Ha llegado el momento

Hace un rato teníamos el diferencial de la Deuda en 250. Ahora se ha estabilizado (a esta hora en que escribo esto) en 236.

Muy bien señores. Esto es una situación de emergencia. Ha llegado. España puede llegar a caer. Hay que insuflar confianza por un tubo. Y es el momento de que aquí se dé un golpe de efecto. Y se haga un Gobierno de concentración,o de Emergencia, hasta 2012. Porque para arreglar esta mierda, hay que implicar en serio a Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y hasta esa cosa de antaño que seguimos teniendo, no sé por qué, que se llaman Diputaciones Provinciales.

Vamos a dejarnos de tonterías y de “tú eres más malo”,”si no me apoyas es que no apoyas a España”,”si no disuelves es porque quieres más el coche oficial que el bien de España”…Vamos a ir a lo real. Ni el PSOE se fía del PP, ni el PP se fía del PSOE.

El PSOE no le puede pedir al PP que, después de lo tramposo que ha sido ZP (dicho por todo el mundo, no vayamos ahora a caernos de un guindo), diga que en realidad todo lo que han dicho de que el problema es el Gobierno en realidad no lo pensaban, y que ahora sí lo apoyan porque de pronto se han dado cuenta de que es un buen Gobierno (y que después ZP se la vuelva a jugar otra vez más).

El PP no le puede pedir al PSOE que se coma el marrón solo y esperar y ver cómo nos tienen que rescatar; porque no solo es malo para España; sino que a ver qué programa electoral presentan, y cuando lleguen al Gobierno a 2012, cuántas promesas electorales van a poder cumplir siendo España un protectorado económicode facto (y no creo que el PP quiera tener un drama y conflictividad social 10 minutos después de sentarse en el Banco Azul)

Sería muy bonito que se entendieran, y gestos de grandeza; pero hemos estado media hora en Twitter y ya estábamos todos en plan “esto es por culpa del otro,así que el otro ha de mover el culo y nosotros seguir haciendo lo que hacemos porque lo estamos haciendo muy bien”.

Entonces: yo digo que para que el PSOE y el PP se unan civilizadamente hasta 2012 en un gobierno de tecnócratas que dé confianza a corto,medio y largo plazo (y señores; seamos claros: una jugada de estas dan mas credibilidad que todas las declaraciones de ZP y Rajoy juntos) hace falta:

1.- Quitar a ZP. No va a obtener la confianza de la gente del PP para  pactar. Demasiados malos rollos. Demasiados rencores (y porque además, él no va a ser capaz de sacar nada más económico en el Congreso; el precio a pagar a los nacionalismos sería leonino)

2.- Un nuevo Presidente (tipo Rato, Solana, Felipe), con credibilidad y con el compromiso de que en ningún caso se presentará en 2012 y además no dirá tonterías partidistas.

3.- Personalidades independientes o políticas con peso que piensen sólo en arreglar esto, sin pensar en las elecciones de 2012.

4.- Ni ZP ni Rajoy ni nadie de la primera fila guerrera de los principales partidos está en el Gobierno.

5.- Tregua hasta las elecciones de 2012, y que aprueben lo que tengan que aprobar. Y si no la respeta alguno, que el Presidente lo diga.

En fin, sé que la mayoría no estáis de acuerdo, pero algo hay que hacer. Así no llegamos a 2012. Y pidiendo sacrificios al otro sin correr riesgos nosotros no vamos a ningún sitio.

Por qué el PSC se equivocó (y algo del debate de ayer)

Yo llegué a Catalunya ya bajo el Tripartit (llegué con Maragall de President), y una cosa que siempre he escuchado, dentro y fuera de aquí, pero que no viví, es que el Pujolismo tenía una visión ciertamente patrimonialista de Catalunya (Catalunya somos nosotros, vaya)

Personalmente, puedo estar de acuerdo conque Catalunya, fuera de los millones de personas que viven en el Area Metropolitana,  está sociológicamente más cercana a la idiosincrasia de Unió y de Convergencia (según el territorio, supongo); pero en el área metropolitana, amigo, es otro tema.(De hecho, los chicos de Mas han hecho una campaña bien pensada de Juventud para tratar de obtener votos por ese lado (que viene a decir “que no te digan tus padres lo que tienes que votar”), sabiendo que ahí lo tienen bastante regular, para ver si consiguen arañar votos del cinturón rojo)

Pienso que el PSC se equivocó al enfocar la campaña; y un trocito de su electorado se va a ir a Ciutadans, y un importante trozo a la abstención, porque no han cuidado la marca España. Conozco gente, en primera persona, que del PSC va a pasar a Ciutadans porque piensan que el Gobierno Montilla se ha pasado de frenada con la “canya contra Espanya”, ya sea por acción u omisión (y sí, ha sido omisión, porque hay sensación de que se ha dejado hacer a ERC según que cosas que al votante socialista medio de Santa Coloma o Badalona no le ha sentado bien).

