Lo que pienso de la reforma constitucional

ConstituciónA mí me han gustado de siempre las Constituciones. Era tan absolutamente friki, que con 16 años escribí una nueva para España (mis cositas). Luego, con el tiempo, aprendes que cosas que te parecen chorradas de la Constitución no lo son, y cosas que pensabas que eran fundamentales, son grandes tonterías de chaval de 16 años preocupado por los vacíos de poder.

Bueno. El caso es que de pronto nos hemos sacado de la manga una reforma constitucional express, que se va a aprobar en 15 días, en la que se mete por calzador los principios de estabilidad presupuestaria, etcétera, etcétera.

Primero voy a hablar un poco del qué, y luego otro poco del cómo (la parte que más me mola).

Esta reforma constitucional es un brindis al sol. Sí, sí; un brindis al sol.

Si sale la reforma que se dice que saldrá, lo que tenemos es que debemos de ir a la estabilidad presupuestaria por ciclos (es decir, aire), y que el tope de déficit debe ser fijado por ley orgánica.

A mí me mola esta forma bastante más que poner un cerrojazo del 0.35 en la Constitución (a la alemana); el problema es que a los mercados no les va a hacer tanta gracia, porque el que lea bien la reforma se dará cuenta que no compromete a nada…Es un poco como lo de la vivienda en la Constitución…un principio de…bueno…se intentará. (No hay controles ni nada por el estilo).

Además el tema de que sea por ley orgánica significa que cualquier gobierno va a poder poner un déficit del 5%, y lo único que necesita es mayoría absoluta (algo bastante plausible si eres Gobierno). Total, que a los mercados no les va a tranquilizar en exceso. (Dicho esto, el tema es que creo que a los mercados no los va a tranquilizar nada, ni si privatizamos todo el estado social; esto es una crisis sistémica y creo que los tiros no van por ahí)

Total, que tenemos una reforma que a los que no somos mercado (entiéndase lo que digo), no nos parece tan excesivamente mal, y a los mercados les va a dar igual, porque operativamente, en el mundo real, no va a implicar nada (quizá algo en el tema de los ayuntamientos), pero no lo suficiente como para tranquilizarlos, y además, da igual, porque a los mercados no los va a tranquilizar nada de nada…

Con respecto a la parte que me mola, que es el cómo, aquí he tenido grandes discusiones al respecto, y aunque lo digamos Llamazares y yo solitos, lo sigo pensando: Esta reforma es un fraude de Ley. Voy a dar mis razones, aunque sé que no vais a estar de acuerdo.

Para dar mis razones, me tengo que ir unos años para atrás, a 4º de carrera. Allí dábamos Derecho Constitucional, ya mí que siempre me han gustado estas cosas (y que además soy un poco tocapelotas), se me metió en la cabeza que, dado que el Título X (referido a la reforma constitucional), quedaba fuera del procedimiento reforzado, nada impedía que por 3/5 se reformara el título X, eliminas el procedimiento reforzado, y luego un mes después cambias la Constitución como te dé la gana. Todo muy legal; todo dentro del procedimiento. Con 3/5 modificas el Título X, eliminas el procedimiento reforzado para (por ejemplo) el Título II y el preliminar, y 15 días después, por 3/5 modificas esos títulos y ya tenemos una República (más o menos; sé que no es tan sencillo, pero quiero que entendáis lo que quiero decir).

Pues mi profesor decía que no, que era un fraude de Ley. Y era un fraude de Ley porque aún atendiendo a la letra de lo que decía la Constitución, era violentar el espíritu de la reforma constitucional, y que había que entenderlo como un todo y tal.

Bueno; pues al principio no estaba de acuerdo (yo pensaba que era una puerta de atrás dejada voluntariamente por lo que pudiera pasar); pero con el paso del tiempo, reconozco que mi opinión cambió y ahora entiendo las razones que daba mi profesor: Eso es pervertir la esencia de la reforma constitucional.

Volvemos a hoy en día.

Tenemos:

1.- Unas Cortes fuera del período de sesiones ordinario.
2.- Un anuncio del Presidente del Gobierno de que las elecciones serían en 3 meses.
3.- Una reforma express ejecutada en 15 días y a toda prisa.
4.- Un cambio constitucional que (según la forma en que se haga), modifica más la vida de los españoles que si ponemos monarquía o república.
5.- Un cambio constitucional que según como se haga podría modificar la capacidad de la política económica de gobiernos venideros (es decir, cierras el abanico ideológico de políticas económicas via Constitución).

Dice la doctrina que las constituciones las crean los poderes constituyentes, organos que vienen directamente del soberano y que tienen como función única el crear una constitución; tienen poder de hacer y deshacer.

Luego, para las reformas constitucionales, unas Cortes (que no son poder constituyente, sino poder constituído), se transforman en poder Constituyente-Constituído, para reformar la Carta Magna.

