya gente que se abstenga, etcétera. Y eso queda feo.

Por otro lado, está España. Mejor dicho, la España económica. Todo esto de Bárcenas (y la moción de censura también), tendrá efectos grandes en la economía, en la prima de riesgo, etcétera. En otras palabras: cuanta menos estabilidad, peor para la economía. Es como esa pregunta que nos teníamos que hacer cuando Zapatero fue a China y no habló de los Derechos Humanos: ¿Cuántos puestos de trabajo aquí estamos dispuestos a perder por mentarle a China los Derechos Humanos? Pues lo mismo. No está el horno para bollos, y para mostrar al mundo que el gobierno se puede caer (aunque sea lo mejor desde una perspectiva de calidad democrática).

Pero no sólo de economía vive el hombre, y la moral española necesita ver que alguien hace algo para tratar de mejorar la vida política de España, desde dentro de la política, y Rubalcaba es el único que puede hacer eso. Aunque por otro lado, esto puede tener efectos indeseables: Rajoy no dimite, pero le debilita aún más (y también a la economía), y termina por caer con el tiempo, y ahí están Pedro J y Esperanza para hacer de las suyas (cosa que es de las que me gustan menos en el mundo).

Total, que una moción de censura tiene una particularidad en común con una reforma constitucional: Sabes cómo empieza, pero no sabes como acabará, ni qué efectos tendrá.

En estas circunstancias que tenemos ahora mismo, creo que mejor quedarnos quietecitos, (aunque moralmente sea repugnante), porque podemos estropear aún más el juguete.

El problema comunicacional (y psicológico) de Rajoy

Rajoy tipo curioso; es alguien capaz de conseguir el resultado contrario de lo que se supone que se propone, y a pesar de ello, hacer como quien oye llover. Cuando se anuncian más de 6 millones de parados, no aparece; las ruedas de prensa, cuando no puede evitarlas; y cuando las hace, no dice nada…auténticamente loable… Cada vez que pasa algo, ya sea malo o muy malo (lo bueno está por ver), o no aparece nadie, o aparece algún Secretario de Estado al día siguiente para aguantar el chaparrón.

Esa estrategia, bastante francesa por lo demás, de estar muy por encima del Gobierno para no quemarse, en el caso de nuestro Delegado del Gobierno en el Reino de España, le ha salido al revés: está tan ausente que clama al cielo, y se le culpa de todo. El problema, es que en el modelo francés, el Presidente usa a los ministros como fusibles; pero Rajoy (que recordemos, nunca ha destituído a nadie), los mantiene porque supongo que le sabe mal el dar el mal rato de destituir a alguien…Liderazgo; liderazgo puro; vaya.

En aquellos buenos tiempos en que nos quejábamos de Zapatero (y yo el primero), por su hiperliderazgo, hiperpresidencialismo, hiperexposición, hiperhistrionismo, e hiperetcétera, a él se le hacía responsable de todo, de lo bueno y de lo malo, porque era todo era él.

Con Rajoy, ahora tenemos el mismo efecto (o más), haciendo exactamente lo contrario: No tenemos un Presidente del Gobierno; tenemos a lo sumo un Secretario General Técnico de la Presidencia del Gobierno pro tempore, pero sin el pro-tempore.

Esa estrategia de no aparecer para no quemarse, si vemos el Interbarómetro que ha sacado el Centro Iberoamericano de Pensamiento Público, ha tenido el efecto contrario: Si veis esta gráfica, la figura de Rajoy lidera todas las críticas a todos los temas, excepto Educación, que se lo lleva Wert, y Sanidad y Empleo, que lo comparte con sus ministras.

Evidentemente, la estrategia de Rajoy es contraproducente…la pregunta que me hacía es hasta qué punto influyen las Redes Sociales en que esa política comunicacional sea contraproducente; pero las Redes sólo magnifican lo que hay. Y la sensación de que no se sabe adónde va este Gobierno en lo económico más allá de recortar cuando lo ordena la Gerencia, está por todas partes.

Yo creo que el problema de Rajoy personal, psicológico, le hace tener alguna virtud y muchos defectos para estos tiempos.

La virtud: Aguanta. Aguanta lo que le echen. La Gerencia Alemana puede estar tranquila: terminará su mandato. Eso sabe hacerlo.

Los defectos (entre otros): La falta absoluta de empatía con lo que le pasa a su Pueblo, hasta límites impudorosos (lo que a la Gerencia Alemana le parece muy útil, por lo demás), su incapacidad para destituir a alguien (porque le sabe mal perder el cariño de sus amigos), y su falta absoluta de liderazgo, cuando hace falta que el Presidente sea Presidente y no funcionario gris.

En suma; yo no sé (honradamente) si Rajoy sabe lo que implica ser Presidente del Gobierno. Pero viendo su política de comunicación, veo que entiende la Presidencia como una plaza de Registrador de la Propiedad: una vez conseguida la plaza, a firmar y a dormir.

Dicen que en los peores momentos sacamos lo mejor de nosotros mismos. Rajoy es la muestra de que en los peores momentos sacamos nuestro verdadero carácter; en el caso de Rajoy, esperar a que la cosa se arregle sola, porque su trabajo (llegar a ser Presidente del Gobierno), ya lo ha hecho…