Total; la sensación que hay es que Al PSC le da miedo defender la bandera de España públicamente. Con lo que al votante de izquierdas no nacionalista catalán), le queda tragar, abstenerse o votar a otros. 

El problema del PSC es que querían que esta campaña girara en torno a lo social, y con lo de la sentencia del Estatut, estaba cantado que no. Con lo que tenemos a todos los partidos con banderas claras, menos el PSC (lo de ICV va por otro lado de buenrollismo), y hay veces que hay gente que necesita banderas.

El PSC desde hace unos meses tenía que haberse vuelto mas español; desde el verano (sí, ya sé, es que se perderían votos en el territorio…Pero señores! Los votos del Territorio ya están perdidos, pero encima, no han sumado votos en el lado del Area Metropolitana!) , pero optaron por la pirueta de vender los logros sociales del Gobierno, cuando estas elecciones, no van de esto.

Pienso que Collboni y el PSC se equivocaron con el enfoque de la campaña, salvo que, salvo que, la dieran desde el principio por muy perdidas y esto fuera el inicio de un reposicionamiento ideológico de cara a 2016 y más allá…

Sobre el debate de ayer…me lo pasé bien, lo reconozco. Giró en torno a Mas (como era previsible), y aguantó el tipo.

Creo que (y sé que todo el mundo va a estar en contra de lo que digo) quien mejor jugó sus cartas fue el niño, Albert Rivera. Los demás no arriesgaron demasiado y estaban algo más encorsetados y él, interrumpió, fue arisco y todo lo que queráis, pero esa beligerancia con según qué cosas, le hará subir (probablemente en la Catalunya Central no); pero subir, subirá, y creo que lo de ayer fue un empujoncito (quien le vote a él no lo hará para que sea President sino como voto protesta a según qué cosas con las que una parte de Catalunya no comulga).

Herrera tuvo algunos momentos muy buenos (aunque su tono de voz no le ayude) pero en algún momento se le pilló bien pillado, como cuando se le hablaba del tema de la Seguridad, que lleva Saura, o cuando el niño le habló del afán recaudatorio de lo de los 80kms hora; aunque estuvo muy bien cuando le dio a Mas en el hígado con respecto a los dos modelos de infraestructuras.

La única mujer que había ahí, era la del partido más de derechas (para que luego digan los apologetas del feminismo)… El PPC. Alicia Sanchez Camacho no me gustó, se notó que cambió al castellano porque lo hizo antes el niño, y dio puyas pero no vino a proponer nada…y lo de la inmigración no lo defendió bien, cuando podía haber presentado más guerra ideológica al respecto (en su ideología, vaya)

Puigcercòs estuvo bastante bien. Defendiendo su ideología, poniendo en un apuro a Mas con lo del Concierto, etcétera. Se notaba que estaba siendo más papista que el Papa para tratar de no perder votos por Reagrupaments y Solidaritats varios.

El Molt Honorable estuvo mejor de lo que esperaba. Una corbata horrorosa, pero le dio tres o cuatro ganchos a Mas y a Sanchez Camacho interesantes (además del sopapo que le dio al niño con respecto a que no sabe mantener un grupo de 3 personas); pero estuvo bastante lento cuando le hablaban de la doble moral con respecto a sus hijos en colegios privados y bilingües. Quiero haceros notar que él no defendió su gestión como President, sino la del Tripartit desde Maragall (cuando él aún no era President) a él…tratando de vender política social (cosa que hasta Mas reconoció), y tratando de vender bondades de un Gobierno que ha dicho que no quiere repetir…complicado…pero no tan mal como esperaba; creo que en estos años de President ha mejorado a la hora de debatir.

