Europa, Europa

«[…] El europeo no puede vivir a no ser que se embarque en una empresa unificadora (…) Sólo la determinación de construir un gran grupo de personas del continente daría nueva vida a los pulsos de Europa. Se empezaria a creer en ella de nuevo. […]»

(Helmut Kohl)

Como todos (bueno, como pocos) saben, el día 7 de Junio se celebran elecciones al Parlamento Europeo, esa gran insitución que es la segunda asamblea electa más grande del Mundo. Y yo, muy orgulloso que me siento de participar en ella (más por cuestiones filosóficas que por intereses políticos, la verdad)

Para mí,la idea de la Europa Unida, es de las mejores que se han parido (políticamente) en el Mundo desde la II Guerra Mundial. La UE, y la ONU.

Dicho esto, la verdad es que Europa a día de hoy es una entelequia, una abstracción que, más allá del Euro, la banderita azul, y ciertas directivas «exóticas» que vienen de Bruselas, se queda, para el común de los mortales, en poca cosa. En otras palabras: Si hace tanto tiempo que tenemos Unión Europea, 7 años de Moneda Unida, otros tantos de Schengen, etcétera…¿Por qué la cosa avanza tan lenta?

Robert Schuman, que fue uno de los padres de la Unión Europea, «nuestra nueva gran Patria» (como dijo Maragall en la Inauguración de los Juegos Olímpicos), dijo que «Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho.». Y creo que es cierto, y necesario que sea así. Pero como en casi todo, eso tiene un reverso…La lentitud que roza la inmovilidad…Recuerdo que había un chiste durante la Transición que (creo que de Chummy Chumez, o no), que venía a decir algo así como «No solo estamos haciendo una transición que deja boquiabierto al Mundo sino que además no acaba nunca». Pues esa es un poco la sensación que tengo con respecto a la Unión Europea en general, y al Parlamento Europeo en particular, una institución que puede llegar a asombrar al mundo…pero que a la hora de la verdad no acaba nunca de articularse.

La Unión Europea, institucionalmente es un Drama. Lo tuve que estudiar en la carrera, y eso es horroroso. Instituciones por aquí, controles por allá, vetos, mayorías cualificadas, compromisos de Ioaninna, etc. Y ese drama, también se ve con respecto al ser del Parlamento Europeo.

Europa, legislativamente, se supone que es bicameral (cójase ese concepto con pinzas). Por un lado está el Parlamento Europeo y por otro está el Consejo de la Unión Europea. Uno es el que votamos, y el otro no, sino que son los ministros de los Gobiernos de cada país, en cada tema.

Pues bien, esas dos cámaras, se supone que son el «Poder Legislativo», (y la Comisión Europea, el «Ejecutivo» -más o menos; todo muy «más o menos»-) son las que nos vienen a «legislar» en «codecisión» (ya empezamos con los palabros), es decir, deciden entre ambas lo que se aprueba, en la mayoría de los casos…

Pero hay trampa: El Parlamento no tiene iniciativa legislativa, y los Ministros (El Consejo de la Unión Europea), sí. Dicho con otras palabras. Puede discutir iniciativas de otros, pero no puede iniciar una iniciativa, en general.

Es decir; es como si en España, el Congreso sólo pudiera votar lo que le presenta el Gobierno (sí, puede vetarlo, intentar modificarlo, etcétera). Pero aunque el Congreso en Pleno quisiera crear una ley nueva, no podría, porque hasta que no lo presente el Gobierno, nada. Pues más o menos es eso: Estamos hablando de una cámara, elegida directamente por el pueblo, (es decir, que tiene legitimidad directa), y no tiene la potestad de iniciar legislación: Quien la tiene es el Consejo de la Unión, los ministros. (Dicho en román paladino: Unos señores que cuya legitimidad viene de haber sido nombrado por otros señores que han sido nombrados Jefes de Gobierno por una camara que ha sido nombrada por un pueblo, tienen la iniciativa legislativa, y una camara que viene directamente del Pueblo, no puede proponer Reglamentos, directivas, etcétera.)

