Europa, Europa

“[…] El europeo no puede vivir a no ser que se embarque en una empresa unificadora (…) Sólo la determinación de construir un gran grupo de personas del continente daría nueva vida a los pulsos de Europa. Se empezaria a creer en ella de nuevo. […]”

(Helmut Kohl)

Como todos (bueno, como pocos) saben, el día 7 de Junio se celebran elecciones al Parlamento Europeo, esa gran insitución que es la segunda asamblea electa más grande del Mundo. Y yo, muy orgulloso que me siento de participar en ella (más por cuestiones filosóficas que por intereses políticos, la verdad)

Para mí,la idea de la Europa Unida, es de las mejores que se han parido (políticamente) en el Mundo desde la II Guerra Mundial. La UE, y la ONU.

Dicho esto, la verdad es que Europa a día de hoy es una entelequia, una abstracción que, más allá del Euro, la banderita azul, y ciertas directivas “exóticas” que vienen de Bruselas, se queda, para el común de los mortales, en poca cosa. En otras palabras: Si hace tanto tiempo que tenemos Unión Europea, 7 años de Moneda Unida, otros tantos de Schengen, etcétera…¿Por qué la cosa avanza tan lenta?

Robert Schuman, que fue uno de los padres de la Unión Europea, “nuestra nueva gran Patria” (como dijo Maragall en la Inauguración de los Juegos Olímpicos), dijo que “Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho.”. Y creo que es cierto, y necesario que sea así. Pero como en casi todo, eso tiene un reverso…La lentitud que roza la inmovilidad…Recuerdo que había un chiste durante la Transición que (creo que de Chummy Chumez, o no), que venía a decir algo así como “No solo estamos haciendo una transición que deja boquiabierto al Mundo sino que además no acaba nunca”. Pues esa es un poco la sensación que tengo con respecto a la Unión Europea en general, y al Parlamento Europeo en particular, una institución que puede llegar a asombrar al mundo…pero que a la hora de la verdad no acaba nunca de articularse.

La Unión Europea, institucionalmente es un Drama. Lo tuve que estudiar en la carrera, y eso es horroroso. Instituciones por aquí, controles por allá, vetos, mayorías cualificadas, compromisos de Ioaninna, etc. Y ese drama, también se ve con respecto al ser del Parlamento Europeo.

Europa, legislativamente, se supone que es bicameral (cójase ese concepto con pinzas). Por un lado está el Parlamento Europeo y por otro está el Consejo de la Unión Europea. Uno es el que votamos, y el otro no, sino que son los ministros de los Gobiernos de cada país, en cada tema.

Pues bien, esas dos cámaras, se supone que son el “Poder Legislativo”, (y la Comisión Europea, el “Ejecutivo” -más o menos; todo muy “más o menos”-) son las que nos vienen a “legislar” en “codecisión” (ya empezamos con los palabros), es decir, deciden entre ambas lo que se aprueba, en la mayoría de los casos…

Pero hay trampa: El Parlamento no tiene iniciativa legislativa, y los Ministros (El Consejo de la Unión Europea), sí. Dicho con otras palabras. Puede discutir iniciativas de otros, pero no puede iniciar una iniciativa, en general.

Es decir; es como si en España, el Congreso sólo pudiera votar lo que le presenta el Gobierno (sí, puede vetarlo, intentar modificarlo, etcétera). Pero aunque el Congreso en Pleno quisiera crear una ley nueva, no podría, porque hasta que no lo presente el Gobierno, nada. Pues más o menos es eso: Estamos hablando de una cámara, elegida directamente por el pueblo, (es decir, que tiene legitimidad directa), y no tiene la potestad de iniciar legislación: Quien la tiene es el Consejo de la Unión, los ministros. (Dicho en román paladino: Unos señores que cuya legitimidad viene de haber sido nombrado por otros señores que han sido nombrados Jefes de Gobierno por una camara que ha sido nombrada por un pueblo, tienen la iniciativa legislativa, y una camara que viene directamente del Pueblo, no puede proponer Reglamentos, directivas, etcétera.)