Muy bien. El problema (para mí) es que, estas Cortes no tienen legitimidad para actuar de Constituyente-Constituído. Son Cortes moribundas, a 3 meses de unas elecciones, donde se quiere hacer una reforma que puede tener (en este caso parece que no pero podría ser que sí) calado y se hace con nocturnidad, alevosía y en vacaciones. Eso, por mucho que respete la letra de la ley, sostengo que va absolutamente en contra del espíritu de lo que ha de ser una reforma constitucional.

Las Cortes semi-disueltas, elecciones convocadas de facto a 3 meses vista, fuera del periodo de sesiones ordinario y nos meten una reforma constitucional…eso es una burrada, que si ocurriera en Venezuela, por mucho que respetara la letra de la ley Chavez, diríamos que es una barbaridad y que es violentar el espíritu de la ley.

Por eso, para mí, la única forma de darle legitimidad a este sindios es convocando un Referendum. Ya no sólo por razones puramente jurídicas (porque sí creo que, de acuerdo con el espíritu de la reforma constitucional, esto requeriría un procedimiento reforzado, de 2/3,2/3, elecciones, 2/3,2/3 y Referendum), sino que por razones políticas, estas Cortes no tienen legitimidad (sí, hablo de legitimidad) para actuar de Constituyente-Constituído.

Tengo amigos que dicen que si las Cortes no están disueltas jurídicamente tienen plena legitimidad para hacer una reforma constitucional express fuera del periodo ordinario de sesiones a 3 meses de unas elecciones. Pueden actuar de Constituyente-Constituído. Y yo no estoy de acuerdo. No tienen legitimidad para hacerlo.

La ley, no es sólo la letra. También es el espíritu. Y honradamente pienso, que aquí, siguiendo al pie de la letra la ley, se está violentando su espíritu. Y eso no se puede hacer.

Sé que todo el mundo está en desacuerdo conmigo. Muy bien. Pero es lo que pienso. Esta reforma no es legítima.

Pero nos la comeremos con habas, porque aquí somos así.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (9)
    • Oscar
    • 10 noviembre 2011 1:13am

    Aunque han pasado unos días des de la publicacion pienso y opino como tu
    Todos mis respetos

  1. Coincido con tu análisis del qué pero en absoluto coincido con tu análisis del cómo. En primer lugar, planteas como fraude de ley algo que claramente no lo es, porque en este caso no se está modificando el procedimiento de modificación constitucional (que como tú has explicado muy bien, al tratarse del título que permite reformar la Constitución, estaría modificando el espíritu de la Constitución). Simplemente se está añadiendo el principio de estabilidad presupuestaria que ya estaba aprobado en la ley de estabilidad presupuestaria de 2006 a la carta magna, lo que no parece que pueda alterar, en absoluto, el sentido constitucional. Entre otras cosas, porque esa ley de 2006 obtuvo el concierto de todos los grupos parlamentarios a excepción del PP, que ahora se arroga la titularidad de este acuerdo, pero tú sabes tan bien que lo que ellos proponían desde hace un año (déficit 0) no tiene nada que ver con lo que se ha incluido en la Constitución.

    En segundo lugar, las Cortes han aprobado esta reforma en el mes de Septiembre y, que yo sepa, el mes de Septiembre es período ordinario de sesiones. Se ha aprobado con un consenso incontrovertible de 9/10 de las Cortes Generales, con el consenso de las dos fuerzas que han sido y pueden ser Gobierno y que son adversarios políticos (no ocurre lo mismo con el ejemplo que has puesto de Chávez).

    En tercer lugar, y me parece un punto importante, es un disparate llevar a cabo un referéndum acerca de política fiscal. Si así fuera, los ciudadanos votarían mayoritariamente que no hubiera impuestos y que nos pudiéramos endeudar hasta el infinito.

  2. Pues aunk lo que hsa contado de 4º de carrera no lo he entendido muy bien porque es demasiado intenso para entenderlo, yo si que pienso como tu, y tb estoy en contra de la reforma constitucional express y creo que hay más de uno que está de acuerdo. Muchas de las personas con las que hablo, tb estan a favor de referendum y no de que el gobierno nos meta entre pecho y espalda, pork les sale de los huevos una reforma express, que al fin y al cabo no va a solucionar nada. Que pasa k solo hacemos reformas expres cuando lo dictan los mercados o para hacer el paripé de que realmente estamos haciendo algo aunk en el fondo no solucione nada?

    • Alberto Leal
    • 29 agosto 2011 4:18pm

    Madre mía, Javier, en unos meses te veo encima de los leones del Parlamento con un kalashnikov al cuello y el puño en alto. De acuerdo con todo lo que has expresado.

    • Ivi
    • 29 agosto 2011 2:34pm

    Por si te sirve de algo… no me he enterado de nada! sigo sin saber de que va esto… :/

    • Miguel
    • 29 agosto 2011 12:28pm

    Una ley orgánica evidentemente sí puede determinar el modo de financiación de las CCAA, de hecho por eso existe la LOFCA, así que la reforma constitucional no era necesaria, y efectivamente la reforma constitucional que se quiere aprobar es un brindis al sol del tamaño de una cordillera, porque viene a decir que el cielo es azul y la hierba es verde.