Dijo no se quien, que si la Unión Europea fuera un Estado, no podría entrar dentro de ella misma por no cumplir los estandares democráticos más básicos. Y simplemente uno tiene que cogerse los tratados, para darse cuenta de que es cierto…

Pues bien, señores Parlamentarios Europeos, a los que yo tengo que votar: Tienen Legitimidad Directa, primaria, proviniente del Pueblo Europeo. Usenla, que para eso les pagamos. A ustedes les ha elegido el Cuerpo Electoral Europeo en pleno. Usen esa legitimidad para hacer que todos los europeos nos sintamos más cerca de esa «nueva gran Patria nuestra», y más orgullosos de ustedes.

Dijo Otto von Bismarck que «Quienquiera que habla de Europa se equivoca: ésta es una expresión geográfica.» Eso no es cierto. Y están ahí para demostrar que no es cierto. Piensen en Europa y no piensen en su Partido.

Un granito de arena para acercar la política a la gente normal, o FesEuropa.cat

Hace ya 3 meses que un grupo de aventureros (Maria Jesús Salido (@Odilas), Ricard Espelt (@ricardespelt), Gemma Urgell (@GemmaUrgell) y yo, liderados por Marc López Plana (@mlopezplana) nos fuimos a NYC a hacer una maratón de Política-Sociedad-Tecnología. De ese viaje salieron muchas ideas, muchas sinergias, un nombre de grupo (nuestracausa), y un Blog.

Ahora la Fundació Catalunya-Europa, con la colaboración de nuestracausa presenta Feseuropa.cat, una iniciativa para acercar las elecciones europeas a la sociedad catalana, de tal forma que cualquiera, tú, querido lector, yo, hasta mi vecino, puede hacerle una pregunta a los principales candidatos catalanes que van al Parlamento Europeo.

Lo puedes hacer via bonito video, o si eres tímido, via una imagen o un texto. O puedes no presentar ninguna pregunta, y votar las más interesantes que se han planteado ya…o comentar a las pregntas que han hecho otros, etcétera.

El software está en fase Beta, así que si os escontrais con algún fallito, os pedimos un poquito de paciencia y que si os apetece, les mandeis un email (o me lo mandeis a mí y yo se lo haré llegar a ellos) con lo que veais…(por cierto, esta iniciativa también tiene un blog y hasta un twitter (@FesEuropa)

Los que nos movemos por estos mundos de la blogosfera política (y twittersfera politica), siempre nos quejamos del alejamiento que hay entre el mundo real y los políticos, de que no les podemos hacer nuestras preguntas reales, ni llegar a ellos, ni nada por el estilo…Pues bien, hay muchísimo que hacer, y tenemos – todos – que ponernos las pilas. Por lo pronto aquí va un granito de arena, para que podamos empezar a acercar el mundo de los políticos, y a los seres de carne y hueso…

Un granito de arena para acercar la política a la gente normal, o FesEuropa.cat

Hace ya 3 meses que un grupo de aventureros (Maria Jesús Salido (@Odilas), Ricard Espelt (@ricardespelt), Gemma Urgell (@GemmaUrgell) y yo, liderados por Marc López Plana (@mlopezplana) nos fuimos a NYC a hacer una maratón de Política-Sociedad-Tecnología. De ese viaje salieron muchas ideas, muchas sinergias, un nombre de grupo (nuestracausa), y un Blog.

Ahora la Fundació Catalunya-Europa, con la colaboración de nuestracausa presenta Feseuropa.cat, una iniciativa para acercar las elecciones europeas a la sociedad catalana, de tal forma que cualquiera, tú, querido lector, yo, hasta mi vecino, puede hacerle una pregunta a los principales candidatos catalanes que van al Parlamento Europeo.