Y el (probable) próximo President de la Generalitat, pues ejerciendo de Padre de Catalunya, seny y dejar que todo pivote sobre su futurible Presidencia. Lo vi ágil, se llevó unas cuantas hostias bien dadas de todos, pero aguantó, porque no entró al trapo. Él era el que tenía más que perder, y el que menos arriesgó. Se salió muy bien de la trampa Puigcercòs sobre el Concierto y el Referendum, pero creo que la cagó con el comentario de que “Catalunya es tan tolerante que permite que ustedes hablen castellano en TV3″ (creedme, por muy bien que suene a determinados oídos, eso a otros oídos suena mal y da miedo, encima tras declarar que él es independentista y no saber esquivar demasiado bien lo de Felipe Puig). Pero la verdad es que estuvo bastante bien.

El debate fue ágil, hubo momentos en los que se le fue de las manos a Cuní porque hablaban todos a la vez y no se entendía nada, pero me lo pasé bien. Si hubiera estado Piqué se los habría comido a todos con habas, otra vez, pero decidió irse a Vueling…)

Por cierto; según mis cuentas se ofrecieron 449 pactos a razón de unos cuantos por minuto (pactos que ninguno aceptó, por cierto)

Ahora, a esperar el cara a cara entre Montilla y Mas que se celebrará esta semana, para ver si Mas no pierde votos, y si Montilla gana alguno.

George W. Bush – Francisco Franco: Algunas similitudes

Bush, saludandoEn primer lugar, hay que decir que en absoluto comparo la Democracia Americana con la Dictadura Franquista. Tampoco comparo el talante democrático de Bush Jr. con el de Franco (reconozcamoslo; Bush pudo ser muy lo que queramos pero llegó al Poder sin ningún Alzamiento Militar)

Lo que trato de hacer ver es que, a partir de ciertas cosas dichas en sus Memorias (por lo que he leído en distintos periódicos), hay ciertas similitudes tanto en comportamientos como en las filosofías del Caudillo de España Francisco Franco y del Mesías Universal George Walker Bush (lo del Mesías es una genialidad de @Albert_ab)

En primer lugar, ambos creían en la excepcionalidad de su país por elección del Supremo Hacedor. Tanto Bush como Franco pensaban que sus países habían sido elegidos por Dios para ser sus Predilectos (en otras palabras,  la Reserva Espiritual de Occidente).

Siguiendo ese argumento, ellos tenían claro que era el mismísimo Dios el que les había puesto en ese sitio (o conducido hacia él), para defender el Cristianismo de las hordas (unas comunistas, y otras terroristas)

Teniendo en cuenta que habían sido elegidos directamente por Dios Nuestro Señor, ellos no tenían por qué responder ante el Pueblo, ante sus electores (vale, Franco no tenía “electores” en el sentido clásico), o casi casi, ante la Ley, porque ellos estaban regidos por una Ley Divina, que, como todos sabemos, está por encima, para ellos, de cualquier ley humana…más o menos. (O si se prefiere, la Ley Humana es accesoria y retorcible para conseguir los fines últimos dispuestos por la Ley Divina); y por eso, ambos respondían ante Dios y ante la Historia (Bush ha dicho algo así como que él no vera como le juzga la Historia, que es la importante o algo así)

En fin; siguiendo con ese Mesianismo, y esa idea de ser elegidos por Dios para Guiar al Pueblo Elegido, la forma de llegar al Poder era quizás un tanto accesorio o secundario (siendo infinita,infinitamente mejor la de Bush, porque aunque con medio millón de votos menos y Floridadas raras, llegó pacificamente al Poder). Por eso, la forma de llegar al poder podía ser mas o menos elegante, con tal de llegar a él (ansia de Poder, más que de Autoridad) 

Una vez instalados en él, se dio la circunstancia de que ambos tenían contacto directo con Dios (aunque es cierto, que Francisco Franco contaba con la inestimable ayuda del Brazo Incorrupto de Santa Teresa), y siempre estaban muy seguros de qué hacer, dijera lo que dijera su Pueblo.