Dijo no se quien, que si la Unión Europea fuera un Estado, no podría entrar dentro de ella misma por no cumplir los estandares democráticos más básicos. Y simplemente uno tiene que cogerse los tratados, para darse cuenta de que es cierto…

Pues bien, señores Parlamentarios Europeos, a los que yo tengo que votar: Tienen Legitimidad Directa, primaria, proviniente del Pueblo Europeo. Usenla, que para eso les pagamos. A ustedes les ha elegido el Cuerpo Electoral Europeo en pleno. Usen esa legitimidad para hacer que todos los europeos nos sintamos más cerca de esa “nueva gran Patria nuestra”, y más orgullosos de ustedes.

Dijo Otto von Bismarck que “Quienquiera que habla de Europa se equivoca: ésta es una expresión geográfica.” Eso no es cierto. Y están ahí para demostrar que no es cierto. Piensen en Europa y no piensen en su Partido.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (7)
    • Fátima García
    • 17 mayo 2009 2:04pm

    Hola Javier, me he sentido tentada a escribirte en tu blog, porque soy una fiel incondicional de la lectura de este blog. Lo he descubierto hace muy poco, y me encanta tus opiniones y tus post. Soy una estudiante de derecho y ciencias políticas en la universidad de Valencia, y como tú, he estudiado ( y creo que estudiaré unos años más sobre la unión europea) y estoy completamente de acuerdo en lo que has publicado en este blog. Incluso me atrevo a incitarte a que reflexiones en alguno de tus maravillosos post, sobre el tema de la ONU, la OTAM y Kosovo; tema que en las universidades de hoy en día estamos tocando mucho. Sin más dilación Javier, y nuevamente mis felicitaciones por este blog, me despido. UN grato saludo.
    Fátima García

  1. Pero lo importante es que durante esta legislatura, el Tratado de Lisboa entrará en vigor y el Parlamento tendrá capacidad para iniciar el proceso legislativo, con lo que se solucionará lo que comentas.

    No es, para nada, una institución extravagante: el 70% de la actividad de las Cortes Generales es transponer las directivas europeas… no es moco de pavo.

    Me gusta tu artículo, pese a esos dos detalles, y te agradezco como ciudadano que pongas un tema tan importante en el foco!

  2. Yo creo que Europa es más que un hecho geográfico. Creo que es en gran medida una unidad cultural viable; pero me preocupa que Bismarck tuviera razón no al decir que la existencia de Europa se limita al terreno, sino que es inviable producir una Europa unida en otra cosa, por ejemplo en la política.

    De momento la unión de Europa a nivel económico es casi absoluta, lo cual se ha hecho en cierto modo a martillazos. Creo que para llevar a cabo semejante proyecto en inicio, hay que practicar una especie de despotismo ilustrado. Si se hubiese pretendido crear una Europa unida integrando, desde el principio, al pueblo, la situación se hubiese desbordado.

    Pero ahora es diferente. La gente ha visto con sus ojos como Europa existe y funciona. A partir de ahí, pretender crear una Europa unida en despachos cerrados donde hay decidiendo veinte personas, con la excusa de que “el pueblo no entiende”, “es por su bien aunque no lo entiendan”, eso ya no se lo va a creer nadie. Y se tomen decisiones acertadas o erróneas, si se prosigue la política de gestión actual, que a mí me recuerda al modo en que se administra una empresa (después de todo la UE sigue siendo una unión por encima de todo económica) y se implementan reformas traumáticas a golpe de decretazo (reformas agrarias, Bolonias y Tratados varios) comunicándose con el pueblo a base de antidisturbios… Entonces será un martillazo tras otro y la Unión terminará por disolverse.

    Como sugieres en tu artículo, lo que hace falta en la UE es representatividad real y más democracia. Yo lo que quisiera (y creo que muchos lo desean) es una especie de gobierno internacional con poder real, votado por nosotros. Ahora bien, ¿les interesa? ¿Les interesa que de verdad las elecciones al Europarlamento sirvan para algo? ¿Tener que rendir cuentas de su gestión? Me da miedo pero creo que no. Y paree que ellos tienen la última palabra.

    Saludos.

  3. Creo que es posible, pero creo que tardará mucho, y que harán falta ingentes esfuerzos para crear un sentimiento unitario en Europa.