Lo puedes hacer via bonito video, o si eres tímido, via una imagen o un texto. O puedes no presentar ninguna pregunta, y votar las más interesantes que se han planteado ya…o comentar a las pregntas que han hecho otros, etcétera.

El software está en fase Beta, así que si os escontrais con algún fallito, os pedimos un poquito de paciencia y que si os apetece, les mandeis un email (o me lo mandeis a mí y yo se lo haré llegar a ellos) con lo que veais…(por cierto, esta iniciativa también tiene un blog y hasta un twitter (@FesEuropa)

Los que nos movemos por estos mundos de la blogosfera política (y twittersfera politica), siempre nos quejamos del alejamiento que hay entre el mundo real y los políticos, de que no les podemos hacer nuestras preguntas reales, ni llegar a ellos, ni nada por el estilo…Pues bien, hay muchísimo que hacer, y tenemos – todos – que ponernos las pilas. Por lo pronto aquí va un granito de arena, para que podamos empezar a acercar el mundo de los políticos, y a los seres de carne y hueso…

Que no se nos vaya la cabeza con lo de la "Democracia Directa" gracias a Internet

Ultimamente hay mucho debate en internet, (con muchas ideas estupendas y preciosas) sobre la posibilidad de que internet haga que todo el mundo participe, que todo el mundo intervenga en todo, democracia real, felicidad, alegría y flores, etcétera.

Sé que me voy a llevar algún que otro capón por decir esto; pero todo eso es tan estupendo como irrealizable (O realizable pero peligroso). Por poner un ejemplo, la iniciativa del Partido de Internet, me parece una idea de buenos sentimientos pero que a medio plazo, puede traer problemas por razones que explicaré luego.

Vamos a ver algunos hechos que son así y que siempre serán así (si es de otra forma no lo verá esta generación en vida):

No todo el mundo puede participar.
Esto es impepinable. Siempre habrá un numero grande de gente sin la capacidad física de participar en una democracia «directa».

No todo el mundo quiere participar.
Esto es un hecho. No todo el mundo vota siempre. Yo no tengo la obligación de decidir cada cosa.

No todo el mundo tiene toda la información relevante para decidir.
Esto es un tema importante: Votar es muy sencillo, pero saber todas las implicaciones de todas las cosas que votas, suponiendo que se pudieran trocear las cosas, sería otro tema.

No todo el mundo tiene suficiente criterio para tomar tal o cual decisión
Esto es duro decir esto, pero es una verdad como un templo. y yo soy el primero. Yo no me siento capacitado para emitir un juicio de valor sobre muchísimas iniciativas, y si lo hiciera lo haría más por intuición que con conocimiento real.

Y ahora, para mí, la más importante de todas:

Un programa político ha de ser UNO, y coherente.
Si troceamos la Política en muchas políticas inconexas y sin ningún criterio, el resultado es un desastre informe.

Ahí veo el problema: que si partimos un programa político en trocitos variados y que cada persona vote, nos dará un resultado algo así como que paguemos menos impuestos (los de mi % de IRPF para abajo, sea el que sea), que se haga una moratoria de las multas pasadas (si tengo yo multas), que invirtamos más en sanidad y en infraestructuras, y que tengamos menos deficit y menos deuda y más seguridad…Y todo a la vez…nos van a salir unas incoherencias impresionantes.

Una de las cosas buenas que tienen los sistemas políticos con poder ejecutivo, es que «deliberar es de muchos, decidir es de uno» en general; y quizá así deba ser; porque una Política nacional, debe de tener una visión global, unos objetivos a largo plazo, y eso, muchas veces, implica tomar medidas impopulares.

La gente no votará por medidas impopulares, con las que la mayoría no está de acuerdo, pero para llevar a cabo esos objetivos a largo plazo, son necesarias.

