He visto algo especial en el AIR2010 (II) – Social Confirming es una actitud

Es PosibleYa he dicho un par de veces que nuestras acciones a la hora de ejercer de consumidores valen, y valen mucho (entendidas nuestras acciones como las de cada uno individualmente). Y os lo voy a poner en un ejemplo:

Uno dice que una sola persona no es importante ante esas enormes empresas y tal, ¿no?

¿Habéis visto el coñazo que os dan las empresas telefónicas para que cambiéis de compañía, para que os déis de alta, o el drama que es daros de baja? Ellos sí que valoran tu dinero. Tanto como para darte el coñazo a tí, para que te des de alta, para que mejores las condiciones que tienes a un servicio Premium, o para que te vayas con ellos en vez de a la competencia, (o para que no te vayas con la competencia y te ofrecen mejores precios).

Así que no te equivoques. La muestra de que tú vales mucho, es el coñazo que te dan para que les des tu dinero.

Ese mismo argumento sirve a la inversa: Tú vales mucho, y si no consiguen tu dinero, les duele (como minimo les duele tanto tu dinero como para que te den todo el coñazo que dan porque pagues una factura de 15 euros atrasada, o qué se yo)

Sin embargo, cuando tocan duras (que no te dan el servicio correctamente, que no funciona bien, que se han equivocado en la factura, que los yogures estaban caducados), todas las empresas vienen a decir que “ellos pasaban por aquí”.

Para las empresas, es importante tu cuenta corriente; no tú.

Pues bien; es hora de cambiar las reglas.

Ahora imaginemos que tú, decides que eres mucho más de lo que esa empresa cree que tú eres: Que eres algo más que una cuenta corriente. Imaginemos que te importan una serie de cosas que van más allá de si te ahorras 5 céntimos o de si tienes que andar 50 metros más. Imaginemos que empiezas a valorar a las empresas que no sólo tratan bien a tu cuenta corriente; sino que también te tratan bien a tí, a la gente que está a tu alrededor, a la gente que trabaja en ella, y al entorno en el que se desarrolla.

Pues eso, es el Social Confirming. Coges el poder que tienes, el derecho que tienes, de comprar o no, y lo haces pensando un poco en tu bolsillo, también un poco en las cajeras que sabes que están en negro y que no les dejan ponerse malas, o en esa empresa que sabes que está jodiendo el Amazonas. Y empiezas a gastar tu dinero de acuerdo con tus ideas…Si no te gusta que jodan el Medio Ambiente, ¿Por qué le das tu dinero a una empresa que lo hace?

Hasta ahora, teníamos la excusa de que es que no sabíamos, no tenemos claro si se portan bien o mal, etcétera. Pues bien queridos; eso se acaba.

En la Sociedad Red, nosotros podemos hacer saber al mundo que una empresa que está al lado de tu casa se porta bien con los empleados, y encima tiene un proyecto de ayudar a niños con problemas, o que otra empresa es una negrera y que todo lo que dice de que son muy buenos y verdes y responsables en realidad es mentira y marketing.

Internet, nos da esa posibilidad: Estamos todos conectados. Gracias a la Red, tenemos la posibilidad de actuar conjuntamente más allá de en las elecciones. Dejemos de ser “Nosotros”, sólo en los días en que toca votar y cuando gana nuestro equipo, y empecemos a ser “Nosotros”, también cuando compramos una cerveza; comprando (si quieres), la de los chicos que se portan bien, y no comprando la de los que se portan mal.

Esa es la gracia del Social Confirming; no es solo la acción individual de comprar o no comprar, es también el socializar; el hacer saber quién lo hace bien y quién no; el votar por empresas a favor o en contra; ser un activista; vaya.

Van Jones decía que tenemos que ir hacia empresas que la última linea de la cuenta de resultados sean en vez de una, tres lineas: Una línea de beneficios; otra de Coste Ambiental, y otra de Coste Social: La idea es que las tres lineas tengan valores positivos; que ganen dinero como quieran, pero que lo hagan ayudando Socialmente y Ambientalmente; o al menos no portandose mal, y no teniendo esos dos números en rojo.

Decía Alvaro Bohorquez, @BlogdeBori, que “el Social Confirming es como el viento, tú no lo puedes ver, pero notas sus efectos”. Pues eso; no es sólo una herramienta web en la que socializar qué empresas son socialmente responsables y cuáles no; es una actitud de todos nosotros para, con nuestro bolsillo, con nuestra cesta de la compra, controlar nosotros al mercado, y que el mercado no nos controle a nosotros.

Nosotros somos muchos más que ellos; pero ellos nos ganan (y nos joroban) porque estamos desorganizados. Es hora de organizarnos un poquito.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (2)
  1. El problema es que del dicho al hecho… Conozco cierta empresa, de cuyo nombre no quiero acordarme, que tiene fama de tratar, supuestamente, bastante bien a sus empleados, y además ha participado en una serie de causas sociales, lo que les da cierta pátina de respetabilidad. Por dentro, en realidad es un nido impresionante de falsos, trepas y pelotas.

    Curiosamente, muchos de sus empleados, y no precisamente los bien posicionados o mejor considerados, en cualquier conversación casual defienden a su empresa a muerte… hasta que salen de ella, voluntariamente o no. A partir de ahí son todo críticas y cambios de opinión radicales con respecto a lo que opinaban antes.

    Vamos, que esto del Social Confirming no lo veo con malos ojos, pero no hay que subestimar la capacidad de algunas empresas para conseguir que sean sus propios empleados los que laven su imagen. Repíteles diariamente a un grupo de gente lo bien considerados que están en la empresa, tanto personal como profesionalmente, y lo importante que es que se impliquen y se sientan parte de un equipo, y lo acabarán interiorizando, aunque los hechos evidencia lo contrario.

    • N’gue N’domo
    • 22 diciembre 2010 1:29pm

    y cómo sabremos si la empresa no se está haciendo social confirming así misma, con grandes presupuestos, como ya ocurre en foros, donde existen opinadores profesionales.

Los comentarios estan cerrados.