El debate de Rubalcaba-Rajoy y la necesaria destrucción creativa

El DebateAyer, como 12 millones de españoles, vi el debate…y lo que percibí (y no solo yo), fue a un señor que quería ser presidente, y otro que quería ser lider de la oposición.

Visto desde otra perspectiva, vi a un presidente, un moderador, y un periodista. O vi a Manolo Campo Vidal, a Mariano Rajoy Brey, y a Ana Pastor disfrazada de Rubalcaba.

En cualquier caso, honradamente, no vi por el lado socialista a un candidato con hambre de poder. Y así estamos.

Conclusión: Creo que Alfredo Perez Rubalcaba quiere ser Ministro de la Oposición. Y a los cuadros del PSOE ya les va bien, porque al final, serán menos, pero serán los de siempre en lo de siempre.

Estamos hablando del Partido Socialista, y su candidato (elegido a dedo(s)), ha hecho un debate no para ganar, sino para perder y poder ser líder de la oposición cómodamente. Qué huevos.

Aquí se han hecho las cosas muy mal. Y no es solo Zapatero. Han sido todos los cuadros del partido. To-dos. Por callarse cuando no estaban de acuerdo con ciertas cosas por no perder el cargo, o el sueldo o ambos. Porque dentro de unos días o meses nos vamos a reír mucho viendo que resulta que en el PSOE nadie era Zapaterista y que simplemente pasaban por ahí.

En fin, sigo con lo mío:

Que Rajoy va a ganar, es algo sabido y aceptado. El tema es el por cuánto, y qué implica.Veamos.

Opciones (realistas) de resultados del 20-N:

1.- El PP gana pero no tiene mayoría absoluta.
2.- El PP gana por mayoría absoluta y el PSOE salva los muebles lo suficiente para que no cambie nada.
3.- El PP gana por mayoría absoluta y el PSOE se da un coscorrón tan importante que empezamos a “repensar” el Partido, los cuadros, los líderes, los procesos, etcétera.

La opción preferida de las dos posibles con respecto a los cuadros socialistas, creo yo, sería la opción 2.

Si el PP no tiene mayoría absoluta, y empieza a pactar con nacionalistas y tal, los cuadros del PSOE se sentirán legitimados para seguir como estaban (el problema ha sido la crisis y Zapatero, pero nosotros somos estupendos y no somos Zapatero, así que no pasa nada), pero el PP mostraría su perfil más pactista con todos los demás, cosa que no vendría demasiado bien, porque históricamente cuando el PP no tiene mayoría absoluta hace legislaturas de libro, que no arreglarán el tema, pero bajarán el paro del 22% (porque de aquí a 4 años, tiene que bajar sí o sí), y con eso y un bizcocho, Rajoy para rato.

Si el PP tiene mayoría absoluta, y el PSOE salva los muebles (120 escaños o más), los cuadros pensarán lo mismo que en el párrafo anterior, pero además tendrán el argumento del rodillo, y leña al mono y así a esperar a que la gente se ponga torera y decir que Rajoy recorta y tal, y que ellos lo habrían hecho de otra forma y tal…total, que en el Partido tendríamos a Rubalcaba o a la Chacón o algo así, gente que al final, de una forma u otra, representa lo de siempre: Los cuadros; los que han vivido toda la vida de esto.

Y luego está la tercera opción. La que menos conviene al PP, la que menos conviene a los cuadros del PSOE, y la que, para mí, conviene más al centro izquierda nacional y a todo el país, a medio plazo: Que el Partido Socialista se dé tal hostia, que no haya forma de que ninguno de los de siempre pueda decir “yo sólo pasaba por aquí”, se haga autocrítica de verdad, y se revise el Partido de arriba a abajo (porque aquí todo el mundo todo el tiempo ha dicho amen a lo dicho por Zapatero, y la gente lo percibe así; no nos equivoquemos…quemado está el Partido, no solo ZP).

Digo que esta opción es la que menos conviene a los que quieren mantener el sistema tal y como está, por lo siguiente: Si la oposición del PSOE en el Congreso está mermadísima, pasarán dos cosas:

1.- La oposición se empezará a hacer en la calle (y para un Gobierno, con una oposición en las Cortes puede pactar algo; con una oposición en la calle es más complicado.)

