Militancia política y Redes Sociales

Redes SocialesEn una Democracia Pluralista, el paso del tiempo hace que la Sociedad sea cada vez mas plural. Y en el mundo que nos ha tocado vivir, gracias a la Sociedad Red que nos da internet en general, y lo 2.0 en particular, hace que ese pluralismo se acelere y crezca a una velocidad considerable.

Desde una perspectiva política, los partidos serios, clásicamente llamados «de masas» o «catch all» (los que tratan de ganar elecciones, vaya), tienen la conciencia de que entre sus votantes (y militantes), hay un mínimo común denominador ideológico (grandes tendencias de país, economía, etcétera), pero después, la prosa del tema (políticas concretas, formas de llegar a objetivos y maneras de actuar), siempre van a tener sectores en contra, o con una visión distinta.

El mundo de la Uniformidad del Mensaje ha terminado. En una Sociedad Distribuída has de entender que las opiniones abruptas de tus cercanos es algo que va a suceder, y todo lo que puedes hacer es ser resiliente, y adaptarte a ello.

Quiero enfocarme específicamente en el militante; aquel que es parte de la Organización, y da mensajes que o no son los del partido, o no son convenientes, pero lo hacen desde su militancia.

Por poner ejemplos a Diestra y a Siniestra:

El PP ha visto a blogueros y Twitteros militantes (extremos) que le han dado una cera monumental a Rajoy por ser blando, por no alinearse más con la Iglesia, por no ser más duro en el tema España, o lo que sea. O Twitteros/Blogueros/Facebookeros lanzando exabruptos de código penal contra personas del PSOE; cosa que no es ni presentable ni da imagen de moderación.

En el PSOE, hemos visto a Blogueros/Twitteros/Facebookeros con discursos incendiarios contra la Iglesia o contra personas del partido Contrario que no son nada presentables, o críticas inmisericordes al líder de tu partido en publico, o luchas intestinas por un candidato en el proceso de Primarias, con insultos de por medio, y en público.

Esto, es parte de una Democracia Pluralista, y va a ir a más. Un partido no puede querer tener pocos militantes ideológicamente puros y que den únicamente los mensajes correctos,ya que la gente no les hará caso, por ser «fake». (Admitamos que a nivel social/ciudadano, nos fiamos un poquito menos del seguidor ciego y acrítico y un poco más de aquel que razona según que cosas y es capaz de decir «pues eso no me ha gustado» (pero sin extremos))

Por tanto, los partidos se han de acostumbrar a lidiar con el hecho de que en las Redes Sociales, se van a llevar sorpresas negativas; y lo peor de todo, es que muy probablemente, de muchos de esos exabruptos tu partido se enterará de rebote, porque ya los adláteres del partido contrario habrán publicitado y sacado tajada del hecho, y tú no te enteraste (cosa normal; es imposible que puedas canalizar absolutamente toda la información; habrá parte que se te escapará a priori)

Por tanto, a mi entender cualquier partido ha de tener una doble estrategia al respecto; una interior y otra exterior.

Desde una perspectiva interior, el partido debería de ser proactivo en la enseñanza del uso de las Redes Sociales, y explicarles muy bien a sus militantes que en uso de su Libertad pueden decir lo que quieran, pero haciendoles entender muy bien las consecuencias de un mal post, tweet, etcétera, y de cómo será usado por el partido rival para sembrar discordias y amplificarlo en su provecho. Y debería hacerles entender que habrán opiniones con las que el partido no solo no estará de acuerdo; sino que habrá de posicionarse públicamente en desacuerdo o matizando; pero que es normal y que es bueno y justo que eso pase (a veces); pero pidiendo responsabilidad a los militantes.

Aparte, yo haría muchas, muchas jornadas de seguimientos con mis militantes activos en Redes Sociales, para asegurarme de que estamos moderadamente coordinados, que todos conocen lo último en Redes Sociales o en su uso, etcétera.

Y mucha, mucha, mucha escucha activa. De lo que dicen los tuyos y los otros. Tener muchos oídos; usar a los militantes que están en esas Redes Sociales como ojos y oídos para saber qué pasa, y si hay algo que requiera atención.

Desde una perspectiva exterior, vender y vender y vender la idea de que el partido es Libre y Plural, que hay muchas opiniones, pero que no todas las opiniones de los militantes son del partido, aunque el militante, erróneamente, lo crea así. Y pegar capones de vez en cuando, suaves, a militantes diciéndoles, en público, que esa posición o aseveración suya no es la oficial del partido. Y dejar morir ahí el tema aunque el otro proteste, si protesta.

En suma; los partidos han de ser auténticos en las redes sociales, mostrar autenticidad en el comportamiento público. Hoy en día, decimos que los mejores twitters de empresas y partidos son aquellos que se relacionan, interactúan…son humanos, vaya. Pues esa autenticidad también se ha de ver en los casos en que hay problemas o excesos de tus militantes. Ya se presupone que no estáis de acuerdo con el exabrupto, pero alguna cosa al mundo diciendo que efectivamente, uno vuestro ha ido mas allá de lo que el partido piensa, da «autenticidad» y transparencia.

Otro tema, es cómo interactuar, como partido, con los exabruptos de los extremos del otro partido, y las ventajas que ello conlleva; pero eso va en el siguiente post.

Los comentarios estan cerrados.