    Este verano tuve que ir por trabajo a Helsinki: desde Madrid hay un vuelo directo diario (menos de 4000 km de distancia). Con México D.F. hay unos 4 ó 5 vuelos diarios desde Madrid (y hay vuelos a Cancún) que son unos 11000 km. Con los mexicanos no compartimos una unión monetaria, económica, pseudopolítica y en cambio hay un intercambio ingente con ellos. Hay muchas cosas que tenemos en común: idioma, negocios, turismo, emigrantes, … Pero creo que en Europa tenemos muuuuuuucho que trabajar para unirnos más con nuestros socios europeos para que dejen de ser socios y se conviertan en ¿amigos? ¿hermanos? ¿compatriotas? Hay que tener muy claro cómo nació la UE: Comunidad ECONÓMICA Europea. Fue un club económico y en gran medida sigue siéndolo.

    Por cierto, mientras la enseñanza de idiomas en España siga en esta situación pues a España le irá como le va…

    La homogeneización no se puede hacer a martillazos porque saldríamos tarifando todos y la UE se destruiría. Quizá podríamos aprender de la historia de los Estados Unidos que han sabido hacer una nación a partir de una confederación de estados que tenían grandísimas diferencias (incluida la existencia de la esclavitud en unos sí y en otros no). He leído hace poco una biografía de Lincoln y es muy interesante cómo seguía habiendo un sustrato confederal después de 80 años de unión pero Lincoln tenía un gran sentido “nacional” y cómo su gran preocupación era mantener la unión, estando incluso dispuesto a mantener la esclavitud en ciertos estados.

    Pero me pregunto ¿existen diferencias en Europa como para que exista alguna “guerra civil”? ¿haría falta una guerra civil en Europa para unirnos? (Otra guerra civil europea después de las innumerables que hemos tenido desde hace siglos) ¿Haría falta algún conflicto exterior para crear un sentimiento unitario?

  4. Javier, Rickisimus…

    Entonces, para vosotros Europa es un concepto viable, o no es más que un hecho geográfico, tal y como decía Bismark?

    Por cierto Rickisimus, en mi empresa se vive algo parecido con el tema de los británicos; por el tema de la lengua, sacan tajada.

    Pero me dejais pensando…¿Es posible la homogeinización…a martillazos? Es eso, al final la Unión Europea?

    Saludos!

    Javi

  5. Me ha gustado mucho esta entrada y hay un dato que creo fundamental para saber el porqué del lento avance de la unión (con minúsculas) de los europeos: la lengua. Tendrías que ver las reuniones de trabajo que organiza la Comisión Europea: allí los funcionarios de cada país van con su nivel de inglés (unos mejor que otros) y tratan de comuicarse entre ellos. A las reuniones a las que he asistido suele haber traductores para inglés, francés, alemán y polaco. ¿Qué consecuencia tiene eso? Que quienes dominan TODO son los británicos. Se nota sobre todo en que cuando acuden “interesados” (lobby): asociaciones de usuarios, asociaciones de fabricantes, etc, los representantes suelen ser británicos. La consecuencia es que esos grupos tienen más influencia de la que tendrían en otras condiciones.

    Otro tema curioso es el papel de la Comisión. Por poner un ejemplo: ahora hay que reformar algunas directivas como consecuencia de una Decisión que se publicó en el DOUE el verano pasado y la Comisión Europea no deja hacer más que la enmienda que impulsa la Decisión, es como un perro de presa que no permite meter ni una sola coma, aunque ciertas Directivas se podrían mejorar con pequeñas reformas extra.

    Te puedo decir que sobre determinados temas, la actitud de un país depende más del funcionario que acude a las reuniones que de la política del país.

  6. Hola Javi. Muy buen artículo.
    Me ha gustado mucho la cita de Bismarck; cada vez pienso que es más cierta. Ahora me parece que la UE empieza a demostrar que a nivel social y cultural no tiene interés en nosotros. Sólo veo cohesión en asuntos de dinero. Y eso que creo que el famoso “milagro económico” español fue obra de los fondos de la Unión Europea, por mucho que tantísimos políticos patrios se hayan querido colgar la medallita. Con lo cual quiero decir que creo en Europa como medio de desarrollo e incluso como forma de sacar a un país de la miseria.
    Pero efectivamente el desarrollo de esta patria unida sigue estando en manos de cuatro monos. Cuatro monos que además piensan en el beneficio de sus cuatro amigos, y construyen una Europa a su medida, demostrando con tantas políticas injustas, arcaizantes y erróneas que nosotros les importamos bien poco.
    ¿Podrá cambiar? Lo veo difícil.
    Un saludo.

Los comentarios estan cerrados.