Por tanto, por mucho que ayude el 2.0 a la participación etcétera, siempre habrá mandato representativo, o siempre deberá haberlo.

Esto es un poco filosofía barata, pero cuando mandamos a gente al Congreso, les pedimos que se informen ellos por nosotros de la letra pequeña de las cosas, y que, de cumplan con los grandes programas que han prometido, sin darnos mucho la murga.

Por eso creo que no se nos debe de ir la cabeza con esto de la Democracia Directa a través de Internet, porque puede traer más problemas que soluciones, si lo llevamos a extremos. Todo con medida, sin extremismos.

Que no se nos vaya la cabeza con lo de la “Democracia Directa” gracias a Internet

Ultimamente hay mucho debate en internet, (con muchas ideas estupendas y preciosas) sobre la posibilidad de que internet haga que todo el mundo participe, que todo el mundo intervenga en todo, democracia real, felicidad, alegría y flores, etcétera.

Sé que me voy a llevar algún que otro capón por decir esto; pero todo eso es tan estupendo como irrealizable (O realizable pero peligroso). Por poner un ejemplo, la iniciativa del Partido de Internet, me parece una idea de buenos sentimientos pero que a medio plazo, puede traer problemas por razones que explicaré luego.

Vamos a ver algunos hechos que son así y que siempre serán así (si es de otra forma no lo verá esta generación en vida):

No todo el mundo puede participar.
Esto es impepinable. Siempre habrá un numero grande de gente sin la capacidad física de participar en una democracia «directa».

No todo el mundo quiere participar.
Esto es un hecho. No todo el mundo vota siempre. Yo no tengo la obligación de decidir cada cosa.

No todo el mundo tiene toda la información relevante para decidir.
Esto es un tema importante: Votar es muy sencillo, pero saber todas las implicaciones de todas las cosas que votas, suponiendo que se pudieran trocear las cosas, sería otro tema.

No todo el mundo tiene suficiente criterio para tomar tal o cual decisión
Esto es duro decir esto, pero es una verdad como un templo. y yo soy el primero. Yo no me siento capacitado para emitir un juicio de valor sobre muchísimas iniciativas, y si lo hiciera lo haría más por intuición que con conocimiento real.

Y ahora, para mí, la más importante de todas:

Un programa político ha de ser UNO, y coherente.
Si troceamos la Política en muchas políticas inconexas y sin ningún criterio, el resultado es un desastre informe.

Ahí veo el problema: que si partimos un programa político en trocitos variados y que cada persona vote, nos dará un resultado algo así como que paguemos menos impuestos (los de mi % de IRPF para abajo, sea el que sea), que se haga una moratoria de las multas pasadas (si tengo yo multas), que invirtamos más en sanidad y en infraestructuras, y que tengamos menos deficit y menos deuda y más seguridad…Y todo a la vez…nos van a salir unas incoherencias impresionantes.

Una de las cosas buenas que tienen los sistemas políticos con poder ejecutivo, es que «deliberar es de muchos, decidir es de uno» en general; y quizá así deba ser; porque una Política nacional, debe de tener una visión global, unos objetivos a largo plazo, y eso, muchas veces, implica tomar medidas impopulares.

La gente no votará por medidas impopulares, con las que la mayoría no está de acuerdo, pero para llevar a cabo esos objetivos a largo plazo, son necesarias.

Por tanto, por mucho que ayude el 2.0 a la participación etcétera, siempre habrá mandato representativo, o siempre deberá haberlo.

Esto es un poco filosofía barata, pero cuando mandamos a gente al Congreso, les pedimos que se informen ellos por nosotros de la letra pequeña de las cosas, y que, de cumplan con los grandes programas que han prometido, sin darnos mucho la murga.

Por eso creo que no se nos debe de ir la cabeza con esto de la Democracia Directa a través de Internet, porque puede traer más problemas que soluciones, si lo llevamos a extremos. Todo con medida, sin extremismos.