Ese contacto directo con Dios, dejaba las cosas muy claras: cualquier atisbo de Consenso esta mal porque es salirse del Mandato Divino; con lo cual cualquier tipo de “concesión” a la “disidencia”, aparte de impensable, sería ir contra el Mandato Divino. Con lo cual llevaron a sus países a una ruptura social barbara (seguidores acríticos y enfervorizados, y contrarios igual de enfervorizados, convencidos de que absolutamente todo lo que hacían nuestros protagonistas, estaba mal)

Como todo lo que hacían estaba mandado por Dios, como consecuencia lógica, quienes estuvieran en  contra de sus políticas estaban contra Dios (eran antiespañoles o antiamericanos, y por extensión, anticristianos; el Demonio Extranjero, que se colaba dentro, vaya)

Ambos usaron el susodicho Demonio Exterior para tratar de movilizar y unir a su país, con un éxito limitado…y si había que ir a la Guerra, se iba (uno para llegar al Poder y otro para consolidarlo)…porque cuando no es una Guerra, sino que es una Cruzada, y Dios está contigo, entonces no hay tanto problema…

La gracia es que, después de todo, ambos murieron de viejos en la cama (quiero decir, que ambos salieron del Poder hasta el final, sin que nadie consiguiera removerlos)  …y ambos dejaron a su país en manos de los ideologicamente contrarios, más que nada por hartazgo de sus políticas…

Seamos sinceros; yo no le veo a Bush esa inteligencia perversa que veo en  Franco; en otras palabras; no creo Bush fuera una mala persona; creo simplemente que no era muy listo, y que entre su exalcoholismo y unos interesados, le hicieron ver que él era un Mesías, porque convenía…Lo de Franco es distinto…estoy convencido de que él desde el Principio se veía tocado por Dios y tal…

Decía mi padre que si al cielo se va por lo que dicte la conciencia de cada uno, entonces Franco estará en el Cielo, porque él pensaba que todo lo que hacía era bueno y justo; me pareció un buen argumento por más que me jorobe. La principal diferencia entre uno y otro para mí, está en que yo creo que Bush sí tiene remordimientos, lo cual, le humaniza, y le pone algo más cerca del Perdón.

Confesionalidad, Aconfesionalidad, Laicidad, Laicismo (3 años después)

Hoy pensaba escribir a cuenta de la Visita del papa Benedicto a España, y a la salida por patas del Presidente del Gobierno (que se ha ido al otro lado del Mundo), a visitar las tropas en Afganistan por sorpresa, porque se ve que no había ningún otro día del Año posible, nada mas que el día en el que viene el Jefe del Estado del Vaticano; (por cierto, no solo no está el Presidente de Gobierno; tampoco está la Ministra de Asuntos Exteriores, y no sé si eso ha pasado alguna vez en ningún otro país; que cuando llega en visita oficial y programada un Jefe de Estado Extranjero, el Jefe de Gobierno y el Ministro de Estado del país anfitrión estén a la vez, fuera).

Pero bueno; independientemente de que me parezca el comportamiento de ZP es bastante inelegante, no me parece un drama ni especialmente mal. Es decir; en España hay muchos católicos, pero también hay gente a la que estas cosas (y pagadas con dinero público), les toca un poco las narices. Y no está mal eso de que para ese sector, “El honor esté salvado” con el hecho de que al menos alguien de la oficialidad en España, no haya ido a rendir pleitesía a Ratzinger.

Entonces, pensaba hacer una disertación sobre la Confesionalidad, Laicidad, etcétera, pero resulta que ya la escribí hace tres años. Y lo más gracioso es que releyéndola, es totalmente actual.

Hace unos años, el tema estaba por el Matrimonio Homosexual y Educación para la Ciudadanía. Estos días es por el Aborto, y por la Cristiandad, así, en general.

Seamos sinceros: El problema que tenemos en España con esto es que siempre vamos a los extremos. Para una parte (ruidosa) de laicistas lo que representa el pensamiento de la Iglesia es aquella frase más dura que diga el más extremsta de sus fieles o de su jerarquía; y para una parte (ruidosa) de católicos, lo que representa el pensamiento de ese sector es la frase más radical y ofensiva del más extremista de sus pensadores. Y así no vamos a ninguna parte.

España es mayoritariamente católica. Que la mayoría de esos católicos no sean de comunión diaria no significa que sean agnósticos ateos o anticatólicos. No confundamos cosas. (Por cierto; leía a no se quién en Twitter que si alguien usa condón o no va a misa no se puede considerar católico. Lo cual me lleva a dos reflexiones: Primero, que hay cierta gente que para no ser parte de la Iglesia está muy preocupada por la pureza de alma de sus seguidores; y por otro lado, que la prueba del 9 es preguntar quién se considera católico, y al final, la mayoría, sigue sintiendose eso (pudiéndose sentir agnóstico, ateo, o de cualquier otra religión)

Pero en fín; ese no es el tema. La cuestión es que el Papa está aquí, pasará unos días, en parte a costa del erario público, cosa que no me gusta en exceso, pero creo que es lo que se hace en todos los países; incluída la laica Francia cuando fue Benedicto para allá.

