El avispero venezolano (I)

VenezuelaPara entrar a comentar un poco todo lo que está pasando en Venezuela, me gustaría dejar sentadas lo que para mí son una serie de bases para que se comprenda mejor mi razonamiento.

1.- El chavismo era inevitable en Venezuela. Más tarde o más temprano; de la mano de Chávez o del Chavo del 8, era inevitable que en esa caricatura de democracia que había en Venezuela antes del 98, hubiera un movimiento que diera voz y que articulara a las enormes masas de clases populares (muy, muy populares; mucho más de lo que nos podemos imaginar aquí), que estaban de facto, fuera del sistema.

2.- En un principio (y repito; en un principio, en el principio del Chávez Presidente), una parte de las clases media-altas y altas de Venezuela no veían con malos ojos a Chávez, ya que pensaban que podría aliviar una de las mayores lacras de Venezuela para esas clases: la inseguridad.

3.- Desde una perspectiva de justicia social, los avances de Chávez fueron incuestionables. En cuestiones económicas, de alfabetización, y de dignidad social, el chavismo hizo enormes avances (aquí podemos entrar en disquisiciones macroeconómicas, pero aparte de los números, la autopercepción que tienen esas masas es que ahora están infinitamente mejor)

4.- El rencor de clase existe. Ese clásico “a por ellos”, es algo que existe no sólo en las altas capas políticas, sino también en el funcionariado. Probablemente con raíces justificables por años y años de ser ignorados. Pero existe.

5.- Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos; ni un lado, ni en otro. Y hay lobos con piel de cordero en la oposición. Como en el chavismo. Y hay gente con sed de poder en la oposición. Y gente que no quiere pasar sed de poder en el chavismo.

6.- Una institución independiente, puede ser realmente independiente, o puede ser formalmente independiente. En España somos especialistas en ello. El independiente Tribunal Constitucional, por poner un ejemplo.

En Venezuela, el Consejo Nacional Electoral tiene 5 rectores. 4 de tendencia chavista y uno de la oposición. Y los resultados de sus decisiones, ya os podéis imaginar cómo pueden salir (por ejemplo, a la proclamación de resultados, hubo un rector que no fue porque no estaba de acuerdo; ya os podéis imaginar quien fue). Para que no quede duda, aquí copio lo que dice el Centro Carter, sobre el CNE en las elecciones de Julio pasado:

“. Sin embargo, al igual que todas las instituciones venezolanas en la actualidad, el CNE está profundamente afectado por el partidismo. Aunque en teoría los rectores del CNE fueron nombrados por su experiencia profesional, muchos venezolanos los perciben como individuos con fuertes afinidades partidistas. De los cinco rectores actuales, cuatro, incluyendo su presidenta, están vinculados, con distintos niveles de solidaridad, al gobierno de Chávez y uno a la oposición.

Esta politización ayuda a explicar el escaso entusiasmo con el que el CNE abordó algunos de los temas de la campaña (especialmente los vinculados a los reglamentos de la campaña), así como las inconsistencias en las acciones del organismo para hacerlos cumplir.”

(Informe del Centro Carter, sobre la supervisión de las elecciones de Venezuela de 2012, página 6)

Por cierto, sobre los Observadores Internacionales, el mismo centro dice:

“Sin embargo, a partir del año 2007, basándose en argumentos de soberanía nacional, falta de reciprocidad por parte de América del Norte y Europa y aumento de la confianza de los venezolanos en el sistema electoral, el CNE reemplazó la práctica de la observación internacional por la del “acompañamiento internacional”, invitando a individuos u organizaciones a presenciar las actividades correspondientes sólo al día de los comicios. … Este cambio en las reglas transfirió de manera efectiva las responsabilidades de monitoreo a los actores nacionales, tales como las organizaciones domésticas de observación y los partidos políticos.”

Teniendo en cuenta esto, el mismo Centro Carter, ha dicho hace unos días sobre sus informes que “Dado su rol de acompañante, que difiere del de observador electoral, dicho informe no incluirá una evaluación del proceso electoral en su conjunto.”

