Marejada en Euskadi

El Partido Nacionalista Vasco, tiene algunas cosas en común con el Partido Popular; ambos son partidos que van del Centro a la Derecha, y ambos son partidos con más de un «alma».

En el PP, existen 3 almas; la Conservadora, la Cristianodemócrata y la Liberal.

En el PNV, fundamentalmente dos: La «Soberanista», y la «no tan soberanista, autonomista, pactista, posibilista, o llamémosla X».

Digamos que el mayor representante de la línea Pactista es el Presidente del Partido, Josu Jon Imaz, y que el lider de la Soberanista es el Lehendakari, Juan José Ibarretxe.

Con lo cual ya tenemos lío, porque no es que haya una pequeña corriente crítica; sino que los dos cargos más importantes de Euskadi, están copados por las dos «almas» del PNV.

Este es un tema muy complicado para los Jeltzales, ya que ellos sufrieron en sus carnes una escisión, en 1986, cuando Carlos Garaikoetxea decidió fundar Eusko Alkartasuna, con una parte del ala más soberanista del PNV.

Y ahora se ven, otra vez; con esta doble «alma», donde cada uno de los dos líderes del principal Partido de Euskadi, lidera una «corriente» distinta.

Total; que hay un inicio de lío, que veremos en qué termina.

El EBB del PNV acusa a los socios del Tripartito (PNV+EA+EB) de «desleales» por tratar de enfrentar a Ibarretxe e Imaz a cuentas de la «consulta popular». Porque aquí el tema está en que al parecer, en el programa de Gobierno tripartito, se dice que «se hará la consulta en un escenario de ausencia de violencia y sin exclusiones». Y parece que EA y EB están reculando, y que ya no les hace falta esa ausencia de violencia. Pero, hay quien también dice que todo esto es simplemente una maniobra de Ibarretxe para mantener unido el Gobierno…

Arzalluz, dice en una entrevista que no le gusta lo que está haciendo Imaz, que le gusta bastante más Ibarretxe (o sea; se decanta por una de las ramas), pero que no habrá escisión, porque ya la sufrió, y sabe las consecuencias de ello.

Con lo que la situación, tal y como lo veo yo, lleva a las siguientes posibilidades:

1.- Imaz recula y apoya a Ibarretxe con respecto a referendum. Eso implicaría dejar muy tocado a Imaz y a la cúpula del EBB, además de que le vendría fatal a Zapatero, por eso de tratar de tender puentes con el PNV.

2.- Ibarretxe recula y se rompe el Gobierno, cosa que no vendría bien a ninguno; quizá EA podría aumentar algo sus votos.

3.- Ibarretxe recula pero no se rompe el Gobierno. Y tendríamos un tiempo de gobierno débil en Euskadi.

Mientras tanto,Batasuna, obviamente anima a Ibarretxe a apostar fuerte por el referéndum, ya que es lo que le interesa.

Y todo esto, a la espera de las Generales, mientras siguen viendose las consecuencias del baile de pactos postelectorales en las municipales, que hay veces que han hecho pupa; además del tema Navarro en el fondo, que ha puesto el tema más turbio aún…

Por otro lado, el ala «pactista» del PNV admite «sintonía» para aprobar el Presupuesto, y que lo del cupo «va bien»…lo cual podría interpretarse como un espaldarazo a la rama de Imaz, que obtiene resultados, pasito a pasito.

Y mientas, el resto de partidos, recolocándose…

EA, esperando a ver que pasa.
EB, expectante y preocupada porque sabe que no está claro que vaya a tocar moqueta mucho más tiempo.
El PSE, recolocándose tras el problema con el Proceso de Paz, Navarra y encima lo de Ciutadans, que van y se les presentan en Euskadi.
Y el PP, que espera obtener rédito electoral por ser la única marca clara clara, con Ciudatans, que defiende el autonomismo.

Y a la vez, 187 mil votos que no existen.

En suma; todos estos ingredientes, creo que llevan a que habrán movimientos a corto, medio y largo plazo en Euskadi, y movimientos fuertes.

Abróchense los cinturones que vienen curvas.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (2)
  1. Pregunta conciliadora: con eso de las curvas, ¿es posible que el tren descarrile y no quede alma con vida (el cielo las acoja, por supuesto)? Fin de pregunta conciliadora. Fin también de la pregunta retórica.

  2. Y otra posibilidad que no has mencionado. Que Ibarretxe peuda ser sustituído en als próximas elecciones autonómicas por José Luis Bilbao, actual presidente de la Diputación de Bizkaia.

    Los problemas internos del PNV siemrpe hay que entenderlos a partir de la comprensión del complicado entramado territorial del partido. El ala de Imaz controla la ejecutiva vizcaína, el Bizkai Buru Batzar, dodne el hombre fuerte es Iñigo Urkullu.

    En Bizkaia se concentra el 80% de la militancia total del PNV. En Bizkaia los resultados del partido siemrpe son buenos. Esto es lo que hace que en este territorio exista la idea de que la centraldiad política en Euzkadi correspodne al PNV y no al tripartito. En Bizkaia se aboga por potenciar el PNV sorbe los demás y nucna han sido tan amigos de dar tanto peso al tripartito. El PNV es el único indispensable en Bizkaia y es la visión que aplican también en el conjuntod e Euzkadi.

    La ejecutiva guipuzcoana está controlada por els ector Egibar, un sector más soberanista o mejor dicho menos bizkaitarra. En Guipuzkoa el voto nacionalista está más repartido, con fuerte presencia desde siemrpe de Herri Batasuna, incluso EA, por lo tanto el PNV allí tiene una visión diferente de la realidad al encontrarse con un electorado menos afín, menos parroquianos, y un voto nacionalista con tendencia a posturas más «rebeldes» (HB) y difícil de convertirla a la fidelidad al PNV. Por eos no tienen esa visión tan típicamente sabiniana que tenemos en Bizkaia de que «Bizkaia es PNV y PNV es Bizkaia y todo lo demás da igual».

Los comentarios estan cerrados.