Participación electoral en 2012 o Catalunya, como España,hasta las pelotas

El otro día tuve una conversación con unos cuantos amigos de mi trabajo (ellos independentistas casi todos, y votantes o ex-votantes de ERC); sobre las elecciones al Parlament de Catalunya en 2006, y me reconocieron que, con diferencia, el mejor candidato, el que les cautivaba, en el que confiaban y el que lo haría mejor de Presidente, era Piqué. Pero que por presentarse por quien se presentaba, no lo votarían jamás. Y que si se hubiera presentado por cualquier otro partido, o incluso solo, otro gallo habría cantado.

Conclusión: Lo que distorsiona el liderazgo en nuestro país son los Partidos Políticos. En otras palabras: Con el sistema partitocrático que tenemos, jamás se formarán líderes reales, y jamás se votarán a los mejores líderes; sino que nos dejamos llevar por el “amén” al Partido.

En Catalunya en las ultimas elecciones al Parlament no votó ni el Tato (soy de Huelva, estoy exagerando). Para ser amigos de la verdad, hubo una abstención del 43.23%, mientras en las Elecciones Generales de 2008 fue del 24,68%; y mucho se escribió en su tiempo sobre por qué pasó ésto (la desafección, si era por falta de liderazgo, por no saber el resultado, etcétera).

Yo siempre pensé habían dos razones fundamentales para que se produjera tal abstención: a) la sensación de que daba igual lo que votaras; luego ellos (los políticos en general, ERC en particular) se lo guisarían y se lo comerían para decidir quien era el President de la Generalitat (cosa que pasó) y b) que ningún candidato de los que tenían posibilidades reales de alcanzar la Generalitat era para tirar cohetes, y más aún poco tiempo después de un monstruo como Pujol, con un liderazgo bárbaro…

Siempre he pensado que la razón a) era la que tenía más peso, y que la b), el liderazgo, tenía una connotación menor en este caso (y para ello me apoyaba en el hecho de que en 2008, con dos lideres malos malos malos malos como eran ZP y Rajoy, votó el 75,3% de los españolitos con derecho a meter el papelito en la urnita, porque el que ganaba las elecciones se llevaba la Presidencia, y además eran unas elecciones muy competitivas, ).

En una de mis masturbaciones mentales clásicas, me puse a pensar sobre qué habría sucedido si uno de los dos grandes partidos hubiera presentado a un candidato bueno de verdad (por ejemplo; si Pujol se hubiese re-presentado, o por el PSC hubiera un candidato estupendo que no fuera Maragall, o que en una carambola cósmica mi admirado Piqué hubiera sido el candidato de CiU), y la verdad, es que no lo tengo nada claro; según el momento del día, unas veces creo que al final la Participación sólo depende de los candidatos en los grandes partidos y de las posibilidades razonables de que lleguen o no a la Presidencia (ya, ya sé que esto está ya sabido), y otras veces pienso que no, que depende sólo de las expectativas reales de que tu voto cuente para que gane un partido u otro.

Volviendo al tema de España, yo creo que hay tantos socialistas hasta las narices de Zapatero como peperos hasta los idem de Rajoy…pero chato, es lo que hay. Y en 2008 se les votó en masa por las expectativas cuasi-reales de competencia real, de que tu voto contaba, y cuando había una gran diferencia programática entre unos y otros.

Yo creo que en 2012, tal y como pasó en Catalunya en 2006, la abstención va a ser bastante mayor; creo que estaremos en el 68% de participación, cosa que para ser unas Generales, es flojillo, porque en todo el país hay olor a que el ciclo ZP está agotado, la gente empieza a estar hasta las pelotas de ZP (y siguen hasta las mismas de Rajoy), pero incluso con Rajoy, España huele a cambio. Cambio pero sin entusiasmo…

Desafección, vaya, cada vez más separación entre política y gente. Total, una mierda.

  • Los enlaces estan cerrados
  • Comentarios (4)
    • luis
    • 1 febrero 2010 4:08pm

    ¿Pueden las autonomías cambiar la ley electoral propia?
    No estaría mal unas elecciones presidencialistas a la francesa y otras al parlamento catalán.
    Edemás le daría un empaque como nación y una legitimidad al presidente que no se la saltaría un galgo.

  1. No te falta razón… apañados estamos…

  2. Alfonso Guerra!!

  3. Zp es un absoluto inútil, pero yo aún tengo pesadillas con los gobiernos del PP, donde estaba Rajoy y no era un personaje menor. Mis pesadillas son lo único que evita que me quede en casa.
    A los votantes del PP les pasa lo mismo, sólo que sus pesadillas son de ahora (algunos hasta dicen que echan de menos a González)
    Si hago memoria, creo que votar sólo he votado una vez, en 2004 (sí, me lo creí, era así de ingenua), el resto siempre veto (vivo en Madrid, y es imposible votar “a favor” en la alcaldía o la comunidad si no eres del PP)
    No se me ocurre un sólo líder, de ningún partido, que merezca la pena, salvo si eres un hooligan, que los hay.
    Es triste, pero se ve que en esta década no tocaba tener un líder, ni siquiera tocaba tener un partido…
    El bipartidismo es un buen síntoma, pero sólo se puede perdonar su existencia si el voto es directo y el político de turno responde ante sus votantes y no ante su partido; lamentablemente ninguno de nuestros políticos se plantea cambiar de sistema, con lo bien que viven…

Los comentarios estan cerrados.