Sarkozy sigue a toda máquina.

Nicolas Sarkozy, sigue con su Reforma – Refundación – Despegue – Llamémosle X, de la V República Francesa, y va a velocidad de crucero. Para tomar conciencia de su Presidencia y de la velocidad que tiene, decir que lleva 5 meses en el Eliseo, y que estos son sus planes de aquí a final de año, en economía, y un poco más adelante, en Política Exterior:

Con respecto a la política económica (principal eje de la Refundación Republicana) Sarkozy fue elegido, para aplicar una redefinición del Contrato Social existente en Francia. Y se ha puesto manos a la obra.

Sarko quiere una Francia más liberal (despidos y contratación más flexibles, trabajo después de los 65, el fín de esa chorrada que son las 35 horas…), y lógicamente, la gente que vive fundamentalmente del Estado y su comodidad, no está por la labor. Los Sindicatos, la Izquierda y los Funcionarios, ya han dicho que la cosa por ahí no les gusta; pero aunque Sarkozy intente pactar, al final aplicará las reformas: al tiempo. Se siente con legitimidad plena para llevarlas acabo. Ha sido, para él, un mandato directo de la Nación (además de que, según Le Monde, el 68% de los Franceses está de acuerdo con la Reforma Social) (Por cierto; aquí, los Sindicatos tienen una papeleta. Si pactan, mal, porque pactar implica ceder. Si no pactan, peor, porque el 68% de los franceses está a favor de las reformas…)

Francia necesita esa reforma, y hay casos que son, no necesarios, sino inexcusables, se miren por donde se miren: los regímenes especiales de las pensiones, por ejemplo. Afectan al 5% de los trabajadores franceses, e implican un gasto de 5000 millones de ? al año; son las pensiones de ciertos funcionarios públicos que tienen toda clase de ventajas con respecto a los francesitos de a pie (la jubilación se consigue a los 50 en vez de a los 60, la base pensión se establece según los últimos 6 meses de trabajo, y para el resto de hijos de la Mariana según los 25 últimos años…). Estos funcionarios son, por cierto, los que están con más fuerza en contra de Sarkozy.

En suma; el Presidente de la República vecina, quiere que Francia crezca como un país del entorno; a un 3% aproximadamente (y no a un 2.1%, como ahora), y para eso hace falta menos déficit público, y menos Estado. El Estado ha de estar para lo que hace falta, no para todo.

Con respecto a la política Exterior, últimamente escuchamos que, según y cómo, Francia estaría dispuesta a volver a la Estructura Militar de la OTAN, si Francia tiene más peso, por un lado, y si hay un sistema europeo independiente de defensa, por otro (cosa que no creo que los americanos acepten, o lo acepten plenamente, dado que, si son ellos los que están pagando nuestra defensa, obviamente la querrán hacer de la forma que ellos quieran.

Y por otro lado, habla con claridad Bushística con respecto al tema Iraní y sus bombas; es decir, impedir a toda costa que se produzcan.

Sarkozy no es un Presidente; es un hiperpresidente; cierto. Pero a la hora de juzgarle, hay que tener en cuenta que ha sido elegido no para ser un Presidente «normal»; él se ha presentado para hacer una verdadera «refundación republicana»; y eso implica una Presidencia grande, enorme; a veces excesiva.

Una Hiperpresidencia.

6 comments

  1. Me chifla Sarko. Estoy enamorado. Definitivamente. Me vuelvo hacia Zapo y se me caen las lágrimas.

    Sarkozy, qué porte, qué aristocrática figura. Que lo coronen Rey, ¡que lo coronen!

  2. Ya, ya, ya, si, si, mais oui, mais oui.

    Pero, igual que aquí decís y apoyais mucho a ese imbecil de ZP, que cada vez que sale fuera no le saluda nadie, y no hace mas que el jilipollas, LOS FRANCESES LE HAN ELEGIDO, DESPUES DE UNAS ELECCIONES LIBRES Y A DOBLE VUELTA, QUE ES COMO REALMENTE SE HACEN LAS COSAS.

    Y os guste o no, ELLOS, EN DEMOCRACIA, NOS LLEVAN AÑOS Y AÑOS Y AÑOS DE VENTAJA.

    Por cierto, hoy han detenido a un montón de SUCIOS TERRORISTAS ETARRAS, pero no ha sido gracias a ZP, ni a nuestro ministro del interior, ni gracias a nuestros «polis», no, LOS HA DETENIDO LA POLICIA FRANCESA.

    Sarkozy no es mas que otro político, PERO LE DA A CUALQUIERA DE LOS NUESTROS, SEAN DEL PARTIDO QUE SEAN, MIL VUELTAS.

    Y LOS FRANCESES, EN DEMOCRACIA, NOS GANAN DE CORRIDO.

    Claro que, con llamarlos «gabachos» o «guiris»…….QUE POR CIERTO, ESO SI QUE ES «XENOFOBIA», a muchos os vale, y luego llamais «XENOFOBO» a quien se mete con una RELIGION.

    No teneis ni puta idea.

  3. Ten en cuenta algo; Sarkozy ha de hacer las reformas «ya», mientras está en Periodo de Gracia; porque luego, a mitad de Mandato, no saldrían…

  4. Pues a ver cómo se resuelve el pulso entre Sarko y los sindicatos: para buena parte de los franceses que votaron a Royal, el actual presidente es poco menos que un ogro. La izquierda francesa detesta (y teme) a Sarkozy mucho más, diría yo, que la derecha española a Rodríguez Zapatero. Lo que da una idea de la talla de ambos personajes, por otra parte.
    Lo dicho, a ver qué hacen los sindicatos, los estudiantes, y la «mayoría silenciosa». El cirujano se ha puesto los guantes, y parece dispuesto a operar.

Comments are closed.