Sobre el Tribunal Supremo, aprovechando que había gente que debía estar jubilada o a punto de jubilarse, el 6 de Diciembre, la Sala Constitucional destituyó a siete magistrados que estaban a punto de culminar su periodo o habían solicitado su jubilación. Entre ellos estaban los más veteranos e independientes. Y a los nuevos miembros del Tribunal Supremo los elige la Asamblea Nacional (y aquí está lo importante: se eligen por dos tercios, hasta la tercera votación. Si no ha habido mayoría de dos tercios, a la cuarta votación se eligen por mayoría simple…Lo cual hace que para una mayoría sea interesante no pactar y esperar, ya que a la cuarta elige a los que quiera sí o sí. (Parecen españoles, eh?)

Por cierto; hasta el 11 de Marzo pasado, la Procuradora General de la República, quien constitucionalmente “asesora, defiende y representa judicial y extrajudicialmente los intereses patrimoniales de la República, y será consultada para la aprobación de los contratos de interés público nacional” era la la mujer de Nicolás Maduro.

7.- Hay una parte del sistema electoral de Venezuela que es de los más avanzados del mundo. Pero hay otra parte que puede ser facilmente manipulable, si tienes los resortes del poder. El sistema de recuento de votos puede ser cristalino; pero para la oposición el problema no está en ese lado, o no tanto en ese lado: Ellos hablan de que la gracia es el acceso al voto y quien vota (el hecho, por ejemplo, de que según dicen hay lugares donde hay más votos que votantes censados, esas fotos que podemos creer o no de personas con varias cédulas (lo que aquí llamamos DNI), rarezas a la hora de cerrar los centros de votación, etcétera.

8.- Hay muchas formas de hacer recuentos y auditorías. Una muy soft, una soft, una hard, y otra muy hard. La oposición quiere el recuento más duro posible, y el CNE (y el chavismo), no está por la labor (aparte de que dicen que es ilegal). Este es un buen momento para poneros un enlace a un video en el que explica el recuento que se hizo en 2004 en el Referéndum Revocatorio.

Y llegamos al día de hoy, del que hablaré en el siguiente post.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (1)
  1. La realidad más o menos es tal cual la has retratado, aunque hay flecos que nos ayudarían a ahondar en este tema. Por ejemplo, cierto es que un país como Venezuela estaba en el momento único en el que un personaje mesiánico arrastraría a las masas. La democracia venezolana estaba muy llena de corrupción (muy semejante a la que actualmente vemos aquí, aunque eso sí y es algo que las diferencia hasta hacerlas diametralmente opuestas y es que la sociedad venezolana está toda corrupta, desde el barrendero al presidente de la república, mientras que en la española sólo las clases dirigentes, supuestamente sociales y las elitistas, lo están) y la gente muy cansada de más de lo mismo. El efecto Chávez no llevó a lo que la masa crítica de pobres (alrededor del 80% de la población) y ciertamente un pequeño sector de las clases pudientes, pensaba que sería la igualdad social, antes bien todo lo contrario, polarizó la sociedad a extremos nunca antes vistos en el S. XX (del S. XIX hablaremos otro día, porque si se da un vistazo caeremos en la cuenta que la historia venezolana es una canción repetida) de suerte que ya no existe clase media: o se es rico o se es pobre. Con sus políticas consiguió que los ricos fuesen aún más ricos (riquísimos) y los pobres, pobrísimos. Siguiendo la costumbre heredada de otro eminente presidente (Carlos Andrés Pérez) terminó de destruir la industria nacional puesto que las subvenciones y las importaciones siempre han generado mayor riqueza para los poderes fácticos (todo es más barato que producirlos en suelo patrio) así la situación de desabastecimiento es generalizada. Si hubiese repartido la inmensa riqueza que los años de nueva bonanza petrolera le trajo en su propio país y no para sufragar una corte de interesados países satélites y país-nodriza (Cuba) quizá la situación del chavismo y del país fuese menos tensa. Pero es lo que hay. La masa pobre está subvencionada con planes como lleve una lavadora, le pongo la cocina o tenga una casa. Cuando eso se acabe (y se ha acabado) el ídolo de barro (entiéndase sus herederos, que al muerto poco se le va a hacer) caerá. Que es lo que está ocurriendo con ese títere del Sr. Maduro, analfabeto e incongruente presidente de una república americana. Tanto por sus detractores por su propio partido, que el dirigente militar y principal enemigo no lo tiene enfrente (el Sr. Capriles) si no en casa (Sr. Diosdado Cabello). Hagan juego.

Los comentarios estan cerrados.