2.- El PSOE, por resiliencia pura, y por no ser comido por IUs, upeydés y los que vengan varios, no tendrá más narices que acercarse a los movimientos de la calle, y para hacer eso, con cierta credibilidad, va a tener que cambiar mucho, mucho, mucho por dentro, dejarse de primarias sólo para dirimir conflictos y sólo de militantes que paguen cuota durante más de seis meses, y hacer un partido a la francesa, en el que eligen al candidato del partido varios millones de personas.

Vengo escribiendo desde hace unos cuantos años que el modelo de partido clásico, se muere. Y creo que todo esto que está pasando es una muestra de ello. Y como es lógico, en un partido progresista esos cambios de paradigma deben de aplicarse más rápido que en un partido conservador.

De todas formas, es obvio que los cuadros de los partidos en general, y del PSOE en particular (Michels y su Ley de Hierro de la oligarquía), van a hacer todo lo posible por mantener el status quo y seguir viviendo de la política porque se vive muy bien a cargo del erario público.

Por tanto, puestos a perder (que el PSOE perderá), creo que lo mejor a largo plazo para el partido, para que se oxigene de verdad, y que se acerque a la sociedad de verdad, es que todo se vaya a la mierda, y empezar a refundarse en el nuevo tiempo que nos ha tocado vivir: La destrucción creativa, pero aplicada a un partido, en vez de a la economía

Veréis: Rajoy va a ganar de calle porque la primera opción (PSOE) falló en el nuevo tiempo, y ahora toca probar a los otros. Cuando los otros fallen, que también fallarán, porque esto es sistémico, si alguien piensa que va a volver al PSOE de siempre, con los cuadros de siempre, pero con dos o tres retoques cosméticos, vamos de cráneo.

Lo dicho: Creo que a largo plazo lo mejor para el PSOE es refundarse. Y por gusto, sus cuadros no van a ceder el poder. Por eso, digo, que puestos a elegir entre hostia y gran hostia, me quedo con una gran hostia, porque así podemos empezar reconstruir la casa desde los cimientos, y no solo pintar la fachada.

Probablemente me gane enemistades e incluso un expediente o algo así, pero qué queréis…es lo que pienso.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (5)
  1. Me parece que haces un buen análisis y que para el futuro de España quizás no estaría mal que sucediera la opción 3 que planteas (la del coscorrón). Ahora en ese escenario, el PSOE tendría que hacerlo bastante bien en los próximos años, ya que se quedaría sin Gobierno central y posiblemente sin gobierno en ninguna comunidad autónoma. ¿podría correr el riesgo de convertirse en una fuerza minoritaria? No sería la primera vez, recordad el caso de UCD. Bastaría con que hicieran una mala oposición, y surgiera algún lider carísmático en otro partido que ocuparía su lugar….

  2. Dicho de otra manera: si en el PSOE se mueve algo hacia algún sitio será porque sus militantes se echarán al cuello y montarán un quinceeme socialista. Y una cosa te digo: teniendo en cuenta quiénes son los militantes que se están quedando (salvando lo presente), tampoco eso me hace ser optimista. #noesporjoder xD

  3. Pues estoy de acuerdo. El asunto es que la capacidad de análisis que tienen los actuales cuadros dirigentes del Partido Socialista, sea cual sea el resultado final, no hace presumir que podamos ver ningún movimiento inteligente más allá de decir eso de “yo estuve en mayo del 68″, “la izquierda soy yo”, “mi sillón es mío” y “niño deja de joder con la pelota”. Lo de siempre.

    • marionaral
    • 9 noviembre 2011 3:04am

    muy buen análisis y muy buen artículo

    • Marcos Merino
    • 9 noviembre 2011 1:13am

    El problema, Javier, es que eso sólo es una solución provisional: Hostión ahora, se cambian algunas cosas, sale bien, se termina ganando en algún momento, y una vez tranquilos y cómodos, vuelve a pasar lo mismo que ahora.

    Mi teoría es que lo que mejor le puede venir al PSOE, a largo plazo, es un cambio de la Ley Electoral, que le impida mantenerse tranquilo y cómodo en el recurso al voto útil. Que le someta a una presión constante (y no sólo durante eventuales hostiones). Que permita la destrucción creativa, vaya. ;)

Los comentarios estan cerrados.