    A cambio, estás aumentando enormemente la sensación de ilegitimidad de la política, que ya era descomunal después de soportar la porquería de Ley electoral que tenemos, y el fraude democrático constante que sufrimos por parte de la UE, en nuestro propio país va y se modifica la Carta Magna sin preguntarnos absolutamente nada.

    Las cosas no se pueden hacer peor, ni a posta.

  3. Mi opinión sobr ela clase política (así en genérico general, que no hay país que se salve de esta peste) es poco menos que mala. Pero la nuestra es particularmente deplorable, y no porque sea española, si no porque lo son, llanamente.
    Por un lado hombres que hablan al vacío, por otros hombres que viven en sueños, por otro hombres que viven sin vivir en ellos (y sin aclararse) y por otro, todos los chupópteros nacionaleistas, autonomistas, ministeriables, presidenciables, ayuntamentistas etc, que este mal pensado estado de las autonomías (no hablemos de las llamdas “históricas” que, conociendo un poquito de verdad la historia de España nos sobran algunas y nos faltan otras) ha terminado por dar a la luz. Porque para que un estado de autonomías valga la pena, como estado federal en sí (que no feudal, que es el que nos ocupa, comos siempre vamos a la vanguardia del Tiempo, pero al revés) hace falta una alta valía moral y alto sentido del estado y de lo que está bien que estamos muy lejos de tener. Nuestra clase política es raquítica, victimaria, acomodaticia y barragana. Mucho. Este brindis al sol, un quiero pero no puedo porque no me da la gana, una pataleta para decir sí acepto lo que me imponen, pero lo hago a mi manera, es decir, no lo hago que es lo mismo, es una pantomima más, un descalabro más, un error más.
    Quizá la letra, los usos y los espíritus constitucionales se desobedezcan, quizá es necesario hacer una verdadera reforma que eche el cerrojo de una vez a esta sangría política que son las autonomías tal como las entienden los políticastros actuales, pero en modo alguno debe hacerse como se planea, porque se ve que hay gato encerrado (u obligación impuesta) y no es más que el canto del cisne de un gobierno de opereta que ha sumindo a España, en siete años, en un caos total y absoluto. El mejor ejemplo que tenemos de lo necesario que es tener un buen jefe, lo tenemos aquí. Dios mío, siete años echados al desagüe.
    Y el sistema de nacionalismos tiene mucho que ver. Al no ser capaces de geenrar mayorías absolutas, nuestro sistema electoral benefeficia esta situación inestable, en el que la sangría gubernamental está consagrada. Mientras tengamos gobiernos que no han sido los más votados (desde los ayuntamientos hasta los gobiernos de mayor calado) y se necesiten estos pactos sotto voce, no tendremos verdadera democracia, porque estamos a la merced de la avaricia y el hambre ejenas. Y así no fomentamos hombres de estado, de fuerza moral suficiente y calado político, así sólo criamos l oque tenemeos: peleles que buscan su refugio del sol y salvar sus aprtes para el resto de sus días.
    Todo es un desastre, pues justo es que empecemos por poner algo de orden. Esta pseudoreforma constuitucional (que no lo es, ya se verá), con este margen al bueno dentro de 500 años vermeos que hacemos, me recuerda tanto a otros momentos de nuestra historia…,

    • Francisco
    • 29 agosto 2011 11:41am

    No estoy de acuerdo en que no sirve de nada o es un brindis al sol.

    Es una cadena para las comunidades autonomas, se intentó negociar una ley contra el déficit excesivo en las CCAA y se vió que era inviable, los barones de las CCAA se oponen porque les hace ser adultos y no poder engordar deudas y esperar a que dentro de cuatro o seis años el estado se las pague vía transferencias o deuda histórica como hacen hoy.

    Los mercados miran mal a las CCAA, de modo que ante la imposibilidad de sacar un acuerdo y dado que con una ley parlamentaria no te puedes imponer a un estatuto de autonomía han optado por sacar la artillería pesada. Reforman la constitución (que está sobre estatutos y leyes autonómicas) y obligo por pelotas a que las CCAA tengan que ser responsables y si no les queda dinero tendrán que dejar de pagar chorradas (F1, aeropuertos) y pagar primero la deuda.

    Claro que los gobiernos nacionales pueden seguir incurriendo en déficit, alguien tiene que poder, pero has metido a los irresponsables de las CCAA en vereda, rápido, eficaz y sin vuelta de tuerca.

    Ahora, los que se oponen son, de un modo cómico, los que ni pinchan ni cortan en las CCAA (IU, UPYD) porque es curioso que CiU esté por la labor (puede que para evitar que otro tripartito se la lie parda algún día).

    • Nereida
    • 29 agosto 2011 11:33am

    Por si te sirve de algo, COMPLETAMENTE DE ACUERDO.

Los comentarios estan cerrados.