Dicho esto, llevamos ya 6 años de Demonio Rojo rompepatrias y tal; cuando fue lo de Educación para la Ciudadanía (de lo que va el post que escribí, que está más abajo), o con el Matrimonio Homosexual, era el fin de la Familia, y de la Sociedad Cristiana. Basicamente toda la generación de niños que por esa época tenían 7 u 8 años terminarían siendo de mayores unos ateos socialistas y probablemente homosexuales (pero lo de la homosexualidad no era seguro).

Pues bien; tres años después de escribir ese post, seguimos con lo mismo: El papa habla de las raíces cristianas de Europa, que España tiene que ser más cristiana (por otra parte, supongo que nadie esperaría que el lider de los católicos dijera otra cosa), que la familia está en peligro, sobre el aborto y tal…lo que supongo que es lo típico que dice un papa ante un Gobierno que quiere avanzar en laicidad (no laicismo)…aunque cierto es que Benedicto XVI no es el Sumo Pontífice más progresista posible, ni Rouco Varela un ejemplo reconocible de tolerancia.

Total, que veo que tres años después, sustituímos del post que hice “Educación para la Ciudadanía” por “aborto”, y estamos en las mismas.

Confesionalidad, Aconfesionalidad, Laicidad, Laicismo (24 de Julio de 2007)

Estos días, se ha vuelto a hablar del tema de la separación Iglesia-Estado por el tema de la manida asignatura, “Educación para la Ciudadania”. Asignatura que a mí me parece muy bien, siempre que los valores, temario, etcétera, sean transversales y consensuados, y no dichos sólo por una parte del espectro político.

Antes de entrar en materia, quizá deberíamos recordar algunas cosas:

España, pasó de un Estado Confesional (era la religión del Estado, y todo español, a priori, era Católico) a Aconfesional (no hay religión del Estado, pero el Estado tendrá relaciones con la Iglesia Católica, y “demás confesiones”). El siguiente paso lógico, como en Francia, sería el Estado laico; la laicidad; no hay relación entre Estado y Religiones; son dos esferas distintas; como la materia y la antimateria.

Hay doctrinas que dentro de la laicidad hablan de dos posibilidades: “laicidad en sentido positivo”, y “laicidad en sentido negativo, o laicismo”.

La laicidad en sentido positivo, implicaría un “Estado con una neutralidad religiosa positiva” (El Estado reconoce el derecho a la libertad religiosa de los ciudadanos y favorece su ejercicio, sin hacer suya ninguna religión en concreto ni discriminar a ningún grupo por razones religiosas)

La laicidad en sentido negativo, implicaria un “Estado con una neutralidad religiosa negativa” (El Estado considera las religiones más bien como una actividad peligrosa para la convivencia, que debe por tanto ser ignorada, marginada y aun políticamente reprimida)

El problema, es que estas dos definiciones muchas veces se tocan; y es muy probable que lo que para unos sea laicidad en sentido positivo, sea para otros laicismo, y viceversa.

Pero en cualquier caso, yo, que estoy a favor de un Estado laico, me considero totalmente en contra, y lucharía contra ello, de un Estado que entendiera que el concepto de religión o fe es una actividad que haya de ser considerada peligrosa, o reprimida. Pero estoy en contra igualmente, de que la “laicidad en sentido positivo”, implique que el Estado se ha de implicar de cualquier forma, o ha de intervenir de cualquier forma, o ha de poner un solo euro, en cualquier religión o fe.

Todo esto viene a cuento de que en estos días, el Presidente Zapatero, dijo (y con razón), que ninguna fe puede imponerse a la ley. Y a través de Cañizares, La Conferencia Episcopal, ha dicho que “el laicismo no puede estar por encima de la ley”. Y también tiene razón; entendiendo laicismo como una cosa distinta de laicidad.

O sea, que ambos tienen razón, porque ambos están hablando de ámbitos competenciales distintos.

La Iglesia no se puede oponer a la aplicación (a la ley si se puede oponer, pero ha de cumplirla), de una ley, le guste más o menos (siempre que sea una Ley que no atente contra la Constitución).
Y el Estado no puede obligar a nadie a que tenga una fe o deje de tenerla, o que para sí mismo, la aplique de una forma u otra (en tanto en cuanto no entre en colisión con la Libertad de los demás, la Seguridad e Igualdad jurídica.)

