Impresiones sobre la Sanidad en Madrid

SaludMadridEstos días me he tenido que enfrentar por primera vez con la Sanidad Pública madrileña.

La verdad es que he pensado sobre si contaros el absurdo y kafkiano periplo que he tenido que seguir para conseguir un Ventolín (porque al parecer, como aún no estoy empadronado, vivo en un limbo jurídico). Pero prefiero omitir mi historia personal y hacer notar una serie de impresiones personales al respecto.

Ante todo, quiero dejar claro que esto ha sido un primer contacto; que no implica que sea siempre así o que sea para todo el mundo así. Y quiero también dejar claro que son apreciaciones personales; repito; personales.

Pero lo que yo he visto, lo he visto.

En primer lugar, veo que la Sanidad en Madrid funciona peor que en Catalunya o Andalucía. Al menos la pública (repito; lo que me ha pasado ha sido kafkiano, pero no sé hasta qué punto es culpa del Ministerio, de la Consejería, o de todos).

No sé si fue casualidad o qué, pero el centro de Salud estaba peor cuidado que los centros en general, de Catalunya o Andalucía. Más sucios, más papeles por el suelo, etcétera.

Y además, aquí me sentí (y esto sí que es totalmente subjetivo), más un “número” que en las otras partes (y bueno, al final, dio igual, porque después de esperar las horas muertas no conseguí la medicina…)

En fin, que mi impresión (vuelvo a decir, totalmente subjetiva), es que en otras partes se “mima” más a la Sanidad Pública que aquí en la CAM.

He de decir que he tenido a lo largo de bastante tiempo, muchas conversaciones con amigos (de todo color político, ojo), con respecto a la Sanidad en Madrid (reconozco que para mí la Sanidad es un tema fundamental), y mayoritariamente, aplastantemente, la opinión es que la Sanidad en la Comunidad de Madrid es manifiestamente mejorable.

Para mí el tema de la Sanidad sí que es desde una perspectiva político-filosófica un tema en el que no tengo dudas: Pienso que la Sanidad ha de ser pública. Y cuando digo pública lo digo en una doble vertiente: Pública porque ha de ser para todo el mundo gratuítamente, y pública porque ha de ser gestionada, repito, gestionada, por la administración pública. Por que para mí, es aberrante la idea de sacar beneficio de la Sanidad en un hospital público; porque apelando al beneficio, pueden haber gestores privados que digan “hemos de ahorrar”, o “hemos de aumentar el margen de beneficio”; y con el tema de la Sanidad, me da mucho miedo.

Os voy a contar algo que me contó un amigo oncólogo (repito sus palabras; no tienen por qué ser verdad, pero yo, me lo creo): Resulta que me contó que hay muchos médicos que no quieren operar en los hospitales estos públicos de gestión privada de Madrid; pensé que era porque se les pagaba menos o algo así, y me dijo: “te voy a poner un ejemplo: Si para operar te hacen falta 7 tipos de hilos para coser, en esos hospitales hay 2″.

Ese ejemplo, que no sé si es real o es sólo eso, un ejemplo, es una de las razones fundamentales por las que creo que la Sanidad no se toca. Se puede ahorrar mejorando la gestión; recortando en cierto tipo de trámites innecesarios o cosas superfluas (como que cada enfermero/médico tenga su propia bata de médico y poner unas comunales, como hicieron en no recuerdo dónde); pero el llegar al punto en el que se diga; hemos de gastar x por cada paciente y si no se puede se recorta del gasto al paciente, es una idea que filosófica, ideológica y motalmente no puedo compartir.

Hay cosas con las que no se juega; y la Sanidad es una de ellas; por razones sociales, pero también por razones egoístas. Y mi razón egoísta es esta: Que hoy tenga seguro privado (es un decir), no me asegura que mañana lo vaya a poder mantener. Y como ni quiero, ni creo en un modelo asistencial, semiasistencial, o llamémoslo X, quiero una Sanidad Pública, Universal y de Calidad para mí. Ha de haber tambíen una Sanidad Privada, sí, que la haya para el que la quiera y la pueda pagar; pero que la Sanidad Pública, sea pública, y gestionada públicamente.

