Hobbes y las Redes Sociales

Durante la carrera, uno de los libros que más me impactó fue el Leviathan, de Thomas Hobbes. Esta gran obra, uno de los obligados en Políticas tiene una idea que me gustaría destacar ahora: que el estado ha de ser muy fuerte para asegurar la libertad del Hombre para hacer negocios (más o menos). Se le va un poco la cabeza (desde una perspectiva actual) con el poder que ha de tener el Soberano, pero quitando esa parte, digamos que la esencia es esa: Un poder muy fuerte para asegurar la Libertad y Prosperidad Común.

Hoy en día, los conceptos como Libertad, Derechos Individales, Identidad, Intimidad, etcétera, se están reformulando gracias al Internet 2.0. Ahora, todo el mundo genera información, y todos tenemos un “yo digital” inseparable del “yo de carne y hueso”, ya que lo que hacemos en Internet, tiene repercusiones en la vida real.

La Libertad y la accesibilidad que da Internet, hace que se produzca la Larga Cola, y hace (tal y como dicen en la wikipedia), que existan dos mercados: uno centrado en el alto rendimiento de pocos productos y otro, nuevo y todavía no familiar, basado en la suma o acumulación de todas las pequeñas ventas de muchos productos, que puede igualar o superar al primero. Si aplicamos ésto al mundo de las Redes Sociales, el mejor ejemplo lo podemos tener en la Blogosfera: Hay una gran mayoría de blogs que están en los servidores de Blogger o WordPress, y luego hay una cantidad de blogs que están desperdigados por pequeños servidores (como este mío, que lo tengo en uno “propio”).

De todas formas, el tema de la Larga cola no es, (y no puede ser nunca) igual en el Mercado que en las Redes sociales, ya que internet facilita la diversidad en el Mercado (que cada uno pueda vender o comprar lo que quiera, por muy raro que sea), pero con respecto a las Redes Sociales, lo que facilita es la concentración de muchos en un mismo lugar, o bajo una misma herramienta (piénsese Twitter, o Facebook, MySpace, Lindekin, etcétera), para socializarse en común, compartir conversaciones, enlaces, causas políticas, etcétera.

Sería un error, creo yo, aplicar las leyes del Mercado y su “Laissez Faire” a determinadas herramientas sociales ampliamente utilizadas para usos socio-políticos claramente positivos. En román paladino: Twitter hace una función social, igual que la hace Facebook o Linkedin; socializan, comparten, son espacios de Libertad, etcétera. Y creo que deberían de tener un tratamiento especial y una protección especial. Protección especial porque si están temporalmente fuera de servicio, el perjuicio “social” es grande. (recordemos los días del #iranelection y la petición del Gobierno Americano a Twitter para que no cortara el servicio para realizar un “mantenimiento”, o cuando Twitter se cayó por el ataque ruso).

Pienso que esa protección especial debería de venir de algún ente público; no tengo en la cabeza nada específico; no sé si debería de ser el país donde están la mayoría de los servidores de la herramienta, o donde estén la mayoría de usuarios, o alguna institución supranacional creada ad-hoc; pero si pienso que hay ciertas herramientas de internet que deberían de ser especialmente protegidas si se dan 3 condiciones (al menos):

1.- El usuario final, normal, ciudadano lo puede usar totalmente gratis (Si Twitter se vuelve de pago para todos, adiós esa especial protección, ya que adiós a su función social)
2.- La herramienta tiene una función social contrastada (ya sucedida al menos una vez) y no económica principalmente (Amazon, por muy socializado que esté, no tiene una función político-social que sí puede tener Facebook)
3.- Tiene un numero de usuarios importante. (Una red que yo haga sobre e-Government que es gloria bendita pero que tiene 1000 usuarios, no debe tener, en justicia, la misma inversión “pública” en seguridad que my.barackobama.com)

Esto que digo, sé que choca bastante con las teorías de que lo que hay que fomentar es más distribución de la Red, servidores etcétera; y yo digo que sí, que eso está muy bien, pero a día de hoy, lo que yo quiero es la mayor participación posible, y es mucho más fácil que una gran mayoría entre en Twitter, en Facebook o en Blogger, a que utilicen sus propias herramientas cada uno, en servidores muy distribuídos, y que funcione bien la comunicación cross-plataformas. (Sé que además habría que resolver una serie de cosas, como el tema de que hasta qué punto es lícito que esas empresas obtengan beneficio económico si están especialmente protegidas (que sería cuestión de legislar bien, supongo); pero eso es harina de otro costal…)

A lo mejor para garantizar la estabilidad de esas Redes sociales que tanto nos gustan y que nos ayudan a expresarnos, como Facebook, Twitter, etcétera, necesitamos, a lo Hobbes, dar cierto poder alguna institución para que la proteja de aquellos que quieren hackearla, destruírla, etcétera, porque no les gusta que la gente comparta, se movilice y actúe agregada y espontáneamente.

Los comentarios estan cerrados.