El Estado no está por encima de la Fe. Ni la Fe por encima dle Estado; son dos cosas totalmente distintas; el Estado sirve para la administración social de una colectividad heterogenea. La Fe tiene otros motivos y otros objetivos; según sea la religión.

Pienso que en España, tenemos el problema de tener una situación, constitucionalmente hablando, “a medias”.

La Constitución, dice que el Estado es “aconfersional”, y “obliga” a tener relaciones con la Iglesia Católica y “demás confesiones”, poniendo en un punto preeminente a la Iglesia Católica con respecto a las “demás confesiones”. Y aquí es donde veo el error; porque, si son dos esferas distintas; ¿Por qué han de tener terreno común para compartir? Pienso que la Religión, puede adoctrinar a sus fieles sobre incluso qué votar y qué no votar; pero no puede tratar de imponer sus planteamientos a todo el espectro social; católico o no.

Igualmente pienso que el Estado no puede tratar de “ocupar toda clase de espacios”, incluso el moral, y dejar sin espacio a la esfera de la Religión. (y eso se puede hacer de muchas maneras; por ejemplo, no dejando tiempo material a los alumnos para que “fuera de la escuela”, fueran a clases de religión, si sus padres así lo deciden. Es decir; que aquí es muy fácil colarse para un lado o para otro.)

Porque, al final, llegamos a un tema: ¿Quiero que con mi dinero se paguen mezquitas?¿Y sacerdotes?¿Mezquitas no pero sacerdotes sí?¿Y cómo lo hacemos para que esto sea igual para todos; tanto para católicos, como musulmanes o ateos? Pues muy sencillo; el Estado no puede intervenir en ese tema; ni con medidas que la fomenten, ni con medidas que las perjudiquen (y eso se hace por medio de la intromisión del Estado en campos que no pertenecen al Estado, como la “moral”)

Quiero una Iglesia que luche por sus ideas como quiera; que trate de llevar la moral de sus fieles para donde quiera; pero no que trate de poner leyes morales a ámbitos que no son de leyes morales.

El Estado nos acoge a todos; creyentes y no; y no puede hacer leyes a favor de los creyentes y en contra de los no creyentes; ni viceversa.

Si quiero dar dinero a la Iglesia, he de hacerlo yo, no el Estado; porque igual que a unos no les gusta que el dinero público vaya a las mezquitas, a otros no le gustara que vayan a iglesias. Y tan legítimo es uno como otro.

Con respecto al tema “separación Iglesia-Estado”, digamos que hay dos modelos distintos: el americano y el Francés.

En Francia, se llega al punto de que el Presidente no jura; es nombrado, firma y punto.

En Estados Unidos, no hay religión oficial; pero el “concepto de Dios” está muy metido en todas partes; es un estado absolutamente laico, pero el concepto religioso está muy metido en todas partes.

Un tema interesante, sería preguntarnos, en España, cómo está el tema…¿España hoy en día es (no a nivel jurídico, sino a nivel social) una Sociedad que quiere un Estado Laico, Aconfesional o Confesional?’

3 años después, seguimos con los mismos temas…por cierto; ¿Sabéis que la palabra “Laicidad” no está reconocida por la RAE? Se dedican a cambiar nombres de letras y quitar acentos pero no añaden una palabra tan importante como “Laicidad”…

El error (a largo plazo) de la estrategia del PP

Es por todos conocida la doctrina Arriola que se basa en una serie de premisas, con las que puedo estar de acuerdo:

1.- España, sociológicamente es algo así como de Centro Izquierda.
2.- Las elecciones no las gana la Oposición, las pierde el Gobierno.
3.- El voto de la Derecha es estable, y una victoria de la Derecha depende de a) La abstención en la Izquierda o b) La fragmentación del voto de la Izquierda.

Esto, digamos, según la teoría clásica, porque luego pueden venir matices como UPyD, etcétera.