Los experimentos, con cualquier otra cosa. Con la Sanidad, no.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (3)
  1. Hace 10 años cuando llegué a Madrid, ibas al centro centro de salud y te hacías la tarjeta sanitaria ya fuera como trasladado por 3meses o como residente perdiendo tu médico de origen (esto nunca llegaba a materializarse y siempre he conservado mi médico de mi otra comunidad por mucho que el funcionario de turno se encabezonara en negarlo). Desde hace cosa de unos 5 años se exigió empadronarse para poder disfrutar de la sanidad pública madrileña. Cuando me pasó llevaba medio año en ese barrio y acudí a mi ambulatorio con un hinchado tobillo. Me pasaron con el médico de urgencias, una venda y me dijeron que si quería seguimiento u otra consulta más adelante tendría que empadronarme. Me hice trasladada y me pusieron una pegatina de mi nuevo médico en la tarjeta madrileña sanitaria del pasado. Un año después al cambiarme de piso me empadroné por 6 meses y me asignaron médico. Hace año y poco me mudé de barrio y me hacían volver a empadronarme para demostrar que vivía en ese barrio y que me asignaran médico. Me hice trasladada y en vez de pegar una nueva pegatina en la tarjeta madrileña me dieron un folio que tendría que llevar siempre conmigo cuando fuera al médico y me advirtieron que sólo duraba 3 meses y que solo podría renovarlo 3 veces seguidas o 2 al año (esto no estoy del todo segura) y que después se me exigiría empadronarme. Le pregunté que si no me empadronaba la CAM me negaría la sanidad… Las últimas veces que he ido al médico he ido a mi antiguo barrio ya que era algo urgente y no tenía tiempo a volver a solicitar el estado de paciente trasladado ni de ir a mi ayuntamiento, solicitar el empadronamiento y esperar que te llegue a casa. Múltiples pasos burocráticos que no piensa en el ciudadano nómada o en una urgencia y que sólo consigue que sea muy farragoso.

  2. A ver…Porque cada médico o enfermero lleve una bata no se ahorra. Cada quien debe tener la suya, como su uniforme.
    Llevo en Sanidad 11 años. la conozco bien porque la he vivido en la trinchera, sé de lo que adolece y en dónde haría falta inversión.
    La gestión es mala porque está en manos políticas. En mi opinión, la Sanidad debe ser gestionada por un conjunto de economistas y médicos: unos para mantener a raya los números, los otros para indicarles a los primeros qué es lo que importa de verdad.
    La Sanidad está mal gestionada; hay mucha demanda y poco recurso personal, muchos secretarios (auxiliares administrativos) y poco personal sanitario efectivo.
    Debemos controlar lo que gastamos, porque aveces abusamos del sistema: pruebas que deberían evitarse, gasto de material que a veces gastamos sin sentido. Por el bien de los pacientes como de la propia institución. La Medicina de defensa (aquella en la que se debe cubrir todo lo posible para evitar ir al trullo en caso de demanda), que es la que practicamos actualmente (sobre todo en ciertos Servicios más sensibles, como Urgencias) es una fuente de gasto enorme y también de riesgo sanitario.
    Lo mismo cabe decirse de la sobredimensión de la Urgencia. No es de recibo lo que vemos en estos lugares, y aquello que demanda atención. Siempre he pensado que pagando un discreto peaje conseguiríamos depurar un servicio atestado de gente, colapsado casi siempre, con carestía de personal, y con miles de demandas. Aquella persona que tiene una verdadera urgencia, ese pequeño canon se le devuelve; aquel que sólo quiere abusar del sistema (y sorprendería saber el elevadísimo número de estos casos) dejarían de hacerlo rápidamente. ¿Es una medida disuasoria? Pues sí. Si el gobierno rebaja la velocidad a 110 K/h para recolectar más impuestos a través d elas multas, un cribado tranquilo como éste no debería revestir ningún escándalo.
    Tomar medias en Sanidad es siempre impopular, sobre todo porque son medidas políticas y no sanitarias, ajenas al quehacer diario. Si de verdad la clase dirigente le gustase su labor y mandara con sentido común, se acercarían a la trinchera y verían dónde está lo necesario, qué es lo que falla y qué remedios pueden darse. Porque los trabajadores de Sanidad, atestados y cansados como están, quieren a su trabajo, se preocupan por dar un buen servicio y porque no quede nadie desatendido (ene general). Deberíamos ir a una huelga brutal por las condiciones infrahumanas en las que trabajamos y que nadie sospecha; aún así, procuramos hacer nuestra labor lo mejor que podemos. Pero, en general, nos pesa mucho nuestra responsabilidad y la necesidad de los pacientes.
    Pero puede que sea la única forma en que la sociedad se dé cuenta de qué es lo que ocurre dentro de la Sanidad, y que los políticos dejen de jugar a la manipulación con la Salud de todos.

  3. ya te digo que yo cuando veo que la cosa va a ser más que un catarro, me pago el AVE y me voy a Zaragoza, donde aún está mi médico de cabecera…

Los comentarios estan cerrados.