Pero bueno; con esas premisas, lo que se ha decidido es que el PP se ponga de perfil, se eche a la cama, esperar y ver, etcétera. Y es exactamente lo que está haciendo el PP, no hacer mucho ruído y esperar a que el otro coche se gripe para llegar el primero (Porque seamos francos; en lo de la entrevista del otro día Rajoy ni dijo nada ni se comprometió a nada: En el Matrimonio gay, que no se compromete a mantenerlo, que es una forma excelente de no decir nada taxativamente; del plan Cameron, que le gusta pero de una forma española; es decir lo que ha dicho siempre; “habrá que recortar pero ya os diré después de jurar dónde”).

Por tanto, este revuelo me parece, aunque a priori parezca lo contrario, una win-win situation para la Izquierda, y para Rajoy. Por un lado la Izquierda puede tocar algo alguillo de carne de Rajoy en este lado (más que nada, elucubrando sobre lo que ha dicho Don Mariano en su gallegoentrevista), y por otro, para el Presidente del PP, porque sin decir nada de nada ni mostrar nada de su programa electoral, se ha quitado el sambenito de que están plácidamente esperando a que pase el cadaver del dúo Sacapuntas…al menos por unos días. (Y lo de que esto le ha restado votos para 2012, no lo veo; la gente da por descontado que el PP hará recortes cuando llegue a Moncloa; la cuestión es no decirlo antes para no movilizar a la Izquierda, pero se sabe; se siente; está.)

Yendo al meollo de la cuestión: La estrategia del PP les hará ganar las elecciones (corrijo: Les hará al PSOE perderlas y al PP coger el poder mientras estaban de paseo por ahí), pero es una estrategia mala para el PP victorioso, y mala para España.

Tenemos Marzo de 2012; el PP ha ganado por 5 puntos; el PSOE está en la inopia lamiéndose las heridas (le queda su propio calvario de superar el Zapaterismo), y el Gobierno lo tiene un partido al que le ha caído del cielo el Poder; en otras palabras; desde el momento en que Rajoy ponga la mano en la Biblia, tendrá el Gobierno, y no tendrá gente detrás movilizada ni ilusionada por él ni su Gobierno. Desde el momento en que entre por primera vez en Moncloa, repito.

O sea; para empezar a arreglar las cosas, el PP va a tener un Gobierno sin fuerza social, sin apoyo social real; si se prefiere, de tecnócratas, porque ellos así lo decidieron.

Entonces, el día (más pronto que tarde) que el Gobierno Rajoy haya de tomar una medida impopular, va a tener a una parte social (la suya) apática porque no ilusiona, y la otra en contra per sé (La Izquierda, lamiéndose las heridas, pero rehaciéndo sus dramas internos tras la pérdida de poder). Eso, a mitad de una legislatura, puede ser normal, pero no desde el minuto 1 de Poder…(O sea, vamos a tener un Gobierno sin Luna de miel, porque a nadie le apasiona, que la gente lo sufre o lo conlleva)

Dicho de otra forma: El Gobierno de Rajoy va a ser un gobierno gastado, sin apoyo social, desde el minuto 1. Y, o consigue la cuadratura del círculo, o va a tener a una sociedad apática y sin ilusión por su política. Y eso es malo para el PP, para el Gobierno Rajoy, y para España.

Por eso la perspectiva de que Rajoy no haga nada, le hará perder votos
al PSOE, pero no generara confianza y entusiasmo hacia el nuevo
Gobierno….cosa que, OJO, sí había con Aznar en el 96 y en 2000; podrá creerlo un sector de la Izquierda o no, pero Aznar generaba entusiasmo y confianza, tanto en la Oposición como en el Gobierno, entre sus votantes. Rajoy no genera ni lo uno, ni lo otro.

Yo entiendo la lógica de la estrategia: no movilizar a la Izquierda, decir poco, lo justo, de cualquier cosa, etcétera; pero coño, Rajoy se presenta a Presidente de Gobierno: Tiene que elevar el perfil, darse a conocer, porque al final, un Gobierno no se lleva solo; hace falta un Presidente, que no sólo lo sea, sino que también lo parezca. No hay cosa que sea peor para la economía que esa sensación de “Sede Vacante”, o que no se sabe muy bien quién lleva esto, o que el que lo lleva lo hace sin pulso o sin fuerza social…

Pues ese, para mí, es el error del PP: No han pensado en las consecuencias que va a tener esta estrategia el día después de las elecciones: Un gobierno tan gastado como otro que lleva 6 o 7 años, desde el momento en que el Presidente Rajoy ponga el pie en Moncloa…

(Por cierto, gracias a mi amigo Luís Alfaro de Orgullo y Pundonorz, por la imagen)